La invasión a Ceuta (artículo)

Fotografía de Fotero (vía Flickr)

Los medios deshonestos y al frente La Sexta andan calentando motores y desinformando para que la opinión pública española acepte, una vez más, la pronta bajada de de pantalones de nuestro gobierno ante la monarquía criminal marroquí derivada de la invasión -grifo abierto en Marruecos- de más de 6.000 personas hacia Ceuta.

Acabo de oír en este calentamiento de motores de la asquerosa cadena de TV que el Sahara occidental era una colonia de España y el líder del Frente Polisario poco menos que un genocida acogido en nuestro país.

He visto asquerosidades e ignominias en mi vida, pero mentir con este cuajo ya es difícil de superar. El Sahara era una provincia más de España y los saharuis tan españoles como usted y como yo, disponían de carné de identidad tan igual al de cualquier español. La ONU pretendió que España hiciera un referéndum de autodeterminación en los años setenta del pasado siglo para que los saharauis optaran entre seguir siendo españoles o constituir su propia nación. Hasta el Tribunal de las Naciones Unidas, al que se le sometió la cuestión con la conformidad de Marruecos, falló que el Sahara carecía de vínculos con esta última nación y tenía derecho a autodeterminarse.

Por presiones de los Estados Unidos, que garantizó a Juan Carlos I, el corrupto, el apoyo para consolidar su trono en la difícil sucesión a la muerte de Franco, de forma ignominiosa entregó el territorio a Marruecos y con él a sus habitantes. Una canallada en toda regla. A partir de entonces, Marruecos entró a sangre y fuego bombardeando a la población sahararui que no se le rindió y estalló la guerra. Hoy Marruecos, como estrategia militar para ganarla (después de haberse reanudado al haber incumplido Marruecos todas sus obligaciones de realizar un referéndum, tal como le había ordenado la ONU) ha dividido el territorio (ríanse del muro de Berlín) mediante un muro de mas de 2.000 kms.

Nuestros hermanos saharuis malviven en la parte de territorio que ocupan, la más pobre del Sahara, y sobre todo en campos de refugiados en Argelia. Pero según la asquerosa Sexta, sobre el líder del Polisario acogido y hospitalizado en España (origen de este conflicto), ha llegado a decir la locutora que mal informaba de la noticia que habla español, como si ninguno saharaui lo hablara.

Joder, a todos los sahararuis se les enseña en la escuela. No como a los rifeños que lo hablaban en el antiguo protectorado español del RIF hasta que, en 1956, una vez entregado a Marruecos, lo primero que hizo el reino alaui fue sustituirlo por el francés en las escuelas.

Vamos a ver qué pasa con la presión de la monarquía marroquí. Pero será bueno que los españoles sepan -sepamos- que la monarquía alauí forma parte de una organización criminal dedicada a la exportación de cannabis a España y Europa, y es dueña de participaciones en numerosas empresas de su país pues no hay inversor extranjero que no deba pasar por caja antes de colocar sus capitales. Resultado de todo ello, un pueblo empobrecido, sin trabajo ni porvenir.

Pero este estado organización criminal, del que viven toda la corte de funcionarios corruptos (Madjen) y el propio rey en la cúspide, necesita cada poco abrir la espita de la emigración a través de mafias que dirige y controla el propio Madjen.

Esta organización criminal tiene dos problemas: el primero, el Sahara donde la guerra se ha reanudado y el segundo, la parte más pobre del país, el Rif en el norte, antiguo protectorado español. Este territorio está habitado en su mayor parte por bereberes que disponen de su propia cultura y tradiciones, distintas de la del resto de los marroquíes, amén de lengua propia totalmente distinta al árabe, conocida como amasig, hablada también en la Kabilia argelina, norte de Túnez y partes de Libia.

En el año 1956 la sanguinaria monarquía ya hubo de reprimir una revuelta en el Rif, donde la conciencia de nación existe y los rifeños resultan un pueblo más a autodeterminarse, enjaulado como se encuentra dentro del estado marrroquí. No en vano poco después del desastre de Annual en 1921, al haberse levantado los rifeños contra España, éstos llegaron a fundar un estado, la República del Rif, que hubo de durar tres años, hasta que España con la ayuda de Francia la recuperó como colonia o protectorado, entregándola a Marruecos en 1956.

Marruecos utiliza la emigración (aparte como negocio del Madjen) como válvula de escape para evitar una insurrección en su propio país, y de la misma forma fomenta un nacionalismo interior en forma de imperialismo, con el diseño de lo que la monarquía denomina el Gran Marruecos, donde incluye a Ceuta, Melilla y hasta Canarias.

España si piensa en sus intereses debe detener al monstruo y no ceder a más chantajes. El problema reside en que la corte mafiosa marroquí opresora de su propio pueblo en primer lugar, tiene muy buenos padrinos. El primero y más importante EEUU y en segundo lugar Francia, donde su corrupto rey guarda enormes fortunas en los bancos galos.

¿Qué debería hacer España? No ceder a más chantajes y si estos persisten apoyar a los saharuis decididamente por el sur, y por el norte a la próxima revuelta de los rifeños que tarde o temprano se producirá. Son los talones de aquiles del reino mafioso.

Con tristeza digo que dudo que Pedro Sánchez y la legión de oportunistas que le rodea a él y a lo que queda de Podemos, tengan los bemoles suficientes para aguantar la llamada de Francia y EEUU dándole instrucciones de ceder a las pretensiones de mafioso rey.

En cuanto a la derecha patria, patriota de cartera y bolsillo, de su dinero, solo diré que el Ibex 35 tiene buenas inversiones en Marruecos y nuestro rey viene llamando “hermano” al mafioso.

Por eso, dentro de poco desde el PP y Vox y los medios de información, les venderán el asunto como una amenaza islamista y una laxitud en la medidas sobre la inmigración, culpa del gobierno, lógicamente por no haber sabido llegar a un buen acuerdo con Marruecos, El dinero y los intereses, se protegen a un lado y otro del estrecho, al margen de los intereses de los pueblos.

Al rey marroquí ni tocarlo, a su corrupto Madjen tampoco, ya pregonan los falsos patriotas de cartera. Y después de todo esto, se pondrán la medalla de españoles y cantarán eso de “yo soy español, español, español”.

Un comentario sobre “La invasión a Ceuta (artículo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.