Cataspania 2.0 – Ampliando el debate 29-9-2017

Hoy juntamos a tres residentes en Cataluña de distintos lugares -desde Andalucía hasta Alemania- para hablar sobre el ambiente en que se va a desarrollar el referéndum de independencia del 1-O y analizar cómo se ha llegado hasta este momento y qué podemos esperar desde ahora. Con Carles Roger, María Carmen Escobar y Robert Swart. Conduce Jesús Nácher.

Ir a descargar

4 comentarios en “Cataspania 2.0 – Ampliando el debate 29-9-2017

  1. Sí, efectivamente. Es correcto.

    Si Cataluña fuera una nación, algo diferente de España, es decir, si tuviera derecho de algún tipo de separarse, esto se habría llamado “Cataspaña”, como fue el caso de Checoslovaquia.

    Pero como solo existe una nación y Cataluña es tan española como Andalucía, Extremadura y todas las regiones de la única nación que existe en el Estado Español, esto se llama, como no puede ser de otra forma, desde hace más de tres siglos y puede que incluso cinco, España. Y no hay otra. Por mucho que pretendan inventar la historia o que los narcicistas nazis independetistas se crean que son arios que vienen de Lemuria o Hiperborea o de los inexistentes paisos catalans de los cojones -Reino de Aragón, en todo caso, que no de Cataluña-.

  2. Plas, plas, plas, un tremendo aplauso para el Robert Swart. Este señor alemán, sin sentimiento patriótico alguno, ha dado una enorme lección de lo que es la democracia y especialmente de realismo. Del resto, tal vez salvaría un poco a María Carmen Escobar , que bueno, que de alguna forma también mantiene cierto nivel de realismo/pesimismo. De los otros dos, incluido el ¿conductor? Jesús Nácher, penosos y hasta cierto punto ridículos. En serio, retírense de esto, con Juan Carlos Barba ya nos basta. No necesitamos escuchar a más flipaos que compran cualquier mierda que vaya presuntamente contra el régimen del 78. Y sobre todo, esto dirigido para el listo de Jesús. Te atreves a tachar de infantiles a gran parte de los españoles que no votan tu opción política, y escuchando tus pretendidos argumentos, si alguien demuestra que es un gilipollas infantiloide eres precisamente tú, Jesús, que todavía te crees que vivimos bajo un régimen totalitario. Te merecerías vivir una temporadita en algún país con ese régimen, para que volvieras aquí con un discurso más maduro y adulto.

    Anda, aprended un poquito de cómo se cuida el discurso en otros países:

    https://politica.elpais.com/politica/2017/09/30/actualidad/1506764880_002032.html

  3. Se nota que Roger es muy joven, pues convive en Barcelona con signos franquistas de los que no se ha percata, de tan visibles que están. Pero haberlos haylos.
    Se me ocurre uno bien visible en plena Diagonal/Pº Gracia y que entorpece el tráfico de nombre LA VICTORIA. Mediocre obelisco/Rayo de Rá que fue quizás el primer elemento ornamental en colocarse para conmemorar la entrada del ejército a la ciudad y que sustituyó la estatua de la República de Viladomat, y que con la transición cambio su lema fascista por uno Monárquico y ahí sigue, sin que se pueda tocar. Este es el caso más sangrante.
    Otro en Av.Josep Tarradellas/Av Sarria, un monstruo de pretensiónes Brutalistas (es un género), en homenaje a José Antonio y la Falange.
    Se me ocurren además destrucciones significativas, como la efectuada por Primo de Rivera, que referían la cultura catalana, como fueron las columnas de Montjuic (sustituidas por la famosa fuente musical de colores) y por fin restauradas en la actualidad. La huella está ahí, y no solo ‘arte’, barrios enteros como ’La Pau’, un barrio dormitorio para españoles traídos como pioneros en el Far West y consolidar la paz traída por Franco a los catalanes. Un barrio regalo a Cataluña pero con solo foráneos no es paz, es una cabeza de playa.
    Lo de Madrid es aún peor, pero aún existen en Cataluña más de 3000 dispositivos simbólicos franquistas que no se pueden tocar sin que se monte un cirio. Y seamos sinceros, 1 símbolo en Cataluña duele como como 4 en el resto del territorio, por Cataluña se inició la guerra civil. Eso es un hecho diferencial y hoy lo podemos ver de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *