Link:

La falta de acceso al crédito es un obstáculo para comprarse una vivienda. Si además se es mileurista la operación se convierte en casi imposible. La única fórmula para que un trabajador pueda vivir en un piso en régimen de propiedad es que lo haga en pareja.

La crisis financiera ha provocado que los bancos endurezcan las condiciones para el acceso a la financiación. Si antes del crash era fácil encontrar un crédito hipotecario por el 100% del valor, ahora solo se obtendrá el 80% del valor de tasación y el banco mirará con lupa que la cuota hipotecaria no rebase el 35% de los ingresos conjuntos, atendiendo así a unas de las recomendaciones del Banco de España.

Así, si una pareja de mileuristas busca comprarse una vivienda, deberá saber que la cuota máxima que podrán pagar rondará los 600 euros, ya que, aunque el euríbor esté ahora en niveles históricamente bajos, no es previsible que se mantengan así durante mucho tiempo.

Para una hipoteca a 20 años, y una cuota de 614 euros, calculada con un diferencial del 2,5% sobre el euríbor, el importe máximo de la hipoteca que le concederá el banco es de 110.000 euros y la casa que se podría comprar una pareja con unos ingresos de 2.000 euros mensuales no podría superar los 137.500 euros.

Si elevamos cinco años más el plazo, hasta los 25 años, la cuota caería hasta los 598 euros y la casa que se podrían permitir una pareja de mileuristas sería de 156.000 euros, lo que arrojaría una hipoteca por un montante total de 125.000 euros.

Para 30 años, y un diferencial de euríbor más el 2,5%, que es el tipo de interés que están aplicando ahora mismo los bancos, la cuota sería de 596 euros. El importe máximo de la vivienda a la que podrían optar sería de 170.000 euros y, una vez aplicado, el 80% del valor ascendería a 140.000 euros.

En el caso de una sola persona mileurista también podría adquirir una vivienda, pero solo aquellas casas, que una vez hipotecadas el 80% del valor total, tuvieran una cuota de no más de 300 euros. Es decir, una hipoteca de 70.000 euros y un valor total de la vivienda que no superara los 87.500 euros.

Y es que el banco no solo tendrá en cuenta el límite del 35%, sino que calculará cuánto subirá la letra de la hipoteca si el euríbor vuelve a niveles precrisis, cuando estaba en torno al 4%.

 

 

FacebookTwitterGoogle+Compartir