Colombia; el horror

Lo primero que llama la atención en un país tropical como Colombia es el frío de las tardes y noches en Bogotá. No en vano se sitúa la capital a 2630 metros de altura sobre el nivel del mar. Es una ciudad que se encuentra en las últimas estribaciones de la impresionante cordillera de los Andes. Desde las majestuosas montañas, hasta la inmensidad de los llanos que se confunden con Venezuela o las selvas que se extienden desde el Amazonas hasta el mar Pacífico, Colombia es un bello país lleno de contrastes donde por cierto, da gusto escuchar la belleza de un castellano con giros y modismos hoy en desuso en España.

Las gentes de Colombia, las buenas gentes, el pueblo llano, cariñoso y amable donde los haya, lleva años, más bien desde su independencia de la corona de España, sufriendo lo indecible en manos de una burguesía vendepatrias, corrupta y sobre todo violenta y criminal.

El libertador, Bolivar, antes de morir ya dejó escrito su más íntimo reproche por esta casta social que le impidió crear la Gran Colombia (Venezuela, Colombia, la actual Panamá y Ecuador), una paso más en la dirección de unificar la patria grande latinoamericana con la que soñara.

La criminal burguesía que gobierna este país, lo viene haciendo bajo tres principios: (1) la encomienda, la explotación de la época colonial por otros métodos sigue vigente. Basta recorrer el atrasado campo colombiano, peor que el de África en algunos aspectos, para comprobar su falta de mecanización, pobreza extrema, hacinamiento e incesto en algunos casos, más por supuesto un alto grado de analfabetismo. Es terreno donde manda el cacique y el terrateniente muchas veces patrocinador de los paramilitares (2) al enemigo de todas estas lacras y a quien lo denuncie, simplemente se le elimina por las fuerzas del orden o del paramilitarismo, que muchas veces son la misma cosa Y (3) el país es una finca más de los Estados Unidos. Su embajador es quien da las órdenes y para eso la potencia del norte mantiene el país desplegadas nada más y nada menos que siete bases militares.

Desde la independencia el turnismo partidario (liberales- conservadores) conservó la estructura caciquil e injusta en el país, hasta que dentro del partido liberal surgió la figura de Jorge Eliécer Gaitán, con un programa amplio de reformas sociales, que no comunistas. Fue asesinado sin más en 1948 y aquello provocó graves revueltas y despertó la chispa del polvorín, de una situación guerrillera que dura hasta nuestros días, con diferentes episodios.

La guerrillas, primero liberales, luego ya marxistas, se fueron haciendo presentes en la vida de Colombia en un conflicto que hasta la fecha no ha cesado definitivamente. Sobre los años ochenta del pasado siglo se consiguió un acuerdo de paz para incorporar a la más que importante guerrilla- con formación militar, que llegó a dominar amplias partes del territorio- y llevarla a hacer política.

Fue creada a tal efecto, el partido denominado la Unión Patriótica. Tres años después de entrar en política dicha formación, casi 3.000 de sus miembros ya habían sido eliminados. Para evitar el exterminio total las FARC ( Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia ) y otras formaciones armadas, volvieron a la lucha, volvieron al monte.

No quiero alargarles este articulo, relatando toda la historia que obviamente los medios españoles les siguen ocultando, el caso es que nuevamente fue intentada la paz y así en el año 2016 por fin se logró. La guerrilla de las FARCS dejó las armas y se incorporó a la política.

Dicen que es imposible que el tigre se vuelva vegetariano. Pues algo muy parecido le sucede a la criminal oligarquía que gobierna Colombia. Desde entonces ( 2016) la “democracia ejemplar” ya lleva en su haber 250 ex guerrileros de las FRACS asesinados (fuente: La Vanguardia española, 5/01/2021) y desde 2020 otros 251 líderes sociales y sindicales ( datos de Desactivación de Conflictos, Paz y Derechos Humanos del Instituto de Estudios).

La máquina de triturar no para.

Dos datos más, para que sepan de que estamos hablando (sigan guardando silencio la mayoría de los indecentes medios españoles).

El primero, con ocasión de últimos acuerdos de Paz, fue creada una institución por el Senado de Colombia denominada Jurisdicción Especial por la Paz compuestas por juristas. A la fecha, desde 2002 y hasta ahora mismo, lleva identificados más de 6.421 falsos positivos asesinados. Y, ¿qué es un falso positivo? Un falso positivo es normalmente un campesino pobre que sin prueba alguna que le diera por guerrillero o colaborador de la guerrilla, se le disfrazó con el uniforme guerrillero y se le asesinó. ¿Por qué se vino realizando esta práctica? Muy sencillo, al ejército de Colombia en tiempos del carnicero presidente Uribe Velez se le fijaron objetivos bien remunerados en dinero o ascensos para la eliminación de enemigos. Y se emplearon a conciencia. Ya lo dijo en su día el general Montoya, “ilustre” miembro de la institución armada: “No quiero regueros de sangre, quiero ríos de sangre, quiero resultados”.

El segundo, un país con más de 1.000.000 de desplazados en los últimos años. Nuevamente : ¿ qué es un desplazado ? : Un desplazado es un campesino al que los paramilitares colaboradores con el ejercito de Colombia, en lugar de asesinarlo, le perdonaron la vida, pero claro, sospechoso o no, se le quedaron tus tierras. Lo botaron como diaria un colombiano, lo perdió todo y debió de irse a vivir a los arrabales infectos de cualquier ciudad en la más absoluta pobreza.

Ya sobre lo años ochenta y noventa del pasado siglo, casi 5.000.000 de estos infelices, aparte del 1.000.000 citado que sigue en Colombia, huyeron a Venezuela y ahí residen con una dignidad que su propio país nunca les dio.

Ya no quiero seguir más. Bogotá ni siquiera tiene metro urbano y las carreteras de Colombia dan pena sin señales de referencia, al menos hace cinco años.

Muy por encima de Arabía Saudí, Colombia tenida por democrática en la UE en Europa es el horror mismo. Hasta le han dado entrada en la OTAN.

Una reflexión final (hay tanto por escribir). Colombia tiene el dudoso honor de ser el primer país en exportación de droga, cocaína, del mundo a la UE y los EEUU.

Siendo un país donde nadie mueve un bolígrafo sin el permiso de los Estados Unidos, donde la DEA se pasea como Pedro por su casa y que cuenta con siete bases militares yanquis, ¿cómo resulta posible semejante comercio?

Estos son los amigos de España

P.D.- Recientemente se editó un documental sobre la vida del que se presume uno de los mayores ejecutores de todo este horror. Me refiero al expresidente Uribe. Lo podrán encontrar en YouTube. Se titula El Matarife. Ya está dicho todo.

Hoy aún queda otro grupo guerrillero, menos importante que las FARCS que no llegó a entregar las armas : el ELN ( Ejército de liberación nacional), además de una pequeña escisión de las mismas FRACS que visto lo que está sucediendo, ha vuelto a la guerrilla.

Un comentario sobre “Colombia; el horror

  1. Gracias Carlos, quiero mucho a Colombia, país que he podido visitar muchas veces. Lo que relatas es muy doloroso y a la vez una constante en la Historia y actualidad, no ya de Colombia, sino de toda Latinoamerica. Me provoca un gran rechazo la tremenda ignorancia, indiferencia desinterés, y peor aún, desdén, del españolito medio, incluido el de supuestas izquierdas, hacia lo latinoamericano, por no hablar de sobre cómo se justifica y hasta enaltece el horrendo pasado colonial y genocida español, con un falseamiento histórico de la peor especie.

    ¡Viva Latinoamérica Libre!

    PD pocas letras sintetizan mejor la injusticia social que la de este bambuco del tolimense Pedro J Ramos, intelectual masón de izquierda. Tema popularizado por Garzón y Collazos, paisanos y amigos suyos por cierto.

    https://youtu.be/zsduqC146QM

    https://www.todacolombia.com/folclor-colombia/musica-colombiana/canciones/ora-si-entiendo-por-que.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.