Prontuario de Teopatología Cristológica

15,00

Autora: NOA LALEILA
Editado en Rústica 424 páginas

15 disponibles

Categoría:

Nuestros Libros

Hace años, una emisora de televisión ofreció en directo una discusión pública sobre la existencia o no de los dioses. En un instante dado, uno de los participantes, un anciano, al terminar su exposición, manifestó su esperanza de que llegara el tiempo en el que a los fieles de cualquier divinidad se los considerara enfermos mentales, psicópatas de pleno derecho. Confiaba, insistió, en que, a no tardar, fueran tenidos por peligrosos y se los tratara como infecciosos. Las palabras de aquel hombre causaron cierta sorpresa, por no decir cierto estupor, entre los presentes. Era la primera vez que en público, delante de unas cámaras, se exponía esa idea. Aquellas palabras, que probablemente se habrían repetido millones de veces a lo largo de los siglos, resultaron proféticas. En la actualidad son cada vez más numerosas las personas que afirman que la creencia en dioses constituye una enfermedad de consecuencias sociales devastadoras. Si, en contadas ocasiones, puede ser benigna, no lo es para el común de los infectados, mientras que los casos agudos y graves son numerosos y de resultados siniestros. La historia de tales creencias, con aterradora frecuencia, está empapada en sangre debido, entre otras causas, a la vesania e insaciabilidad de sus sacerdotes y la utilización criminal de los teofundamentalistas y teofanáticos que generan y controlan. Médicos y especialistas designan dichas creencias con los nombre genéricos de teopatología y teopsicopatología, mientras que a los infectados los consideran teopsicópatas. Que enfermedad y síntomas no estén incluidos en los manuales de medicina y psiquiatría, no quiere decir que sean menos reales. Su ausencia lo único que demuestra es el poder de la inercia humana y sus estructuras, el de la censura social y la influencia determinante del miedo y la autocensura. El estudio que exigiría esta pandemia es complejo, debido a que las divinidades son miles y de características muy dispares. Si ello no constituyera un obstáculo, la interrelación y dependencia de unas y otras complica el estudio de su etiología, ya que resulta difícil el análisis independiente de los dioses que constituyen la fuente primigenia de la infección y el estudio de las características mórbidas que cada uno provoca. Por lo que respecta a la teoapatología cristológica, objeto de este trabajo, y que flagela a Europa desde hace mil seiscientos años, el problema se complica. Aparenta ser una amalgama de las religiones, judías, romanas y griegas, cuando sus raíces primigenias se pierden, en realidad, en Egipto y el Oriente Lejano. Para dificultar su análisis, y a pesar del control impuesto por los reyes del Imperio vaticano en sus colonias, cada pueblo infectado, convertido en transmisor, tomó de sus dioses primitivos distintos atributos que aplicaron a la Trinidad, dando lugar a un oscurecimiento todavía mayor de raíces y fuentes. Esta confusión dificulta la ya complicada búsqueda de los orígenes y características primigenias del ídolo yahvídico, búsqueda en la que se estrellan, con frecuencia, quienes en dicho campo se introducen.

Puedes descargar también el libro en formato PDF, recuerda que si te puedes permitir el libro en formato en papel o realizar una pequeña donación es necesario para el sostenimiento de nuestra editorial.Prontuario_de_teopatologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *