Mujeres trabajadoras: otro rostro de la precariedad laboral – Debate Directo 25-10-2016

mujer-trabajadora-por-donnie-nunley

En este segundo programa hablaremos de la precariedad laboral de las mujeres: desigualdad salarial, economía sumergida, alto nivel de paro femenino, condiciones laborales sin derechos básicos.

Hablamos de las cifras de la precariedad femenina: a día de hoy el Estado español es el segundo país de la Unión Europea con mayor índice de paro femenino, por encima tan solo está Grecia. Mientras tanto, duplica la media europea. A la vez que se mantiene la brecha salarial con respecto a los hombres. el paro femenino están en un 21’82%, es decir, 3’5 puntos por encima del masculino. Y cerca del 80% de los contratos a tiempo parcial son para ellas.

Analizamos también de la llamada “economía sumergida”, donde las mujeres estamos sobrerrerepresentadas: tareas de cuidados a niños y personas dependientes, de limpieza o trabajos en negro.

A la vez reflexionamos sobre que, lejos ser de víctimas pasivas, las mujeres trabajadoras se empiezan a autoorganizar contra la explotación laboral. Analizaremos las formas de lucha y organización y el rol de los sindicatos.

Por último, hiciomos una reflexión sobre cómo el sistema patriarcal es un gran aliado de las empresas y empresarios capitalistas. El “rol natural” de las mujeres que determina sacarlas del mercado laboral para volver a los hogares o cumplir tareas “de mujeres” le viene muy bien a los capitalistas para tener un ejército de mujeres explotadas.

Con Elena Cabrera, Javier López, Isabel Cruz, y Henrique Ferreira. Conduce Cynthia Lub.

Fotografía de Donnie Nunley

4 comentarios sobre “Mujeres trabajadoras: otro rostro de la precariedad laboral – Debate Directo 25-10-2016

  1. precariedad por los cojo… la mayoría trabaja en oficinas o en trabajos poco pesados… precarios los hombres que somos los que pagamos impuestos.

    1. Anton, las mujeres también pagan impuestos…

      La brecha salarial de géneros es un mito, en todo trabajo la mujer cobra igual que el hombre (por ley), lo que no se puede es comparar ocupaciones de menor salario con otras de mayor salario…

      La realidad es que no hay trabajo para todos. Los empresarios se frotaron las manos con la tercera “revolución” feminista que duplicó la oferta en el mercado laboral.

      Podríamos arreglarlo… que la mujer sea la que trabaje y tenga que mantener al hogar y los hombres les hacemos la cena, limpiamos la casa y criamos a los niños… Así, de golpe tendríamos pleno empleo y no habría más “desigualdades”….

  2. Abuelita, abuelita, qué boca más grande tienes!…

    Esas dos de la “afoto” no me extraña que sean feministas. Son más feas que un tiro-mierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.