El sector exterior augura muchos más problemas en los ajustes

La situación empieza a pintar realmente mal. Ni siquiera el fuerte retroceso de las importaciones en un entorno de altísimos precios del petróleo (lo que da idea del hundimiento que está sufriendo la demanda interna) ha sido capaz de evitar un déficit comercial en enero de 3.655 millones, mucho menor que el de enero de 2011 pero aun así en unos niveles intolerables. De mantenerse la tendencia el déficit comercial sería exactamente el mismo de 2011, casi 44.000 millones.

Las importaciones retroceden un 3.1% respecto a enero de 2011, lo cual es la peor caída desde febrero de 2010. El crecimiento de las exportaciones, de una forma absolutamente alarmante, se reduce al 3.9%, la cifra más baja desde noviembre de 2009. No es un dato aislado, sino la continuación de la tendencia que empezó el verano pasado.
Con tan poca ayuda del sector exterior es de prever que el ajuste en el empleo sea mucho más drástico. Realmente el plan de austeridad, partiendo de un 23% de paro y en un entorno de debilidad del sector exterior se plantea cada vez más como una misión absolutamente imposible.

4 comentarios en “El sector exterior augura muchos más problemas en los ajustes

  1. Hombre Juan Carlos, lo que se ve en el gráfico es que las exportaciones aumentan desde finales de 2.009. Las importaciones también, pero no tanto. Enero fue el año pasado el segundo peor mes, quitando septiembre, así que mi impresión es que el déficit comercial se quedará este año entre 32-35 millones de saldo negativo, quizás menos si se deciden a subir el IVA.

    Si el saldo positivo de servicios continúa aumentando por primera vez en muchas años el saldo de ambos será positivo.

    Desgraciadamente el saldo negativo de las rentas continuará aumentando por los mayores intereses de la deuda, además en 2.012 había bastantes vencimientos.

    Está claro que sin medidas adicionales no se cerrará la cuenta corriente.

    1. Está claro que el déficit corriente sólo se podrá cerrar con una fuerte contracción en el sector público. Pero si para reducir la balanza comercial en 7.000 millones ha habido que destruir 600.000 empleos, ¿cuántos habrá que destruir para cerrarlo?
      En esa proporción serían 3.5 millones de empleos. Obviamente la situación estallará a nivel social mucho antes abortando todo el proceso. Igual que ocurrió en Argentina.

  2. jesus, yo no veo lo que tu, yo solo veo lo jodidamente correlacionada que esta la exportacion de la importacion, de ahi si eres listo sacan conclusiones…. parado al bollo, parado al hoyo….

    deuda neta, al remojo…pero si en deterioro de activos productivos y no productivos….

    y respecto a que las importaciones se reducen, yo sinceramente, no lo veo en ningun sitio, mas que nada, debido a que ganar exportaciones como lo ha hecho españa es tan simple, como que el petroleo sube en todos los lados, mientras el consumo interno de lo que es mas productivo a largo plazo que es el petroleo se deteriora, y con ello se abandonan infinitos coches, y infinita maquinaria, etc, es el ahorro de destruccion que se llama, las ultimas migajas.

  3. Juan Carlos, David, estoy de acuerdo que la situación es desesperada. Dejando a un lado la situación española la cuestión es si aguantará el tiempo suficiente la economía mundial, con los altos precios de la materias primas y la incertidumbre respecto a si se podrán mantener los bajos intereses del T-Bond.

    Si la economía mundial aguanta creo que alguna ayuda habrá para España, parece que Alemania está decidida a dinamizar su demanda interna. En un contexto donde las largas cadenas logísticas necesarias para la producción off-shore son cada vez más caras las cuotas de exportación españolas deberían aumentar y ayudar a cerrar el déficit corriente. La cuestión es si el gobierno hará algo para favorecer el proceso, es decir, algo distinto de la contracción acelerada del sector público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *