Economía colaborativa: detrás del buen rollito – Ampliando el debate 1-9-2017

Hoy hablamos sobre la economía colaborativo y analizamos qué hay detrás de su discurso, cuál es su modelo de negocio detrás de todo su discurso abiertamente buenrollista y qué efectos busca consolidar en las economías en las que aterriza. Con Jesús Nacher, Roger Carle López, Gabriela Andújar. Conduce Chus Marcano.

Fotografía de Kenny Loule

5 comentarios en “Economía colaborativa: detrás del buen rollito – Ampliando el debate 1-9-2017

  1. En varias ocasiones, no sé si lo he comentado aquí, me he preguntado por qué no pasa nada. Es decir, qué bien salen las pseudorevoluciones cuando estas responden a los intereses neoliberales. Qué fácilmente son derribados los regímenes y gobiernos que incomodan o desafían a Washington: las primaveras árabes, los nazis en Ucrania o los terroristas travestidos de pseudodemócratas que queman vivas a las personas o incitan a ello en los alzamientos golpistas en Venezuela y que tan bien les cae a los medios de propaganda del régimen del 78, la casta y sus secuaces.

    Sim embargo, aquí con todas las cositas que han pasado y están pasando, por qué no nunca pasa nada?

    Si hacemos una lista de todo lo que ha venido ocurriendo en este país de pandereta desde que a una panda de sinvergüenzas se les ocurrió repartirse el poder y el chiringuito tras la muerte del sanguinario dictador, no damos abasto. Desde el golpecito del 81 al desmantelamiento de la industria, la agricultura y la economía por parte de la castuza para beneficio de potencias extranjeras. Desde las cacerías campechanas con un séquito de putas pagadas por el contribuyente, volvemos a recordar a Berlanga, a los espantosos crímenes del GAL bajo el gobierno del terror del PSOE. Desde el atentado del 11 M en el que murieron 200 ciudadanos a la impunidad del principal responsable y criminal de lesa humanidad, el ínclito camarero de las Azores. Desde la desgraciada y ruinosa reforma de la constitución zapatera en connivencia con el PP a las leyes fascistas que lesionan derechos humanos tan básicos como la libertad de expresión, la igualdad ante la ley y la presunción de inocencia, como las leyes mordazas y de violencia de género, que son leyes de la misma naturaleza: leyes fascistas o de derecho penal de autor, leyes contra las personas por razón de raza o sexo, o clase. Leyes, en definitiva, que hacen palidecer al régimen del apartheid sudafricano.

    Sin embargo, los súbditos siguen comportándose como un ganado de zombis, votando a la casta, participando en las trucadas elecciones de la partitocracia criminal y en la jugarreta sucia del régimen, alimentando con ello al monstruo. Por qué? Por qué no surge una rebelión contra el espanto que nos somete?

    Decía Orwell que en épocas de mentira contar la verdad es un acto revolucionario o que la verdad siempre es revolucionaria. Pero qué pasa cuando ante el conocimiento de la verdad el pueblo permanece impasible y aborregado y no reacciona? Qué pasa cuando ante tanta abalancha de impudicia e inmundicia la peña permanece inmóvil, impasible como si tal cosa.

    Ha dejado la verdad de ser revolucionaria? Si es así, cómo tienen que haber acabado las chotas y las azoteas para que esto pase? Indefensión aprendida? Anestesia ante la intensidad del dolor? Se ha cocido la rana a fuego lento en el baño de María la judía o la doctrina del shock ha producido el lavado de cerebro deseado por las élites cual revolucionario internado en un manicomio bajo la acusación de comunista en los años del terror del macartismo de los Estados Unidos de los años 50?

  2. Madre mia que mal se expresaba la señorita de mexico no se la entendia nada, a veces llevais a gente que o no se entera o no sabe explicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *