El sueño roto del motor eléctrico

Electricidad por QUOI Media

Los motores de los coches eléctricos consumirían una buena cantidad del cobre de las reservas mundiales existentes, pero el cobre necesario para llevar energía a los cientos de millones de puntos de recarga distribuidos por todo el mundo sería igualmente colosal. Los puntos de recarga rápida son especialmente exigentes en cuanto a sección de cobre necesaria. Además, meter cinco metros de manguera para conectar el punto de recarga a cada nuevo coche eléctrico.

Mirad en Google Earth cualquier ciudad española donde el 70% de los vehículos estacionan por la noche en la calle por no disponer los dueños de garajes; esto incluye esquinas, a veces carril central de la calle si es suficientemente ancha y a veces hasta en paralelo con el coche de un vecino conocido que sale más tarde o pegado malamente a los cubos de la basura, el que llega tarde a casa. En muchos barrios se aparca o estaciona (me gusta más la segunda palabra) incluso en campos de tierra, por falta de espacio y dinero de los ayuntamientos para asfaltar todavía más.

Poned también los puntos de recarga en las zonas de oficinas, locales comerciales y fábricas. Ahora poned cable gordo desde los transformadores de los barrios, centros comerciales y oficinas hasta todos los coches de la calle. Eso si, después de cambiar esos transformadores de 20.000 VAC a 400 VAC, muchas veces instalados sobre columnas endebles, por otros mucho más potentes, porque los conectores de los coches exigen mínimo 16 A y en recarga rápida muchos más, mientras en las casas de trabajadores que tienen el utilitario en la calle, suele haber como mucho esos 16 A. Y finalmente y en proporción aguas arriba, ir cambiando los transformadores de 20.000 VAC a múltiplos mayores a otros de mucha mayor capacidad para conectar con la red de transporte, e id cambiando las secciones de las redes de distribución y hacia arriba de las redes eléctricas de transporte para hacerse cargo de esos brutales aumentos de capacidad. Eso si, como dicen alegremente muchos tecnocratas e incluso algunos alegres militantes de Podemos, eso daría muchos puestos de trabajo más, ¡que alegría!

Finalmente, meted más cobre en todos los bobinados de los nuevos generadores y turbinas que deberían alimentar esta nueva y enorme demanda eléctrica para el coche eléctrico. Y sigan, y sumen y dale y toma, que esto es la gran feria del consumo que nunca se acaba, pero que genera mucha actividad y mantiene muchos puestos de trabajo “verdes” ¡que bonito! Este es un llamado a la reflexión también a los creyentes en que el autoconsumo doméstico mediante, por ejemplo, módulos FV, lo resuelve todo y no se hace porque las multinacionales perversas tienen terror al mismo, para que se piensen si es tan fácil eliminar las redes nacionales de transporte y distribución eléctrica en sociedades complejas y si no se pagan con la tarifa del consumo (sean privadas e incluso públicas) quién demonios las va a crear y mantener.

Esto no es un alegato, repito, no es un alegato para defender la codicia evidente de estas grandes corporaciones y los sueldos y bonos indecentes de algunos de sus directivos y los beneficios escandalosos de los accionistas durante tantos años. Es un llamado a que entiendan que esas redes hay que crearlas ampliarlas y mantenerlas incluso con autoconsumo en el tejado del chalet, porque muchos hospitales, escuelas, metros y trolebuses y autobuses, farolas, bares y restaurantes, bloques enormes de viviendas y oficinas, empresas siderúrgicas, del aluminio o de la cerámica y demás no pueden funcionar con autoconsumo tal y como están hechas y por tanto hay que mantener la red incluso para las viviendas con autoconsumo cuando no hay sol o por la noche. Que entiendan que esto tiene un coste económico y de uso de materias primas enorme que hay que afrontar y entender.

3 comentarios en “El sueño roto del motor eléctrico

  1. El enfoque y el análisis, veraz a medias.
    Recomiendo urgentemente una actualización del concepto ee.rr y un estudio más riguroso sobre la eficacia de la independencia energética.
    Las multinacionales tienen miedo a la autosuficiencia de los consumidores y frenarán el desarrollo tecnológico en este sentido, la difusión informativa a la vez que acabarán imponiendo un impuesto al uso del sol.
    Los tiros van por ahí

  2. “Eso si, como dicen alegremente muchos tecnocratas e incluso algunos alegres militantes de Podemos, eso daría muchos puestos de trabajo más, ¡que alegría!”

    ¿En serio? ¿A eso le llamas argumentos en contra?

  3. Veo muchas limitaciones en sus argumentos que se probablemente parten de un muy limitado conocimiento de la infraestructura necesaria para recargar una gran flota de vehículos eléctricos.

    Sin añadir prácticamente un gramo de cobre ni cambiar transformadores podríamos cargar varios millones de vehículos por la noche aparcados en sus garajes comunitarios. Yo lo tengo, y mi contrato no se ha movido un gramo ni necesito más punto de carga que el que tengo.

    Por otra parte a su debido tiempo la tecnología de carga rápida y sistemas de almacenamiento aplanará la demanda en las electrolineras sin tener que instalar transformadores mayores, y no harán falta, ni se pondrán, miles de puntos por las aceras para recargar. Todo llegará, y usted lo verá.

    Pero sin duda lo mejor es que todos vayamos en bici, o mejor aún, seguimos enviando miles de millones en divisas a los países productores de petroleo y gas. Que coger energía de nuestro sol y viento es muy caro como todos sabemos. Menos los que no lo sabemos.

    Totalmente de acuerdo en lo del autoconsumo por supuesto. Sin embargo, el mantenimiento de las redes, tonto de mi yo pensaba que ese coste lo pagamos con ese término fijo de potencia que nos han subido varios cientos por cientos recientemente. A ver cuando se hace una auditoria energética en condiciones en este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *