La economía pendiente de los rebrotes – Debate Directo

Hoy comenzamos hablando sobre los temidos rebrotes de COVID. Estamos asistiendo a escenas de aglomeraciones y festejos en grupo con poca o ninguna precaución, tanto en España como en otros países. ¿Son estas escenas la norma o la excepción? Además, se da la circunstancia de el sector más afectado por el coronavirus, el turismo, es un sector fundamental para España. ¿Con qué perspectivas afrontamos este verano? Muy relacionado con esto, hablamos sobre el plan de reconstrucción de la Unión Europea. ¿Avanza a buen ritmo o está bloqueado? Nadia Calviño es candidata a la Presidencia del Eurogrupo. ¿Puede hacernos la reconstrucción más leve? Por último, hablamos sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El homicidio de George Floyd, el movimiento BLack Lives Matter, las movilizaciones ciudadanas y el coronavirus parecen estar generando un clima hostil a la reelección de Donald Trump. Sin embargo, Trump también cuenta con sus cartas. ¿Será reelegido Donald Trump? Con José Luís Carretero, Carlos Arrabal y Pedro García Bilbao. Conduce Juan Carlos Barba.

Ir a descargar

3 comentarios en “La economía pendiente de los rebrotes – Debate Directo

  1. Hay cincuenta mil temas de interés en el mundo. Encuentro muy interesante en particular la crisis libanesa, como muestra brevemente este video:
    https://www.youtube.com/watch?v=alH2XDvj2xw

    donde se ven todo tipo de fenómenos, como la relación entre religión, clases sociales, poder político, y dominacion imperialista.

    Porque claro, un error que se comete muy a menudo en nuestra sociedad, cpnsecuencia obvia de la influencia de la ideología ultraindividualista del liberalismo, es que se ve la religión como mera cosa de creencias y derechos individuales, etc., cuando la religión es mucho más que eso, es algo imbricado en el tejido social de una sociedad concreta dada, de ahí que no sea lo mismo en nuesto país la religión católica, que es la religión propiamente dicha de este país, que está imbricada con el tejido social y las redes de poder, y cualquier otra (lo que lleva a errores de concepción en el laicismo que, por esa falaz concepción individualista típicamente liberal. Esa concepción liberal de la sociedad es puramente reduccionista y positivista, y al igual que el reduccionista considera a la materia y el universo entero como mera colección de átomos, el liberal cnsidera a la sociedad como mera colección de individuos, no teniendo en cuenta los diversos niveles ontológicos el conjunto de leyes que rigen o explican el comportamiento de cada nivel, y no viendo que la sociedad no se compone inmediatamente de individuos, sino de grupos sociales (clases, estamentos, sectores marginados…) y estos a su vez de hogares más bien que familias, unidad básica -el hogar, hoy ya no identificable con la familia y correspondiñendole realmente a él las funciones que tradicionalmente se atribuyen a esta- en que se realiza la reproducción social mediante el consumo de los bienes de uso, la educación de los vástagos, la transmisión ideológica, la reproducción biológica, la recomposición física, moral y espiritual de cada individuo tras el desgaste diario, etc., y ya estos, los hogares, sí compuestos finalmente de forma inmediata de individuos.

    En fin, que me enrollo. Solo quería decir eso, que es verdad que hay muchos temas como para tratar aunque fuera una pequeña parte de ellas en el programa, pero me ha resultado interesante y revelador este de la crisis libanesa. Por si quisieran considerar esta crisis, diría que prepetua, en algún programa venidero.

  2. Claro es que lo del turismo ahora, me recuerda a cuando España era un país fundamentalmente agrícola. Porque España es un país que, salvo regiiones excepcionales coo la Rioja o el valle del Guadalquivir, tiene unas condiciones climatológicas, edafológicas, etc., muy, muy malas para la agricultura, y para remate tenemos por vecina a Francia, que las tiene muy buenas. España era un país agrícola y ganadero no por lo buena que era en ello, sino porque era un país atrasado, porque no estaba desarrollado y no tenía apenas industria, etc. Pues ahora con el turismo, o mismo, y de nuevo nos podemos comparar con Francia para ver nuestras vergüenzas con total claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.