Pablo Hasél y algo más

Las calles arden. Ya no es sólo Barcelona, son otras muchas ciudades, Madrid incluida.

Ayer mismo vi las imágenes de los disturbios retransmitidas en directo por la CUATRO. Aquello no era una retransmisión contando lo que estaba sucediendo, aquello era un mitin contra los disturbios. El locutor, alcachofa en mano, parecía más obsesionado en contar las sillas derribadas, los contenedores quemados y en valorarlos sobre la marcha para contabilizar todos los perjuicios. Todas las cadenas hacían lo mismo dispuestas a defender la consigna: España en una democracia homologada y normalizada.

Pues no señores, a lo mejor no lo somos. La prensa internacional ya se está ya haciendo eco en sus portadas de que algo extraño sucede por estos pagos. De que algo huele a podrido en Dinamarca, como reflexionara Hamblet en la inmortal obra de Shakespeare.

Titulaba el diario Público hace unos días que ya andamos por cerca de 150 condenas derivadas de delitos de opinión. Otros dirán que por delitos de odio, apología y enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona o a las instituciones, pero yo digo que la mayoría de estos delitos no son más que un cajón de sastre donde cabe todo para que a continuación un cuerpo de jueces de lo más conservador, cuando no ultra, pueda condenar a quien moleste al sistema y es su enemigo. Recuerdo a una muchacha procesada por hacer chistes del atentado al mejor colaborador del dictador, el almirante Carrero Blanco. Recuerdo a Valtonic exiliado, a los presos políticos catalanes por organizar un referéndum no autorizado y en definitiva votar; a Cuixart y Sánchez por subirse a un coche y aconsejar a una multitud que se fuera a su casa ; a unos tiririteros encarcelados y luego absueltos; a policías dando palizas a un padre y su hija menor en Linares y luego a un manifestante que protestaba por estos sucesos con varios impactos de postas en sus piernas, disparados por esa misma policía.

Señores de la máquina de mentir, Pablo Hasel ha entrado en la cárcel por un delito con condena firme por enaltecimiento del terrorismo y otro posterior de insultos a la corona y a las instituciones del estado. Es muy dudoso a la luz de su comportamiento que alguna de ellas haya tenido alguna vez honor. Las otras condenas, en concreto dos (empujar a un periodista y lanzarle agua a la cara, más insultar, dicen amenazar, a un testigo) están recurridas y no son firmes. Por lo tanto, no tienen ni han tenido relación directa con su ingreso en prisión.

Cuando estas líneas escribo en la sexta noche de disturbios, las buenas gentes (siempre delante del televisor) se rasgan las vestiduras, comentando que si el orden, el respeto, el sistema establecido, los límites de la libertad de expresión, etc. Lo que sucede- como siempre les dicen los intoxicadores profesionales- es producto de un grupo, pequeño, de gentes que no quieren trabajar y son en su mayoría unos delincuentes. Pero la realidad es muy distinta, estamos en la punta del iceberg: dos terceras partes de las familias españolas no llegan a final de mes (diario Público. Estudio Asociación de usuarios financieros) y el 40% de nuestros jóvenes está desempleado. Según Funcas, el 40% de los hogares carecen de cualquier capacidad de ahorro y un 1/4 de la población, hasta ahora, mal, pero ha llegado a final de mes, gracias a vivir de sus escasos ahorros.

Porque vamos a ver: ¿qué porvenir le espera a un muchacho extremeño, de Castilla La Mancha o Andalucía, con cualificación media baja? Ya se los digo yo, ninguna. Ahora bien, siempre podrá emigrar, recoger aceitunas dos meses y después vivir  el resto del año de la caridad pública o con suerte hacer una oposición a guardia civil. ¿Y acaso en el norte del país, el que tiene empleo, precario y mal pagado, no debe destinar casi la mitad de su salario para pagarse una vivienda de alquiler?

¿Es o no cierto, que llevamos casi 30 años sin construir viviendas sociales?

Esta es la democracia que tenemos, asombro del mundo, según el tercio ( ⅓) que sí llega a final de mes, después de que la casta que ocupa el estado en su propio beneficio, nunca de España, haya dejado el país como tierra quemada, como una patena, primero desindustrializandolo en los años ochenta, reconversión lo llamaron. De ser la industria casi el 31% del PIB, pasamos en la actualidad al 12%. y bajando. Después- y segundo- vino la crisis inmobiliaria, que sí fue asombro al mundo por el monto  de especulación y corrupción, que dejó al país hundido totalmente y sobre todo endeudado de por vida en sumas que nunca podrá devolver. De ella participó casi toda nuestra clase política y hoy los intereses de nuestras deudas se devuelven a duras penas, solo mediante otros créditos solicitados y así la bola se hace cada vez más grande. De devolver las amortizaciones del principal, nadie se lo plantea, es imposible.

Sí, señores, este el país que tenemos, donde la miseria lleva a las colas del hambre en busca de bolsas de comida a muchos españoles, mientras Messi cobra 55.000.000 de euros en dos temporadas, y cualquier presentador de TV, de los que intoxican se acerca a los 200.000 al año como mínimo, porque hay otros/as que se acercan a los 4.000.000 millones. Los mercenarios siempre han sido bien pagados.

Sí, señores, esta es la mierda en la que vivimos, mientras ya se sabe, que quienes dicen representarnos han llevado más de 30 años (Barcenas y compañía dixit, entre otros) estructuralmente y sistemáticamente robando en comandita con algunas empresas del Ibex 35. Y encima tenemos que aguantar a la División azul, homenaje tras homenaje, que luchó en el cerco de Leningrado en la II guerra mundial (donde casi murieron de hambre en el cerco, un millón de personas) y juró fidelidad a Hitler, paseando por las calles con todas las bendiciones y alguno de nuestros soldados de la bandera paracaidista entonado sus canciones o, a la Academia Básica de suboficiales del Ejercito de tierra, celebrando efemérides de las batallas en las que intervino.

Hace unos días, destacaba un amigo en su Face Book lo siguiente: Francisco Larroy (Sariñena), 96 años, resistente en el maquis francés en la II guerra mundial, recibe la Legión de Honor del Estado francés.Margarita Robles, no acude a estos actos.

Pues esto es lo que tenemos, unos políticos que sostienen todo este tinglado en su propio interés y que ya todo el mundo sabe que no nos representan, más un rey exiliado a lo grande y a nuestra costa en Abu Dhabi después de cobrar comisiones y corruptelas por todas partes.

Tenemos que aguantar que tipos que llevan sin ganar una guerra más de 200 años, salvo contra su propio pueblo, amenacen matar a 26.000.000 de españoles.

El enfermo (nuestro estado, que no España) se muere expoliado y saqueado por tanto “patriota”, en medio de un turnismo político al cual el país le importa un pito, como ocurriera en la I Restauración y denunciara Joaquín Costa. Aquella primera restauración hasta la dictadora de Primo de Rivera duró 46 años. Esta segunda restauración borbónica, cada día más agonizante, lleva ya 42.

A periodos históricos similares, saquen cuentas. Sólo subsistimos por la manguera financiera que a chorro nos llega desde la UE, donde quien manda es Alemania.

Nunca mejor dicho vivimos de prestado.

Pablo Hasel, como lo de Cataluña, sólo es la fiebre, la cual en medicina sólo es la manifestación exterior de un mal mucho más grave y endógeno.

P.D.- Pregunten quién es el senador o diputado que los representa. Hagan lo mismo en su Diputación Provincial. No los conoce nadie. Hablen con ellos si pueden. No le harán el mínimo caso, ellos solo responde ante la cúpula partidaria antidemocrática que los nombró, y esta a su vez solo responde ante el IBEX y cuerpos de altos funcionarios del estado.

Con solo ocho de legislatura se garantizan la mejor de las pensiones. Los demás, el populacho, debe trabajar 35 años.

laquenosvieneencima.blogspot.com

3 comentarios sobre “Pablo Hasél y algo más

  1. Solo comunicar una errata, o varias…
    -es Hasél, con tilde
    -es Abu Dhabi, no Davi
    -después de este último se conjuga llevar en tercera persona singular cuando debería ser en plural
    Por lo demás es un buen artículo con recordatorios muy útiles.
    Un saludo
    Espero sirva
    Perdón si molesto

  2. Buenas,
    Comentarle Sr. Allué, que comparto con usted la mayoría de lo que escribe, pero no es de recibo individualizar toda la critica solamente y casi totalmente, al régimen del 78.

    En Francia o en Alemania, con una clase política que administra bastante mejor el país tampoco se salva de su descontento social. Los Españoles hemos convivido con 2 regímenes asociados en los últimas décadas a partir de la desindustrialización o la entrada en el Euro. Desde Europa, los primeros Euros que nos prestaron ya nos indicaron que fueran principalmente para el ladrillo, con el beneplácito de nuestras élites y viceversa. España, hace tiempo que perdió su soberanía monetaria, y actualmente ya nos dicen como en antaño, en que tenemos que gastarnos los Euros. Nuestras élites como es obvio, intentan beneficiar a sus empresas del Ibex y nuestros gobernantes su gran burbuja pública. El resultado es que en el Euro se viven muy bien. Como le decía, en mi opinión hay 2 claros tipos de regímenes, el Nacional que representa la casta del 78 y la dictadura Neoliberal que representa la casta Extranjera o acreedora que compra mediante deuda al régimen del 78 y a sus políticos. Esa última casta en llegar, abanderada en el progreso y que se hace llamar Democracia, es aquella que nos ha traído guerras en Oriente Medio y otras partes del Mundo para implantarla y beneficiar al selecto club financiero Internacional, entre otros. Aquí, los españoles hemos visto como la especulación, las burbujas en el ladrillo, los alimentos, los impuestos, los recortes en derechos a la clase obrera, los salarios, el rescate de bancos, la inmigración masiva que facilita la salida el stock de viviendas, el aumento de inseguridad en las calles, dumping laboral, las inaceptables elevadas tasas de paro, la destrucción familiar, la baja natalidad, etc. etc, Nos ha traido, un elevado coste de vida en bienes de primera necesidad y menguado poder adquisitivo para las masas, todo por la flexibilización y viabilidad en los mercados.

    Tampoco hay que olvidarse del Calentamiento Global o de la fácil circulación del COVID-19 campando libremente por el planeta. Seamos sinceros, ésta globalización en traer productos que no sean necesarios de la otra parte del mundo, no se sostiene ni es viable por ninguna parte y aun menos para el planeta. Fusionar culturas autóctonas mediante la multiculturalización, que benefician a empresas y políticos, tampoco. Seguramente aumentará la xenofobia, por conflictos de convivencia, porque siempre habrá una parte de la población que estará dispuesta a defender su cultura, lengua o religión y los jóvenes un motivo para culpabilizar su negro futuro donde el trabajo sea escaso.

    Les agradecería en éste medio más de izquierdas como es Colectivo Burbuja, no sean partidistas, sean autocríticos y justos con la ideología que defienden y no culpabilicen solamente al régimen del 78, que también. Hay más actores culpables. El progreso neoliberal crea y también destruye independientemente venga de la derecha o la izquierda. No todo debe girar en el PIB, crecimiento o la balanza comercial.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.