Anticapitalismo y ecologismo: por qué es un error mezclarlos

Hoy, leyendo “La Gran Encrucijada” me surgió la idea de que si no estaremos los ecologistas perjudicando realmente al movimiento al mezclar el ecologismo con el anticapitalismo. ¿Realmente hay pruebas sólidas de que un sistema similar al actual sea incompatible con un estado estacionario? ¿Hay pruebas de que un sistema socialista implique necesariamente un estado estacionario o que lo haga más viable?

Por ello pienso que habría que separar ambas luchas. El ecologismo y el anticapitalismo son guerras diferentes.

La principal demanda tendría que ser, según lo veo, que el nivel de actividad económica global fuera compatible con una huella ecológica menor de 1. Eso significa que el PIB global con el actual nivel tecnológico no podría ser mayor del 65% de que tenemos ahora. Los estados tienen poder para modular la actividad económica a través de la política monetaria y el sistema financiero. Por lo tanto, en mi opinión, es solo cuestión de voluntad el hacerlo.

La lucha por un sistema más igualitario, más justo y con otros valores por supuesto que debe continuar, pero el mezclarla con la lucha ecologista no hace sino provocar el rechazo de esa parte de la población con conciencia ecológica pero que no es anticapitalista. Una parte de la población que necesitamos en esta situación de emergencia medioambiental que está aconteciendo. Por ello creo que el actual movimiento ecologista con esta confusión de reivindicaciones no hace sino perjudicar al objetivo principal que es la preservación de los ecosistemas de forma que sean capaces de seguir sustentando a las sociedades humanas. Hace falta una reflexión, y de forma urgente.

7 comentarios en “Anticapitalismo y ecologismo: por qué es un error mezclarlos

  1. A pesar de ser ecologista y socialista ( no de aquellos que han pedido por lo menos dos letras) comparto lo que escribe Juan Carlos. El tema ecológico es tan urgente y de tal humanidad que no se le puede condicionar. Incluso en una sociedad socialista existirá la lucha entre el fetichismo del crecimiento y el aumento del bienestar. Tal como vamos el socialismo es una utopía ya que no tendremos tiempo para llegar a él.

  2. Yo diria que luchar por un capitalismo de huella ecológica=1 huele mucho (por no decir apesta) a anticapitalismo.
    Algo asi como un oximoron.
    Soy nuevo aquí
    ¿Habeis discutido en este colectivo los planteamientos de la teoria del uso progresivo de los recursos (PROUT)?

  3. Las monedas no son un producto para agregar capital Juan Carlos, son una herramienta de poder social; y están refinadas a su máxima expresión de tal manera como un arma de fuego a una piedra. Es imposible que un estado según se define a si mismo no use el poder, porque si no ese poder no existiria y sin poder pues no hay estado.

    El anticapitalismo y la ecología son dos cosas diferentes, esta claro, pero los que plantean los debates son ellos y no nosotros. Y bien claro dejan que tiene que haber crecimiento para todos aunque la inmensa mayoría vaya a recibir lo que le toca en otra vida.

    Como nota recuerda las recomendaciones de la NASA de hace 3 años, en un programa de Ampliando con P. Vilar lo comenta, si no podemos hacer que la mayoría de la población se transforme en “nodos autónomos y redundantes” los conflictos acabarán llevándose por delante todo intento de reducir el stress y redirijir la entropía.

  4. Pruebas de que el capitalismo no funciona en una economía sostenible, al menos empíricas, no las conozco. Pero sí que se suele justificar las desigualdades que crea el capitalismo con la teoría del goteo. El capitalismo primero permite acumular dinero a unos pocos a costa de aumentar la desigualdad, éstos, los capitalistas, lo invierten en crear riqueza, y parte de la riqueza que han creado vuelve a la sociedad (los ricos consumen más). Esta riqueza aumenta contínuamente, ya que los capitalistas cada vez cuentan con más dinero para invertir, y la sociedad en su conjunto cada vez tiene más, a pesar de que las desigualdades siguen aumentando por ser los ricos cada vez más ricos. Así se justifica la desigualdad que causa el capitalismo que, de otro modo, sería inmoral.

    Pues en un planeta finito, el crecimiento económico infinito no existe. Pero además, el crecimiento excesivo daña los ecosistemas y la base de la vida, ya que se hace a costa de explotar recursos y no gestionar adecuadamente residuos. El ecologismo reconoce que lo que provoca mayor estrés a los ecosistemas es nuestro crecimiento económico descontrolado, pero cualquier intento de reducir el consumismo acaba chocando con el capitalismo.

    No se puede ser ecologista y estar a favor de un capitalismo salvaje, salvo por ignorancia. En el momento en el que la humanidad no pueda crecer más por haber alcanzado los límites físicos, y ya parece que nos los hemos saltado y estamos viviendo a crédito, ¿cómo se justificará la desigualdad del capitalismo? ¿Con fe?

    Y cuando no se justifique darle poder a los que crean riqueza porque ya no sean capaces de generar más, lo tomarán los que mantengan el orden, con la pérdida de libertades que conlleva. Por experiencia, tales gobiernos no suelen ser muy ecologistas tampoco.

  5. Una auténtica tontería la que pones en tan breve espacio: simplemente al creer que quitar la dimensión política anticapitalista al discuros del ecologismo le hará un favor a este, demuestra que no tienes ni la menor idea de los problemas del mundo actual, y acabas por favorecer a los explotadores. ¡Felicidades!

    1. Hola, Darío. No contestas a lo que digo ni dices por qué estoy equivocado en lo que digo. Solo que lo estoy. Se agradecería que lo elaboraras más porque sino es imposible entender por qué lo dices ni debatir nada. Estoy abierto a reconocer mi error, no soy ningún talibán.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.