Análisis electoral : qué puede suceder en los próximos años

Ya conocemos el resultado electoral. El PSOE ha ganado con suficiencia, Unidas Podemos a base de ” jaimitadas” identitarias y renuncias ideológicas ( si es que alguna vez tuvieron ideología) se ha deteriorado mas que notablemente y la derecha CS, PP y Vox, se ha quedado con un palmo de narices. Cataluña, que sigue siendo España, ha salido en tromba a votar y el resto de España también. Y esto ha resultado determinante en el resultado. Los catalanes porque se veían venir un genocidio cultural y lo timoratos sectores centristas de la sociedad española, porque estas huestes de bárbaros en forma de PP y Vox les han dado miedo. Sólo se ha salvado Cs ( no tanto en Cataluña, donde ya los conocen mejor) porque han interpretado estos sectores moderados, equivocadamente, que era el menos radical de todos ellos. Por otro lado, llama la atención el papelón de Pablo Casado, el más mediocre de todos los líderes sociales que concurrían a las elecciones. Ha dejado al PP tieso y a punto de desaparecer cual sucedió a la extinta UCD. Es el típico perfil del hombre de partido, que nunca ha trabajado fuera de la política ( al igual que el líder de Vox, Santiago Abascal), que ha adquirido dudosamente todos sus títulos universitarios y que en su día, llegó a amenazar a Puigdemont con un final similar al de Luis Companys, torturado por la policía política franquista y fusilado después de la guerra civil. Casi nada.

Finalmente Vox, no ha cumplido sus expectativas. Toda su parafernalía franquista, oligárquica y retrógrada ha contribuido a dar más miedo todavía.
En resumen. Todos estos caballeros se lo han puesto al PSOE estupendo, y el régimen del 78 por el momento ha salido reforzado, a pesar de todas sus corruptelas e indignidades.
Pero también, fuera de las elecciones, no nos olvidemos, nos llegan estos días informaciones de negros nubarrones en el horizonte, en forma de subida del precio del petróleo e incipiente- todavía- desaceleración económica o nuevo rebrote de la crisis, que nunca se fue del todo. Cuando comience a llover- y no falta mucho- sorprenderá a un país endeudado hasta las cejas, con un modelo productivo inadecuado y sin soberanía militar y política. De hecho somos una sucursal de Alemania en lo económico, y en el resto, una colonia de los Estados Unidos.
Nuestra deuda- calculando adecuadamente nuestro tramposo PIB-asciende al 140% de esta magnitud, y hemos llegado a punto donde incapaces de equilibrar las cuentas públicas, eliminando el crónico déficit, se están pagado las pensiones con créditos. Al igual que los intereses de nuestra deuda, que vienen siendo abonados con bonos que nos compra el BCE. Amortizar el capital, ni se intenta. Se sabe que es imposible.
Estamos por tanto muy cerca de tocar fondo en nuestra prologanda decadencia que comenzó con Carlos IV y Fernando VII. Desde esas fechas se nos han venido imponiendo soluciones siempre desde el exterior : los cien mil hijos de San Luis consolidando al borbón en el siglo XIX, Estados Unidos depredando nuestras últimas colonias a finales del mismo siglo, la Alemania nazi y la Italia fascista promoviendo un golpe contra la II república y desencadenando una guerra civil, y finalmente de nuevo los Estados Unidos consolidando la dictadura franquista en 1953, sin perjuicio de promover la misma potencia junto a Marruecos la pérdida del Sahara, que no lo olvidemos fue una provincia española más. En la actualidad, y hasta ahora, no somos más que una colonia de EEUU, con dos bases en nuestro Territorio ( Rota y Morón) y nuestra política exterior pasa por la órdenes que se nos vienen dado, que frecuentemente no coinciden con nuestros intereses.
El Régimen del 78 toca a su fin, incapaz de reformarse como sucedió con la Restauración. Y esta España sin pulso, dominada todavía por una oligarquía rentista y oligopolística, al servicio de sus privilegios y el capital extranjero, sólo ha votado el 28 de abril movida por el miedo, confiando su destino a un partido que, a la hora de la verdad, no es más que un lacayo más de esos mismos intereses, en su forma menos agresiva. Así fue diseñado en la Transición, otra vez más por las potencias extranjeras.
Este PSOE ha dado pruebas sobradas de ello, haciendo pagar al pueblo las recetas que en los momentos difíciles de crisis se nos fueron imponiendo. Primero fue la Reconversión industrial ( hubimos de pasar con Felipe Gonzalez de casi un 30% de tejido industrial a apenas en la actualidad un 15%, como mucho) ; después la austeridad con Zapatero agotada la juerga de la burbuja inmobiliaria que el capital financiero alemán y francés hubieron de promover.
Cuando llegue la nueva fase de la crisis, que ya se adivina, sucederá lo mismo. La receta del ajuste recaerá como siempre en las capas más modestas de nuestro pueblo.
Hemos salido del apuro, de la amenaza de la derecha más cerril y oligárquica, por el momento. En un futuro cercano, cuando el edificio comience a desmoronarse, sólo podrá salvarnos de sus sacudidas, un movimiento ilustrado, respetuoso con nuestra diversidad ( al fin y al cabo lo que siempre fue España) y que de una vez por todas persiga erradicar la desigualdad, el privilegio de unos pocos y promueva la justicia social e independencia nacional.
Se trata de organizar, desde ahora, un autentico movimiento republicano en forma de frente popular de amplio espectro, en el que formen desde la izquierda marxista autentica ( no la pesebrera y posmoderna) hasta los sectores más ilustrados y decentes de nuestra burguesía, de nuestra economía productiva, no de la rentista y explotadora. Un movimiento semejante al que trajo la república en el 1931, y triunfó en las elecciones de 1936.
Si no se consigue, nos espera en unos pocos años, la desaparición como país.

2 comentarios en “Análisis electoral : qué puede suceder en los próximos años

  1. La memoria de las masas

    “Un socialdemócrata es un tipo que le presta un paraguas a la clase obrera cuando no lo necesita y se lo quita cuando empieza a llover”

    El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Después de que un Rodríguez Zapatero volviera a traicionar a todos esos supuestos votantes, pactando una reforma constitucional con el PP y reprodujera lo que ha sido siempre el PSOE a lo largo de la historia – y no nos referimos solo a ese hombre del régimen que se lamaba Isidoro, sino toda su historia – se constituyó, hace casi diez años, lo que fue el 15 M, después vino Podemos, aprovechando esa ola y pretendiendo apoderarse de un descontento que tenía muchas ideologías y puntos de vista distintos, no solo la charlatanería de IU. Después el PP ganó las votaciones -que no elecciones- y este partido tan traidor y traicionero, como ha sido y es siempre el PSOE, parecía contra las cuerdas. Aún recordamos aquel espectáculo grotesco de Rubalcaba gritando: HEMOS VUELTO!

    Hubo votaciones y repetición de votaciones, depués volvió el PP y, tras la moción de censura, se constituyó un gobierno tan inestable que no tuvo más remedio que convocar votaciones otra vez. Pues bien, después de todo, volvemos al punto de partida.

    Y volvemos al punto de aprtida desde dos puntos de vista. Uno, volvemos porque volvemos al zapaterismo ruinoso que pretenderá vender que la izquierda consiste en seguir con la propaganda del odio feminazi contra los hombres y echar las culpas de todo hitlerianamente a un fantasmagórico contubernio judemasónico de la teoría de la conspiración del heteropatriarcado, mientras las condiciones y el nivel de vida de los trabajadores se van deteriorando y el paro podría de nuevo desbocarse. Y dos, volvemos también al punto de aprtida de un gobierno en la cuerda floja, en manos de tipos a los que no le interesa para nada el bienestar de los españoles sino que nos odian -bestias salvajes, nos llegaron a llamar- y desean destruir la nación española, con el desastre y la ruina que eso conllevaría.

    España siempre llega tarde en la historia. Se aferra a un pasado de vivan las caenas. Así, llegó tarde a las revoluciones liberales, a la revolución industrial, etcétera. Hoy, al clamor del vivan las caenas de nuevo, se sigue aferrando a una socialdemocracia decadente y en claro retroceso en toda Europa y Estados Unidos.

    El PSOE, el partido de la no es sí, cuando se trata de la OTAN, el partido de la cal viva, de los eres, del modelp de corrupción y caciquil andaluz, del 25 por ciento de paro y del de tantas puñaladas a la clase obrera, sigue ostentando el poder en un país suicida. Las masas ahora vuelven a creer a pie juntillas las mentiras de los medios de propaganda y su campaña del miedo y del odio. Decía Goebbels que las masas no tienen memoria – en 1984, por ejemplo, la guerra podría ser perfectamente contra Eurasia y la día siguiente creerse que la guerra siempre ha sido contra Estasia- y España es un país con el que los ingenieros sociales hacen virguerías. Quizás lo que necesite sea un choque con la realidad.

  2. Otra cosa, España vuelve a quedarse atrás, como en la historia, de lo que está pasando en Estados Unidos y Europa.

    Y dos, el enteraillo este vuelve a pretender vendernos la moto gripada de que va a descubrir la pólvora con una ideología trasnochada y fracasada pero que esta vez va a funcionar de verdad porque él o supuestamente o algún líder cósmico iluminado que surgirá -El Marqués de Villa Tinaja de Galacagar no era el verdadero mesías- son más listos que nadie y los otros eran muy tonto, muy malos, no se dieron cuenta de, o… En fin, ya se nos ocurrirá algo, pero esta vez sí que de verdad de la buena. Lo juro por Esnupi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.