Los datos de nuevo crédito en junio siguen mostrando caídas muy importantes respecto al pasado año, como puede apreciarse en los gráficos.

El descenso más llamativo es, sin duda, el que se ha dado para la compra de vivienda, que desde abril de 2009 hasta principios de este año la banca había tratado de estabilizar desesperadamente, en un intento por dar salida a los stocks de las promotoras y a los de las propias entidades financieras.

También es muy importante el desplome en el crédito a la gran empresa, que en un principio se mantuvo en niveles muy altos y que ahora está sufriendo descensos muy notables. Sin embargo, es el único tipo de crédito que aún se encuentra por encima de los niveles de 2004, lo que da idea de cómo la banca está dando prioridad a los grandes clientes.

En la tabla puede verse cómo el nuevo crédito total ha caído un 22.2% respecto a julio del pasado año, dándose el descenso más importante en vivienda. Sin embargo, durante este año se han observado claros signos de estabilización, ya que respecto a enero se aprecia un incremento del 10.1% en el crédito total.
No debemos esperar, no obstante, que este amago de recuperación continúe, ya que la situación en los mercados financieros, sobre todo europeos, se está deteriorando a marchas forzadas, con lo que es muy probable que veamos nuevas contracciones en el nuevo crédito en los próximos meses.

% variación julio 2010 %variación enero 2011

Total crédito -22.2 10.1
Vivienda -41.7 41.5
Consumo -12 28.4
Otros fines (familias) -23 28
Gran crédito (empresas) -23 3.9
Resto crédito (empresas) -15 14.4



Cargando...