LA DEUDA ODIOSA

Existen dos caminos convergentes para reparar el daño producido en las economías. Son sencillas, el primero consiste en tomar el modelo adoptado oportunamente por los EE.UU., cuando a fines del Siglo XIX no reconoció -después de su guerra con España- que la deuda que Cuba contrajo con aquella no la iban a pagar ellos que se convirtieron en los nuevos protectores de la isla caribeña, ya que fue asumida sin su consentimiento y por la fuerza de la ocupación española. Con tal medida crearon un concepto que hoy ha caído en el olvido, cual es el de la “Deuda Odiosa”. Olvido que no es casual y para el que valen las interpretaciones psicosociales que se deseen utilizar, sino que obedece a los intereses espurios de nuestros administradores, que se asociaron a los de los acreedores merced a prebendas recibidas, en otra forma de testimoniarse la corrupción que nos embarga.
Si se tuviera en cuenta tal principio del derecho público internacional, se podría considerar que muchos países, en la mayoría de los casos, contrajeron su deuda de modo fraudulento y con falsedad ideológica e instrumental de los hechos. Para la lógica capitalista hay una regla elemental de responsabilidad concurrente entre el deudor y el acreedor: es el riesgo que asume el segundo. Quienes fueron cómplices -activos o pasivos- de gobernantes ilegítimos -o legítimos- en las exacciones ilegales que fueron sometidos nuestros pueblos merced a la aplicación de intereses leoninos cuando se firmaron los contratos, los acreedores deben saber que les caben las generales de la ley, es decir, la posibilidad cierta de no cobrar aquello que se les adeuda.
La segunda medida, menos extrema, consiste en juntar a los acreedores y reprogramar de consenso la realización del pago. Esto no significa que se reconozca el total de capitales e intereses adeudados, sino que simplemente es cuestión de sentarse a estudiar concienzudamente que parte de la deuda es auténtica y cual es fruto de negociados espurios mediante una auditoria sobre los mismos. Sobre la parte que no existan dudas de su autenticidad, la misma se pagará, pero no en las condiciones impuestas por el acreedor sino dentro de las posibilidades del deudor de pagar sin quedar falto de recursos para el crecimiento y desarrollo interno. Es decir, se asocia al acreedor a las ganancias futuras que tendrán los Estados a partir de sus procesos de producción y desarrollo económico en función de la inversión de capitales internos.
Esta no es una medida arbitraria del deudor, sino que la misma tiene antecedentes tanto jurídicos como históricos. A la primera se la conoce -como ya lo señalamos- con el nombre de “Deuda Odiosa” y se refiere a la deuda contraída en contra de los intereses de la Nación y del pueblo de la misma. El origen político de tal figura jurídica tiene más de un siglo de existencia y fue aplicada por vez primera -en su beneficio- por el gobierno norteamericano en el caso señalado de la deuda cubana con España. El Derecho Internacional reconoce otro antecedente para la década de 1930, cuando un dictador costarricense contrajo una enorme deuda con la banca inglesa y la misma fue rechazada por un tribunal arbitral internacional, ya que el acreedor no podía demostrar que sus préstamos iban a ser usados de forma legítima y no en beneficio personal del déspota. Aquel tribunal fue presidido por el Presidente del Tribunal Supremo de los EE.UU., W. H. Taft, quien había sido Presidente de la Nación. Más cerca en el tiempo, algo semejante ocurrió con la deuda filipina que dejó el dictador F. Marcos al ser derrocado en 1986 y, otro tanto, sucedió con la de Indonesia en 1998. Vale decir, jurídicamente existen antecedentes de casos en que se anularon las deudas públicas contraídas por gobiernos despóticos, es el caso a tener en cuenta del inicio de la gran escalada de la deuda pública latinoamericana en la década de 1970, en que la mayor parte de ella fue utilizada con fines fraudulentos por gobernantes usurpadores del Poder.
Como antecedente “remoto” del rechazo al pago de la deuda, cabe evocar las palabras del Presidente de los EE.UU., en 1869 A. Johnson, cuando en el mensaje al Congreso “… aconsejó repudiar la deuda pública nacional” (Zalduendo, 1988) y, vale acotar, que no fue el único rechazo de ése país a satisfacer las demandas de sus acreedores. Resulta paradójico que el país que en la actualidad exige el fiel cumplimiento de las obligaciones por parte de sus acreedores, en algún momento de su historia respetuosa de la legalidad haya repudiado hacer otro tanto con las suyas. Pese a ello, los cipayos gobernantes latinoamericanos insisten en un atrabiliario concepto de moralidad para honrar las deudas contraídas con quienes nos esquilman, que en su momento no tuvieron tal virtud para con sus deudas con quienes eran sus acreedores.
Un caso interesante a considerar es el de la deuda que Alemania arrastraba desde su derrota en la Segunda Guerra. En 1953, las fuerzas de ocupación decidieron que se condonara la mitad de aquella y esto, juntamente con la aplicación del Plan Marshall -nacido para frenar el avance comunista desde el Este europeo- operó de manera exitosa para llevar adelante un fluido y sostenido crecimiento económico y social de la República Federal Alemana.
A la “Deuda Odiosa” , cabe agregarle otro antecedente jurídico y que se refiere a las condiciones de fuerza mayor, que suelen ser reconocidas como eximente de pago de deudas por la mayoría de los Códigos Civiles y Comerciales del mundo occidental. También se la conoce como caso fortuito (Ossorio, 1992). En ambos casos se justifica el incumplimiento de la obligación y, en general, tales condiciones hacen referencia a hechos provocados por fenómenos naturales. Alarma ver como ante desastres ocurridos recientemente por huracanes, terremotos, sequías intensas o inundaciones, los países afectados no fueron eximidos del pago de su deuda, sino que en el mejor de los casos se les hizo una pequeña reducción de la misma y se les concedieron nuevos préstamos, sobre los que tendrán que pagar intereses en función directa de la posición que el Estado involucrado se ubique dentro del síndrome de “riesgo país”.
Existe una tercera vía para evitar el pago de deudas públicas “odiosas”, o que simplemente son impagables, a no ser que se lo haga sobre el hambre y la miseria de los pueblos. Se trata de entrar en la tan temida -por el establishment financiero- “cesación de pagos”, o default. Ella es una bandera que agitan las organizaciones políticas de izquierda acerca del no pago liso y llano de la deuda. Tal alternativa es repudiada no solo por los fieles representantes de un orden jurídico que los beneficia en lo personal, sino también hasta por grandes sectores poblacionales que -con horror- advierten que si se hiciese tal cosa, los capitales extranjeros que tienen inversiones en nuestro país huirían despavoridos, a la par que se crearía un clima de desconfianza generalizado hacia el país por lo que sería muy difícil volver a lograr que acudan nuevos capitales a realizar sus inversiones en el territorio; con lo cual se acentuaría la recesión económica y la estabilidad política. Estas últimas argumentaciones son falsas de falsedad absoluta y se encuentran impregnadas de aquello que Marx denominó “falsa conciencia” (1847) que, en este caso no solamente está referida a la clase social, sino que también están impregnadas de una falsa conciencia nacional.
Y no es por razones ideológicas -que existen, que afirmo que las mismas son falsas- sino que también valen argumentos económicos, ya que temer la huida de los capitales extranjeros, solamente podrá serlo en cuanto hace a los activos en efectivo que tengan, o en los paquetes accionarios adquiridos para especular en la Bolsa, ya que estos últimos serán vendidos rápidamente a precio vil. Lo que no podrán llevarse es lo que tienen plantado: fábricas, campos o empresas de servicios, ya que las mismas no se pueden trasplantar de un lugar a otro mediante transferencias electrónicas.
Pero de lo que si habrá que empezar a reflexionar es de la responsabilidad de aquellos que contrajeron la deuda a sabiendas de su no responsabilidad ante la justicia ni ante los ciudadanos, algo para lo que no fueron legitimados ni por el ciudadano en su condición de contribuyente ni por el Estado como tal. Excederse de la responsabilidad y del ámbito de actuación de un político debe estar penado con la mas alta pena, pero también debemos pensar en ir diseñando un Estado en el que el votante tenga la cuota parte de responsabilidad, porque votar no puede ser una acción sin consecuencias, cuando Alemania voto al Partido Nazi los alemanes sufrieron sus consecuencias, cuando un pueblo vota a un irresponsable queda incapacitado en lo político pero se han de aplicar formulas para que no vuelva a ocurrir y una de ellas es acabar con el sectarismo y el adoctrinamiento de los ciudadanos, la compra-venta de votos a cambio de subvenciones, adjudicaciones y prebendas, todo esto debe ser recogido en el Código Penal de manera inmediata pero sobre todo se debe educar al pueblo en la cultura y el comportamiento político para evitar que un pueblo inculto politicamente nos lleve al abismo de la mano de su candidato.

Gracias a Angel Rodriguez Kauth por aproximarme a su texto tan oportuno y tan útil

13 comentarios en “LA DEUDA ODIOSA

  1. me gusta tu articulo, solo es microeconomia pero me gusta, de todos modos, los dos criterios que mencionas no dejan de ser uno solo, y te lo explicare, aunqeu por aqui no suele gustar lo que digo:

    bien, el tema es muy simple, independientemente que las deudas se firma en dinero, y ahi esta el error austriaco, pero en realidad, forman un contrato que se denomina accionarial.

    donde el dinero representa acciones, eso implica, ante imposibilidad de pago, los que tienen acciones, las venderian por que saben van a perder dinero, y eso genera que pagar tus deudas, se abarate, por que el dinero tiene ya poder de comprar mas acciones, en ese supuesto…. todo es muy simple, la verdadera economia es muy simple…. en el caso de cuba, como lo que desaparece son las acciones, su valor es cero, y la deuda es dolosa de puro facto, por que ademas asi va la ley de la guerra y sometimiento de pueblos, de hecho despues de cuba, tal y como es la ley de guerra, EEUU debio de hacer sangre, y acordar pactos de desangre de españa en deuda de guerra, como hacen en todos los lados con los esclavos que pierden una guerra, lo que jamas tiene sentido es qeu quien pierde la guerra, exija reconociendose a la fuerza defensor de cuba, cuando en realidad lo quieren largar como escoria de alli.

    y en el resto de caso ya esta dicho lo que es economicamente un proceso de quita, que represnta que el valor del dinero sube en esta economia, no respecto a los bienes, sino respecto a los titulos de deuda.

    por eso hacer quitas en sisemas deuda, solo destroza el sistema, pues la quita retrocede la velocidad de circulacion del dinero, no como en este caso, en fin, ojala, algun dia, en el BCE aprendan algo de economia.

  2. Tienes razón Salva, el caso de Ecuador es ejemplo de como la deuda que contrajo el país lo fué para beneficiar a una minoria y no supuso un beneficio colectivo, lo cual pudo demostrar el gobierno de Correa y obtener un enorme ahorro. Tambié…n está el caso de Irak, cuya deuda fue contraida por el dictador Sadam Hussein y por tanto, no correspondia pagar. Podemos hablar de deudas contraidas por gobiernos legitimos pero sin control de las autoridades competentes como en nuestro caso el Banco de España, La CNMV o los Tribunales de Cuentas, el tema da para mucho pues hay muchas responsabilidades que exigir antes de hacer recaer sobre los ciudadanos el peso de la irresponsabilidad de unos cuantos.

    1. en realidad, yo desprecio todo acto de legitimidad en decisiones, por que jamas una decision es legitima en absoluto, ni la democracia lo es ni nada….. y si quereis hablar en temas de legitimidad, hagamoslo: pues existe purisima legitimidad en que hace 20 años, en españa se firmaban ponos a perpetuidad al 20% y al 30% anual…. el no entender que hay contratos nulos de pleno derecho por que el principio economico cambia es lo mas iletitimo que existe….. a cuanto cotizaria para rescatarse ahora mismo por su emisor un bono a perpetuidad al 30% de tipo de interes anual, eso si, que jamas retiras el principal por que ya no existe, solo tienes derecho a intereses…….. efectivamente que tiene un precio pero ese precio solo es finito, y me da igual que sea el interes del 30%, qeu del 2%, pues solo es un nominal que teoricamente se deprecia de valor al cabo del tiempo, ….. pero que pasa si por el decrecimineto y la decision de no inflacion, ese nominal, es cada vez en variable real, un valor real mas alto, acaso se puede someter a un deudor loco a perpetuidad como exclavo, mientras que si quien se equivoca es el que emite el bono, siempre puede desacer posicion con perdida total del valor, o del 99%……

      es decir, ¿para vosotros si el acto fue legitimo es comparable perderlo todo, a tener exclavitud infinita?:
      si creis que si, estamos en otra onda, muy diferente….
      pues economicamente el capital se puede equivocar, la deuda no….
      y el motivo es que no son terminos equivalentes, en racionalidad.

      el capital se organiza cuando tiene principio de plusvalia, pero si el capital organizado revela principio de plusvalia infinita, habra incluso para permitir que se siga organizando y no se paralice la sociedad, que habra que anular ese derecho…..

      la legitimidad no nace como planteais de los actos legitimos o iletimos sino de las consecuencias, que siempre deben ser asumibles,

      si no entendeis esto, me alegro mucho por vuestra facultad de derecho, pues lo hizo bien, pero eso no tiene nada que ver con economia.

      (el caso de ecuador, simplemente, no se tenian mecanismo de marginalizacion del dinero y por eso se hizo bien, pues esa competencia reside en un banco central propio del pais, en el caso de irak, economicamente toda deuda contraida en moneda extrangera, si tu ganas competitividad te hace rico, si la pierdes en capacidad de mantener balanza comercial, te esclaviza pues tienes que devaluarte…. toda deuda en moneda extrangera por un pais soberano es legitimamente en economia, capaz de ser repudiada en cualqiuer momento, por que es un acto ilegitimo contra la nacion concederla,
      ASI DE SIMPLE.)

      1. DE HECHO POR PONER UN EJEMPLO YO SOY AUSTRIACO PURO, PORQUE SE QUE EL DERECHO DE PROPIEDAD DE LA TIERRA, NACE DE UN ESTADIO ECONOMICO DONDE TODO EL QUE QUERIA SE ASIGNABA A SI MISMO TIERRA, PUES LA CAPACIDAD DE EXPLOTARLA ERA LIMITADA, A NADIE LE INTERESABA CERCAR 1000 HECTAREAS SI NO PODIA MAS QUE CRIAR 100 COCHINO, PERO CUANDO LA TIERRA SE HACE ESCASA, Y ES PRINCIPIO DE PLUSVALIA PURA, PUES HASTA SIN TRABAJAR PUEDES CAZAR CONEJOS, CUANDO LA RIQUEZA DEL SUBSUELO SE HACE ESCASA POR QUE ES SIEMPRE RENTABLE SU EXPLOTACION Y PUEDE SER INCLUSO CONVENIENTE RETRASAR SU EXPLOTACION Y NEGAR EL PRINCIPIO HASTA DEL COMERCIO, CUANDO EN FIN, PASA LA SOCIEDAD DE RECURSOS ILIMITADOS A ESCASOS, LA CIENCIA ECONOMICA TIENE QUE CAMBIAR, PUES EN LA DEFINICION DE ECONOMIA, LA ECONOMIA ES LA CIENCIA DE RECURSOS ESCASOS, PERO LO QUE NO DICE ES QUE ESOS RECURSOS SON LOS PRODUCTIVOS, COMO TENER UNA FABRICA, Y TODO SER INSUMOS Y OUTPUT, CUANDO LOS RECURSOS ESCASOS Y SU REDISTRIBUCION NO SE BASA EN INSUMOS Y OUTPUT, DONDE OTRO PUEDA IMITAR TU ESTRUCTURA, DONDE SE PUEDA REPRODUCIR, DONDE NO SON COSTES VARIABLES A LARGO PLAZO LOS COSTES FIJOS, EN ESE MOMENTO INCLUSO PARA MI QUE SOY AUSTRIACO TOTAL, ME CONVIERTO EN EL MAYOR DEFENSOR DE LA RACIONALIDAD SOCIAL, HACE MAS DE 10 SIGLOS QUE LAS PREMISAS PARA SER AUSTRIACO NO SE DAN, Y ESO HACE QUE NINGUN CONTRATO POR LA MERA FIRMA SEA LEGITIMO,, DE HECHO JAMAS ES ETICO EL LIBRE MERCADO POR LA ASIMETRIA DE INFORMACION Y POR LOS RETARDOS EN PODER LIQUIDAR OPCIONES OPUESTAS A MERCADO Y DE EXPANDIR LAS ACERTADAS. ETC.

  3. Buen artículo, felicidades

    Sigo viendo difícil considerar nuestras deudas odiosas o ilegítimas, al menos esta última tanda se ha contraido por el colapso de ingresos fiscales que produce la caida de la actividad inmobiliaria. Es cierto que hay una deuda “oculta” que son las garantías o avales dados a la banca para que busque financiación privada, pero aunque esa deuda posiblemente no nos guste no estoy tan seguro que los gobernantes no estén legitimados para contraerla an función de su mandato, ya que el objetivo es que la actividad no caiga más, y se consigue en un primer momento, aunque está por ver el desenlace, posiblemente haya sido un gran error, pero reitero ¿en función de que se considera corrupta o ilegítima?

    De hecho a día de hoy la deuda pública sigue siendo manejable, el problema es otro, como muestra que Italia ha refinanciado 150000 millones en los últimos 3 meses con 45000 millones de sus bancos y España 60000 millones con 60000 millones de nuestros bancos.

    El problema es el déficit por cuenta corriente y la enorma deuda externa acumulada, en su mayoría privada. El crecimiento en base a la deuda externa se ha terminado, toca pagar, o hacer default, y los datos cantan.
    Posición Inversora Internacional Neta (diferencia de activos y pasivos con el exterior): -90% PIB
    Pasivos totales con extranjeros: 216% PIB
    Deuda externa bruta: 160% PIB
    Deuda externa neta (diferencia con lo que nos deben): -90% PIB

    Una situación que recuerda mucho a la de otros, en cuanto a la posición inversora: Irlanda -91% PIB; Grecia -92,5% PIB; Portugal -107,5 PIB

    http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

    La diferencia con grecia y Portugal es que nosotros estamos más cerca de generar flujos positivos para empezar a desapalancarnos. Eso es porque desde el principio mucha gente se fue al paro, no pudo consumir y la demanda de importaciones cayo mucho más que las exportaciones.

  4. Buen artículo, felicidades

    Sigo viendo difícil considerar nuestras deudas odiosas o ilegítimas, al menos esta última tanda se ha contraido por el colapso de ingresos fiscales que produce la caida de la actividad inmobiliaria. Es cierto que hay una deuda “oculta” que son las garantías o avales dados a la banca para que busque financiación privada, pero aunque esa deuda posiblemente no nos guste no estoy tan seguro que los gobernantes no estén legitimados para contraerla an función de su mandato, ya que el objetivo es que la actividad no caiga más, y se consigue en un primer momento, aunque está por ver el desenlace, posiblemente haya sido un gran error, pero reitero ¿en función de que se considera corrupta o ilegítima?

    De hecho a día de hoy la deuda pública sigue siendo manejable, el problema es otro, como muestra que Italia ha refinanciado 150000 millones en los últimos 3 meses con 45000 millones de sus bancos y España 60000 millones con 60000 millones de nuestros bancos.

    El problema es el déficit por cuenta corriente y la enorma deuda externa acumulada, en su mayoría privada. El crecimiento en base a la deuda externa se ha terminado, toca pagar, o hacer default, y los datos cantan.
    Posición Inversora Internacional Neta (diferencia de activos y pasivos con el exterior): -90% PIB
    Pasivos totales con extranjeros: 216% PIB
    Deuda externa bruta: 160% PIB
    Deuda externa neta (diferencia con lo que nos deben): -90% PIB

    Una situación que recuerda mucho a la de otros, en cuanto a la posición inversora: Irlanda -91% PIB; Grecia -92,5% PIB; Portugal -107,5 PIB

    http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

    La diferencia con grecia y Portugal es que nosotros estamos más cerca de generar flujos positivos para empezar a desapalancarnos. Eso es porque desde el principio mucha gente se fue al paro, no pudo consumir y la demanda de importaciones cayo mucho más que las exportaciones

  5. Buen artículo, mis felicitaciones, has analizado un tema complejo sin caer en el populismo. Me lo guardo en la bitácora.

    Aún así, sigo viendo difícil considerar nuestras deudas odiosas o ilegítimas, al menos esta última tanda se ha contraido por el colapso de ingresos fiscales que produce la caida de la actividad inmobiliaria. Es cierto que hay una deuda “oculta” que son las garantías o avales dados a la banca para que busque financiación privada, pero aunque esa deuda posiblemente no nos guste no estoy tan seguro que los gobernantes no estén legitimados para contraerla en función de su mandato, ya que el objetivo es que la actividad no caiga más, y se consigue en un primer momento, aunque está por ver el desenlace, posiblemente haya sido un gran error, pero reitero ¿en función de que se considera corrupta o ilegítima?

    De hecho a día de hoy la deuda pública sigue siendo manejable, el problema es otro, como muestra que Italia ha refinanciado 150000 millones en los últimos 3 meses con 45000 millones de sus bancos y España 60000 millones con 60000 millones de nuestros bancos.

    El problema es el déficit por cuenta corriente y la enorma deuda externa acumulada, en su mayoría privada. El crecimiento en base a la deuda externa se ha terminado, toca pagar, o hacer default, y los datos cantan.
    Posición Inversora Internacional Neta (diferencia de activos y pasivos con el exterior): -90% PIB
    Pasivos totales con extranjeros: 216% PIB
    Deuda externa bruta: 160% PIB
    Deuda externa neta (diferencia con lo que nos deben): -90% PIB

    Una situación que recuerda mucho a la de otros, en cuanto a la posición inversora: Irlanda -91% PIB; Grecia -92,5% PIB; Portugal -107,5 PIB

    http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

    La diferencia con grecia y Portugal es que nosotros estamos más cerca de generar flujos positivos para empezar a desapalancarnos. Eso es porque desde el principio mucha gente se fue al paro, no pudo consumir y la demanda de importaciones cayo mucho más que las exportaciones.

    un saludo

  6. Buen artículo, felicidades, no has caido en populismo en un tema controvertido

    Yo, sinceramente, sigo viendo difícil considerar nuestras deudas odiosas o ilegítimas, al menos esta última tanda se ha contraido por el colapso de ingresos fiscales que produce la caida de la actividad inmobiliaria. Es cierto que hay una deuda “oculta” que son las garantías o avales dados a la banca para que busque financiación privada, pero aunque esa deuda posiblemente no nos guste no estoy tan seguro que los gobernantes no estén legitimados para contraerla an función de su mandato, ya que el objetivo es que la actividad no caiga más, y se consigue en un primer momento, aunque está por ver el desenlace, posiblemente haya sido un gran error, pero reitero ¿en función de que se considera corrupta o ilegítima?

    De hecho a día de hoy la deuda pública sigue siendo manejable, el problema es otro, como muestra que Italia ha refinanciado 150000 millones en los últimos 3 meses con 45000 millones de sus bancos y España 60000 millones con 60000 millones de nuestros bancos.

    El problema es el déficit por cuenta corriente y la enorma deuda externa acumulada, en su mayoría privada. El crecimiento en base a la deuda externa se ha terminado, toca pagar, o hacer default, y los datos cantan.
    Posición Inversora Internacional Neta (diferencia de activos y pasivos con el exterior): -90% PIB
    Pasivos totales con extranjeros: 216% PIB
    Deuda externa bruta: 160% PIB
    Deuda externa neta (diferencia con lo que nos deben): -90% PIB

    Una situación que recuerda mucho a la de otros, en cuanto a la posición inversora: Irlanda -91% PIB; Grecia -92,5% PIB; Portugal -107,5 PIB

    http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

    La diferencia con grecia y Portugal es que nosotros estamos más cerca de generar flujos positivos para empezar a desapalancarnos. Eso es porque desde el principio mucha gente se fue al paro, no pudo consumir y la demanda de importaciones cayo mucho más que las exportaciones

    un saludo

  7. Buen artículo, felicidades
    Sigo viendo difícil considerar nuestras deudas odiosas o ilegítimas, al menos esta última tanda se ha contraido por el colapso de ingresos fiscales que produce la caida de la actividad inmobiliaria. Es cierto que hay una deuda “oculta” que son las garantías o avales dados a la banca para que busque financiación privada, pero aunque esa deuda posiblemente no nos guste no estoy tan seguro que los gobernantes no estén legitimados para contraerla an función de su mandato, ya que el objetivo es que la actividad no caiga más, y se consigue en un primer momento, aunque está por ver el desenlace, posiblemente haya sido un gran error, pero reitero ¿en función de que se considera corrupta o ilegítima? De hecho a día de hoy la deuda pública sigue siendo manejable, el problema es otro, como muestra que Italia ha refinanciado 150000 millones en los últimos 3 meses con 45000 millones de sus bancos y España 60000 millones con 60000 millones de nuestros bancos. El problema es el déficit por cuenta corriente y la enorma deuda externa acumulada, en su mayoría privada. El crecimiento en base a la deuda externa se ha terminado, toca pagar, o hacer default, y los datos cantan.
    Posición Inversora Internacional Neta (diferencia de activos y pasivos con el exterior): -90% PIB
    Pasivos totales con extranjeros: 216% PIBDeuda externa bruta: 160% PIB
    Deuda externa neta (diferencia con lo que nos deben): -90% PIB
    Una situación que recuerda mucho a la de otros, en cuanto a la posición inversora: Irlanda -91% PIB; Grecia -92,5% PIB; Portugal -107,5 PIB http://laproadelargo.blogspot.com.es/2012/04/deuda-y-desequilibrios-iia-espana.html

    La diferencia con grecia y Portugal es que nosotros estamos más cerca de generar flujos positivos para empezar a desapalancarnos. Eso es porque desde el principio mucha gente se fue al paro, no pudo consumir y la demanda de importaciones cayo mucho más que las exportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *