Hiperclase y lucha de clases – Debate Directo

Hoy comenzamos hablando sobre la intención de Vox de crear un sindicato que no crea “en la inexistente lucha de clases”. ¿Es compatible la oposición a la patronal con la ideología de Vox? ¿Es la primera vez que la extrema derecha intenta construir un sindicato? También hablamos sobre la privatización de Renfe, un proceso sobre el que los medios de comunicación no están informando y que, sin embargo, se está produciendo apulatinamente. Por último, hablamos sobre The Room Where It Happended, el libro de John Robert Bolton, Consejero de Seguridad Nacional con Trump, a quien critica duramente. Con José Luís Carretero, Pedro García-Bilbao y Carlos Allué. Conduce Juan Martínez.

Ir a descargar

4 comentarios sobre “Hiperclase y lucha de clases – Debate Directo

  1. Para criticar a los grandes sindicatos, por lo que conozco a CCOO, estaría bien que veais la respuesta de Unai Sordo a la parlamentaria de VOX de hace unos días en cuanto a la financiación, que una y otra vez, repetís lo mismo, unos y otros.
    En cuanto al ejemplo, de las 2000 familias relacionadas con el ERTE de Servicios a Bordo de Renfe, causa tristeza que no nombréis al sindicato que está llevando el peso de la lucha: CCOO y creo que de manera casi única por su mayor representatividad en ese sector..

  2. Bueno, no creo sorprendente que un partido fascista como VOX defienda algo tan tradicionalmente fascista como el sindicalismo vertical (en sentido estricto, y no como analogía como cuando decimos que UGT o CCOO son sindicatos verticales). Lo que pasa es que a algunos les ha confundido el que el fascismo posmoderno no sea como el de los años 20-30. En mi opinión, esta confusión se debe a varias razones.

    1) En efecto, la ideología posmo hoy dominante y que se impuso a partir de los años 60 en el mundo occidental en general es muy marcada en el fascismo posmo, con todo ese victimismo psicopático de que pobrecito agresor si es que es la verdadera víctima, pobrecito violador si es que la otra iba provocando, etc. Un victomismo egocétrico y ultaindividualista muy propio del hippismo. Los abascales o cayetanos son una especie de híbrido entre falangista y Charles Manson. Nunca ha existido una ideología facista coherente y definida, sino mucha demagogia y populismo y adaptación a los rasgos ideológicos dominantes entre las clases medias y que siempre han sido más o menos los mismos, ese “cuñadismo”. Así que el que hoy pase lo mismo, no es sorprendente., Lo que hay que fijarse es en que el hecho es en realidad el miso aunque cambien sus circunstancias de una época a ora y sus formas de expresión

    2) El fascismo surge como reacción de una masa social asustada de índole burguesa cuando la sociedad burguesa se ve en peligro. Hace cien años, era la pujanza política de la clase obrera lo que representaba el lado positivo de esa amenaza, siendo el lado negativo la propia crisis general del sistema capitalista de aquel entonces. Hoy la clase obrera no tiene fuerza alguna y hace ya mucho que se acomodó dentro del sistema, sin que ninguna otra fuerza social haya aparecido aún como alternativa positiva al sistema en el lugar abandonado por la clase obrera. sin embargo, el lado negativo, la crisis general de la sociedad burguesa, es hoy tan fuerte que basta para amenazar con derrumbarlo todo. Como los hay que se empeñan en que necesariamente el fascismo ha de tener como principal enemigo a la clase obrera revolucionaria y que si no es así no es verdadero fascismo, en vez de ver la situación más general sea cual sea la causa inmediata de esa situación, por eso no quieren llamar fascismo al fascismo posmoderno del siglo XXI.

    3) Ligado a lo anterior, el fascismo defiende al capitalismo tal y como es en su época. Así el de los años 30 apuntaba a la necesidad del capitalismo keynesiano (entendido no solo como cconcesión a la clase obrera, que en los países bajo pregímenes fascistas importaba bien poco, sino como necesidad del propio capitalismo, intervención del Estado para salvar al capital, etc, etc., etc., y salvar el propio capitalismo). Hoy, en la misma coyuntura de capitalismo en graves problemas de funcionamiento interno, sin embargo sus problemas y retos son muy otros, pero de nuevo el fascismo posmo del siglo XXI lo que hace es adaptarse a esas necesidades para defender el capitalismo tal y como es en su época; en concreto, en plan ultraneoliberal. Es el mismo fondo actuando en circunstancias diversas, por eso tan fascistas son los fascistas de hoy como los de ayer. Ni olvidemos que el fscismo “keynesiano” de entonces defendió ante todo tanto de palabra como de hecho las relaciones capitalistas de producción, lo mismo que hace hoy, en la forma concreta de la época.

    Hay una peligrosa corriente que pretende que el fascismo es algo circunscrito en el tiempo, y que todo lo que nse salga de auqella época ya no es fascismo, y que por eso el fascismo de hoy no es fascismo. Claro que oí a uno de los que defendían esto decir que el fascismo (de los años 30) defendía a la clase obrera y no al capital, o sea, que muy enterado no estaba el señor historiador. No llamemos a las cosas por su nombre y veremos lo bien que nos va.

  3. Molt bo el fitxatge de Juan Martinez com a conductor del programa, es defensa prou be i s’ho sap treure dels dits amb soltura. Enhorabona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.