Coger el coche e irse al centro – Economía Directa 1-1-2017

Hoy comenzamos el programa realizando un balance sobre lo que nos deparó el año 2016 para pasar a analizar las restricciones de acceso al centro de las grandes ciudades que se están aplicando con el objetivo de reducir el tráfico y las emisiones de gases contaminantes. Por último, hablamos sobre la mastodóntica banca italiana, los problemas de solvencia que atraviesa y analizamos qué perspectivas de futuro tiene. Con Ignasi Carrera y Francisco Guillén. Conduce Juan Carlos Barba.

Fotografía de Natalia Faraldos

3 comentarios en “Coger el coche e irse al centro – Economía Directa 1-1-2017

  1. El fenómeno de la inmigración ilegal consiste en abaratar aún más las condiciones laborales y reducirnos a la categoría de esclavos. Además de destruir nuestra identidad nacional y cultural para llevarnos aún más a la esclavitud al perder cualquier tipo de referencia y convertirnos en unos peleles fácilmente manipulables. De este fenómeno, el de la inmigración y por tanto de la eliminación de nuestros derechos laborales y sociales, tan querido por las élites ultracapitalistas, la izquierda es colaboradora indispensable y responsable.

    Deduzco, de tus comentarios proislam, que la sharia te encanta y que los católicos somos malísimos. Viva matrix.

  2. Sobre las restricciones de tráfico se están olvidando de cosas importantes:
    1. Los coches a gasolina no contaminan (si emiten gases invernadero)
    2. La gente que vive en la ciudad y tiene vehículo para trabajar en zonas sin transporte o para fines de semana se les complica la vida.
    3. Una gran parte de vehículos contaminantes que circulan por la ciudad son camiones y furgonetas de reparto y servicios, precisamente a los que no afectaría la norma.
    4. En el caso de Barcelona, está rodeada por vías interubanas con un volumen altísimo de tráfico y sobre todo camiones (especialmente la ronda litoral que pasa por la línea de costa) que no se vería afectado por las restricciones.

  3. La supuesta izquierda, no quiere entender que la política de acogida de refugiados en Europa conviene al capitalismo. No se trata de derechos humanos sinó de tener carne de cañón y mano de obra dócil. El modelo de emigración que suelen defender estos pseudoizquierdistas, es el anlosajón, que consiste en pagar impuestos y en hacer en tu casa lo que te da la gana y mantener las formas -un mínimo- fuera. Pero nada de olvidar el viejo pais de origen y adoptar el nuevo… Se suele confundir tambien multiculturalidad (algo más bien hippy y vacio) con interculturalidad (un concepto menos banal y profundo). Ahora, en Europa, cosechamos lo sembrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.