La miseria de las naciones, con Niño Becerra – Economía Directa 16-11-2017

Hoy nos entrevistamos con el profesor Santiago Niño Becerra para hablar sobre las cuestiones a las que más estudio ha dedicado: la geoplítica europea y mundial, los riesgos de la economía global y el sistema financiero internacional y los problemas endémicos de la economía española. Conduce Juan Carlos Barba.

Ir a descargar

10 comentarios sobre “La miseria de las naciones, con Niño Becerra – Economía Directa 16-11-2017

  1. Pues ya era hora, un invitado de estos, y no algunos tertulianos que teneis que parecen sacados de TV5. Por favor, recuperar a Roberto Centeno: por la decisión de cuatro gatos en vuestra Asamblea, o peor aun, ha sido vetado.

  2. Que nivel tan bajo el de Niño B. Parece una conversación de bar, (con mucho respeto a los visitantes de los bares). Lo peor de todo es esa idea Extraña de no creer en los políticos. Solo los técnicos. Que manera tan light de desmontar los principios de las políticas de izquierda que todavía caracterizan lo que es Europa. Se le ve sus principios. Y repito, parece un pitoniso en lugar de un economista informado que conozca a fondo los retos a los que nos enfrentamos como civilización.

  3. Gracias por el podcast. Es interesante escuchar a Niño Becerra, no sólo por haber acertado lo del 2008, también por haber hecho valoraciones introduciendo factores que otros economistas han ignorado tradicionalmente como, por ejemplo, la disponibilidad de recursos naturales. Sin embargo he de decir que le encuentro un poco estancado en planteamientos. Sus columnas en la Carta de la Bolsa dejaron de decirme ‘algo’ hace ya bastante tiempo.

    Tengo además serias reservas con respecto a su línea básica de pensamiento. A mucha gente Don Santiago le puede parecer un heterodoxo, pero considerado dentro de lo que ha sido la evolución de las escuelas de pensamiento económico desde Adam Smith hasta la actualidad, a mí Niño Becerra me parece un neoclásico de tomo y lomo. Con su discurso me saltan las alarmas, sobre todo por ese determinismo que destila y que tanto recuerda al encasillamiento del comportamiento humano que se deriva del paradigma del ‘homo economicus’, al óptimo de Pareto, y a la idea subyacente de que éste es el mejor de los mundos posibles, el mejor de los órdenes posibles. En definitiva el que esto es así porque es así y punto.

    Esa fatalidad no es más que un modo, otro modo, de construir una justificación presentando las cosas como lógicas y naturales. Ni buenas ni malas, sólo inevitables. Es ésa una forma muy eficaz de justificación de un orden existente que resulta muy potente por no tener que recurrir a resbaladizas consideraciones morales.

    Me da la impresión de que, como otros, Don Santiago nos cuela con su discurso un modelo neoliberal extremo, una justificación de un orden económico concreto (que puede evolucionar pero que sigue siendo el mismo orden). En su caso no los adereza con clústers, regiones con potencialidad, regiones a las que les toca fastidiarse, análisis que me da que se basan en meras comparaciones estáticas… y balanzas fiscales que ignoran las balanzas comerciales y otros factores de conjunto como la necesidad de reciclar excedentes entre territorios.

    Resumiendo, una entrevista interesante pero muy lejos aportar una alternativa heterodoxa a la síntesis neoclásica. No le compro la mercancía.

    (Y no entró en el ataque de tecnoptimismo que parece que le ha dado)

  4. A partir del minuto 12:00 el profesor de economía (economista progre liberal) Santiago Niño Becerra descubre el centro y la periferia (Europa de regiones según él).
    La periferia en este caso es el sur de Europa de donde las empresas privadas del centro “roban” el capital humano (clase tabajadora) formado por la educación pública pagada por la mayoría de la población.

    Al final de la intervención de Santiago en este programa habla sobre el futuro y el papel de la tecnología en la nueva revolución “industrial” que esta vez destruirá puestos de trabajo en vez de tranformarlos.
    Dice Becerra que al destruir tanto empleo, la población se verá reducida (de acuerdo) y la restante necesitará de una RBU Renta Básica Universal porque al no haber trabajo para obtener un sueldo la población pobre (mayoría) necesitará de esa Renta.
    Hay varias preguntas:
    ¿Quién va a financiar la RBU, los pobres como hacemos ahora con el paro y otros subisdios? Pagamos la mayoría ya que la burguesía (empresarios y banqueros) roban plusvalía y no pagan impuestos.
    El PIB según explica Santiago Becerra puede aumentar sin la intervención del ser humano, o más bien sin clase obrera. Entendiendo que los robots, máquinas automatizadas crean valor y aumentan la riqueza, ESA RIQUEZA DÓNDE IRÁ SI LOS LOS DUEÑOS DE ESOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN AUTOMATIZADOS SON LOS DE SIEMPRE EN E SISTEMA CAPITALISTA?
    Lo que se debe evitar es la acumulación de capital por parte de la burguesía, eso se hace expropiándoles esos robots. De NINGUNA MANERA se resuelve la pobreza poniendo IMPUESTOS. Ya vimos las coloas de Hambre en EEUU a pesar de laredistribución de la riqueza mediante impuestos, ocurre que si las empresas privadas no quieren pagar tampoco podemos esperar la bondad inexistente de la burguesía actual y del futuro (propietarios de los medios de producción automatizados).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.