Dilemas morales del ecologismo

Tierra basura por Gideon Wright

Imaginemos que nos encontramos en una época indeterminada de la Historia, hace mucho tiempo. Formamos parte de un grupo que atraviesa un desierto y que llega a refugio construido para grupos como el nuestro y en el que podemos encontrar comida y agua que nos permitirán sobrevivir para atravesar ese desierto. Sabemos que otro grupo vendrá detrás del nuestro. En nuestro grupo se plantea un dilema que consiste en lo siguiente. Si tomamos la mitad de la comida y el agua lo pasaremos muy mal para salir del desierto, pero seguro que lo conseguiremos. Si tomamos la totalidad de la comida y el agua llegaremos sin mayores sufrimientos a una zona menos hostil, pero el grupo que viene detrás morirá sin remedio. Sin embargo, una mayoría de los miembros de nuestro grupo comienza a defender que eso no es cierto, que seguro que hay más refugios con comida y agua que nosotros desconocemos pero que los que vienen detrás utilizarán sin problemas, además de que lo más seguro que vayan mejor pertrechados para la travesía que nosotros, luego lo lógico es evitarnos ese sufrimiento y comer y beber todo lo que podamos. Es imposible llegar a un acuerdo y finalmente muchos comienzan a comer y beber todo lo que quieren. Es evidente para nosotros que acabarán con todo y que los que vengan detrás morirán sin remedio. ¿Qué hacer? ¿Debe uno tomar una parte mayor de esa comida y bebida ya que igualmente se terminará? ¿Debe luchar con todas sus fuerzas contra esa mayoría que está saqueando el refugio? ¿O debe tomar solo lo que considera justo y seguir su camino?

Fotografía de Gideon Wright

2 comentarios sobre “Dilemas morales del ecologismo

  1. Si comemos y bebemos como los demás seremos cómplices de la muerte de los que vienen detrás.
    Si te enfrentas a la mayoría, en el mejor de los casos te calificarán como loco, y en el peor, te agredirán. Muy pocos valientes toman este camino.
    La tercera opción no es mucho mejor que la primera. Quizá unos pocos te sigan, no obstante, de igual modo la mayoría acabará con toda la comida y el agua provocando la muerte de los que vengan detrás.
    Yo soy un cobarde que espera que los demás le sigan de modo que dejemos algo para las generaciones futuras.

  2. Tremendamente bueno 🙂

    Lo que esta claro es que el equilibrio de fuerzas del grupo anterior, parece que resulto ser favorable a los que decidieron dejar algo de comida. (o que habia más de lo que pudieron comer que es nuestro caso actual). Esperemos que haya suficiente gente “valiente”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.