>Retazos de una crisis global

>
Queridos lectores,

Repetidas veces durante estas semanas algunos lectores, amigos y hasta familiares me piden que aporte pruebas fehacientes de que realmente se está desarrollando ya la mayor crisis energética de la Humanidad (o, al menos, del mundo occidental). Mi deformación profesional como científico hace que tal petición me resulte chocante: en este cuaderno de bitácora me dedico hasta la extenuación a hacer repetidos análisis de los datos aportados por los diversos entes internacionales e incluso por compañías privadas cada vez más preocupadas por la que se nos viene encima, y para mí esos análisis son más que elocuentes. Sin embargo, me doy cuenta de que para mucha gente las numerosas gráficas y proyecciones, y los argumentos más o menos técnicos que aporto son prácticamente inútiles por dos motivos fundamentales. El primero, que nuestra sociedad se ha vuelto tan cínica que estamos acostumbrados a que se pueda defender, incluso en las altas instancias políticas, una posición y su absolutamente contraria, y en ambos casos respaldados por toneladas de datos y sesudos análisis; faltando por tanto la honestidad de no negar la evidencia y no intentar falsear la realidad a nuestra conveniencia, la gente se siente perdida, de tanto más si no son capaces de seguir la discusión técnica. Al final, en nuestro mundo la verdad material se vuelve cuestión de opinión y hasta si dos más dos suman cuatro es argumentable. El segundo argumento (que es todavía más demoledor) es que si el problema tuviera la gravedad que aquí y en otros foros repetidamente se denuncia, el comportamiento de nuestros líderes seria de una absoluta e inaceptable irresponsabilidad, en primer lugar por ocultarlo y en segundo lugar por no tomar las medidas adecuadas para adaptarnos; el corolario natural de todo esto es que suponer tal comportamiento por parte de nuestros políticos implica creer que hay una inverosímil gran conspiración en marcha y reduce por tanto a los proponentes del Peak Oil a una pandilla de locos conspiracionistas. Delante de esto yo suelo argumentar que en realidad nuestros líderes están perfectamente al tanto de qué pasa, lo que sucede es que están buscando salidas falsas porque cuesta aceptar que la sociedad actual tendrá que reorganizarse por fuerza de arriba a abajo, y aquí suelo destacar varios hechos significativos. Por ejemplo, que Obama nombró como Secretario de Estado (es decir, Ministro) de Energía a Steven Chu, que aparte de ser premio Nobel de Física fue director del Lawrence Berkely National Laboratory y que no sólo conoce bien el problema del Peak Oil sino que ha hablado numerosas veces (antes de ser Secretario de Estado, claro está) de él; como muestra, esta presentación de 2005; la transparencia 16 habla por sí sola. Otro ejemplo: en el Reino Unido se están tomando el tema más que en serio y son legión las iniciativas que desde el ámbito público y privado se están tomando, y ya discutidas en posts anteriores: “Algunos gobiernos cambian el rumbo“, “Algo se mueve en Inglaterra” y “Vientos de transición“. Y bien, si pensamos en España, está la muy significativa pregunta que Gaspar Llamazares presentó delante del congreso (registro aquí). Con respecto a la pregunta que yo mismo formulé al Presidente (bueno, en realidad otra, más personal, que envié desde la web de la Moncloa), recibí la siguiente respuesta:



Como dice Quim: “Bueno, por lo menos ahora puedes decir que sabes que Zapatero está al corriente del problema”. Por otro lado, seguramente algunas comunidades autónomas se están planteando el problema (y el que quiera entender que entienda).

Entiendo, de todos modos, que lo que la gente quiere ver son indicios inequívocos de que efectivamente se está desarrollando esa crisis energética de la que tanto hablamos. Me resulta curioso que, en medio de las malas noticias que sobre la evolución económica local y global arrojan los diarios cada día, sea justamente en este momento que se me pida una mayor confirmación, una mayor clarificación; pero está claro que la gente aún cree en el discurso mainstream de que la crisis económica tiene su origen único en unas manipulaciones especulativas de unos banqueros muy malos, y no en el hecho de que hemos topado con los límites de los recursos del planeta. Pero, en fin, como quiera que en las últimas semanas se han sucedido numerosas noticias que muestran que la crisis energética se agudiza, creo que está bien resumirlas aquí. Y, como verán, la mayoría salen de los propios medios de comunicación de masas…

Si después de todo esto, tienen motivos todavía para ser optimistas o les quedan dudas, sinceramente ya no sé qué más decirles; sólo, que se queden a la escucha de los próximos acontecimientos.

Salu2,

AMT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *