Burbuja Radio: La tragedia griega

Programa Economía Directa de Burbuja Radio qe trata la actualidad económica. En esta ocasión comentario sobre la nueva ronda de recortes impuestos por la UE a Grecia y sus posibles consecuencias y análisis sobre la reforma laboral en España con Pablo Baroja y Ismael Torres del Val.

Audio

2 comentarios en “Burbuja Radio: La tragedia griega

  1. mejor que la tragedia griega, llamemosla la europea.

    lo peor es que se puede demostrar cierto grado de inutilidad total.

    imaginemonos que vamos por el camino mas radical que hay, deseando salir de la crisis, y somos una verdadera union de paises donde aparte, sabemos que en realidad todos rondan un 90% de deuda publica sobre pib, en media.

    bien, decidamos eliminarla toda en el plazo de un año.

    es tan sencillo, como sumar a keynes y silvio gesell juntos,
    y hacer esto:
    cambiar de moneda a otra distinta.
    y en la conversion, pro ejemplo, por cada 2 euros antiguos 1 nuevo de deuda, para los que tienen deuda.
    y para los que tienen ahorro, por cada 3 euros de ahorro, 1 de moneda nueva.
    y la recaudacion de diferencia, corresponde con toda la deuda.

    este teorema demuestra que la deuda de los impuestos es economicamente, impuestos ya cobrados sobre el capital, en el momento de emitirse, y por tanto, legitimamente, carecen de spread, al menos en balance moral economico, no lo que pasa ahora…

    y es mas, demuestra esto mismo, debido a que la moneda luego se aprecia, debido a que la estamos en neto reduciendo a la mitad, y eso significa los impuestos ya se cobran en el momento de emision de deuda media, no como la gilipollada austriaca actual de pensar que lo pagan las generaciones futuras.

    en fin, es un mundo todo esto, pero lo mas importante es que una medida 10 veces menos fuerte, causa un efecto de oxidacion del dinero que lo hace circular, y dispersarse entre la poblacion, por la teoria de oxidacion, y simplemente, te come una crisis como esta en 1 dia, cosa que si no por liquidez del BCE se genera la trampa de la liquidez, y todo eso.

    en fin, una pena, como esta la cosa, una verdadera pena, y lo que me revienta, es el nivel qeu se esta usando que es de pena, penita pena, y se estan sacrificando hermanos, algo , que no tiene perdon.

    hoy cabreado por esto mismo, he querido publicar un libro sobre las llamadas teorias de oxidacion complementaria, os lo dejo, tiene 5 paginas asi qeu esta bien.

    http://www.bubok.es/libros/210850/KEYNES-Y-GESELL-TEORIA-DE-CONVERSION-DE-MONEDA-CON-VASELINA

  2. Enhorabuena por toda esa divulgación tan documentada y tan clara.
    Desde luego hay que acordarse en lo que se decía en España durante las bonanzas dentro de la CE: “que trabajen los alemanes” mientras ellos se quedaban atónitos cuando llegaban a España en sus cortas vacaciones y comprobaban cómo disfrutábamos por las noches.
    Tampoco nos preguntábamos por las ingentes ayudas europeas para consumir abonos, plásticos y tecnologías germanas mayormente. Además nos daban supergenerosas subvenciones para inventarnos proyectos I+D y formaciones fantasmas que financiaron corrupciones en patronales, sindicatos e incluso en universidades.
    Estoy totalmente convencido de que toda esa generosidad pasada del centro de Europa forma parte de un plan estratégico para resucitar su sueño de Europa Central, incluso del Eje, desde donde trazan los anillos de los diferentes “espacios vitales” . El primero es el germano (Alemania, Austria, parte de Polonia y el sur hasta Estrasburgo. España estaría en el tercero con el sur de Italia, Grecia y demás.
    Con esos datos, insisto en mi opinión de optimizar lo que tenemos.
    ¿Qué hay diferente y persistente en España?
    – Una baja densidad de población.
    – Una asimétrica distribución de esa densidad.
    – Unas complejas y crecientes diversidades lingüísticas y de identidades nacionalistas.
    – Una juventud muy formada en ocio, imagen y relaciones públicas.
    – Unas infraestructuras urbanísticas, inmobiliarias, de transportes y comunicaciones claramente sobredimensionadas.
    – Un considerable patrimonio histórico, artístico, cultural y de naturaleza.
    ¿Por qué no apostar decididamente por convertirse en un país neutral, seguro y paraíso residencial?
    Creo que ese es nuestro verdadero recurso que podemos “exportar” a nuestro propio país:
    – Acogiendo un mejor turismo.
    – Facilitando residencias de teletrabajo, de formación, de atención sanitaria, de acogida eventual ante desastres imprevistos en otros países, promoviendo una vida segura para aquellas personas que quieran una vida sana y segura para sus hijos.
    En fin. Creo que no es un sueño imposible sino una idea factible y realizable con algunos ajustes menos duros que los que se están planteando desde todas las partes, como por ejemplo:
    – Tolerancia de las identidades nacionalistas en un consenso común de país.
    – Impedir que la población más vulnerable (infancia, vejez, personas enfermas) queden desprovistas de atenciones esenciales (atención sanitaria, formación, vivienda).
    – Máximo respeto y cuidado de nuestros patrimonios históricos, artísticos, culturales, naturales.
    – Plantear las reducciones de salarios y de derechos laborales como inversiones garantizadas para recuperar cuando estos esfuerzos produzcan beneficios.
    – Aumentar la responsabilidad del público, como productor (implicándose en la gestión de la empresa o entidad donde trabaja), como consumidor (ejerciendo una vigilancia más activa y organizada en la calidad de los productos y servicios que utiliza).
    – Fomentar un control de calidad de los productos importados donde, además de la calidad/precio, se valoren que se han producido en condiciones similares a las que tengamos en nuestro país (controles de salubridad, de medio ambiente y sobre todo de derechos de las personas que los fabrican)
    – Fomentar la optimización progresiva del uso de recursos no renovables y el desarrollo de tecnologías que nos permitan progresar sin depender de los recursos que no tenemos.
    Bueno, efectivamente soñar no cuesta más que si lo hacemos para no vivir. Pero hay que vivir y no morirse poco a poco con este futuro que se nos presenta.
    También es una opinión en el vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *