Asquerosamente sano

14,00

Descarga el libro electrónico (5.99 €)
Autor: Jorge Romera Pino
Diseño Sancho Ruiz Somalo
Maquetación Queimada
YO: Colourbox En serio. Fotografía de Portada
ISBN 978.84-85735-65-5
Dep. Legal M-23989-2014
Primera Edición Mayo 2014
Encuadernado en rústica
258 páginas 15,5×21 cm.

30 disponibles

Nuestros Libros

YO: Veintidós. KATY: Ufff… ¡Veintidós meses! YO: Años. Veintidós años. Nunca deja de asombrarme el efecto que causa esta afirmación en las mujeres a las que confío mi pequeño secreto. Un par de amigos bienintencionados, él y ella, me aconsejaron que nunca revelase esto a una mujer, pues pensaría de mí que soy un enfermo. Pobres ignorantes. Sólo por ver la cara que ponen ya vale la pena. Mejor que el sexo, garantizado. KATY (con cara de haberse atragantado que rápidamente se transformaen sonrisa y a continuación en franca carcajada): ¡Venga ya! Eres tremendo.

ASQUEROSAMENTE SANO Jorjune es un tipo de mediana edad solitario y taciturno, atiborrado de fobias y neurosis. Antaño un joven dinámico, musculoso y mujeriego, un buen día decide hacerse vegetariano, filósofo y corredor de fondo. Tras dos décadas de una dieta a base de copos de avena crudos, zanahorias y yogures desnatados, lecturas desordenadas, abstinencia sexual y conductas compulsivas que harían salivar de placer y envidia al mismísimo Woody Allen, Jorjune sufre un accidente en mitad de uno de sus entrenamientos. En ese momento su vida dará un giro copernicano y la pregunta “¿puede alguien como yo, con cuarenta y dos años, volver a ser el que era?”, comenzará a artillear las caóticas neuronas de su cerebro con la insistencia del polluelo rompiendo el cascarón que le protege pero le separa de la vida real. Y esposible que Pascal tuviese razón cuando dijo aquello de que todas las desgracias humanas provenían de nuestra incapacidad para permanecer solos en nuestra habitación, pero…, qué aburrimiento, ¿no? Escuálido, tímido como un ratón, en el paro y desahuciado por los pocos que lo conocen (“¿Ligar, tú? Pero si te has pasado veinte años fuera de circulación. Estás en el límite de la edad. Has perdido el último tren”. “Incluso un muerto puede levantarse y andar con la debida motivación –recuerden a Lázaro- pero a mis cuarenta y dos años yo ya estaba acabado”), Jorjune se propone curarse a sí mismo y conocer mujeres, en el sentido bíblico de la expresión, preferiblemente. Internet será la vía por la que se introducirá en el universo femenino, un camino empedrado de citas a ciegas, perfiles falseados, reveses variopintos, tropezones legendarios y aventuras tan surrealistas como la vida misma. Y, lo crean o no, esto que están a punto de leer está basado en una historia real.

Jorge Romera Pino Jorge Romera fue un niño introvertido que solía subirse a la copa de un árbol durante las excursiones escolares mientras sus compañeros de clase jugaban al pañuelo. Gordito oficial de los alrededores de su casa, a los doce años fue descartado de una escuela deportiva en la que quería inscribirse por no superar las pruebas físicas y se dedicó a hacer flexiones en el suelo de su habitación y a leer la Ilíada consolidando así su condición de niño raro. Después de pasar por varios gimnasios y terminar el C.O.U. con notas brillantes, decidió dejar la carrera de Derecho a los tres meses y dedicarse a ir de discotecas todos los días de la semana cosechando una reputación de mujeriego bastante envidiable. Servicio militar como boina verde en una Compañía de Operaciones Especiales y empleos posteriores en el inframundo de la seguridad privada le empujan a cambiar de rumbo y ponerse a estudiar Filosofía para conocer la respuesta a las preguntas fundamentales. Pero el primer año en la universidad resulta tan exitoso que sus circuitos neuronales chisporrotean con grave peligro para su persona, y se hace vegetariano primero para después optar por la abstinencia sexual y el atletismo. Paralelamente, la lógica matemática se convierte en su obsesión hasta que abandona la carrera en cuarto tras descubrir que su héroe, el lógico matemático más grande de todos los tiempos, Kurt Gödel, se dejó morir de inanición por pura paranoia. Se consagra a leer compulsivamente novela y ensayo hasta la cifra de seiscientos títulos, dato, naturalmente, que no puede ser demostrado. La vuelta al inframundo de la seguridad privada convertido ya en un neurótico de manual podría haberlo hundido para siempre, pero un afortunado accidente de tráfico mientras está entrenando hace que su visión del mundo cambie lo suficiente como para que desee volver a ser un tipo normal (como si alguna vez lo hubiese sido). Desempleado, viviendo con una madre que padece la enfermedad de Alzheimer y con cincuenta años a sus espaldas, esta novela pretende convertirlo en una rutilante estrella de la literatura mundial. Ah, sí, también es autor de un blog de relatos, www.asquerosamentesano.com

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Asquerosamente sano”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *