Por una “golden rule” en el espacio europeo

Por Durden “el Sudaka”

La lógica de las Finanzas Publicas en países que tienen soberanía monetaria se basa en los principios de las Finanzas Funcionales (ver Abba Lerner y Jorgen Pederson), tal principio no se debe confundir con los principios de las “Finanzas Sanas”, típicos de las Finanzas Corporativas o de las Finanzas de Hogar.

Las Finanzas Sanas establece que todos los gastos de una familia o empresa tienen que estar basados en alguna renta o préstamo, por otro lado, las Finanzas Funcionales típica de los Estados con soberanía monetaria (como EE.UU, China, Japón, etc), funciona de otra forma.

Un Estado dotado de soberanía monetaria imprime su propia moneda y obliga a las empresas y familias a pagar todos los impuestos en esta moneda, creando en los agentes económicos una demanda por la moneda estatal. La emisión de moneda por el Estado y la obligatoriedad de pagar los impuestos en la moneda estatal cambian totalmente la lógica de financiación del Estado, si se compara con la lógica de financiación de las empresas e familias.

Como he dicho arriba, la moneda es emitida por el Estado, por esto ella (la moneda), tiene que ser introducida primero en la economía y solamente después recaudada. La introducción de la moneda estatal ocurre gracias al gasto público (inversión productiva, pago de salarios, etc). Por lo tanto, cabe señalar que la recaudación de impuesto al nivel estatal no tiene la función de FINANCIAR al gobierno, pero si de afectar el nivel de la demanda agregada y el nivel de renta disponible en la economía.

Infelizmente, la mayoría de los economistas no se dan cuenta de este hecho estilizado y cometen un gran error al reconocer los “mismos” patrones observables en las finanzas corporativas en las finanzas públicas, por esto, una gran parte de los economistas que hablan en los medios, que dan consultoría jurídica a los agentes que producen las leyes presupuestarias, CREEN que el gasto público debe ser “financiado” por la recaudación.

Basados en una creencia desarrollan teorías y leyes que cumplen un gran servicio a la banca privada, o sea, obligan al Estado a “financiarse” tomando préstamos al sector bancario en los mercados primarios de bonos soberanos  (títulos de deuda pública).

El gasto público, principalmente en inversiones productivas, es, en verdad, un gran creador de recaudación de impuestos debido a su efecto multiplicador, pues cuando el gobierno paga a sus proveedores, estos, a su vez, pagan a sus empleados y a sus propios proveedores, y así sucesivamente. Por lo tanto, el gasto público genera una serie de operaciones económicas que recaudan impuestos.

Los gastos públicos con programas de “trabajo garantizado” también generan un gran efecto multiplicador en la economía y tienen dos ventajas en relación a los programas de renta básica para la ciudadanía: primero, es que su gasto esta direccionado a una población (desempleada) que tiene una mayor propensión a gastar (generando un mayor efecto multiplicador); segundo, los programas de “trabajo garantizado” puede atender a actividades esenciales a la sociedad que no tiene mano de obra suficiente para las mismas (en sanidad, educación, trabajo ambiental, fiscalización, etc.). Y la renta básica, por ser universal, podría tener un efecto multiplicador nulo, por contemplar inclusive las clases más ricas que tienen poca propensión a gastar y pagarían impuestos más pesados (con un efecto neto negativo  o nulo en la economía).

Otro factor importante del gasto público, es su efecto de garantizador de los eslabones iniciales en la investigación y desarrollo (I+D), siendo los EE.UU el mayor ejemplo de Estado Emprendedor (a pesar de su discurso neoliberal, el Estado americano actúa pesadamente en la I+D).

Mientras tanto todo lo que fue dicho arriba, la UE no permite, desde el punto de vista jurídico, a los Estados ser Emprendedores e Inductores del Estado de Bien Vivir, las reglas de la UE solo permiten a la banca parasitar a los Estados (y, por lo tanto, a las sociedades).

Considerando la realidad jurídica europea, pero sin abandonar las tesis de las Finanzas Funcionales, sabemos que, incluso en el contexto europeo, al gasto antecede la recaudación, por lo tanto, un programa gubernamental direccionado a la inversión pública en cadenas productivas con fuerte contenido nacional, podría “reequilibrar” las finanzas haciendo más gastos que recortes.

Una propuesta razonable para la UE, sería la creación de una “regla de oro” (“golden rule”), tal como en Gran Bretaña (pese a que Cameron no la utiliza, pues también sufre de la “molestia europea” llamada “austeridad”), una regla que permite que las inversiones productivas no formen parte del cálculo del “equilibrio presupuestario”, dando así libertad para que los gobiernos planeen su desarrollo.

Yo pienso que los partidos progresistas de España (y del Sur de Europa), tienen que empezar a basar sus políticas presupuestarias en nociones superiores, como la prudencia a la vez de la austeridad, solamente con esta cambio de “mentalidad”, las cosas mejorarán.

 

 

Un comentario en “Por una “golden rule” en el espacio europeo

  1. Te invito a escuchar un audio de ” exactamente este tema mismo que tratas en este post” y que publique, aunque aun no he acabado de tratar este tema, y seguramente mañana mismo publique otro de mas calado aun.

    pero no por hacer publicidad, sino porque es expresamente de esto de lo que habla el audio, de exactamente lo que describes en este articulo, te invito a oirlo.

    (daviddesalamanca.)
    http://www.ivoox.com/como-debe-matar-grecia-al-euro-su-audios-mp3_rf_3954247_1.html

    y otros relacionados tambien de esto:
    http://www.ivoox.com/por-tienen-valor-monedas-fiduciarias-audios-mp3_rf_4098137_1.html

    y el siguiente tambien aborda lo que tu dices desde otra optica y tambien te lo recomiendo realmente:
    http://www.ivoox.com/por-tienen-valor-monedas-de-audios-mp3_rf_4083369_1.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.