Supremacistas europeos

No suelo ver la televisión (y menos los tóxicos telediarios), sólo que hoy he llegado a un lugar donde la tenían puesta y casi sin querer me he tenido que enterar de los comentarios de un tal Jesús Cintora en un programa tertulia que se emite al mediodía antes del informativo en la Televisión pública española (TVE), la UNO, esa que pagamos todos.

Sin más explicación, el conductor del programa ha puesto en pantalla a Nicolas Maduro, anunciando el mandatario en el corte que Venezuela había logrado obtener un antiviral, denominado Carvativir, que una vez probado resultaba eficaz contra el coronavirus, con muy cerca del 100% de eficacia en el tratamiento de la enfermedad y dentro de poco se iba a distribuir en la sanidad del país, después de haber superado las oportunas pruebas clínicas.

Sin que el locutor, llamado Jesús Cintora (muy progre él) se molestara en pedir la opinión de un doctor, de un virólogo o cualquier otra información complementaria obtenida de un experto, y menos contratar críticamente la noticia, se ha echado a reír con evidente desprecio y le ha pedido opinión a la tertuliana de al lado, otra todóloga que igual opina del átomo, como de los Evangelios o de la literatura del Nepal con total aplomo, la cual ha venido a decir no sin el mismo deprecio que el hecho era de risa, sino fuera para llorar. Y ahí se ha acabado el corte y han seguido con el programa.

Ellos, como buenos supremacistas de la Europa occidental, cada vez mas en declive, limpiabotas de los Estados Unidos, se han reído de un presidente, que les guste o no, representa hoy por por hoy a Venezuela, a pesar de que el imperio USA y Europa le tienen declarada la guerra, robándole activos (sólo en el banco de Inglaterra, mas de 1000.000.000 de dólares en oro), saqueando sus fondos (petroleras en EEUU, CITGO o Monómeros en Colombia) , impidiéndole comercializar con su petroleo e incluso a través de embargos el importar todo genero de materias primas y manufacturas para su propio pueblo. Y ya no digo, todos los ataques mercenarios funaciados por Colombia y el imperio, que debe sufrir el país cada poco tiempo y más de dos intentos de magnicidio contra el presidente ese que tanta gracias les hace.

La todóloga del al lado, incluso se ha reído, de que Nicolas Maduro utilizara el diminutivo ico para referirse al medicamento, al que ha calificado de “ goticas milagrosas”.

Pues bien, el señor y la señora todólogos de toda la vida, son unos mamarrachos/as de solemnidad. El ico es perfecto castellano y se utiliza en mi región Aragón con cierta frecuencia. Y la verdad no sé de que se ríen, pues a pesar de que ellos lo oculten como buenos manipuladores, los contagios Covid en Venezuela, gracias a las correctas políticas sanitarias aplicadas, a esta fecha alcanzan en acumulados desde el comienzo de la pandemia el número de 120.000 personas y los muertos o fallecidos, no sobrepasan los 1.100.

Vamos, igual que en España, envidia y asombro del mundo, donde en contagios hemos alcanzado el dudoso honor de ser los cuartos del planeta ; haber tenido en acumulado más de dos millones de contagiados y alcanzar cifras de muertos superiores a los 55.000 personas, mas lo que venga.

Lo que estos señores y la señora han escenificado en antena, no sólo es manipulación y mala praxis periodística. Es algo más, es supremacismo de una nación que presume de civilizada frente a las naciones pobres, frente a nuestros hermanos latinoamericanos, cuando en realidad está arruinada, vive del crédito de la UE, el paro es galopante y la pobreza también, sus mejores hijos emigran, la corrupción campa por todas partes sin control, su clase política es deleznable y mediocre, una gran parte de sus militares son admiradores en secreto, y no tan en secreto, del general Franco y el que fuera su rey, el primer corrupto del entramado, está fugado en la democrática Abu Davi y los españoles le pagan, le pagamos, la estancia y seguridad en aquel país, negándose el gobierno (progresista eso si) a informar el monto a que alcanzan a cargo del patrimonio nacional, o sea de todos nosotros, tales estipendios.

¿Saben ustedes cuanto nos cuesta esa mierda llamada la TVE pública? ¿Saben ustedes con cuantos empleados cuenta?

Ya no quiero sumar la copia del modelo en cada autonomía con, normalmente, una televisión publica copia de la madrileña central. Sólo la central, la TVE, cuenta con un presupuesto de 1.127 millones de euros al año, recibe todo tipo de subvenciones del estado, y a pesar de ello cuadra sus cuentas con déficits superiores a 50.000.000 de euros al año, manteniendo una más que abultada plantilla (no hay familia cercana al poder en Madrid, de clase media o media alta, que no tenga a un amigo o familiar colocado en la institución) de 6.499 empleados.

Y para colmo, y ya acabo, a pesar de toda esta numerosa plantilla, TVE, anda externalizando el programa del tal Jesús Cintora (que encima para mayor INRI, se titula” las Cosas Claras”), el cual le supone al ente público un costo confesado por entrega, es decir, por por programa, de 43.000 euros y se emite todas las semanas de lunes a viernes.

Ya se podrán figurar ustedes lo que debe cobrar el progresista presentador estrella y sus contertulios habituales.

Y mientras tanto este órgano de manipulación y propaganda que pagamos todos sigue haciendo de las suyas, los jóvenes viviendo en cada de sus padres todavía, pues llevamos más de 30 años sin construir una vivienda social.

Laquenosvieneencima.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.