Los servicios siguen desplomándose, según el INE

El Índice de Actividad del Sector Servicios (IASS), una vez deflactado, cae un 24% respecto a los máximos de 2008.

Aunque muchos anticipaban que los inquietantes datos de ventas en el sector servicios en el mes de junio (-8,4% deflactado con el IPC) eran transitorios debido a que el mes de junio de 2010 fue especialmente bueno por el anticipo de la subida del IVA, el mes de julio ha seguido con la tendencia negativa. En términos nominales la cifra de negocios sube un 1,8% respecto a julio de 2010, pero una vez que deflactamos en realidad nos encontramos con una caída del 1,2%.
El INE toma como punto de referencia el año 2005, por lo que si deflactamos los índices desestacionalizados de ventas con el IPC nos encontramos con que la cantidad de servicios de mercado disponibles en la economía española ha caído desde sus máximos de enero de 2008 nada menos que un 24,1%.
Este índice abarca el 63% de los servicios de mercado existentes en nuestra economía, quedando fuera dos grandes grupos como son la sanidad y la educación privadas. Aunque estos dos sectores sin duda no se han comportado tan mal como el resto de servicios, es evidente que en modo alguno, y por su reducido tamaño en comparación al resto, han podido compensar el enorme desplome de los otros.

En el gráfico se aprecia la imparable caída que sufrieron los servicios durante dos años (2008-2009), seguida de un casi imperceptible repunte a principios de 2010 que duró apenas unos meses, hasta que las medidas de gasto público sumamente expansivas que estaba llevando el Gobierno tuvieron que cortarse debido a la crisis de deuda de mayo del pasado año. A partir de entonces se inició un leve declive que se ha acentuado durante 2011, año en que, hasta julio, el índice deflactado cae un 3,9%.
Sin embargo, y para obtener una imagen realmente fidedigna de la situación deberíamos tener en cuenta las variaciones de población habidas en España en los últimos años, que han sido muy importantes. Esto puede verse en el siguiente gráfico.

Se puede ver que la “prosperidad” de la burbuja (conseguida gracias al endeudamiento privado con el exterior) fue mucho menor de lo que los políticos nos quisieron hacer creer, ya que los servicios per cápita sólo aumentaron entre 2002 y 2008 un 6,7%. Por el contrario, éstos se han derrumbado desde 2008 un 27%, per cápita. Todos los presuntos “logros” conseguidos a base de endeudar a los ciudadanos españoles para varias generaciones ya se habían esfumado durante el primer año de crisis, para luego seguir cayendo hasta mucho más abajo.
Aunque no disponemos de estadísticas anteriores a 2002, podemos intentar extrapolar en qué niveles de servicios nos encontramos, aproximadamente, a partir del Índice de Comercio Minorista (ICM), muy relacionado con el que es objeto de este artículo. Como podemos ver en el gráfico, el ICM ajustado a población y deflactado con el IPC ha caído algo menos que el IASS (21.6%), pero la estadística se remonta hasta 1995. Sin embargo, una vez más, el derrumbe de la actividad ha sido tan dramático que se encuentra un 11,4%, per cápita, por debajo del de 1997, con lo que no sabemos, realmente en qué niveles de disponibilidad de servicios per cápita nos hallamos, aunque es de suponer que posiblemente habría que llegar a los años 70 del pasado siglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *