La causa de las causas

Trataremos de analizar en las siguientes líneas el motivo que ha desencadenado una cascada de hechos que uno a uno han sido tomados por los analistas políticos, según sus preferencias, como causa eficiente y última de la pérdida de apoyo sufrida por Podemos: unas internas, como la manifiesta falta de voluntad para llegar a pactos de la legislatura fallida, con aquella esperpéntica auto-asignación de la vicepresidencia del gobierno y de algunas de las más sensibles carteras ministeriales, el giro (supuestamente estratégico) de la dirección hacia la socialdemocracia más light, la coalición electoral con IU, los guiños constantes al PSOE durante la última campaña electoral, el programa descafeinado presentado con estética de catálogo de muebles…; y otras externas, como la siniestra operación de desprestigio y persecución desatada contra algunos de sus más señalados dirigentes (Monedero, Errejón, Iglesias), las acusaciones infames y mentirosas de financiación venezolana (o iraní) del partido, esgrimiendo el fantasma del miedo al comunismo…
Ninguna de estas causas explica por sí misma la frustración de las expectativas creadas (y artificialmente infladas por los massmierda, como ya hicieran con C’s), y todas juntas mucho menos porque en su heterogeneidad no hubieran podido combinar su acción en un único efecto: provocar la desafección de una parte significativa del electorado adepto que se le suponía. Intentaremos mostrar que esos argumentos no son en sí causa de (casi) nada, antes bien, vienen a ser efectos, imprevistos e indeseados, de algo mucho más profundo y significativo.
Las ciencias sociales, en general, y sus practicantes en particular, sabemos por experiencia que los hechos sociales nunca se derivan de una única causa, sino, más bien, que siempre se puede observar y aprehender una constelación causal cuya acción simultánea o sucesiva determina la realidad concreta que se investiga. El “hombre unidimensional”, homo œconomicus, magistralmente analizado por Marcuse en su célebre ensayo, que el capitalismo postindustrial quisiera imponer como esencia y definición del género humano, afortunadamente, es y será un horizonte siempre perseguido pero nunca plenamente alcanzado, porque se opone obstinadamente a la naturaleza profunda del ser a quien se le intenta aplicar a sangre y fuego.
De ahí cabría extraer dos tesis: primera, que el empeño oligárquico de reducción del ser humano a una sola dimensión (de sumisión al mercado político y económico) permanecerá por siempre inacabada y por lo tanto será incesante su intento de taponamiento de los resquicios del sistema por donde podría escapar el poder que ostenta; y segunda, que la auténtica naturaleza humana siempre luchará por salir de ese corsé, por manifestarse y actualizarse aprovechando los intersticios del control social.
Estas dos tesis fueron presentadas y analizadas de forma unitaria por el teórico y filósofo marxista del lenguaje Mijaíl Bajtín, mostrando claramente que en toda sociedad no igualitaria coexisten, al menos, dos mundos superpuestos, dos concepciones antitéticas de la vida: el primero sería el mundo oficial, esto es, la perspectiva cultural de la clase dominante que se impone, mediante la violencia física o simbólica, aunque generalmente con una combinación de ambas, al resto de la sociedad; la segunda, la perspectiva deliberadamente no-oficial, que se construye como un segundo mundo y una segunda vida, en oposición y resistencia, frente a la oficial. Para este filósofo, dicha “dualidad en la percepción del mundo y de la vida humana, ya existía en el estadio anterior de la civilización primitiva”, y a día de hoy sigue existiendo. Nos encontramos pues ante una constante sociológica que actúa tanto a nivel macro como micro social: toda dominación genera, de forma tácita o explícita, y por su sola existencia, un movimiento de resistencia en los sometidos.
En la España de la crisis dicha dualidad se expresó y adquirió relevancia y visibilidad con la aparición del 15M, movimiento de lucha, resistencia y oposición a la concepción oficial, el Régimen del 78. Es en este contexto de lucha social donde cabe encuadrar y comprender el surgimiento y (relativo) éxito del movimiento 15M.
El 15M tomó conciencia y articuló un discurso antagónico al oficial, que respondía a las aspiraciones de ese otro mundo y otra vida a los que se refería Bajtín, acusando al R78 de llamarse democracia sin serlo realmente, a los políticos de ser casta, de no representar al pueblo, sino al Ibex, a los banqueros y grandes empresarios de saquear los recursos de todos, se condenaban la corrupción, las puertas giratorias y los recortes sociales del gobierno y se ponían en solfa la legitimidad de la deuda, del austericidio impuesto por la Troika, de la restauración borbónica impuesta por un dictador, etc., etc.
Apoyándose en esa dualidad dialéctica de visiones del mundo, apareció Podemos, con la pretensión de ser la organización que cristalizaba políticamente las aspiraciones expresadas por el movimiento 15M. Desde su constitución como partido en Vista Alegre, Podemos asumió el discurso del 15M y se presentó ante nosotros como una maquinaria electoral de los aspirantes al cambio, al servicio de los anhelos de democracia, con un carácter meramente instrumental o, si se prefiere, de vocación de servicio, pero no de núcleo irradiador, que adquiriría después. Su estructura interna se calcó, en un principio, del movimiento asambleario del 15M con la creación de los círculos, con foros de debate y propuesta en la red, cuya existencia parecía una innovación fundamental pero que pronto fueron abandonados, o vaciados de funciones abocándolos a una existencia meramente testimonial. Al final su estructura interna se mimetizó con la tradicional: una cúpula que hace y deshace a su antojo, sin que las bases, los círculos tengan otro papel que la avenencia y el aplauso acrítico.
Instalado en el imaginario del 15M, el segundo mundo bajtiano opuesto a la versión oficial del R78, blandiendo el discurso de los aspirantes al cambio, Podemos cosechó una primera e inesperada victoria en las elecciones europeas que se vería ratificada después en las municipales y autonómicas, irrumpiendo con estruendoso optimismo en los ayuntamientos de algunas de las principales capitales del país y ganando presencia en algunas autonomías en las que creció hasta ser la fuerza política más votada.
Así llegaron a las elecciones del 20D y cosecharon un notable apoyo popular. Después vino el acuerdo con IU para ir juntos a la segunda vuelta electoral del 26J. Este acuerdo supuso una ola de optimismo desmedido alimentado por las (mentirosas) encuestas previas, llevando a los dirigentes de Podemos a la falsa conclusión de que todo el voto que quedaba a su izquierda estaba atado y seguro. Instalado en el imaginario del 15M el partido era un foco de atracción de electores que no hizo más que crecer elección tras elección. Al principio las críticas y los ataques del régimen y de sus acólitos no hacían si que engrosar sus resultados. Y así podía haber seguido creciendo hasta el “asalto final a los cielos”. Pero su cúpula, al contrario, creyó que para continuar el ascenso no le quedaba más remedio que abandonar ese lugar. En vez de esperan al posible elector en el sitio en que la ilusión se generaba y crecía, se fue a buscar, literalmente, al votante a su propio nicho ideológico, desencadenando el desconcierto de los suyos. Así se inició un sutil desplazamiento y abandono de sus objetivos originales, dejando en un segundo, neblinoso y discreto plano algunas de las exigencias centrales del movimiento: el cuestionamiento de la OTAN, de la UE y del euro, la reforma constitucional, la auditoría de la deuda, la dación en pago como solución a los desahucios hipotecarios… con el fin cooptar el voto de la izquierda moderada desafecta con el PSOE. Puede que este abandono del lugar que le era propio, al que los partidos tradicionales no sabían o no podían llegar lo que explique por qué Unidos Podemos ha perdido 1,2 millones de votos aproximadamente, respecto a los resultados sumados de IU y Podemos del 20D. Abandonando el nicho de su vivero de adhesiones (que crecería día a día con la incorporación de las nuevas cohortes de jóvenes que reemplazaban a los que por ley natural iban desapareciendo), el discurso llegó a parecerse tanto al de la propia casta, que no debe extrañar a nadie las deserciones.
Las causas esgrimidas por los más sesudos analistas son incuestionables, están ahí, pero a nuestro entender todas ellas se subsumen en una sola: la dejadez deliberada y explícita del imaginario del 15M, de su discurso, de sus ideas y conceptos, de sus reivindicaciones más significativas, inmolados todos ellos en el ara sacrificial de la moderación discursiva y conceptual que ha arrastrado inexorablemente al partido a la indistinción de la vieja política. Abandonando el segundo mundo, la segunda vida de los aspirantes al cambio, para integrarse en el oficial ha terminado convirtiéndose en un instrumento más de legitimación del R78, más que en su alternativa. Por esa razón la casta interpelaba al 15M para que se presentara a las elecciones, buscando su institucionalización, sabedores de que su integración en el régimen acallaría la calle (como así fue), enfriaría el enrarecido clima social que los recortes y la actuación política del PP estaban provocado, y neutralizaría la protesta y la contestación sociales. Sin moverse del lugar en el que se situaba el imaginario de 15M, Podemos era un foco de atracción de votos, lejos de ese lugar no ha irradiado más que desconfianza y desengaño en quienes aspiraban a cambiar las cosas.
Nuestra tesis, siempre provisional como todas las tesis, podría quedar resumida más o menos así: desde el momento en que Iglesias y los suyos aceptaron el desafío de entrar en el juego de la vieja política, el movimiento social que animó el 15M quedó, a nuestro pesar, asimilado a Podemos y éste al sistema, se renunció el imaginario propio para asumir el ajeno, el de la vieja política. La respuesta al requerimiento de la casta de presentarse a las elecciones no queríamos que fuera la creación de otro partido político más, esperábamos un partido que bajase a nuestro terreno, a las plazas, a debatir de igual a igual con el pueblo, si de verdad pretendían representarlo, sobre las cuestiones que auténticamente nos interesaban y no sobre la agenda impuesta por el propio R78, como ahora se hace. La organización en principio se inspiró en el movimiento de las plazas, en las asambleas populares que pretendían ser los círculos, pero no se supo o no se pudo dada la urgencia de la agenda electoral. De modo que se abandonaron los círculos o se los vació de contenido, entrando en el juego de la vieja política. Una vez que se aceptó su juego, se perdió la batalla, esperemos que no la guerra, pues los actores que animaron ese movimiento siguen ahí y la protesta puede volver a despertar en cualquier momento si se reproducen las circunstancias que entonces la provocaron, cosa más que probable si el PP alcanza nuevamente el gobierno.

10 comentarios en “La causa de las causas

  1. CÓMO NO APRENDER NADA
    Con su exiguo caudal electoral, Pedro Sánchez pretende erigirse en líder de la oposición, sin planear una alternativa a la debilidad de Rajoy. Ello no evitará la inevitable deriva del PSOE, sin oferta electoral atractiva que le autorice revalidarse, ni propósito alguno que lo señale proclive a encabezar un frente de izquierdas, al ser enemigo clasista de esta suma real. La desvergüenza socialista exhibiendo un progresismo al vacío es patética. Niegan la plurinacionalidad patria y cualquier enfrentamiento con el directorio de la UE, convalidando, de hecho los recortes por venir. La tutela asfixiante del Ibex 35 y la Reforma Laboral del PP se preservan intactas en los programas de Sánchez, Rajoy y Rivera. Tampoco Unidos Podemos revela amagos en enfrentamiento serio contra este muro infranqueable que alzan Bruselas y Berlín, al que ahora se une tras los Pirineos la pútrida Francia de Hollande-Valls, sacudida por manifestaciones populares que arrecian, junto a la amenaza antieuropeísta de Marine Le Pen, en claro ascenso de encuestas.La debacle de la socialdemocracia en el continente es absoluta, abriendo la puerta a experiencias populistas fascistoides.En el pasado reciente, Hollande se reclamaba rival de Merkel, ahora termina aliándose al Cuarto Reich, aunque no exactamente como subordinado. Francia fue y es una potencia económica y financiera local desde los años 50.Su banca es acreedora. No en vano la miserable Christine Legarde, a la que preocupa seriamente la longevidad de los mayores, comanda el FMI. De paso su burguesía, de tradición reaccionaria, aprovecha la ola neoliberal en boga para trasferirse beneficios, restándolos a las fuerzas del trabajo, mediante su propia Reforma Laboral, impuesta con prepotencia parlamentaria. La vieja enemistad franco alemana, dejó paso a los efectos financieros del neoliberalismo suicida y la globalización. La derecha española fue puntera destrozando beneficios sociales y salariales. La pretendida “recuperación” que ostenta Rajoy sentó reales en el tema, imponiendo trabajos precarizados reduciendo los salarios a una virtual mendicidad, al tiempo que suprimía beneficios sociales en Sanidad y Educación. Unidos Podemos responde a los torticeros planes del PSOE con nuevos cantos de sirena. Es obvio que insisten en la tesis de no aprender nada, ni corregir el fatal destino que nos aguarda en manos de estos progresistas pasados por agua. El PSOE es una formación de derechas, obediente a la UE. Contar con ellos es como suicidarse en primavera. Y punto.

  2. Un pequeño señalamiento sobre el señor Fernández. Lo que escribe lo dije yo días antes. No citar de quien se arrancan conceptos previamente vertidos sin citar la fuente es deshonesto y torticero. Práctica habitual en España, donde los cerebros brillantes son infrecuentes, la condeno expresamente. Para despistar, este caballero del bajo plumero y prosa del montón, cita a otros autores; aunque su matriz es la usurpación. No es importante que lo haga, sino que el Colectivo Burbuja le ceda la palabra. En adelante, para copiarme deberéis acudir a mi blog, señores. Conexión interrumpida desde este momento…

  3. Copiaís mi espada en vuestro Blog. La falta de personalidad en cualquier impostador es proverbial. Ello ha motivado que aclare el asunto ante mis más de 6000 seguidores. Hay gente que trabaja por la pasta, aunque intente disfrazarlo. Los mercenarios están en todas partes.

  4. Hola, Joan. Supongo que José Carlos te dará las explicaciones que considere oportunas. Como coordinador de CB te diré que aprecio mucho tus comentarios y me pareces un excelente analista político. Tienes nuestras puertas abiertas para replicar y así dar más difusión a los artículos de tu blog y para participar en nuestro podcast Debate Directo si te apetece. Un abrazo.

  5. Sr. Benavent, el que alguien coincida con usted en similares conclusiones más bien debería alagarle y no ofenderle. Ni lo conozco, ni lo he leído jamás.
    Si le preocupa tanto el copyright de la idea, yo se lo cedo gustoso, pero no caiga en la descalificación y el insulto, que al final sólo hablan de usted, no de nosotros.
    En todo caso, aprecio sus comentarios y dejamos la puerta abierta a sus reflexiones futuras.

  6. Con usted ninguna. Yo sé detectar correctamente la envidia y la emboscada enemistad. No tiene nada que cederme. Eso se llama arrogancia, y delata una vez más su insignificancia. Las evidencias de su impostura son abrumadoras, copió hasta la espada de mi blog. Lo negará, desde luego, pero seguía el hilo de mi argumentación, aunque sin gracia ni humor sense. Sus letras se olvidan por esa razón: plasmada en la falta absoluta de talento. Seguramente es catedrático o estudiante, se le nota la flema. Muchos me han copiado, pero forzosamente les sale otra cosa.

  7. Verás, Juan Carlos, el control de calidad sólo afecta a espacios que controlo, no al que controlan otros.Si alguien como Fernández o Perico de los Palotes arranca ideas de otros en Colectivo Burbuja, es responsabilidad vuestra. Seguramente forma parte de tu equipo, de ahí el privilegio del Blog propio y su publicación. Con relación a lo que apuntas sobre mi capacidad de análisis, te recomiendo que leas mis ensayos y algunas novelas. En todas aparece la Historia. Lo refiero sin jactancia ninguna. Entre otras labores, he biografiado la Argentina de Perón en tres tomos Kindle y dos de papel. De hecho, siento decirlo, es la mejor. Un trabajo monumental que me llevó muchos años y seis apasionadas visitas a las librerías de Buenos Aires, con poca repercusión mediática, pero mucho zumo psicológico e histórico (yo viví allí 34 años desde la inmigración, y toda esa época).Debieran leerlo los cabezas huecas de Podemos para entender cómo se edifica un liderazgo populista, en determinados momentos de una nación. Ellos prefieren Laclau, confuso como Lacan pero mucho menos capaz que él. Los académicos miran el mundo desde una atalaya de cristal, que a menudo se quiebra. Yo no.Fuí un universitario de izquierdas con tradición fabril, perseguido por los militares. Redacte ensayos o novelas, las sitúo en su contexto histórico. Me preocupa transmitir y enseñar, porque reflexionando sobre el papel también se aprende. Los de Podemos asesoraron gobiernos populistas, sin extraer de ellos lo esencial; su incapacidad de cambiar estructuras definitivamente al aprovechar mal respectivas coyunturas. Perón se apoyó en las cosechas, la carne, una tendencia de su ejército, sindicatos burocratizados en extremo y la industria liviana que sustituía importaciones, Chávez en el petróleo. Castro en los vaivenes de la política internacional cuando los vientos eran favorables. Nada de esto sobrevivió en el tiempo. Lo de Brasil es patético. El populismo de Lula fue sustituído por un elenco de delincuentes.Estaban desde siempre rondando el poder, encabezados por FH Cardozo y hallaron la ocasión, favorecida in extremis por el ex dirigente sindical y Dilma para golpear. Así terminó la curva ascendente de un experimento oportunista y clientelar.
    Hace poco un estudiante de Barcelona me escribió. Está por rendir una tesis de doctorado y leyó Perón. Quedó muy sorprendido por el carácter del texto. La mayoría de biógrafos e historiadores nos remiten a hechos, sin auscultar causas. Los personajes desfilan por las páginas para no estar en ninguna. Es el viejo academicismo. A mi me interesan los porqués, y reflejar almas. Ahí está el porvenir de la fórmula empleada. Acostumbrados a las teorías que siembran la mayor confusión posible, me han vetado Iglesias y Monedero. Son asnos en busca de una Divina Providencia que no existe. Tampoco escribo esto como propaganda. Lamento decirlo, pero conmigo se aprende y se crece.Qué se le vá a hacer! Me lo curro desde hace años, señor Barba.Gracias por la oferta tan generosa, aunque haya un antes y un después del incidente que me impida aceptarla.
    Un saludo a vosotros.
    Benavent

  8. Pues es una pena, Joan, pues me parece que sería una estupenda oportunidad para difundir sus muy brillantes análisis, que merecen un altavoz mayor.
    En CB damos carta blanca a nuestros autores y salvo que incurran en delito en lo que escriben no disponemos de medios humanos para revisarlo para comprobar si existen casos de plagio. Lamento el incidente, pero entenderá que si nuestro compañero José Carlos niega el plagio no podamos concluir más que se trata de una coincidencia en la argumentación esgrimida, aunque veo que la explicación no le satisface, cosa que lamento profundamente.

  9. Las constantes posposiciones que sufren mis labores son una práctica común en los medios locales. Me acostumbré a ellas hace tiempo, sin subordinarme a su bajo nivel. Es una de las razones por las que abandoné España. Un país donde la censura social funciona metódicamente, asfixiándolo todo. La suerte en mi destino andariego, parcialmente involuntario, radica en que no me eduqué allí. De haberlo hecho, probablemente sería un tácito censor más. Sin embargo y pese al constante acoso militar y las amenazas en mi torno, de Argentina extraje los valores culturales y políticos que me hacen diferente. Lo que argumenta vuestro protegido es falso, no porque me hipervalore. En España todo funciona por medio de clanes. Público, El Diario es, e Infolibre y vosotros sois clanes de gente de centro o izquierdas que cierra filas ante cualquier cuerpo extraño. Podemos e IU les hacen juego. De forma tal, señor Barba, que no me extraña semejante argumentario. Al principio festejé su mensaje, mientras vosotros propiciabais al completo la copia virtual de este mediocre, estúpido y arrogante caballero. Fue una maniobra canalla, de fondo infantil. Yo, como todo autor, necesito que se me lea y entienda, pero no así.Mis códigos lo impiden. Como entenderá, soy muy independiente. Lo contrario de los miembros de un rebaño. En mis tres muros, el Blog y mis obras Kindle ordeno y mando sin que nadie me incordie con estupideces. Si alguien se atreve lçe pongo en su lugar para siempre y ya está. Lo que no puedo ni me interesa, es emprender una nueva batalla con un clan. Ahora podréis copiarme sin interferencias. Muchos lo perpetran subrepticiamente, desfigurando mis labores. Un alma no se copia, se imita apenas, y bastante mal.Este señor publicó lo suyo después de mi artículo, y tanto su mensaje como mi respuesta lo prueban, pero ud coincide con el artículo de él, porque es de los vuestros. Ergo, la pena sois vosotros. Que os aproveche. Por mi parte, ya os recomendé lo que debéis leer para enriqueceros.Fue una gentileza de mi parte.
    Se despide de uds para siempre.
    Joan Benavent

    Se despide de ud
    Joan Benavent

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.