Devaluación del yuan, sueldos públicos y coches automáticos – Economía Directa 13-8-2015

Robot por David Blackwell

Hoy hablamos sobre la devaluación del yuan y los crecientes avisos sobre una posible tormenta financiera; al mismo tiempo, analizamos cuántas balas quedan en la recámara de los bancos centrales para afrontar nuevas crisis en los mercados. También analizamos qué empleos están más amenazados en los años venideros debido a la automatización del trabajo y, especialmente, sobre el trabajo de conductor y los avances en conducción automática de vehículos. Por último, continuamos el debate sobre las diferencias de salarios entre el sector público y el sector privado, corrigiendo algunos datos que se proporcionaron en un debate anterior. Con Jordi Llatzer, Josean Paunero y Juan Carlos Cabrero. Conduce Juan Carlos Barba.

Fotografía de David Blackwell.

13 comentarios sobre “Devaluación del yuan, sueldos públicos y coches automáticos – Economía Directa 13-8-2015

  1. Ahondando en la sobrecualificación de los funcionarios os voy a poner dos ejemplos ilustrativos: soy doctor en sociología y realicé tres máster en prevención de riesgos laborales de nivel superior. Pues bien, mi puesto actual es el de jefe del archivo central de un organismo autónomo, porque es mucho más rentable a nivel económico que los puestos que se ofertan a los prevencionistas. Y otro ejemplo, éste de un compañero: es licenciado en psicología y actual doctorando. Su trabajo de funcionario es de analista en un laboratorio de la administración. Así podría continuar indefinidamente, pues este patrón se repite hasta la saciedad y te encuentras con bedeles que son licenciados en historia o filosofía, auxiliares administrativos que son lincenciados en químicas, etc., etc. Todo lo cual parece un desperdicio imperdonable del capital humano.

  2. Soy fan de Llatzer, pero el tipo se lanza y parece que entra en trance. Yo sólo digo una cosa, el avance tecnologico en muchos casos no soluciona problemas, cambia unos problemas por otros, cambia problemas conocidos por otros problemas nuevos desconocidos a los que hay que destinar nuevos recursos para solucionarlos. También le diría a Jordi que se se repasase el Ludismo y se leyese/releyese con más detenimiento a Adam Smith, decir que los luditas estaban en contra de las máquinas y la tecnología es una simplificación y es un tanto falaz. Hay que fijarse en las migraciones del campo a la cuidad y la concentración de los sistemas de producción para entender el Ludismo.

  3. Un robot para cada uno que trabaje para él o un IRPF robotino que pague lo de todos.
    En todos los continentes ya hay metro o tren automático, no sólo en Londres. En Barcelona hay metro. En Paris el Méteor funciona desde 1998…

  4. Juan Carlos: la mención de pasada a Ludwig Erhard como elemento clave de esa Unión europea como cuarto reich merecen la pena un desarrollo. ¿Para cuándo un monográfico sobre los verdaderos orígenes de la Unión ?
    Enhorabuena por el programa y abrazos

  5. Interesante debate, pero creo que los tertulianos no llegan a entrever las verdaderas consecuencias del mundo que están dibujando: el colapso.

    En un momento del debate se acepta con pocos reparos que la evolución del sistema económico es a cada vez mayor concentración de riqueza y que amplísimas capas de población serán abandonadas en la pobreza más o menos severa. Bien, de acuerdo; el mundo será más inseguro, más pobre, más violento, bajarán los indicadores de salud (mala alimentación, surgir y resurgir de enfermedades) y, a consecuencia de todo ello, los indicadores de esperanza de vida se despeñan de forma generalizada en el mundo. ¡Qué éxito para el sistema capitalista habernos devuelto al siglo XI! Por cierto, las élites en el siglo XI no vivían nada bien para los estándares del XXI.

    Sin embargo, a continuación , se habla de las consecuencias que tendrá el uso de todo ese desarrollo tecnológico para la sociedad. ¿Qué sociedad? Pues la minoría que pueda pagarse esos inventos, claro, porque hace cinco minutos se ha aceptado que la mayoría quedará excluida. O sea, las empresas gastarán grandes recursos en inventar y desarrollar tecnologías que, como mucho, sólo podrán vender al 30% de la actual población (recordemos de nuevo que el 70% restante estará excluida). Pues no, señores, llegados a ese escenario las empresas ya no encontrarán rentable hacer esos productos, ni esos edificios inteligentes, ni esas smart-cities porque, básicamente, no habrá mercado suficiente para ellos. Fin de las inversiones, fin del desarrollo tecnológico, fin del sistema económico.

    En resumen, de seguir con el actual sistema económico el mundo va al colapso. Sigan resistiéndose a repartir plusvalías entre toda la sociedad que, al final, habrá mierda para todos.

  6. Si llegamos al punto en que todo es automático (no sé si ir al bar y comunicarles a los convencinos que unos sabios ya han inventado el paleta diplomado levanta muros robótico). ¡Es que si al menos hubiésemos levantado en los últimos quince años edificios digamos inteligentes, ahora nos los quitarían de las manos aunque tan solo sea porque corre mucho friki moderno!. Los chinos son muy listos; y pensad que una casa siempre es un problema en cuanto a la distribución de estancias o habitaciones. Ciertamente construir viviendas energéticamente autosuficientes es una industria con futuros; pues si consigo que los africanos tengan un duro yo mismo les construyo casa preciosas por cuatro duros energéticamente sin costes. He pillao una nevera Waeco de 21 litros reales que enfría a 18ºC bajo cero con un gasto de 0.5 amperios a 12 V apta para aerogeneradores caseros y placas solares. Me ha costado cuatro cientos pavos; pero si las fabricas como churros seguro que se pueden vender a 80 euros y es el negocio del siglo. ¡El mercado está ahí delante de nuestras narices!

  7. Recordáis aquellos debates de la tele cuando España era la hostia y bla-bla-bla; en los que los sabios se rascaban la mollera pensando en que íbamos a invertir el tiempo cuando no hiciese ya falta trabajar puesto que las máquinas lo harían todo por nosotros… Los romanos construyeron una civilización sorprendente; traían agua desde cien kilómetros de distancia siempre desde el nacimiento del manantial; ya construían tuberías de plomo o de cerámica la ciudad de Mérida en Badajoz es testigo
    http://www.ivoox.com/ingenieria-del-agua-imperio-romano-audios-mp3_rf_5577262_1.html
    España aún tuvo suerte; porque en el momento en que el imperio romano se hundió llegaron los árabes con una nueva cultura, en algunos campos superior a la romana por lo que España jamás ha sido un país de bárbaros o por lo menos no nos dedicábamos a mataranos unos a otros. Existe un poblado prerrománico por aquí cerca reconstruido y la verdad es que lo encuentro muy acogedor. Ojalá no hubiesen existido los romanos y Colón se hubiese dedicado a tocar la gaita, de este modo no hubiese descubierto América y viviríamos todos más tranquilos. Pero la historia es inexorable; además la historia no es el cuento que nos han hecho tragar por otro lado como si fuese papilla pal nene que se niega a tragar la bazofia que le enchufan. Por un lado por ejemplo en cuanto a uno mismo se refiere existen tres imágenes que se superponen y confunden: una es la que yo tengo de mí mismo; la otra es la que los demás tienen de mí y por fin la tercera imagen que es la más real. Los demás no entienden nada digan lo que digan; yo si me veo con la distorsión de mi propio ego aún menos… así que queda la tercera visión que es la de la propia alma y a esta sí que no la engatusas ni engañas. Y seguramente eso somos. No me gusta la poesía ni la filosofía; la poesía en absoluto pues si eres poeta debieras habla de modo natural no en prosa sino en poesía. Quizás el problema es que hemos abandonado el ensueño y ya no poetizamos sino que contamos hasta las alubias que nos comemos; para que llueva antes de que se acaben las alubias. La cuestión es que por mucho que contemos las alubias se acabarán y lloverá o no antes de que se acaben; por lo tanto por mucho que recemos para que llueva debemos tener en cuenta que las alubias se acabarán y si no podemos comer nos moriremos.
    Juan Carlos esto va por tí; porque todo lo solucionas contando. Desde luego que si todo dios supiese contar no nos robarían ni un veintidosmilcuatrocinetosmilcuatrocientosnoventayochocomatresalcincoporcientodeinterésdeloquenosCHORIZANloscleptómanos. El problema es que el mundo siempre ha estado repleto de chorizos con mayor o menor ansia. Yo conozco personas inteligentes que reconocen que si pudiesen también robarían lo que pudiesen. ¡Al menos no son hipócritas como otros; que mucho ir a misa a ver a la pascualeta o a la montserrateta pero roban sin ningún escrúpulo aunque ello signifique hambre para otros.

  8. Una sugerencia: es bueno corregir errores o datos aportados en programas anteriores, sobre todo si se hace en respuesta a comentarios de los oyentes, pero yo no emplearía 30 minutos para ello al comenzar el programa poniendo patas arriba el orden de los temas a tratar. Podríais anunciarlo al comenzar y hacerlo perfectamente al final… Y no estaría de más que lo hicierais en la tertulia en la que se hizo la afirmación errónea (lo de los funcionarios fue cosa de Luis Riestra ¿no?). Por lo demás, ha sido un buen programa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.