La decadencia del imperio (artículo)

Ya vieron el espectáculo por todas las televisiones. ¿Verdad que un día antes nadie se hubiera creído lo que vieron casi en riguroso directo A más de uno se le estará desmotando el mundo, sí, ese mundo, del “ esto es lo que hay”, “nada cambia ni cambiará”, “todo será siempre más o menos igual”. Sobre el particular pienso y mucho me temo que a la velocidad que va esto, dentro de poco, la estática frase de “de esto es lo que hay” va a tener que ser modificada en el mundo conformista por otra más dinámica que diga más o menos algo así como “ esto es lo que está siendo” porque el cambio ya será la norma en el día a día.

Ahora bien, en estos momentos una cosa está sucediendo -en realidad lleva tiempo sucediendo- y a todos nos afectará: occidente anda de baja y el polo de desarrollo -no sólo económico, sino también político y moral- que lo va a sustituir en la dirección del planeta, viene de oriente. El centro de occidente, su casa madre, son los Estados Unidos y este país, todavía potencia imperial, ya ha entrado en decadencia acelerada y cada día hay más signos que lo evidencian : su ingente endeudamiento y déficit que se financia a base de imprimir dólares que nada valen pero que todavía le compran el resto de los países, hasta que dejen de hacerlo; la pérdida de su capacidad industrial; su economía especulativa y financiera de casino; la degradación moral de gran parte de su sociedad (quizá la mayor consumidora de sustancias estupefacientes del planeta y ya son varios estados los que han legalizado el cannabis); la pérdida total de su lucha contra el Covid y la pobreza (más de 45.000.000 de pobres y 22.0000.000 millones de infectados, amén de 400.000 muertos); su ejército repleto de mercenarios, como sucediera en las postrimerías del imperio romano antes de desaparecer; su corrupto e ineficiente sistema electoral; sus políticas donde el individualismo feroz por encima de todo está destruyendo la familia y exportando al mundo la relatividad moral como norma a seguir en clave posmoderna.

Los países ricos de occidente más Japón, nos dijeron que agrupados en el G7 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia) representaban el mayor PIB de planeta. Pues bien, ya no es así, el G7 real, es decir, China, India, Corea del Sur, Rusia, Brasil, Indonesia y México supera ampliamente el PIB del G7 oficial. Según el propio FMI así es y lo certifica. Por su parte, el Centro de Investigación Económica y empresarial británico, ya confiesa que en 2028 (aquí al lado) China alcanzará a EEUU.

El imperio cae y lo hace a más velocidad de lo esperado, endeudado, corrupto y desecho interiormente. Sus últimos cantos de cisne los dio en las inacabables guerras del “ progresista” OBAMA: Libia, Yemen, Somalia, Afganistán y Siria, hasta que en esta última nación se le detuvo y su expansión fue frenada en seco. En este país el imperio ha debido replegar velas junto a sus aliados, la chusma de Alqaeda y el Estado Islámico, convenientemente utilizada para sus intereses, como ya hiciera en Libia. Con Irán y Venezuela tampoco ha podido el imperio y de Afganistán, derrotado, ya no sabe como irse.

Es lo que ha sucedido siempre. Cuando una nación ha vivido del saqueo y la constante expansión, por muy destrozada que esté por dentro, la llegada de nuevos recursos siempre tapa los vicios ocultos internos. Pero el caso es que esa expansión se ha detenido y el saqueo exterior garantizado con casi 800 bases militares en todo el planeta, ya resulta muy costoso de mantener, por no decir imposible.

Así las cosas el imperio ha comenzado a mirarse hacia adentro. Del movimiento centrifugador ha pasado al movimiento centípretay lo que la propia sociedad yanqui ha encontrado dentro no le gustado: racismo no superado, intolerancia, violencia, una policía brutal, miedo, fanatismo religioso en forma de numerosas sectas enloquecidas, posmodernismo destructivo, desigualdad social cada vez más acentuada acompañada frecuentemente de desindustrialización. En cuanto al miedo, sólo hay que ver lo armada que está la población. Cualquiera puede tener y en muchos casos tiene, armas de grueso calibre y este miedo está de lo más extendido en un amplio sector de la población, blanco de origen, anglosajón, protestante y muchas veces racista, que ve perder su hegemonía demográfica frente a negros, latinos y otras razas.

A EEUU en parte le está sucediendo lo que le pasó al imperio español. Cuando dejó de expandirse como imperio en numerosas batallas y frentes imposibles de sostener, el oro dejó de llegar, y comenzó a perder sus colonias, se miró hacia dentro y los conflictos interiores tomaron forma. Es la historia de todos los imperios y este, me temo, va a encontrar el hogar interior mucho más desajustado que otros muchos imperios que lo fueron y hoy son un mero recuerdo.

Lo que está sucediendo cambiará la centralidad del mundo, y el nuevo ajuste hará chirriar los engranajes de la geopolítica. ¿Y que hace mientras tanto Europa, el chico de los recados de EEUU?

La respuesta es sencilla: no se entera desde hace tiempo de lo que pasa, tan ocupada como la UE anda en hacer de limpiabotas del imperio. Fíjense en un detalle: habiendo salido Gran Bretaña de la UE, la presidenta de la Comisión europea, Ursula Von der Leyen, alemana de origen, en todas sus comparecencias dirigidas a los socios comunitarios, se dirige a todos ellos en Inglés. Nunca usa el alemán (en cuatro naciones es idioma oficial sin contar Suiza que no pertenece a la UE) o el francés por ejemplo igualmente oficial en tres naciones europeas, sin Suiza, que también lo tiene como idioma cooficial. Eso se llama hacer patria. Fuera de Malta o Irlanda, que tienen comunicado a la UE que sus lenguas de relación con las instituciones europeas, son el Maltés y el Gaélico, ningún otro país de los 27 tiene el inglés como lengua oficial.

laquenosvieneencima.blogspot.com

2 comentarios sobre “La decadencia del imperio (artículo)

  1. Excelente! Yo así lo veo también, es un hecho histórico… han desaparecido 26 civilizaciones… el imperio Egipcio… los Romanos….pero lo que hace muy diferente la situación actual es la “interdependencia” de todo el planeta… en la que se producirá una semi-exterminacion del “modo” social actual…. no habrán tractores eléctricos… sino arados tirados por mulos… o por esclavos….

  2. Estimado y admirado Carlos,

    En esta ocasión, permita que discrepe. Esto que usted dice me parece un tópico, por otra parte muy repetitivo en CB, como tantos otros, que no por mucho decirse es más cierto. Se aproxima, salvando distancias, a la propaganda esperpéntica de Vox, que ha, solicitado el premio Nobel de la paz para Trump. Al fin y al cabo, propaganda de dudosos intereses neocon, que al igual que muchos otros relatos terminan permeando todo el espectro ideológico y resonando con matices en el altavoz de CB. Altavoz con unos tintes cada día más rojipardos, por cierto, y, obviamente, no ne me estoy refiriendo a usted, que de eso no tiene absolutamente nada. Véase por ejemplo el caso de la TMM. Otro caballo de Troya de manual del que habría que hablar largo y tendido en otra ocasión.

    Volviendo al tema del imperio militar, con los datos en la mano, da casi igual qué estadistica tomemos. El imperio militar sigue expandiéndose, y su área de influencia también (Brasil, Ucrania). Por otra parte, y coincidiendo en que Clinton y Obama puden ser considerados criminales de guerra, Trump ha superado de calle a todos ellos, en militarismo, en presupuesto de defensa, en efectivos en el extranjero, en lanzamiento de bombas, en sanciones económicas, en asesinatos extrajudiciales con drones, en ventas de armas al exterior sin garantía de DDHH, en violación de tratados, en ayuda militar a regímenes genocidas como Arabia Saudí y económica a Israel o la Ucrania nazi, en indultos a mercenarios sicópatas condenados por tribunales militares, en desregulación de cualquier tipo de control, con aumento masivo de mercenarios y paramilitares, etc. Y por cierto, ¿qué lamentabe clase de indicador es ese de no haber comenzado invasion alguna? Por Zeus, no se trata de que apenas les queden yabpaíses por invadir, como buen decía no sé quién, sino de que en realidad las guerras modernas se hacen de otras maneras, más efectivas y con menor coste electoral y económico.

    https://youtu.be/gAmpD5MvDw8

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.