Sobre la fiabilidad del PIB: réplica a Juan Ramón Rallo

BLOG PIB Inflado por Ervins Strauhmanis

Hasta ahora me he mantenido bastante al margen de la polémica montada en torno a los artículos (ver aquí y aquí) que contribuí a escribir sobre la pérdida de correlación entre determinados indicadores económicos y el PIB, pero visto el cariz que está tomando el asunto creo verme en la necesidad de intervenir. Puesto que el tema se está convirtiendo, a fuer de las réplicas (ver aquí y aquí) del economista Juan Ramón Rallo, en algo que empieza a rondar peligrosamente lo personal, abandonando el tono técnico que debería ser el dominante en estas discusiones. Como me parece de muy mal gusto el distraer a los lectores de mi columna en El Confidencial con estos asuntos, prefiero escribir mis opiniones en este portal.

La intención en todo caso al escribir los artículos ha sido el destacar lo inexplicable que resulta el encontrar divergencias notabilísimas entre, sobre todo, los indicadores de producción y los de valor añadido de la economía española. Como quiera que el PIB se define, grosso modo, como el valor añadido generado por una economía, hemos querido destacar por subsectores de la economía cuánta es la divergencia encontrada entre 2007 y 2013 (último año en que se han publicado estadísticas por subsectores) entre estos indicadores y el valor añadido informado por el Instituto Nacional de Estadística en la Contabilidad Nacional. Según nuestros cálculos, y excluyendo el sector financiero del cual no hemos podido encontrar indicadores independientes, la divergencia que encontramos es de 201.000 millones de euros, es decir, el 19.5% del PIB en caso de que la correlación se hubiera mantenido. Obviamente esto no es una reelaboración de la Contabilidad Nacional sino un mero ejercicio para destacar la magnitud enorme de la divergencia y que tanta es que no se puede dar cuenta de ella por causas deletereas, máxime cuando se repite, en la misma dirección en todos los subsectores de la economía para los que hemos conseguido encontrar indicadores correlacionados. No encontramos explicación a tal discrepancia y por ello pedimos al INE aclaraciones para ver qué es lo que ha pasado, y en caso de que haya errores en la Contabilidad Nacional, que sean corregidos.

En la primera réplica Rallo hay que reconocer que trabajó bien y nos hizo ver que algunos supuestos que habíamos hecho en nuestra primera estimación no eran correctos, básicamente el porcentaje de la economía que abarca el indicador de actividad de los servicios y la ponderación de los subsectores. Esto como es lógico se lo agradecimos y lo corregimos en nuestro segundo informe. Aunque Rallo se esforzó sobremanera en encontrar fallos en nuestra argumentación, nos llama la atención que no se preocupara lo más mínimo por calcular cifras alternativas ni por investigar el resto de subsectores de la economía en los que nosotros en nuestro primer informe dimos por supuesto que el PIB debía estar bien calculado. Parecía en todo momento muy preocupado, casi desesperado, por hallar explicaciones alternativas a las discrepancias encontradas o en poner en tela de juicio que fueran tan grandes como decíamos y muy poco en poner en tela de juicio la honorabilidad de INE y de los gobiernos que hemos tenido desde 2007 (ya que parece obvio que unas discrepancias de esta magnitud no pueden deberse a errores). No deja de ser llamativo el sesgo del interés que muestra, máxime de alguien que dice desconfiar siempre de cualquier gobierno.

En nuestro segundo informe nos preocupamos de buscar indicadores alternativos en los subsectores que no abarca ni el índice de servicios ni el de industria, ya que al quedar excluida una parte tan grande de la economía no parecía serio hacer una estimación del total del PIB en estas condiciones. Obviamente, y como no existen indicadores tan exahustivos en el resto de subsectores, hemos tenido que buscar otros, algo que parece no ser del gusto de Rallo, al que se le transparenta a todas luces que desearía que no existiera ningún indicador con el que comparar y que en caso de existir ansía demostrar que no sirve. Le invitamos a que encuentre otros mejores para que compruebe que sigue ocurriendo lo mismo. Aunque a esto no dedica su tiempo, no vaya a ser que encuentre dificultades en dar la razón a los sucesivos gobiernos que hemos tenido.

También dice que hemos cambiado la metodología, algo falso pues seguimos haciendo lo mismo, es decir, comparar la evolución del PIB por subsectores con la de otros indicadores económicos del mismo subsector. Dónde está el cambio en la metodología es algo que se nos escapa.

Otro de los argumentos que esgrime, totalmente impermeable a los datos, es que el valor añadido puede haber caído mucho menos que la producción, pero los datos de las diferentes encuestas de que disponemos (Central de Balances del Banco de España y las encuestas anuales de comercio y de servicios del INE) nos dicen que las diferencias son mínimas en el período del que estamos hablando. Pero para qué va a hacer caso de los datos si le pueden estropear una teoría. Aunque en eso si es coherente con su ideología, como veremos más adelante.

Otra de las falacias de este peculiar economista es decir que el valor añadido generado por una actividad productiva depende de si compra sus productos al vecino de al lado o a una empresa de Indonesia, es decir, si importa los productos necesarios para su actividad o no lo hace. El error de concepto es tan garrafal que cuesta creer que lo haya cometido sin darse cuenta. La corrección por las operaciones exteriores solo se hace, como es lógico, cuando se mide la demanda nacional para estimar el PIB. Si las importaciones son mayores que las exportaciones, como ocurría hasta hace bien poco, y no se corrige por este factor, se sobrestimaría el PIB. En un país con superávit exterior hay que hacer la corrección contraria, es decir, que si no se hiciera se subestimaría el PIB. Pero si vamos directamente al valor añadido generado durante la actividad económica, que es como se mide el PIB cuando se hace desde la perspectiva de la oferta, no hay que hacer ninguna corrección por el sector exterior exceptuando los impuestos sobre las importaciones. Ignoramos si pretende tomar el pelo a sus lectores o bien es que sus conocimientos de lo que significa valor añadido y de cómo se mide el PIB desde las diferentes aproximaciones no dan para más. Más bien me inclino por la primera explicación.

Finalmente dice que las discrepancias entre producción en los servicios y PIB se dan por muchos sitios, no solo en España. Y nos pone unos gráficos sin cuantificar nada. Menudo nivel. Por suerte yo sí que me he preocupado de mirarlo, y es lo que vemos en las tablas de abajo. La discrepancia media entre producción y valor añadido de los servicios incluidos en el índice de producción de servicios (medidos por la contabilidad nacional) en España es la mayor de todos los países del euro en los que he encontrado datos, siendo este número 3,76 puntos porcentuales por año. Solo se nos acerca Portugal, con 3,68 puntos. Grecia (sí, esos que engañaban en todo lo que podían, confesos y convictos) se quedan en 1,63 puntos por año y solo superan 1 punto Austria y Finlandia. El resto están entre los 0,34 puntos de Holanda y los -0,86 puntos de Francia que, dicho sea de paso, es el único país cuyo PIB de estos servicios aumenta menos que el índice de producción. El que exista otro país, Portugal, que tiene una discrepancia casi tan grande como la nuestra no invalida en modo alguno nuestra hipótesis de trabajo. Si Grecia ha mentido de forma monstruosa en sus estadísticas y lo hubiera hecho también España, ¿por qué razón no habría de haberlo hecho también Portugal, sometido a las mismas presiones por parte de Bruselas y los mercados?

Ante tanto interés que se ha tomado este curioso personaje, no he podido por menos que darme cuenta de quién es el que contesta: un economista que está comenzando su carrera académica, que publica libros de divulgación en grandes editoriales y que aparece en grandes medios de comunicación privados. Es decir, una persona que tiene que cuidar una carrera profesional sin consolidar que depende mucho de la red de relaciones que vaya tejiendo y en cuyas otras actividades depende de grandes empresarios que de un día para otro te dan puerta si no les agrada lo que dices. Y ya sabemos cómo se las gasta la oligarquía patria con quien no les baila el agua y hace la vista gorda con sus desmanes. Vaya, a ver si vamos a tener por ahí un pequeño conflicto de intereses, amigo Rallo.

También pertenece a una curiosa escuela económica, la escuela austriaca, que para hacernos una idea, son básicamente fundamentalistas de mercado que piensan que la mano invisible lo resuelve todo y que el Estado es poco más que un estorbo. Que aplican un curioso método, la praxeología, para aproximarse a la realidad que consiste esencialmente en elaborar una teoría que se estima que tiene consistencia lógica y si los datos no se adaptan a ella es porque los datos están mal. Y a fe que lo ha hecho con su argumentación para “refutar” que haya incosistencias en nuestra argumentación. En eso hay que reconocer que es coherente. Aunque si utilizaran este método los que gestionan las centrales nucleares más nos valdría a todos ponernos a rezar nuestras oraciones para prepararnos para el otro mundo. En resumidad cuentas, y para cualquiera que haya trabajado con la ciencia, en que los postulados y las conclusiones siempre se pueden poner en tela de juicio por los datos, esto no deja de ser una pseudociencia, en el mismo montón de los desechos intelectuales de la Humanidad que la astrología, la homeopatía o la lectura de los posos del té. Aunque según los austriacos actúan así porque el método científico no se puede usar en las ciencias sociales, lo que es nada más que la justificación para decir lo que les da la gana de los temas que les parece sin estar sometidos a la dictadura de los hechos como nos pasa a los pringadillos que sí que creemos en la ciencia. La escuela austriaca tiene un prestigio académico es casi nulo y sus seguidores apenas publican más que en sus propias revistas económicas. Por ende, tampoco tienen la menor confianza en la democracia y oscilan entre los que piensan que la democracia debe estar sumamente limitada, sin poner en tela de juicio los fundamentos de la economía de libre mercado y la propiedad privada bajo ninguna circunstancia, y los que directamente creen que la democracia solo sirve para tomar malas decisiones, como parece ser el caso de Rallo.

Esta curiosa secta tiene un chiringuito al que llaman “Instituto Juan de Mariana” (del que Rallo es director) que se dedica a difundir su religión económica y que ha creado a su vez otro que llaman centro de estudios superiores ONMA, donde se dedican a impartir cursillos a los que pomposamente llaman másteres y por los que cobran una pasta gansa pero en los que por ningún lado aparece que estén reconocidos por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). Vamos, como si me pongo a dar yo cursillos desde mi casa de magia y adivinación. Además este “Instituto” Juan de Mariana hay referencias de que ha sido protegido por Esperanza Aguirre, por la Atlas Economic Research Foundation, un satélite de Exxon (de ahí debe venir el negacionismo climático, otra de las señas de identidad de esta gente, que se ve que entiende de todo) o de Koch Industries, perteneciente a la familia Koch, unos millonarios que se dedican a financiar la difusión del ultraliberalismo. Es decir, no estamos hablando de un economista reconocido o de ninguna autoridad, sino de una persona perteneciente a una rama marginada, acientífica y totalmente desprestigiada de la economía pero que el lobby ultraliberal ha convertido en un bluff mediático. Una persona llena de conexiones e intereses con lo más rancio de la política española y con lobbies extranjeros que se dedican a difundir determinada ideología ultraliberal que esconde de forma apenas velada el deseo de implantar un neofeudalismo en nuestra sociedad. En la imagen de más abajo vemos cuáles son los intereses del “Instituto” Juan de Mariana que dirige este supuesto independiente, en un análisis que publicó el diario Público a cuento del escándalo que protagonizó otro de miembros importantes del “Instituto”, Gabriel Calzada, al difundir en EEUU de forma masiva un “estudio” en el que atacaban a las energías renovables.

El papel de este individuo para el sistema, y de ahí la relevancia que se le da en medios y editoriales es muy clara. Sirve para difundir un fundamentalismo de mercado que hace aparecer las políticas que se han dado en llamar neoliberalismo como centristas y moderadas. Como los propagandistas del sistema saben que la gente en general busca un consenso y un témino medio entre las opciones ofrecidas, personas como él sirven para desplazar el centro de gravedad hacia las políticas que la idología imperante quiere implantar. A lo mejor ni él mismo sea consciente de que es solo un peón en este juego. Pero lo más probable es que sí y que solo sea un inmenso hipócrita. De lo que sí que parece claramente consciente es de que sabe de quién dependen sus habichuelas, y les defiende a saco. Es sin ningún género de dudas un mercenario del régimen, una persona cuyo discurso intelectual siempre estará mediatizado por sus intereses. Por lo tanto sus argumentos valen lo que valen: casi nada. Y así lo ha demostrado con la endeblez y ataques sin fundamento de su último artículo. Por mi parte me considero una persona seria y rigurosa que no tiene ningún problema en reconocerlo cuando se equivoca. Alguien decente intelectualmente se hubiera preocupado por investigar estos hechos que hemos encontrado. Pero él no se ha preocupado por investigar nada en ese sentido, sino por tratar de desmontar por todos los medios posibles, destacado fallos reales o supuestos pero que en ningún caso daban cuenta de las discrepancia y haciendo caso omiso del hecho clave, que es que por mucho que le demos vueltas a los datos estos siguen sin cuadrar de ninguna manera.

Yo no tengo ningún interés económico en nada de lo que escribo. Eso me permite libertad de pensamiento, al contrario de lo que le pase a este lamentable personaje. Por mi parte doy por finalizada la discusión con él, pues no supone más que una penosa pérdida de un tiempo que hay que dedicar a cosas serias. La gente que lea esto ya sabe a qué atenerse con cada uno.

Juan de Mariana

Fotografía de Ervins Strauhmanis

Addendum:

Como Rallo sigue erre que erre copio el interesantísimo comentario de un lector del blog, que suscribo 100%. Rallo dice que no hemos demostrado que el PIB es falso. Ni él ha demostrado que haya una explicación alternativa a la pérdida de correlación de los indicadores de PIB con los de producción, precios de alquileres, empleo por cuenta ajena en construcción, gasto público e inversión pública.
Ojalá tuviéramos pruebas ciertas de una falsificación del PIB. Estaríamos ya en los juzgados, y no pidiendo una auditoría de la Contabilidad Nacional. Pero para tener esas pruebas al 100% es imprescindible una auditoría.
Lo que decimos es que los indicios de que la Contabilidad Nacional no es correcta son aplastantes, y que esto exigiría una auditoría de esta.
Él parece tener un interés inusitado por defender la honorabilidad del Gobierno (de este y del de Zapatero)… como la que suele tener un sirviente fiel con su amo.

“RALLO (A PESAR DE LO QUE DICE) DEFIENDE AL GOBIERNO Y AL IBEX.
Dice que defiende la utopía del Anarco-Capitalismo (un imposible) y que esto beneficará a toda la sociedad.
Mientras tanto, las medidas intermedias para llegar a eso sólo benefician a los Poderosos.
Rallo ha replicado a los 4 economistas que ponen en duda el PIB:
1. Lo único que demuestra Rallo es que las cuentas del INE cuadran. Faltaría más (las han hecho cuadrar a martillazos).
2. Obviamente, sin hacer una auditoría es imposible demostrar que el PIB es falso con el 100% de certeza. Lo mismo pasa cuando una empresa falsifica sus cuentas, sin una auditoría no se puede demostrar la falsificación con un 100% de certeza.
3. Cuando Pescanova, Gowex, etc. falsificaron sus cuentas se podía sospechar de ellas analizando varios factores (ventas, calidad de servicio, etc.), pero especialmente chirriaba que tenían beneficios todos los años y sin embargo sus flujos de caja eran siempre negativos.
¿Era posible demostrar con absoluta certeza que las cuentas eran falsas sin hacer una auditoría? No, pero era muy sospechoso.
¿Cuadraban las cuentas de esas empresas? Por supuesto, las habían hecho cuadrar a martillazos.
Conclusión: Les está pidiendo a estos 4 economistas que demuestren que el PIB es falso con total certeza y sabe que eso es imposible.
Ellos están diciendo que hay un montón de indicios que hacen sospechar que el PIB es falso y dichos indicios son de peso.
¿Por qué hace esto Rallo? en mi opinión, está actuando de manera interesada. Si el PIB es falso tanto el Régimen del 78 como la Oligarquía económica serían cuestionadas por toda la sociedad.”

39 comentarios en “Sobre la fiabilidad del PIB: réplica a Juan Ramón Rallo

  1. Coincido contigo en tu visión del personaje y se agradece vuestra labor por esclarecer los datos del PIB. Lo que resulta por otra parte evidente: no puede ser igual el PIB del 2007 que el de 2016 ya que vivimos en un país degradado social y económicamente (amén de moralmente) y España en 2007 era opulenta (vía burbuja y tal, pero opulenta).

    No obstante señalar, este sujeto ultraliberal amén de seguidor de la escuela “austríaca” lo es también de ese ser que fuera despreciable Ayn Rand. Por otra parte, difiero en lo de la propiedad privada. Tanto el liberalismo como el comunismo odian la propiedad privada. El liberal especula con ella, la deja improductiva y la hipoteca si puede. Odia la propiedad privada. Pues la propiedad, en manos del liberal se convierte en un medio para esclavizar al hombre. Todos sabemos que el piso es del banco. Al igual que el comunismo el liberal odia la libertad del hombre. Dice que eres libre de trabajar con quién quieras siempre, claro está, que te sometas a las condiciones del empresario sin escrúpulos de turno. Se agradece, a pesar de las puntualizaciones, el artículo.

    1. Sr. Barba,

      Con todo respecto le digo lo siguiente. He cursado uno de esos “cursillos” a los que usted dice que OMMA llama “Masters” y que no tienen acreditación del ANECA y le informo que es la mejor formación que he recibido en mi vida junto con mis estudios en el IESE. Informese mejor de quien da clases allí y el nivel que tiene antes de hacer criticas. Sólo puedo recomendar esos “cursillos citándole textualmente”. La Calidad/Precio de los mismos es de lo mejor que existe en Europa, si en Europa. Sus comentarios sólo muestran su falta de argumentos ante las críticas. La critica a la escuela austriaca es brutalmente ignorante. Siga con sus modelos estáticos económicos. Ojala Huerta de Soto le diese una replica a este comentario o el difunto Hayek. Queda retratado con la bilis que destilan sus comentarios y lo peor de todo es que lo desarrolla desde la ignorancia.

      Un saludo

    2. Lo primero, el PIB es hoy algo más de un 5% inferior al de 2008.

      Lo segundo, Juan Ramón Rallo no es seguidor de Ayn Rand ( https://www.youtube.com/watch?v=S6h6NoFQhn4 Aquí lo puedes ver, minuto 60), no acabo de entender porque te inventas un dato como ese, imagino que tu desconocimiento sobre el liberalismo es tal que Ayn Rand es la única figura que conoces.

      Lo tercero, por supuesto que el liberalismo respeta la propiedad privada, y el liberal (así como cualquier otro en una sociedad liberal) hace con su propiedad lo que quiere, sea hipotecarla, dejarla improductiva, o sacarle el máximo provecho satisfaciendo las necesidades del consumidor lo mejor posible para así poder acumular riquezas.

      Por último, por supuesto que el liberalismo respeta la libertad del hombre, esa es la base de esta ideología. En un sistema liberal, todo relación surge del acuerdo voluntario entre las partes, al contrario con el Estado, que es básicamente la organización criminal dominante en un determinado territorio. Incluso con altos niveles de desempleo y de pobreza, de forma que un trabajador medio tuviese muchas dificultades en encontrar un empleo con buenas condiciones seguiría imperando la libertad, unicamente que, si quiere subsistir, probablemente tendrá que rebajar sus pretensiones, sin embargo, el acuerdo sigue siendo mutuamente beneficioso (sino, simplemente piensa que pasaría si el empresario y su capital no existiera). Por fortuna esto es una discusión baladí, puesto que se da la feliz casualidad de que la libertad va aparejada a prosperidad y pleno empleo.

  2. Muy interesante debate entre ustedes, que sigo con interés. pero debo decir que tachar a la escuela austriaca de pseudocientífica, con Mises o Hayek (premio Nobel) a la cabeza, demuestra escaso respeto por las opiniones ajenas.

    Estoy convencido que el PIB español no es el que cuentan, como el paro tampoco, eso lo dijo hace tiempo Centeno y no yo, cuando comentó la forma de medir que modificó Aznar. Pero ofender desmerece el asunto y da la razón al ofendido.

    Respecto al asunto de los canales privados, soy seguidor hace tiempo de Rallo y la verdad, ya le comenté (no sé si leyó y me da igual) que era un error salir en “La Secta” o en “La Sinrazón” dos medios a los que debería dar vergüenza.

    Usted colabora con El Confidencial, a mí no me gusta, antes comentaba y me vetaron por poner un enlace, algo que en mis años de Internet nunca me ha pasado y ni siquiera puedo comentar en FB, lo que me ha llevado a darme de baja (como muchos y doy fe) de su página.

    Pero ¿es o no un medio privado?

    Saludos y seguiré sus pasos, con su permiso claro.

  3. Muchas gracias por enlazar mi artículo sobre las mentiras tan descaradas del Instituto Juan de Mariana.

    Cuidado con sus seguidores. Son una secta de fanáticos que hasta llegan a ponerse violentos si discrepas de lo que dicen. Esa escoria la considero una amenaza directa contra la democracia.

    Un saludo

    1. Estimado Alfredo,
      Me gustaría tener más información sobre su comentario de que los miembros del Instituto Juan de Mariana se ponen violentos si discrepan de ellos. Tiene usted alguna referencia que lo demuestre?
      En su comentario puede apreciarse su capacidad para insultar, pero no para argumentar. Seria de agradecer alguna información con fundamento.

      1. Claro que tengo una referencia. ESTUVE en el Mariana y no solo me amenazaron con expulsarme (al final lo hicieron y fue un gran favor para mi salir de ese nido de viboras nada intelectuales ni mucho menos tolerantes)…sino que uno de sus miembros me amenazó con “partirme la cara”. Todo muy “liberal” y sobre todo democrático desde luego.

        Con respecto a lo de “insultar”…mire bonico…eso ya está muy visto. El insulto si forma parte de un argumento cuando se usa para describir adecuadamente al sujeto. Es simplemente sazonar el argumento, darle mas “caña”. Lamento que usted no parece tener tal talento como para saber eso, pero eso no es mi problema.

        1. Y le dice usted a su amiguito Rallo…ya que no tiene el valor jamás de atreverse a contestarme (quizá porque sabe que manejo poderosos argumentos de su relación con Aguirre…otra “liberal” que vive de esas mamandurrias que critica para los demás) que sigue mi propuesta abierta de querer tener un debate PÚBLICO con él…y PAGO YO el local donde sea. Se lo he ofrecido muchas veces, ¿por qué el silencio? ¿Tanto miedo me tienen?

  4. El error garrafal es el de su lectura, suponiendo ausencia de ánimo de tergiversación, que ya es mucho suponer.
    Rallo no dice que el valor añadido deba corregirse por las importaciones. Lo que dice es que la caída de las importaciones afecta a los ingresos.
    Me parece una réplica bastante lamentable, y de la que dedica la mayor parte a criticar al emisor más que a sus argumentos. Creo que mejor se la hubiera usted ahorrado.

  5. Convertir una discusión entre economistas en una maleducada e injusta descalificación del contrario le descalifica como persona. Esta situación debe sumarse a la “barrida” científica que ya se había producido.

  6. He leído el informe, las réplicas y las contra réplicas de cada uno de los actores involucrados en esta polémica.
    Alguien puede ayudarme a encontrar las entradas donde Juan Ramón Rallo descalifica a alguno de los autores del informe?
    Gracias!

  7. Una pena que haya dedicado la réplica a la descalificación personal de su oponente. Pero me temo que en este país toda discusión tiene que acabar así, parece que no estamos acostumbrados a la discrepancia intelectual razonada.

  8. RALLO (A PESAR DE LO QUE DICE) DEFIENDE AL GOBIERNO Y AL IBEX.
    Dice que defiende la utopía del Anarco-Capitalismo (un imposible) y que esto beneficará a toda la sociedad.
    Mientras tanto, las medidas intermedias para llegar a eso sólo benefician a los Poderosos.
    Rallo ha replicado a los 4 economistas que ponen en duda el PIB:
    1. Lo único que demuestra Rallo es que las cuentas del INE cuadran. Faltaría más (las han hecho cuadrar a martillazos).
    2. Obviamente, sin hacer una auditoría es imposible demostrar que el PIB es falso con el 100% de certeza. Lo mismo pasa cuando una empresa falsifica sus cuentas, sin una auditoría no se puede demostrar la falsificación con un 100% de certeza.
    3. Cuando Pescanova, Gowex, etc. falsificaron sus cuentas se podía sospechar de ellas analizando varios factores (ventas, calidad de servicio, etc.), pero especialmente chirriaba que tenían beneficios todos los años y sin embargo sus flujos de caja eran siempre negativos.
    ¿Era posible demostrar con absoluta certeza que las cuentas eran falsas sin hacer una auditoría? No, pero era muy sospechoso.
    ¿Cuadraban las cuentas de esas empresas? Por supuesto, las habían hecho cuadrar a martillazos.
    Conclusión: Les está pidiendo a estos 4 economistas que demuestren que el PIB es falso con total certeza y sabe que eso es imposible.
    Ellos están diciendo que hay un montón de indicios que hacen sospechar que el PIB es falso y dichos indicios son de peso.
    ¿Por qué hace esto Rallo? en mi opinión, está actuando de manera interesada. Si el PIB es falso tanto el Régimen del 78 como la Oligarquía económica serían cuestionadas por toda la sociedad.

  9. Una secta anticientífica, basicamente, sostenida por poderosos intereses sistémicos y que está enquistada en la universidad y los medios por su papel intoxicador y propagandístico. No hay más que oír al sujeto en cuestión en los programas de pago auspiciados por quienes le apoyan y utilizan. Es patético.

      1. Creo que Vd. no comprende la función que cumplen los anarcocapitalistas para el sistema. Les utilizan para dirigir a la opinión pública y que la imposición de medidas neoliberales sea más aceptable. Por eso dan bombo mediático a Rallo y otros como él. Ellos no son tontos y lo saben, pero consienten porque creen que por lo menos se va imponiendo parcialmente su agenda y derrotando al enemigo real, que es el socialismo.

  10. Se llena la boca usted de querer dotar a la economía de un carácter científico cuando a la vez la mitad de su argumentación es una critica personal.
    La ciencia avanza cuando se intentan desmontar los ideas del contrario, eso a su vez da la oportunidad al primero de mejorar los argumentos y abrir un debate. La replica de Rallo lo que demuestra es un interés por su parte en el informe que ustedes han elaborado, lo cual tendría que ser la inspiración con la que se inicia un estudio, el acercarse a la verdad y despertar un debate dentro de la comunidad científica

    Que Rallo sea un peón de los illuminatis, del pp o de Exxon no le quita que pueda tener razón, en cambio el uso de falacias ad hominem si que reflejan una falta de argumentos de peso.

  11. Gracias por este derroche de argumentos. Lo triste en este país es que atacar a otro y debatir atacando a las personas y no los argumentos todavía sirva a mucha gente. De ahí esa política sin debate serio, basado en sospechas, en vísceras, en odios y no en argumentos. El tal Centeno y este Barba son una gran demostración del por qué queda tanto para que este país avance. ¿serio, honesto y riguroso alguien que basa su argumentación en tirar sospechas, sin más, contra el que discrepa de sus argumentos? En este país basta decir que alguien tiene intereses y es deshonesto para tirar por tierra sus argumentos. Sin embargo, primero habría que demostrar que esos intereses son ciertos, luego que es deshonesto y por supuesto rebatir esos argumentos. Porque, ¿los argumentos dejan de ser válidos porque los defienda alguien con intereses? Los argumentos valen por sí mismos y en caso contrario, nunca valdría ningún argumento. ¿puede defender un funcionario la función pública o el servicio público? ¿puede un empresario opinar sobre la legislación laboral? ¿puede un comerciante dar argumentos sobre horarios comerciales? ¿puede un trabajador opinar sobre el despido? Este artículo es una auténtica pena y una desgracia para el debate honrado. Pobre libertad, pobre sociedad abierta.

  12. Rallo dice que no hemos demostrado que el PIB es falso. Ni él ha demostrado que haya una explicación alternativa a la pérdida de correlación de los indicadores de PIB con los de producción, precios de alquileres, empleo por cuenta ajena en construcción, gasto público e inversión pública.
    Ojalá tuviéramos pruebas ciertas de una falsificación del PIB. Estaríamos ya en los juzgados, y no pidiendo una auditoría de la Contabilidad Nacional.
    Lo que decimos es que los indicios de que la Contabilidad Nacional no es correcta son aplastantes, y que esto exigiría una auditoría de esta.
    Él parece tener un interés inusitado por defender la honorabilidad del Gobierno (de este y del de Zapatero)… como la que suele tener un sirviente fiel con su amo.

  13. Señor Barba,
    Yo también he cursado el Master de Value Investing de OMMA y es la mejor y más exigente formación que he tenido en mi vida (soy Ingeniero Industrial por la Universidad de Oviedo y MBA en ESIC, entre otras cosas). Usted, farmacéutico, se permite el lujo de descalificar una institución, OMMA, que no conoce, lo cual dice muy poco sobre usted. Además, el hecho de basar sus argumentos en descalificaciones personales en lugar de argumentar con ideas de forma científica lo deja a usted en muy mal lugar, ética, personal, intelectual e cientificamente. Si usted o los que están de acuerdo con usted tienen ideas diferentes de las del Dr. Rallo o de la Escuela Austriaca en general (escuela cuyas ideas me da la impresión de que no ha estudiado por lo endeble de sus críticas hacia ella), basta con criticarlos usando argumentos científicos. Mientras usted no lo haga seguirá dándonos, a quienes tenemos sentido crítico, la idea de que quien está al servicio de una ideologia y es incapaz de cambiar de opinión es usted. Muchos se ganan la vida sobradamente bien de esta forma a pesar de tener recursos intelectuales limitados, así que entiendo que esto no sea una preocupación para usted. Aunque debería.

  14. A los que me critican que he atacado a Rallo, les diré que no creo que sea un ad hominem. Es simplemente poner en contexto quién es esta persona y qué intereses pueden estar detrás de esta fijación por defender el honor de los gobiernos del Reino.

    1. Que rallo defiende los intereses de los gobiernos del reino… Lo que uno escucha a lo largo del dia. Lo curioso es que esta usted de acuerdo con Huerta de Soto que califica a rallo como un tibio socialdemocrata. Espero no haber sido un fundamentalista violento enemigo de la democracia con mis argumentos Alfred.

      1. ¿No? ¿Entonces a qué viene este inusitado interés? ¿Por amor al arte? Como he dicho en otro comentario Rallo no es un antisistema, sino que cumple su función perfectamente.

    2. “[Rallo] Es [X]. Por lo tanto sus argumentos valen lo que valen: casi nada.”

      De libro…

      En fin, que he seguido leyendo por puro marujeo… Y es una pena porque había empezado bien y me interesaba la respuesta que Rallo podría ofrecer sobre esto (¿cuál el la intuición de Rallo sobre el PIB oficial?):

      “Aunque Rallo se esforzó sobremanera en encontrar fallos en nuestra argumentación, nos llama la atención que no se preocupara lo más mínimo por calcular cifras alternativas ni por investigar el resto de subsectores de la economía en los que nosotros en nuestro primer informe dimos por supuesto que el PIB debía estar bien calculado. (…) No deja de ser llamativo el sesgo del interés que muestra, máxime de alguien que dice desconfiar siempre de cualquier gobierno.

      (…) Le invitamos a que encuentre otros [indicadores] mejores para que compruebe que sigue ocurriendo lo mismo. Aunque a esto no dedica su tiempo, no vaya a ser que encuentre dificultades en dar la razón a los sucesivos gobiernos que hemos tenido.”

  15. Yo es que veo en los comentarios un fanatismo más que absurdo. Unos que si Barba es lo peor y va de listo, otros que Rallo es un vendido. Y así sigue la vida. Uno no le gusta lo que lee y por supuesto es porque el que escribe no tiene ni idea. A uno le gusta lo que lle y por supuesto es porque el que escribe es muy listo.
    Alguno hablaba de que por gente que mira el pasado seguimos sin avanzar. Yo creo que el problema es por solamente aceptar lo que nos gusta estamos tan mal. A esa persona le recomendaría una conferencia de Mauricio Rojas, no me acuerdo si fue en Juan de Mariana. Sobre su experiencia en el parlamento sueco como político liberal. Un buen ejercicio de que lo importante no es tener razón, si no llegar a un sitio con el que piensa diferente.
    El día que se haga una auditoria al respecto del PIB de España pues dirá quién tiene razón y no pasa nada. Yo ya os digo que me confundo muchas veces como creo que todos los seres humanos. Por eso no entiendo esa manía de hablar como si fuéramos bandas. Todos nos confundimos, lo importante es admitirlo y aprender de ello.
    ¿ Si Barba tiene razón ?. ¿ Alguno se disculpará por decir que es simplemente un farmacéutico bolivariano ?. ¿ Si Rallo tiene razón ?. ¿Alguno se disculpará por decir que es un vendido al capital de no se dónde ?.
    ¿ Es que no sé ve lo absolutamente cansino que es la discusión para obtener una victoria intelectual respecto al resto ?. ¿ Es que no sé ve lo aburrido que es la contante opinión sin un poco de reflexión ?.

    1. Es evidente que el PIB actual no puede ser igual al de 2007. Discutir esto es absurdo. Barba, Centeno y Laborda estudian y justifican cuál es el PIB real respecto a las cifras oficiales, obviamente engordadas del gobierno. Lo que me resulta sorprendente es que alguien se crea que el PIB no ha disminuido tras la caída brutal de la economía en los últimos 8-9 años. Es de coña. Obviamente reconocer que el PIB real es un 20% menor que el oficial haría caer como un castillo de naipes todo el discurso oficial y, en consecuencia, provocaría un ajuste brutal de la economía española. Es la pura verdad. Y esto los escribo desde las antípodas ideológicas de Barba y Laborda (izquierdas) y de Centeno (liberal). Pero la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero. Y en este caso, insisto, lo que dicen es evidente, sólo calibran con cifras la magnitud del desastre. Personalmente intuyo que la diferencia del PIB real al oficial será mayor.

  16. Lo ve Sr. Barba? Le ha salido la secta entera de fanáticos del tal Rallo….que de economista tiene mas bien poco y no se le publica en ninguna revista seria. Normal, porque el no da ni economia ni mucho menos está cualificado para tal objetivo. Su labor es difundir propaganda y hasta atentar contra la democracia…de tal manera que hasta escribe articulos que rozan el delito, entre ellos:

    https://liberalismodemocratico.wordpress.com/2014/08/20/juan-ramon-rallo-y-el-hambre-en-espana/

    1. Los sectarios te recordamos que le han publicado en periodicuchos como financial times o new york times. Es un economista valorado fuera de españa. Saludos

      1. Jamás le han publicado en el NY Times. Por favor…eso es un periódico serio.

        En el Financial Times? NI DE BROMA. Creo que sus fantasias le confunden. Esos son medios muy serios como para publicar a semejante charlatán como es Rallo.

  17. Y ya que algunos me han pedido aportar pruebas de como se comportan en el Mariana…aqui tenemos una bastante clarita directamente de uno de sus sujetos mas nocivos — Daniel Rodriguez Herrera. Como pueden ver en el hilo, me amenaza hace unos años con tomar “medidas judiciales” (o sea, utilizar el poder del Estado que tanto dice detestar) solo por decir, CON PRUEBAS, que fui amenazado en Red Liberal CON EL BENEPLÁCITO de Herrera. No se pierdan su comentario:

    “Me avisan de que me acusa usted, naturalmente sin pruebas, de cometer un delito tan grave como es el de colaborar con una banda armada. Por favor, elimine esa referencia o me veré obligado a tomar otras medidas.”

    Mi réplica queda justamente debajo de ese comentario…a lo que Herrera naturalmente no me contestó ni tomó ninguna medida porque sabe que en un tribunal el juez se reiria en su cara.

    Lo mas desternillante es como me amenaza con denunciarme a “wordpress”…ignorando que WP es una empresa norteamericana donde POR SUERTE, al ser un pais libre, SI se puede hablar y no hay ley mordaza como en España…pues alli tienen la bendita Primera Enmienda que ya quisiera un pais como España tener.

    https://liberalismodemocratico.wordpress.com/2012/05/28/faqentrevista-i/

  18. Decepcionante, no puede ser que comiences el artículo lamentándote del cariz personal que ha tomado el asunto (por parte, por cierto, de Roberto Centeno, Rallo no calló en eso en ningún momento, y te reto a que cites alguna frase de sus artículos en la que lo haga) y luego dediques tres cuartas partes de este en atacar a Juan Ramón Rallo como persona, olvidándote completamente de sus argumentos.

  19. El pib consiste en lo que le dijo una vecina a otra hace unos días: “he bajado a la calle para comprar patatas y cebollas”. Lo único que come la mayoría y que no sale a la calle por no gastar, deduzco.

  20. Impresionante a donde puede llegar la ferocidad de elementos interesados y que viven de ‘ello’ cuando se ven acorralados por ‘farmaceuticos’ que saben mucho mas y llaman a las cosas por su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.