LA BANALIDAD DEL MAL.

La expresión banalidad del mal fue una frase acuñada por Hannah Arendt y es utilizada para describir el mal como algo que no nace del individuo, sino de las circunstancias. Por ejemplo, en el régimen nazi se mataban judios porque se cumplía con el deber de todo alemán de salvar a la patria de un peligro. El mal no surge de la inteligencia de los individuos sino de las circunstancias sociales que los adaptan a la conducta generalizada, se modifican conductas para adaptarlas a la nueva situación. Los ciudadanos pierden sus valores, carecen de escrúpulos si esta adaptación les hace obtener beneficios. Los ciudadanos hacen lo que la mayoria de sus vecinos hacen, casi todo por instinto de supervivencia.

En nuestro actual sistema corrupto, la banalidad del mal actúa de la misma forma que en cualquier sistema criminal, se pierde la sensibilidad y nadie reconoce que está haciendo el mal, sencillamente porque no pueden reconocer que están viviendo en él. Trasladado a la corrupción, observamos que las instituciones se degradan porque sus inquilinos han perdido la moralidad y la ética del gobernante, del político al servicio de sus ciudadanos, no reconocen que sus actos entran en la dinamica de perversión que no gusta a los ciudadanos. Se plantea una distorsión entre la función y la utilización de esa misma función en beneficio propio sin reconocer tales actos puesto que han sido introducidos en la conducta de los gobernantes y políticos como si de algo normal se tratára.

No hay institución, entidad, organismo etc… que no haya caido en el más absoluto desprestigio sin que sus dirigentes reconozcan el mal que han cometido porque se ha producido la banalidad del mal en un sistema de corrupción. Todos han adaptado su conducta a la mayoria de los otros dirigentes, nadie se concede una mínima reflexión en el campo de la duda, están seguros de que lo que están haciendo es el bien, algo diametralmente opuesto a lo que desde la otra orilla vemos los ciudadanos.

Las actuaciones de los Consejeros de las Cajas de Ahorro, saliendo de unas entidades quebradas por su negligente gestión con unas indemnizaciones de escándalo, las propias actuaciones de los organos supervisores con el gobernador a la cabeza intentando ocultar desde hace tiempo estos episodios de grado delictivo, la del mismo Presidente del Consejo del Poder Judicial negandose a dimitir por el probado despilfarro de dinero público en asuntos particulares, todo un jefe judicial, ministros negando comisiones de investigación, alcaldes cobrando varios sueldos, diputados autonómicos cobrando dietas por no asistir a nada y un sin fin de casos inexplicables para cualquier ciudadano, no hacen más que incidir en la generalización de una conducta que, como entonces ocurrçia en la Alemania nazi, se generó porque los ciudadanos normales pasaron a formar parte del mal, del partido nazi. Se pasa a un estado de ausencia de dialogo interior en el que aflora la banalidad del mal generalizado por conductas que no se han reprimido desde un primer momento y que ahora son la base del sistema político de corrupción.

El Estado es la circunstancia, no es un yo, y por tanto acepta como normales esas conductas banales que recorren todas sus instituciones hasta desacreditarlas, desprestigiarlas y hundirlas, solo un yo, el pensamiento de los ciudadanos libres, de los ciudadanos reflexivos y críticos pueden ayudar a cambiar las cosas, de lo contrario la banalidad del mal irá ascendiendo en su escala de antivalores hasta ver al pueblo atrapado en la miseria por sus gobernantes y además ser acusado de su propia muerte.

2 comentarios en “LA BANALIDAD DEL MAL.

  1. lo mas triste es cuando el superyo se transforma en causar daño a los que son inferiores a ti, aun siendo actos gratuitos, al haber sido anulado el yo, y el ello. es ese momento es cuando toda la sociedad acaba siendo un despojo, y en nuestra sociedad avanzada yo diria infinitamente mas grave, pues la capacidad de autodefensa, es nula, al ser todos escluidos. todos estos mecanismos han sido cortados a base de la traicion y fomentar clases medias, y marginar como escoria a las clases mas pobres, eso si preservando su nocion de igualdad para prevenir la nocion de venganza dandoles escuela y adoptrinamiento social como colectividad comun, pero por desgracia nada de eso puede mantenerse en liberalismo y en globalizacion sin tener cuerdad que aislen los estados como sus monedas propias… simplemente al final es un mecanismo de supervivencia, el superyo cuando trata de causar ya daño absolutamente gratuito siembra un virus de destruccion pero tambien de nuevos valores que acabaran haciendo nacer una nueva sociedad……..
    El hombre tiene limites biologicos y los tiene por algo, como reproducirse con familiares, o como comer carne humana, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *