El fraude de las preferentes que detectó la CNMV y que ocultó a los ahorradores

A lo largo de la semana se ha publicado mucho sobre la concesión delpremio Nobel de Economía a dos investigadores que defienden posiciones contradictorias. Se trata de Eugene Fama y de Robert J. Shiller, que se han hecho famosos por sus teorías sobre cómo se forman los precios de los activos.

Según el primero, las acciones y los bonos incorporan a su precio toda la información disponible en el mercado a mucha velocidad. Por ello, resulta posible prever su evolución a través de patrones matemáticos. Dice que los mercados son “eficientes”. El segundo, sin embargo, considera que, además de los condicionantes financieros, en el valor de los activos influyen otros psicológicos y sociales.

De hecho, Shiller dedica el capítulo 2 de su último libro -Las finanzas en una sociedad justa (Deusto, 2012)- a pitorrearse elegantemente de la teoría de su compañero de galardón y del concepto de “información disponible”. Hay muchos ejemplos de que la información que suele estar disponible para las elites no lo suele estar para las capas de inversores más bajas: “Algunos corredores tienen información privilegiada que otros no tienen“, dice el reciente premio Nobel.

Se supone que para evitar esto están los reguladores. Siempre que no sean como la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El documento de este organismo que les ofrece en su integridad y en exclusiva El Mundo revela que era consciente en 2011 de que la mayoría de los integrantes del sistema financiero español estaba cometiendo irregularidades, en muchos casos muy lesivas para los ahorradores, a través de las preferentes y las obligaciones subordinadas….TEXTO COMPLETO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.