El oro de Venezuela y su asquerosa majestad

Una vez más la noticia ha pasado desapercibida. Lo que no interesa no existe para la máquina de propaganda de occidente, llamada también medios de desinformación y manipulación.

Venezuela, sí Venezuela, el diablo, la encarnación del mal para todos aquellos que quieren saquear el país, devolverlo al estado de colonia y robarle el petroleo, tenía depositadas 31 toneladas de oro en el banco de Inglaterra, valoradas alrededor de 1.500 millones de dólares en garantía de la devolución de ciertos préstamos a sus acreedores y otras compras, todas ellas a esta fecha saldadas/os y pagados/as.

El gobierno británico de su asquerosa majestad, se ha negado a devolvérselos en el mejor estilo de su admirado pirata Drake. Como la decisión ha sido recurrida ante un juez tan asqueroso, como su asquerosa majestad, el fallo ha vuelto a negar la devolución y entrega, aduciendo que en su día un tal Juan Guaido se proclamó presidente de Venezuela y el actual gobierno no es el legítimo.

Cierto que Guaidó hizo tan proclama, tal cual cualquiera de nosotros puede proclamarse Papa al margen del Vaticano, pero lo cierto es que en el acoso y derribo a la república de Venezuela, EEUU lo reconoció como el nuevo presidente, aunque no le obedeciera ni la policía municipal de su pueblo, y seguidamente 54 países más, lacayos y palanganeros del imperio, siguieron con la medida, entre ellos, cómo no, el primer palanganero que fue España junto con el Reino Unido.

Los otros 166 países del resto del planeta tierra, se desmarcaron de la bufonada y por supuesto la Naciones Unidas ( ONU) que sigue reconociendo como gobierno de Venezuela a aquel que lo ejerce todos los días, es decir el presidido por Nicolás Maduro Moros.

Es tan poco jurídica la decisión del Reino Unido, tan pirata respondiendo a su natural, que se da la circunstancia de que su asquerosa majestad británica recibió y acreditó como embajador de Venezuela en su país a la persona designada por el actual gobierno ; y así mismo, el gobierno de Venezuela, acreditó y reconoció en el país caribeño a la persona designada por el gobierno de su asquerosa majestad.

Esto se llama en derecho, la doctrina de los actos propios, contra los que uno en el ejercicio de su derechos no puede vulnerar. Pero, ya se pueden ustedes figurar lo que le importa a un pirata todo esto y el derecho internacional.

Tampoco el gobierno de su asquerosa majestad ha hecho nada por entregar el oro el gobierno fantoche de Guaido, ni incluso hacerlo a las Naciones Unidas para que estas en momentos de pandemia lo administre en Venezuela en alimentos y medicinas.

Los principios del buen pirata le impiden estos concesiones de clemencia. Simple y llanamente quieren quedárselo, como se quedaron en su día las mejores piedras, frisos y joyas del Partenón griego.

Un día les cuento todas las canalladas que el Reino Unido ha dejado como sembrados de muerte por todo el planeta en los últimos 300 años.

Laquenosvieneencima.blogspot.com

2 comentarios sobre “El oro de Venezuela y su asquerosa majestad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.