Trabajo porque es lo que hay

Escucha el primer programa de la serie sobre el trabajo en Debate Directo:

Trabajo: un presente distópico


Empleo, tajo, labor, curro, faena, trajín, ocupación, profesión. Trabajo, del latín tripalium: un instrumento de tortura formado por dos palos en aspa y un tercero que los cruza vertical, un yugo donde mortificar al Hediondo, azotarle, golpearle, quemarle. El lugar donde sufrir.

Hediondo a punto de firmar su contrato

Se estima que los cazadores primitivos “trabajaban” unas 6 horas diarias o incluso mucho menos, y que hoy trabajamos más horas al día que un esclavo romano. Los campesinos medievales disfrutaban de entre cuatro y seis meses al año de vacaciones.

Estudiamos para ser empleados. Empleables. ¿Y tú, para qué sirves? ¿A quién sirves? ¿De quién eres siervo? ¿Cuántos te sirven a ti? Pero no somos sólo tú y yo, no es un problema individual: el papel del Reino de España en esta Unión Europea es ser un país de servicios, de sirvientes, de servidumbre. ¡Vivan las caenas!

¡A currar, desagradecida! Que Amancio empezó desnudo en el desierto y se esfuerza mucho para que tú puedas estar aquí

Competimos entre nosotros en el mercado laboral para que alguien nos emplee, nos use. Para servir. ¿Qué somos entonces? ¿Herramientas? ¿Mercancía? ¿Somos un producto o nuestra propia marca? “Dicen que los ricos crean riqueza, pero por alguna razón yo tengo que estar a primera hora en el curro, todas las mañanas”.

Deseando que liberalicen el negocio de los desahucios, ¡hay mucho mercado!

¿Trabajo? ¿O, más bien, empleo? ¿O, simplemente, actividad humana? ¿Es el voluntariado trabajo? ¿Es el activismo trabajo? ¿Cuidar de tus padres es trabajo? ¿Y parar un desahucio? ¿Acaso toda actividad positiva para sociedad está remunerada?

¿Es el empleo un fin en sí mismo? ¿Hay que crear empleos? ¿Qué empleos? La guerra genera empleos, ¿no? ¿Y el saqueo, qué? ¿Por qué no contaminar un río y descontaminarlo después?

Creamos la tecnología que nos podría liberar del trabajo. Molinos, tractores, maquinaria industrial, ordenadores. Robots. Podríamos trabajar menos, dedicarnos a aquello que nos llene, a lo que nos interese o nos apasione. A aprender, a crear belleza, a vivir, a amar, o a vagar. Nah, mejor madruga, dobla el lomo, compra, ve la tele y a dormir.

¡Sonríe! Si te esfuerzas mucho, podrás conseguir lo que quieras

¿Qué pasaría si desapareciera tu empleo? Tu función, tu puesto. ¿Sería el mundo un lugar peor? ¿Mejor? ¿O no importaría una mierda? ¿Nos define nuestro empleo? ¿Somos nuestro trabajo? ¿Nos convertimos en lo que hacemos?

¿Que el trabajo dignifica? ¿Cuál? Y, ¿cuándo deja de hacerlo? ¿Se realiza uno a través del trabajo? ¿De qué trabajo estamos hablando? ¿De limpiar quirófanos y retretes por la mitad de lo necesario para mantener a tu familia? ¿De atender doscientas llamadas con una sonrisa en la boca y tres minutos para ir al baño? ¿De subir encorvado seis veces al cuarto para montar una cocina y volver destrozado tras once horas? ¿Seguirás ahí con sesenta años? ¿Dignifica colocar preferentes o especular con el trigo?

¿Dónde curras hoy? JobToday, Uber, Glovo, Amazon Prime Now… Tengo tres curros y no llego. Gig Economy, mayordomos bajo demanda, te saco al perro, más sirvientes como servicio, emprendedores, economía colaborativa. Me deben dos meses.

Todos y cada uno de estos niños consiguieron ser CEOs de sus propias empresas

Curra y ya está. No molestes. Me deprimes. Sonríe. ¿No te gusta el tripalium? ¡No te gusta nada! Toooodo está mal. La vida es así. Trabajo porque es lo que hay. A quien madruga Dios le ayuda. Podría ser peor, podrían desollarte. Yo paso de follones. Ve a lo tuyo. ¿Para qué? No vas a cambiar nada. Prefiero ser ignorante y feliz. Sé alguien en la vida. Si no tienes más, es porque no te esfuerzas lo suficiente.

Sirvientes por contrato, sustitutos directos de indios y negros secuestrados. Preferimos ser esclavos y no pensar, y no temer. Esclavos de alquiler, por horas. Obreros, precarios, proletarios. Curritos que van de un trabajo de mierda a otro, sí, pero subiditos: “Clase media, ¿sabes? Yo no soy obrero”. Tenemos esclavos a nuestro servicio, a veces lejos y otras no tanto.

Aquí lo que pasa es que hay mucho vago

Trabajamos más para tener menos deudas o más dinero, y menos tiempo, para comprar más. Pero el dinero no tiene valor, y el tiempo sí que lo tiene. Comprar es una droga fugaz. Y el dinero, otra droga. Al final, la paradoja del imbécil, la del pescador: drogados, vemos pasar la vida tratando de ganárnosla.

“No, los ricos no generan riqueza: se quedan con la riqueza, por eso son ricos. Si la generasen, se llamarían trabajadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *