“El sistema financiero islandés te hace sentir como un hamster corriendo en una rueda”. Entrevista a Olafur Margeirsson

 

Licenciado en economía por la universidad de Islandia y ex empleado del sector financiero en su país, Olafur Margeirsson se muestra muy crítico tanto con las políticas de corte neoliberal como con la visión romántica del milagro islandés. Contactamos con él en Éxeter, donde se encuentra preparando su tesis doctoral.

– ¿Cuál fue la causa principal del colapso de Islandia en el 2008?

La deuda, la deuda privada en particular, tomamos prestadas cantidades masivas de dinero. La mayor parte del dinero fue destinado a la compra de activos y al consumo. Tuvimos una burbuja enorme en el sector inmobiliario y otra en la bolsa las dos al mismo tiempo y ambas explotaron al unísono.

Es importante tener en cuenta que el dinero que tomamos prestado no vino solo del extranjero, también fue creado de la nada por nuestro sistema financiero nacional, tras crease este nuevo dinero fue gastado en acciones, casas bienes importados y extravagancias de todo tipo. Nosotros vivíamos, literalmente, de prestado. Pero cuando bajó el ritmo de creación de nuevo dinero y las devoluciones de las deudas salavajes empezaron a ser fallidas, la casa de crédito empezó a desmoronarse y se derrumbó.

-¿Qué medidas tomó el gobierno y cuál fue su estrategia principal para sacar al país de la crisis bancaria?

El gobierno y otros organismos públicos hicieron todo lo que estuvo en su mano para mantener a los bancos con vida. Un año antes del crash se permitió a las entidades financieras que tomaran prestado del Banco Central poniendo como colateral casi cualquier activo que pudiesen encontrar ¡Incluso aceptaron aquellos creados por ellos mismos!

Las reglas se volvieron tan laxas que el Banco A podía emitir bonos, vendérselos al Banco B que lo llevaba al Banco Central y acababa usándolo como garantía para tomarle dinero prestado. Entonces, el banco B, una vez con el dinero, podía hacer lo que quisiera con él, como por ejemplo prestárselo a A. , en caso de que lo hiciese falta. Por supuesto A también podía hacer lo mismo por B.

¡Toda esta política hacía posible en la práctica para cualquier banco conseguir dinero del banco central gracias a los bonos emitidos por si mismos! Esos bonos fueron llamados más tarde “Las cartas de amor” debido a su fragilidad como “garantía”.

-Al final todo acabaría estallando

Cuando la tormenta perfecta llegó en Septiembre de 2008, el gobierno y no solo el Banco Central, hicieron todo lo que pudieron para sostener a los bancos. El mayor problema era encontrar divisas ya que lo que más necesitaban los bancos para mantener su negocio en funcionamiento eran dólares y euros. El gobierno y el Banco Central viajaron a todas las partes del mundo, incluyendo Rusia, para encontrar dinero con el que rescatar a las entidades financieras pero el tamaño del sistema bancario hacía imposible el encontrarlo puesto que el sector financiero era un gigante al lado del resto de la economía. En su cénit, los activos de los bancos eran diez veces mayores que el PIB del país. Al final el sistema financiero colapsó porque su tamaño en relación al resto de la economía hizo imposible su rescate. Islandia no dejó que los bancos cayeran. Intentamos todo lo que pudimos para salvarlos, pero fuimos incapaces de hacerlo.

– ¿Hubo alguien que señalase el peligro en el que se encontraban los bancos islandeses durante los años de crecimiento económico, es decir, antes de que llegase la implosión de la economía?

Sí, mucha gente, también bancos y agencias de calificación. De hecho la “mini crisis” del 2006 fue desencadenada por los analistas extranjeros que en lugar de haber caído en la borrachera de la crisis se habían mantenido “sobrios”, como es el caso de los analistas del Danske Bank, al argumentar que la expansión de deuda que se estaba dando en Islandia tenía que parar algún día. Dentro del país, una de las personas más memorables que cuestionó el boom islandés fue un desconocido psiquiatra.

– ¿Un psiquiatra?

Sí, el doctor Andres Magnusson, su análisis fue bastante básico, fundamentado y construido con los datos de la economía nacional que cualquiera podía encontrar en Internet. Todas esas voces fueron ridiculizadas, tanto por los políticos como por los banqueros. La entonces ministra de educación Thorgerdur Katrin Gunnarsdottir dijo que uno de los analistas extranjeros críticos , Richard Thomas de Merril Lynch “necesitaba ser reeducado” después de que hubiese puesto en duda la visión del “milagro islandés”. Ese acto fue un ejemplo de la fuerza con la que estaban unidos los intereses empresariales y políticos en Islandia.

Debería mencionarse, además que el marido de Gunnarsdottir, la ex-estrella del balonmano Kristjan Arason, era el máximo responsable de la división minorista del banco Kaupthing. Élla y su esposo evitaron la bancarrota al mover sus pasivos a una compañía llamada “7 right” en febrero de 2008, ocho meses después Kaupthing entró en quiebra.

– La sociedad aclamaba a los banqueros.

Después de la minicrisis del 2006 se inició una campaña masiva de relaciones públicas para fortalecer la idea de “los emprendedores vikingos de Islandia”. Incluso el presidente (reelegido hace poco por quinta vez para el cargo) participó de ella. Mucha gente nunca se lo perdonará.

Las razones que hacían que los ciudadanos se encontrasen ciegos y se negasen a aceptar la fragilidad del boom económico son uno de los enigmas que está detrás de todas las burbujas y los colapsos. “Esta vez es diferente” y “Nosotros somos especiales porque..:” fueron frases que todo el mundo podía escuchar constantemente, al igual que se han oído en otras épocas del pasado en medio de un boom económico espoleado por el crédito. El autoengaño fue casi impecable, y para nada ayudó que los medios de comunicación fuesen controlados por magnates del mundo de los negocios.

-En tus artículos eres muy crítico con el sistema de pensiones islandés ¿Por qué?

El sistema de pensiones islandés es uno de los más grandes del mundo en relación a su economía doméstica, sus activos alcanzan una cifra de alrededor del 135% del PIB. El problema es doble, aunque los activos del sistema lleguen a ese guarismo gigantesco hay un agujero en su balance del orden el 40% del PIB, eso significa que el fondo ha prometido pagar a los pensionistas un dinero que no tiene en la actualidad y que nunca va a tener.

Este mismo problema es bien conocido y lo sufren también Norteamérica y Europa, pero es la segunda parte del problema del sistema  la que me preocupa. Los fondos de pensiones del país tienen que conseguir un retorno real del 3,5% de interés para poder cumplir sus promesas de pago a los pensionistas en el futuro. Ello significa que no van a prestar dinero o acometer ningún tipo de inversión a menos que tengan una promesa de retorno real de ese 3,5% a añadir a la inflación, es decir piden un retorno de casi el 9% en términos nominales puesto que el IPC en Islandia es de alrededor del 5,4%.

Estos fondos tienen más de la mitad de todos los instrumentos financieroa registrados en el mercado islandés. El problema que surge debido a eso es que al ser esos fondos tan grandes y estar legalmente obligados a obtener esos retornos tan altos, ellos, en la práctica, empujan los tipos de interés de la economía hacia arriba.

En ese caso, si los tipos de interés son excesivamente altos por los requerimientos del sistema de pensiones en el fondo las familias jóvenes están pagando gran parte de esa factura a través de sus hipotecas.

Correcto, hay un aumento de la carga del peso del sistema de pensiones sobre los hombros de las familias jóvenes que se ven obligadas a pagar mucho más por sus hipotecas. Las generaciones mayores se benefician de eso en tanto en cuanto los hogares jóvenes puedan pagar pero va a llegar el momento en que el sistema colapse porque no se les puede pedir que sostengan una factura cada vez más alta y la factura del agujero ya asciende al 40% del PIB, es por eso que considero al sistema de pensiones islandés un esquema ponzi.

– ¿Está sufriendo Islandia de nuevo una burbuja inmobiliaria?

El precio de los inmuebles está yendo de nuevo hacia arriba, principalmente porque los bancos han empezado a ofrecer hipotecas no indexadas (es decir, el tipo de hipotecas normales en el resto de países occidentales) para que las familias compren pisos y casas. Esto se ha vuelto muy popular: la gente toma dinero prestado, de nuevo, y los bancos crean ese dinero de la nada como siempre han hecho, particularmente antes del crash del 2008. Como consecuencia el precio de las viviendas se ha incrementado de nuevo después de haber caído un 35% en términos reales, una figura típica cuando las burbujas explotan. Pero el movimiento ascendente lo es solo en términos nominales porque la inflación continúa siendo alta.

– Los préstamos más comunes en Islandia no son a interés variable o fijo, sino prestamos indexados a la inflación, algo que no se da en el resto de Europa ¿Podrías explicar como funcionan?

Los prestamos hipotecarios normales en el mundo occidental son, usualmente, de dos tipos, o bien se aplica un interés fijo superior a la tasa de inflación que se espera en el futuro o bien se toma un índice (libor, euribor, etc..) y se le añade un margen, de forma que el tipo de interés va variando conforme lo hace ese índice. Pero los prestamos indexados islandeses son muy diferentes, funcionan así:

Se aplica un interés fijo, antes del crash era del 4 o el 5%, y a eso se añade la inflación, pero lo curioso no es que esto último se calcule sobre el pago mensual sino que se añade al principal, aumentándolo. Pondré un ejemplo.

Imaginemos que pido prestadas 100 mil coronas y se me aplica un interés del 5% en el préstamo. Digamos que la cuota mensual son mil coronas de manera que al final del año el principal que me queda por pagar sería 100-12 = 88 mil.

Pero no, en Islandia a esos 88 mil deberá añadirse la inflación anual, imáginemos que ese año la inflación es del 15%, (algo historicamente para nada imposible) entonces se añade ese cantidad al principal. 88 + el 15% = 101,2.

Habría transcurrido un año, has pagado tus mensualidades de la hipoteca y ahora deberías más dinero que al principio. Es un sistema que puede hacerte sentir como un hamster corriendo en una rueda.

 -¿Consiguieron las familias islandesas una verdadera bajada de su deuda a través de la famosa condonación de parte de la misma? 

Los últimos datos que he podido recabar sobre la “condonación de deuda” a las familias son de febrero del 2012, por aquel entonces se habían perdonado 196,3 millones de coronas islandesas, el equivalente a 1240 millones de euros, es decir un 12% del PIB del país.

A pesar de eso, la mayoría de esas quitas fueron causadas por hipotecas ligadas a divisas que fueron posteriormente consideradas ilegales. El resto si que fue consecuencia de decisiones oficiales como la de condonar la deuda de las familias hasta que esta no superase el 110% del valor de la propiedad usada como colateral.

 ¿Cuál es la deuda total de la economía islandesa en estos momentos?

Debido a las peculiaridades de las hipotecas indexadas islandesas de las que hemos hablando antes esos 196 mil millones de quita total fueron compensados por el crecimiento de la deuda a causa del aumento del principal debido a la inflación. Así que, al final, la deuda de los hogares continúa siendo el 250% de la renta disponible, más alta aún de lo que lo era en 2007. Medido en relación al PIB, la deuda de las familias se ha reducido ligeramente pasando del 120% en 2008 al 110% al final del 2011.

La deuda de las empresas sí tuvo quitas importantísimas por parte de las entidades financieras, de forma que el montante total cayó desde el 325% del PIB hasta bajar del 200% en 2011. Gran parte de eso fue simplemente condonado pero las compañías islandesas siguen siendo unas de las más endeudadas de Europa.

La deuda pública se disparó después del crash, en gran parte a causa de la necesidad de salvar al Banco Central ya que estaba técnicamente en quiebra debido a las pérdidas originadas por “las cartas de amor” . En 2007 la deuda estatal era del 43% del PIB, este año supera el 100% , así que en total, la deuda islandesa ronda, más o menos, el 400% del producto interior bruto.

-Entonces ¿Quién maneja actualmente los bancos islandeses?

Buena pregunta ¡No lo sabemos!

Cuando los bancos quebraron ellos pasaron a estar bajo administración judicial. Los nuevos bancos que se establecieron sobre las cenizas de los antiguos lo fueron en parte con dinero del gobierno. El Estado controla el 81% del Nuevo Landsbanki, 13% de Arion (El nuevo Kaupthing) y 5% en Islandsbanki (el nuevo Glitnir).

Los propietarios principales de los nuevos bancos son, por tanto, aquellos que tienen los bonos emitidos por los viejos bancos. La gente no tiene ni idea de quién tiene esos bonos de forma que esencialmente tampoco tiene ni idea de quiénes son los verdaderos propietarios de los bancos islandeses. Ha habido mucha especulación al respecto de que los verdaderos propietarios son fondos de inversores extranjeros o incluso alguno de los antiguos magnates islandeses del mundo de los negocios. Aún así nadie lo sabe a ciencia cierta.

-¿Cuáles son los efectos de los controles de capital en Islandia ?

La situación del tipo de cambio, esa es la mayor consecuencia, El tipo de cambio de la corona islandesa está mantenido artificialmente más alto del que debería ser, al tener divisas encerradas en la economía islandesa debido a los controles de capital. Ello obviamente genera todo tipo de turbulencias.

-¿Va a adoptar una nueva moneda Islandia? ¿Cuál?

La cuestión de la moneda en mi país es una de esas cuestiones políticas que deben resolverse antes de que podamos avanzar con nuestras vidas. Una de las opciones sería adoptar el euro, el dólar, el dólar canadiense o la corona noruega, hay varias propuestas al respecto, que van siendo más o menos populares la otra opción sería continuar con la corona islandesa, pero mucha gente no está de acuerdo porque creen que la corona no hará otra cosa que colapsar una y otra vez de forma que ellos quieren una moneda más fuerte. El deseo de los islandeses de adoptar otra moneda surge por el hecho de que la corona no ha sido estable en el pasado, eso siendo generosos. De hecho la corona ha perdido el 99,95% de su valor contra la corona danesa desde que fue introducida en 1918 con un tipo de cambio 1 a 1 contra aquella.

-¿Qué va a pasar con el conflicto de Icesave? ¿Está Islandia preparada en caso de un revés en los tribunales?

Las consecuencias de la disputa “Icesave” podrían ser muy severas no solo para Islandia también para todo el sistema de garantía de depósitos en Europa. Icesave es, en esencia, un conflicto entre Islandia y la ESA. La discusión gira entorno a sí existe o no una garantía pública que respalde el sistema de seguro de depósitos en cualquier país del Área económica europea. Islandia argumenta que no existe tal garantía pero la ESA no está de acuerdo y sostiene a su vez que el gobierno islandés no trató a todos los depositantes igual ya que cubrió a aquellos que tenían alojados sus ahorros en cuentas dentro del país pero no a los depósitos en el extranjero.

La disputa está ahora en los tribunales, si Islandia gana ello podría crear un precedente en todos los países de la UE: de repente los esquemas de garantía de depositos en la Unión Europea podrían ser considerados vacíos. La confianza de los ciudadanos en los sistemas de garantía de depositos podría ser seriamente dañada, llevando eso incluso a fugas de ahorradores.

-¿Ha descrito la prensa internacional de una manera azucarada la crisis islandesa?

Sí, mi sensación es que se ha retratado la situación de mi país de una manera demasiado romántica. El conflicto Icesave se presentó como el rugido del pueblo contra los poderes financieros internacionales -cuando lo que en realidad fue es el rúgido del pueblo contra el gobierno islandés, que estaba deseoso de firmar cualquier acuerdo, fuese como fuese. La tan llamada “condonación de deuda a las familias es otra visión edulcorada”

Ahora la idea más nueva de este estilo es la que dice que el PIB crece en Islandia, medido en coronas, lo hace, pero la cuestión es si la devaluación de la moneda debe ser tenida en cuenta o no… en 2007 nuestro PIB era de 20,4 mil millones de dólares, en 2011 fue de 12,7 de manera que sí, volvemos a la senda, pero es que caímos muy bajo y hay un gran trecho que recuperar. Y mi principal temor consiste en que, si no se soluciona el problema financiero y el del sistema de pensiones nunca volveremos donde estábamos. Y eso es algo que no ha sido recogido por la prensa internacional.

 

2 comentarios en ““El sistema financiero islandés te hace sentir como un hamster corriendo en una rueda”. Entrevista a Olafur Margeirsson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *