Enfermedad, violencia y aborto:¿cuánto valen las mujeres?

Publicado originalmente en http://kaosenlared.net/enfermedad-violencia-y-abortocuanto-valen-las-mujeres/

Quienes que piensan que hemos alcanzado la igualdad efectiva entre hombres y mujeres es que desconocen por completo la realidad que les rodea, ya que mientras unas personas queremos avanzar hacia la igualdad en busca de una sociedad más justa, otras se empeñan en retroceder a tiempos pasados.

Por María Esquitín

Oigo hablar a determinadas personas y siento pavor al ver la mínima conciencia que se tiene sobre la violencia de género, la que sistemáticamente se ejerce contra las mujeres por el simple hecho de haber nacido con un sexo biológico al que se le imputan (y digo imputan porque parece ser delito) una serie de roles que nada tienen que ver con los que la naturaleza otorga, sino con los que la socialización heteropatriarcal le atribuye.

Ser mujer es sinónimo de producto comercial, y hay quienes aún no lo quieren reconocer: ni los hombres ni las mujeres que han sido educadas en este sistema en el que el hombre es la medida de todas las cosas, son capaces de ver hasta dónde llegan los tentáculos del heteropatriarcado, y esta “ignorancia”, por falta de una cultura crítica con lo establecido, otorga privilegios a los hombres, que si bien son los grandes beneficiados, también son víctimas aunque a algunas personas les cueste reconocerlo.

Como decía, la mujer se ha convertido en un producto comercial tan sofisticado dentro del sistema, que nos pasa inadvertido en muchas ocasiones y es indiferente el nivel sociocultural de las personas, que la negación siempre está presente, porque no es una cuestión de conocimiento, sino de la carencia de un espíritu crítico que nos obligue a cuestionarnos el status establecido. Como ejemplo de ello diré, que ayer hablaba con una mujer, de izquierdas, con estudios universitarios, independiente económicamente y que no asume el rol estereotípico de mujer sumisa, esposa y madre dedicada al hogar, y al salir el tema de la violencia de género ejercida sobre las mujeres ella insistía en que no era ni feminista ni machista, que los hombres también eran maltratados, algo que yo no niego, pero que no es equiparable en datos, pero que sistemáticamente se utiliza para desviar el foco de atención del problema y entrar en discusiones estériles que no logran soluciones para el problema de base que tenemos: la infravaloración de la mujer.

Es tan poco el valor de la mujer en el mundo, que el aborto selectivo por sexo es común en determinadas culturas que aún no han superado la barrera de lo políticamente correcto, y sin tapujos consideran públicamente que la mujer es un ser humano de segunda clase con el que se puede mercadear sin ningún problema porque su valor es ínfimo. En lugares como India,  China, Vietnam, Pakistán, sureste de Europa y el Caúcaso es común que cuando el feto es una niña, este sea abortado, y no sólo eso: Canadá dice haber registrado más de 4.000 abortos de niñas en los últimos diez años, todos ellos de madres procedentes de los países antes nombrados. Este hecho hace variar la proporción entre varones y mujeres lo cual a la larga, también puede suponer un problema añadido.

Una vez que la mujer logra nacer se encuentra con infinidad de dificultades, problemas y peligros, pero hoy voy a hacer incidencia en varios puntos que quizás no son tan conocidos y que merecen ser revisados y analizados con detenimiento.

El cáncer de cérvix o del cuello uterino, es el segundo más frecuente entre las mujeres, con una incidencia de 500.000 nuevos casos anuales en todo el mundo. Según la Sociedad Española de Oncología Médica cada año en España son diagnosticados 2.500 nuevos casos y alrededor de 600 mujeres mueren por ello cada año, y el responsable de ello es el Virus del Papiloma Humano.

El Virus del Papiloma Humano, VPH (HPV, en inglés) es en realidad un grupo de virus de transmisión sexual, que pueden o no provocar diferentes dolencias y que en caso de desarrollarse puede provocar cáncer. Hasta hace poco ésta era una cuestión que únicamente afectaba, supuestamente, a las mujeres, ya que el VPH era considerado el causante del cáncer de cuello de útero o cérvix  (o de vagina, o vulva) por lo que se empezó a vacunar a las niñas, sin tener en cuenta que los varones pueden ser portadores del virus y también pueden desarrollarlo ya que el VPH es también el responsable de la mayoría de cánceres de ano y pene, sin olvidarnos del 30% de los orofaríngeos (relacionados con sexo oral), teniendo España el mayor índice a nivel mundial.

¿Por qué si este virus afecta a mujeres y hombres sólo son vacunadas las niñas?, ¿a caso se culpa a las mujeres de propagarlo?, ¿cómo se espera acabar con el contagio de este virus si sólo se vacuna a las niñas? Hay que tener en cuenta que si una mujer se vacuna pero un hombre no y éste lo tiene seguirá infectando y reinfectando a las personas que mantengan contacto sexual con él por lo que una mujer estará dentro de una espiral sin fin en el caso de que su pareja sea un varón infectado y éste no sea vacunado. Según datos de la Sociedad Española de Atención Primaria el VPH es la principal infección de transmisión sexual en España, y consideran que entre  un 70-80% de las personas sexualmente activas se contagiarán en algún momento de su vida.

Entonces, insisto: ¿por qué sólo se vacuna a las niñas a pesar de que se sabe que los hombres pueden ser portadores y fuente del contagio del virus y cuando la inmunización de varones es clave para bajar la incidencia del VPH?, muy sencillo: porque los tumores asociados al VPH en mujeres es del 90% y del 10% en los hombres… o al menos eso se creía.

Un estudio reciente ha puesto de manifiesto que el VPH es el causante, según el NIH (Instituto Nacional del Cáncer norteamericano) del 95% de los casos de cáncer de ano y del 63% de los de pene en hombres, por lo que ahora ya se plantean que los hombres deberían ser vacunados también, porque parece que sólo a la luz de las recientes investigaciones se han dado cuenta de que es un virus que sólo combatían las mujeres a pesar de afectar a todas las personas. De hecho el cáncer cérvix producido por el VPH estaba asociado a mujeres que tenían o habían tenido muchas parejas sexuales diferentes, es decir: se culpaba a las mujeres de promiscuas y el cáncer era el justo castigo que recibían por ello, obviando por supuesto que un solo hombre que haya tenido varias parejas sexuales podría perfectamente infectar a una mujer virgen.

¿No les recuerda esto a lo de los métodos anticonceptivos que parece que sólo son responsabilidad de la mujer y que la mayoría de ellos están destinados a ellas cuando son los hombres quienes tienen el 50% de la responsabilidad?  (De los 18 métodos anticonceptivos más comunes sólo 2 están dirigidos a los hombres).

Únicamente cuando se ha visto que podía haber casos de cáncer en hombres debido al VPH es cuando se han planteado que los hombres deberían ser vacunados, poco parecía importar antes que fueran portadores y pudieran infectar a mujeres y que estas murieran.

Otro ejemplo de lo poco que valen las mujeres es lo sucedido en Rusia. En un país de más de 143 millones de habitantes, donde el 40% de los crímenes violentos suceden dentro de la familia, con 36.000 mujeres víctimas de violencia de género según el Centro Nacional para la Prevención de la Violencia (ANNA) aunque se cree que los datos son mayores ya que consideran que sólo el 12% de los casos son denunciados (y de los denunciados sólo el 10% termina en juicio), sin olvidarnos de los 26.000 menores que son golpeados por sus familias o tutores/as legales de forma habitual, y donde mueren entre 12.000 y 14.000 mujeres al año a manos de sus parejas o familiares según un estudio del 2012 del Ministerio de Interior y del Consejo Presidencial del Desarrollo de la Sociedad Civil y los Derechos Humanos, es decir, donde una mujer muere cada 40 minutos y sin una ley específica de lucha contra la violencia ejercida contra la mujer Vladimir Putin ha firmado una ley que recoge el derecho a pegar dentro de la familia: a la mujer, al marido y también a los hijos e hijas.

Poco importa que la iglesia ortodoxa rusa, apoye esta ley por considerar que el castigo corporal cuando es “razonable y se hace con amor” es disculpable ya que “es un derecho esencial dado por Dios a los padres”; y digo que poco importa cuando esta ley ha salido adelante con los votos de 368 legisladores que votaron a favor de la ley, de los 450 ( un diputado votó en contra y otro se abstuvo de votar) que componen la Duma Estatal (cámara baja rusa).

Por culpa de esta ley la violencia de género dejará de ser juzgada por el código penal, pasando a considerarse sólo un delito civil por lo que las penas económicas no serán superiores a 500€, podrán ser arrestados de 10 a 15 días, o condenados con hasta 120 horas de trabajo social; es decir que para que un hombre vaya prisión por malos tratos tendrá que ser denunciado, juzgado y condenado más de una vez al año,  lo que de facto viene a ser: que pegarle una paliza a una mujer al año y ser denunciado y juzgado por ello, no estará mal visto por el conjunto de legisladores, pero si por el pueblo, ya que un sondeo realizado advertía que sólo el 23% de la población estaba a favor, frente a un 44% que estaba en contra de ésta ley.

Así que hasta aquí tenemos: fetos femeninos abortados, mujeres que enferman y mueren de cáncer por un virus que le contagian hombres portadores que no son vacunados porque quienes mueren por ello creían que sólo eran mujeres y una ley que despenaliza los malos tratos a mujeres y menores dentro del ámbito familiar … vamos bien.

Si a estas alturas del texto aún hay quien piensa que no es verdad que exista una violencia estructural contra las mujeres y que existe igualdad, vamos a ir con lo sucedido en Arkansas, EEUU.

La semana pasada Asa Hutchinson, gobernador de Arkansas firmó un proyecto de ley bautizado como “Protección de niños no nacidos de actos de aborto y desmembramiento” , que prohibirá el aborto en el segundo semestre de embarazo (algo que no sorprende ya que entra dentro de lo normal en las leyes más restrictivas con los derechos de la mujer de los Estados Unidos), incluso, y aquí viene lo grave: en caso de que el embarazo sea consecuencia de una violación.

Si esto ya de por sí es considerado una aberración y un ultraje, una revictimización de por vida de la mujer que ha sido violada al ser castigada y condenada a traer al mundo al hijo o la hija del hombre que la violó manteniendo así vivo de manera constante el trauma padecido, la medida, que pretende estar vigente a partir de esta primavera, contempla que  el padre pueda obligar a la madre a paralizar el aborto, y si este se llevara a cabo a la víctima de violación no podría reclamarle una indemnización, pero si podría hacerlo al médico que realice el aborto.

¿Son ustedes conscientes de lo que esto supone?

Lo primero: que volveremos a los abortos clandestinos y a la muerte de mujeres evitable.

Lo segundo, que el caso “normal” nos lo podemos imaginar: un hombre, incapaz de poner límites a sus deseos viola a una mujer, una al azar, la que fue factible… pero, ¿y si resulta que es un crimen que aparte del componente misógino tiene algo que ver con el racial, la xenofobia, la opción sexual de la mujer y se lo hacen saber? Un hombre viola a una mujer y encima la obliga a tener su hijo, ¿alguien ha pensado en las puertas que abre eso? A mí me parece que no lo han pensado, y que si lo han hecho es que les da igual lo que le pase a esa mujer y la criatura que lleve dentro: ¿qué estigma le están dejando a esa inocente criatura al traerla al mundo en contra de la voluntad de su madre?, ¿qué daño van a hacer a las familias con una medida como ésta?, ¿cuántos de éstos embarazos que lleguen a término serán adopciones por imposibilidad económica y/o emocional de la madre de criar a su propia descendencia?, ¿qué trauma le quedará a esa mujer que se haya sentido incapaz de cuidar de su bebé por ser fruto de una agresión?, ¿qué será de ese bebé cuando llegue a conocer la verdad?… una vez más volvemos a ver como las mujeres no son tenidas en cuenta, como son menospreciadas sus emociones y sus vidas en pro de los “derechos” de los hombres, sin olvidarnos que tanto niños  como niñas son igualmente personas de segunda clase que no son tenidas en cuenta a la hora de elaborar las leyes y prueba de ello es el avance imparable de las leyes a favor de los vientres de alquiler… aunque en Arkansas el hombre que quiera ser padre no necesitará de un vientre de alquiler: con violar a la mujer que le gusté como madre de sus hijos será suficiente para tener descendencia, anda: ¡¡¡ como los cavernícolas!!!.

Este artículo no se ha escrito desde la condescendencia, ni la paciencia, porque las cosas llegan a límites que son imposibles de aceptar. Tampoco ha sido escrito desde el miedo o la prisa, sino desde la indignación y la necesidad de cambiar las cosas, desde la firme convicción de que ha llegado el momento de dar un paso al frente y formar parte de activa de un cambio necesario e imprescindible para mejorar nuestra sociedad.

Como he dicho en varias ocasiones la mujer se ha convertido en un producto y la pasividad de las personas que no se implican de manera activa en la lucha por la igualdad para lograr un cambio son las que van poniendo el precio a la vida de las mujeres: ¿hasta cuándo lo vas a consentir?.

10 comentarios en “Enfermedad, violencia y aborto:¿cuánto valen las mujeres?

  1. Sólo tengo una pregunta para esta presunta feminista.

    Estás a favor de la actual ley integral de violencia de género (LIVG), aprobada en el año 2004? Si tu respuesta es afirmativa, entonces no eres feminista, más bien un sucedáneo que yo prefiero llamar feminista de género o directamente hembrista. Cualquier persona que realmente pretenda impulsar y luchar por la igualdad, no puede defender esa aberración jurídica, que se basa en un delito de autor, que simplifica de forma interesada toda la complejidad de un tipo de violencia doméstica y que además crea discriminaciones claras, no sólo por cuestión de sexo, también por orientación sexual. Una mujer homosexual en España, que sea maltratada por su pareja, no puede beneficiarse de los derechos establecidos en el título II de la LIVG.

    Lo que no se puede es criticar unas aberraciones jurídicas, como el ejemplo ese de Arkansas, y luego callar o ver con buenos ojos otras aberraciones jurídicas. En cuanto alguien necesita acudir a simplificaciones tan burdas, como la teoría de la cultura de la violación, la herencia patriarcal y el machismo como causa principal de cualquier episodio de violencia que reciba una mujer, es que en realidad está tratando de cambiar unos dogmas por otros, de imponer su ideología reaccionaria que además intenta, por todos los medios, ocultar toda aquella información que contradiga sus propios dogmas.

    En España existe ahora mismo una caza de brujas, orquesta por una parte de la administración y la clase política, que no tiene problemas en comprar el discurso del feminismo de género, un discurso que trata de seguir generando un “pánico moral” para justificar sus posiciones hembristas. De ahí que se insista tanto en el porcentaje ínfimo de denuncias falsas oficiales de la LIVG, pero se oculte otros datos que aparecen en las memorias anuales de la Fiscalía General, que vienen a mostrar que sólo el 20% de las denuncias LIVG interpuestas acaban en sentencia condenatoria. De igual forma, nadie encontrará datos oficiales de infanticidios a manos de mujeres, sólo se contabilizan aquellos casos donde el asesino es el padre y además se suele considerar como un caso más de violencia de género. De ahí que podamos observar, especialmente en los medios de comunicación tradicionales, una doble vara de medir continua: si una mujer salta de una ventana con su hijo/a se habla de “sucidio ampliado”. Si el que salta por la ventana con su hijo/a es el padre, entonces se considera un ejemplo más de violencia de género.

    PD: Un último apunte, sobre el virus VPH. Tanto si eres hombre como si eres mujer, es muy importante tener presente que hablamos de una de las vacunas más problemáticas y más inseguras. La autora de este blog tal vez tendría que haber mostrado algo más de cautela, al soltar su discurso provacunas. Si alguien todavía tiene dudas, que se pase por aquí: http://asociacion.aavp.es/

  2. Las mujeres no nos hemos convertido en un producto, simplemente porque nunca hemos sido otra cosa más que eso, continuamos siéndolo. Agradezco la fuerza de voluntad de las que todavía tenéis paciencia para concienciar a esta panda de ****(inserte su imaginación aquí)**** de ambos sexos (que eso es lo que más duele, que haya tías machistas, joder!). Sinceramente a veces pienso: ¿pero por qué me cabreo? ¿hemos cambiado algo sustancial a nivel violencia en los últimos pss yo qué sé: 2000 años? NO. Pues entonces, ¿para qué molestarse en luchar? Que nos folle un pez a todos y a todas y al carallo: muerto el perro se acabó la rabia. En serio, creo que lo nuestro (la especie humana) no tiene solución, por mucho que se parchee. Lo siento, pero a pesimista no me gana ni dios.

  3. El machismo moderno es una perversa variante del machismo tradicional.
    Según el machismo antiguo, el hombre era el “sexo fuerte” que debía ser valiente y esforzado, despreciando su propia vida en defensa de las mujeres (el “sexo débil”).
    Así, si había guerra, el hombre era obligado a combatir. Si el barco se hundía, los botes salvavidas eran para las mujeres, y el ancho mar para los hombres.
    Según el machismo perverso actual, el hombre, más que fuerte, es prepotente, y cabalga alegremente a costa de las sufridas mujeres, que lo tienen todo peor.
    Por lo tanto, este machismo tampoco puede tomar en serio que los niños estén más inadaptados en la escuela, que sufran la mayor parte de los castigos mayores y que tengan un rendimiento mucho peor, y unas peores perspectivas de futuro.
    ¡No, no! ¡”Los verdaderos hombres no tienen ningún problema”!, -grita el nuevo machismo. Y si lo tuvieran, no deben llorar, ni quejarse, recuerda el machismo de siempre.
    Por lo tanto, si antes los niños eran educados en la prohibición de llorar, ahora son educados en la prohibición de poder pensar en su derecho a la igualdad. ¡Son hombres! ¡Faltaría más que tuvieran que recurrir a sus derechos! ¿No les basta con ser hombres?
    Por esta razón se mantuvo el Servicio Obligatorio sólo-para-varones durante 24 constitucionales años (1978-2002) sin que “oficialmente” nadie viera su contradicción con la prohibición de toda discriminación por razón de sexo.
    Saludos:
    Marta A.

    1. “Según el machismo antiguo,… Así, si había guerra, el hombre era obligado a combatir. Si el barco se hundía, los botes salvavidas eran para las mujeres, y el ancho mar para los hombres.”

      Eso no es machismo antiguo ni moderno sino “discriminación positiva”, es decir, el feminismo de toda la vida.

  4. Si se quisiera, mediante una información tendenciosa, hacer pasar a los varones como víctimas de la sociedad y de la mujer, todavía sería más fácil que hacerlo con las mujeres, como se hace ahora.
    Por lo tanto, la imagen hombre privilegiado/ mujer víctima es una farsa social, apoyada en una información tendenciosa y unos dirigentes que no respetan la verdad. Mayormente de una manera instintiva, inconsciente, pero también intencionadamente o por miedo a la sociedad, los hombres ocultan las desventajas de los demás hombres, sus discriminaciones y la violación de sus derechos. Obrando así, obtienen la ventaja de perjudicar a sus competidores, especialmente a los niños y jóvenes en su proceso de formación.
    Corolario: Los hombres sufren estadísticamente las desventajas de las clases bajas (peor formación, menor esperanza de vida, mayor tasa de encarcelamientos, marginación, peligros, abandono…) a pesar de que una minoría de hombres ocupa el poder y de que ganan más dinero (por término medio, no todos).

    1. Por eso un ínclito psicópata y auténtico maltratador (como atestiguaron todos sus vecinos, hijos de su exmujer y la propia exmujer) en referencia a la violación de los derechos humanos más fundamentales de los hombres de clase obrera que supondría la introducción de la Ley de derecho penal de autor que constituye la LIVG dijo que son “costes asumibles”.

  5. Se habla del aborto femenino que se practica en algunos países. La naturaleza ha hecho lo contrario: la mayoría de abortos naturales son masculinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.