Científicos, escépticos y magufos – Economía Directa/Radioactividad 20/8/2017

Hoy volvemos sobre el tema de la visión científica y su oposición a otro tipo de visiones que prescinden del rigor del método científico, esta vez con Mauricio Schwartz, autor de La izquierda feng-shui: Cuando la ciencia y la razón dejaron de ser progres. Con Oriol de la Dehesa, David de Historia-Economía-Filosofía y Mauricio Schwartz. Conduce Jesús Cardona.

Fotografía de Carlos Henrique

10 comentarios en “Científicos, escépticos y magufos – Economía Directa/Radioactividad 20/8/2017

  1. Dejo aquí un documental sobre el matemático ruso Grigori Perelman que resolvió la Conjetura de Poincaré, por lo curioso del personaje y sobretodo por todo lo que envuelve la no fácil verificación de su trabajo.
    https://www.youtube.com/watch?v=bBXOjntWuAE
    (para acceceder a los subtítulos hay que pinchar primero en la pantalla y luego un icono situado en la parte inferior derecha)

  2. Me alegro de haber oído el programa. Tenía algunas dudas sobre si comprar el libro de Mauricio Schwartz o no.
    Entendemos de su intervención que los científicos de dicen lo que se ajusta a su pensamiento son los buenos. El resto, que luchan y trabajan hasta dejarse la piel de igual manera que sus defendidos, son unos melenudos y unos descamisados.
    Que sea para bien.

  3. Madre mía, Mauricio se los ha comido con patatas, con argumentos claros y datos fiables y contrastables facilmente, mientras el resto sobre todo David no hacía más que irse por los cerros de Ubeda, espero que lo inviten más a menudo, un crack.

  4. Es muy interesante que de vez en cuando Economía Directa traiga detractores de ciertas posiciones pero que el subsodicho esta vez empiece criticando a los curanderos de hierbas como contraposición a la ciencia (qué argumento más pobre por su obviedad), siga con que los desastres nucleares de Fukushima y Chernovil no mataron a mucha gente (y lo que te rondaré morena) y termine insinuando que por culpa de Greenpeace España vendió el trigo sin gluten a Inglaterra… pues en fin, hay cosas tan obvias que no hace falta explicarlas; pero el que esgrime argumentos tan absurdos, se quita la razón automáticamente. Por otro lado, me habría gustado enterarme mejor de quién y cómo rebatió el estudio canadiense sobre el glifosato. Insisto en que es interesante traer gente que contraponga ideas pero que no nos tome por tontos si puede ser. Y totalmente de acuerdo con el comentario de Juan González, atrincherarse en el “lo que yo digo es lo que vale y lo demás es caca” quita tiempo al debate interesante y aburre.

  5. Después de escuchar el audio puedo decir varias cosas. Ya conocía a tal Mauricio, y he de reconocer que es una persona que habla muy bien, eso le da muchos puntos, pero viendo sus comentarios en facebook he notado que es una persona a la que no le gusta que le lleven la contraria, hace lo mismo que denuncia, da respuestas simples a problemas muy complejos. Aquí a faltado personas que supieran revatirle en condiciones, me ha defraudado David, se le ha visto indeciso y poco claro, dando datos sin ton ni son, y el Mauricio ha sido claro y se los ha comido. Cuando compara la rotura de una presa con un accidente nuclear era para haberlo machacado, pero lo dejaron pasar. Este hombre hace mucho eso, te dice cuatro cosas que son verdad, pero no se mete en los efectos que no se ven, cuantas muertes ha probocado realmente la radiación, cuanto está contaminando fukusima, eso no se puede saber, nadie sabe las mutaciones que probocará, si eso afectará de alguna manera a la vida marina, a los microorganismos, a las relaciones tan complejas que los sustentan, nadie lo sabrá, no se puede decir que un aumento de cancer esta relaciona con eso, y en esas cosas indemostrables es donde se escuda. Se escuda en datos demostrables, pero es todo mucho más complejo, cuanta biodibersidad de alimentos elimina los organismos modificados, cuanto importa para la salud que solo tengamos un par de tipos de cereal, o tomate, o maiz, si cada alimento está adaptado a una zona y a lo que necesitan la gente de esa zona, que importa que la mayoria de lo OMG se utilicen para alimentar animales, como mides ese impacto en la sociedad, como se mide la perdida de vida en el suelo, eso importa? como se mide la destrucción de sistema complejísimos de vida y que no entendemos … no se pude, por eso el gana, porq juega con datos muy fiables, no se mete en consecuencias complejas, y no puedes revatirle, porq tu tampoco tienes esos datos, el solo te dice que quita el hambre, y posiblemente tenga razón, tenemos mucha carne, tenemos mucho maiz, es verdad. Esos datos y esas consecuencias las pagarán nuestos nietos, pero el estará muerto y el resto tambien, y eso tampoco se mide.

    1. Es comprensible, dada la profundidad de los temas que se intentan abordar en los programas de Radioactividad, que una argumentación bien armada en torno a datos contrastables (con una franja temporal y una gama de variables relativamente reducida) se imponga frente a explicaciones apoyadas en un enfoque complejo (con sistemas interrelacionados de equilibrios sumamente frágiles y prácticamente incomprensibles dado el nivel actual de la Ciencia). Como bien apuntas, Mauricio es un orador que tiene su discurso pulido, aprendido y bien estructurado alrededor de su particular visión del papel de la ciencia y los científicos en la sociedad. Puedo estar de acuerdo con él en que se está dando un apoyo cada vez más extendido a ideas románticas y anticientifistas, en muchos casos comprensibles (la escuela de Frankfurt y sus epígonos llevan décadas argumentando muy cabalmente sobre el tema), frente a las cuales hay que estar muy vigilante. Puedo estar también de acuerdo con él en que es imprescindible un debate abierto, sosegado y, ante todo, bien informado sobre los temas que desde algunos sectores se vilipendian dogmáticamente.

      Ahora bien, como han apuntado más arriba pero con otras palabras, Mauricio consigue desestabilizar a David porque, sorprendentemente, desvía una y otra vez el debate hacia el aparato científico-empírico cuando los argumentos esgrimidos por David y por Oriol son de carácter más político-socioeconómico (los cuales son, para los oyentes habituales, bien conocidos, pero no es así para los invitados ocasionales como Mauricio). Es curioso que en un debate sobre el carácter teóricamente objetivo de la ciencia, la afirmación que asegura que la vida es una constante balanza de “riesgo-beneficio” aparezca una y otra vez en el discurso de Mauricio. Empezar por ahí es ya en sí una estructura argumental, una hipótesis desde la cual parte pero que, me da la impresión por lo que he oído, no ha se parado a reflexionar demasiado. La Ciencia, con mayúsculas, nada tenía que ver con esa balanza, sino con la búsqueda de la verdad. De hecho, es un poco cómico observar como se mete con Malthus cuando la estructura que utiliza se basa, fundamentalmente, es la forma que este tenía de ver el mundo. Encuentro su manera de extrapolar sus ejemplos, de un corte extremadamente simplista a pesar de sus críticas a David, muy próxima a aquellos acólitos que tanto se esfuerza en desacreditar. Poner en el mismo saco un accidente nuclear a uno hidroeléctrico por número de muertos inmediato es, cuanto menos, desternillante.

      Este tipo de oradores supuestamente “racionales”, como también él se autodenomina, son peligrosos por ambos su mensaje (la Ciencia es la prueba última de evaluación, aunque no la panacea) y su metodología (pese al escepticismo, Mauricio desestima un enfoque complejo e interdisciplinar que, mal que le pese, impregna todos y cada uno de los temas que han tratado en el programa).

      En fin, no me extiendo más porque no es más que una matización de lo que apuntas de manera acertada. Buen apunte, amigo oyente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *