>

Imagen de scitizen.com

Queridos lectores,

Una vez más toca hacer inventario de los hechos relevantes asociados a la crisis energética y el proceso de degeneración económica y social que lleva asociado acaecidos durante este año que ahora acaba. Juntando todos los hechos uno obtiene una perspectiva más clara de cómo se están incrementando rápidamente los problemas y menos rápidamente la concienciación respecto a las causas últimas de estos problemas. Dado que la lista es larga, paso sin más dilación a hacer el resumen:

  • La primavera árabe: Las tensiones en el precio de los alimentos, ya bastante evidentes en la segunda mitad de 2010, se agudizaron enormemente con el comienzo del año. Una mal entendida política de liberalización de precios llevó a que en muchos países del norte de África y de Oriente Medio el precio de muchos alimentos básicos (aceite, harina, azúcar) incrementase su precio hasta en un 50% prácticamente de la noche al día. Eso, en países donde la alimentación representa el 70% de la renta típica era simplemente inasumible. El primer país donde se produjo la explosión social fue Túnez, después Egipto, después Libia, Yemen, Bahrein, Siria… En cada país la revuelta tuvo características propias: así, en Túnez la revuelta fue eminentemente popular, mientras que en Egipto el Ejército tuvo un papel relevante en el proceso de transición, en Libia se desencadenó una guerra civil, en Yemen la represión duró meses pero al final el presidente cayó, Bahrein fue ocupado por Arabia Saudí (y ahí sigue aunque nadie hable de ello) y en Siria la represión, cada vez más violenta, no cesa. La sincronización de las revueltas y la caída de regímenes autoritarios de varias décadas de antigüedad, todos en el mismo momento, indican que las causas probablemente comunes son más exógenas que endógneas, lo cual refuerza la idea de que la insoportable carestía de la vida llevó a tantos a la desesperación y a la revolución: son las revueltas del hambre, de las que ya hablamos aquí. Algunos países reconocieron rápidamente el peligro potencial y pusieron en marcha programas para la asistencia a su población más desfavorecida, como fue el caso de Marruecos y de Arabia Saudita. En el caso de este último país, los planes sociales que se han puesto en marcha para neutralizar el descontento implican costes financieros tales que Arabia Saudita, principal exportador mundial, no puede permitir que el precio del barril caiga por debajo de los 95$, según un análisis de Paul Horsnell, jefe de la investigación en materias primas de Barclays Capital. Pero, por otro lado, sabemos que el precio del barril de petróleo no debería superar los 85-90$ para evitar caer en una nueva recesión. Así que no hay una situación cómoda de ahora en adelante, y justamente ahora que EE.UU. se retira de Irak suenan tambores de guerra en torno a Irán. Mientras tanto, los precios de los alimentos siguen en máximos y los problemas con su suministro no se han resuelto en absoluto.
  • La caída de 1Mb/d de los stocks: Como evidencia el último Oil Market Report de la Agencia Internacional de la Energía, desde hace más de un año y medio el mundo está consumiendo aproximadamente un millón de barril diarios (1 Mb/d) de petróleo más de lo que produce (ver página 55). Ello es posible porque se están reduciendo los stocks industriales (las reservas que guardan las empresas para garantizar la operativa habitual) y este verano incluso se liberó una pequeña parte de las reservas estratégicas (las que guardan los países para hacer frente a posibles interrupciones del suministro). El problema data de antes de las revueltas en el Norte de África y Oriente Medio, y las mismas lo han agravado, especialmente la guerra civil en Libia, que supuso temporalmente la pérdida de 1,5 Mb/d que Libia ponía en exportación (y de los cuales sólo se ha podido recuperar por el momento 0,6 Mb/d). Aparte de las disrupciones violentas asociadas a las revueltas, es obvio que hay un problema estructural con la producción y suministro de petróleo, a pesar de la presumida capacidad ociosa de la OPEP (los barriles que podrían producir en breve lapso temporal pero que se reservan para controlar los precios): precisamente cuando se produjo la guerra en Libia quedó patente la incapacidad de la OPEP, y particularmente de Arabia Saudita, para compensar ese déficit. Arabia Saudita ha intentado camuflar su impotencia con grandilocuentes declaraciones, pero lo cierto es que los movimientos en ese país (que discutimos en el post “La amenaza saudi“) muestran que estamos entrando ya en un cambio de era.
  • El desatre de Fukushima: Como ya saben, el 11 de Marzo de 2011 un fuerte terremoto y un ulterior tsunami arrasaron una buena parte de la costa oriental del Japón. Las víctimas directas de ambos desastres se cifran en casi 16.000 muertes y la destrucción de numerosas fábricas, lo cual está por cierto causando una cierta escasez de elementos de alta tecnología a escala mundial. Sin embargo, la mayoría de la gente recuerda principalmente el desastre de la planta nuclear de Fukushima-2, que como consecuencia del movimiento sísmico, el tsunami y la pérdida de refrigeración llevó a la fusión de los núcleos de los tres reactores que estaban activos en el momento del seísmo. Este accidente nuclear llega cuando se empezaban a apagar los ecos del último de gravedad, el de Chernóbil en Ucrania 25 años antes, y ha reabierto el debate sobre la conveniencia de mantener la energía nuclear. Alemania ha decidido decomisionar inmediatamente una parte de sus centrales nucleares más antiguas, mientras que en otros países se anuncian moratorias. Todo ello lleva a la Agencia Internacional de la Energía a considerar en su último informe anual, el World Energy Outlook 2011 (del que ya nos hicimos eco aquí), que no hay grandes planes expansivos para la energía nuclear en el mundo y que más bien hay una cierta tendencia a la contracción en Europa Occidental (y eso sin contar con el cenit de producción de uranio, del que la AIE parece ser aún menos consciente que del del petróleo). Todo lo cual aumentará la presión sobre las otras materias primas energéticas, especialmente en Japón.  
  • Informe HSBC: El 22 de Marzo de 2011 el banco de inversiones HSBC (el décimo del mundo por tamaño) sacó su informe “Energía en 2050: ¿las restricciones de acceso al combustible perjudicarán las proyecciones de crecimiento?” (en inglés). El informe es bastante Bussiness As Usual, pero concluye que hay una tendencia real a los precios altos del petróleo y que esto supone un riesgo mayor para la estabilidad económica del mundo.


 




 


  • Joan Puigcercós: Poco antes de abandonar la presidencia de Esquerra Republicana de Catalunya Joan Puigcercós fue entrevistado en Marzo de este año en un programa de gran audiencia (en Cataluña) de la televisión catalana TV3. En ese programa (he aquí el enlace al vídeo) discute con el presentador acerca del Peak Oil y sus graves consecuencias para la economía (hacia el minuto 33). Un pequeño paso más hacia el reconocimiento del problema a nivel de España.

  • François Fillon: El primer ministro francés reconoció delante de la Asamblea Nacional francesa el pasado 5 de Abril que “la producción de petróleo sólo puede decrecer”, como refirió Crisis Energética. Nadie parece haberse dado por enterado por estas latitudes, a pesar de que en el país galo hay cierto debate (bastante amortiguado, por cierto).

  • Jeremy Grantham: El co-fundador de GMO, uno de los fondos de inversión más grandes del mundo y un auténtico “tiburón” de Wall Street, se ha dado un intenso baño de realidad este año. En su carta trimestral a sus inversores del mes de Abril les introdujo al concepto del Peak Everything o la Gran Escasez, como comentó Juan Carlos Barba desde este mismo blog. En la carta de Julio abundó aún más en los conceptos de límites del crecimiento y la necesidad de cambiar la filosofía de inversión (también fue comentado, más brevemente, en este blog). La carta trimestral que debería haber salido en Octubre se ha postergado, y ahora acaba de salir: la newsletter más corta jamás escrita (por él, se sobreentiende). Nota: el enlace será vigente hasta la siguiente publicación; después tendrán que registrarse en la web de GMO (es gratis) para poder seguir accediendo.

  • Congreso de Barbastro: En Mayo de este año se celebró el Primer Congreso Internacional “Pico de petróleo: ¿realidad o ficción?” en Barbastro. No es la primera conferencia temática de nivel internacional sobre el tema en España (ahí está la reunión de ASPO de 2008 en Barcelona), pero sí que fue una buen momento para tomarle el pulso a la concienciación nacional sobre el problema… que es poca. El congreso tuvo muy buen nivel, con interesantes presentaciones. Pueden encontrar una descripción detallada del mismo en el post “Barbastro en el retrovisor” y también en un artículo de Crisis Energética.

  • Los indignados: Para sorpresa de todos, una manifestación de protesta convocada por un incipiente movimiento ciudadano, el 15M (que toma su nombre de la fecha de la convocatoria de su primera manifestación, el sábado 15 de Mayo de 2011) consigue aglutinar algo difuso y extendido, la sensación de rabia en la sociedad contra el progresivo proceso de exclusión social al que nos vemos sometidos (primeros ramalazos de la temida Gran Exclusión, probablemente). La convocatoria es un éxito y en las principales capitales de España marchan varios miles de personas, protestando contra los recortes y el retroceso en el bienestar social, contra la usura de las hipotecas y las magras perspectivas laborales. En la Puerta del Sol de Madrid, unos pocos de los manifestantes, probablemente embriagados de la emoción al comprobar la buena recepción ciudadana de la convocatoria y con ganas de ir más allá, de hacer algo más, deciden no moverse del sitio y acampar allí, en el punto más emblemático de España, el origen de todas las carreteras radiales de España, el Kilómetro Cero. Las autoridades lo toleran un par de días, pero el lunes por la noche la policía municipal de Madrid desaloja con malos modos a las pocas decenas de acampados. En mala hora: esa misma noche una multitud de más de 10.000 personas se agolpa en la plaza, y en otras ciudades se producen reacciones similares. El movimiento pasa a ser conocido como el de los indignados (tomando probablemente prestado el nombre del librito de Stéphane Hessel). La ocupación de las plazas recrudeció cuando en Barcelona la policía intentó desalojar la Plaza de Catalunya con gran fuerza, y a partir de ahí el movimiento languideció hasta recluirse en las asambleas de barrios (en las que me temo que participa menos gente, la más movilizada). Pero siguen ahí, como un montón de leña esperando una nueva chispa. Es lo que temen los políticos tradicionales, y puede ser nuestra última esperanza.
 


  • Revueltas en Londres: A principios de Agosto, unas protestas inicialmente pacíficas por la muerte a tiros (provenientes de la policía) de un delincuente de poca monta degeneraron, tras unos choques iniciales con la policía, en los disturbios más importantes en Londres y otras grandes ciudades británicas de las últimas décadas. Los disturbios pudieron ser sofocados gracias a un gran despliegue policial en las calles, tras grandes destrozos de propiedades y saqueos generalizados, y concluyeron con más de 3.000 detenidos. Sobre las causas de tal estallido a tan gran escala los expertos apuntan al hastío vital por las escasas perspectivas de futuro en un país donde las grandes regalías del petróleo están decayendo pero que han permitido subsidiar hasta tres generaciones de parados bajo el mismo techo. El mayor temor es que delante de una nueva ola recesiva estas revueltas se reproduzcan, agravadas.
  
  •  
  • Peter Voser: El consejero delegado del Shell, Peter Voser, reconoció el 21 de Septiembre en una entrevista para Financial Times que todos los campos de petróleo actualmente en producción declinan a un ritmo medio del 5% anual y que en los próximos diez años haría falta poner en poner en producción (no simplemente encontrar las reservas) el equivalente a 4 Arabias Sauditas, unos 36 Mb/d, simplemente para mantenernos en el nivel de producción actual (que, como sabemos, nos aboca a una crisis sin fin). Tal proeza es simplemente imposible; evidentemente se pondrán en producción nuevos campos pero no podrán compensar completamente este declive, con lo que está claro que de ser cierto lo que dice el Sr. Voser durante los próximos años veremos cambios radicales en nuestras vidas.

  • Occupy Wall Street: De ciertos movimientos iniciales de descontento en Febrero en Madison contra las radicales políticas del gobernador de Wisconsin el movimiento de protesta callejera en los EE.UU. ha ido tomando impulso y en Septiembre el movimiento toma otra dimensión completamente diferente con el cuño “Ocupa Wall Street”.  La clase media se siente cada vez más indefensa, desposeída y en peligro, y comienza a haber una cierta reacción. Como en España, el movimiento es minoritario pero se percibe que el soporte popular es bastante amplio. Con mayor o menor eco, las protestas se van reproduciendo en todo el mundo occidental, desde Japón, Rusia recientemente, Francia, Italia, Grecia por descontado, etc, siendo quizá de menor entidad en Alemania… de momento.

  • Golpes de estado en Grecia e Italia: Durante todo el año los problemas fiscales de los países periféricos de Europa no ha hecho más que agravarse: el año pasado fue necesario “rescatar” Grecia e Irlanda; este año, Portugal e Italia, y España está al borde de serlo (lo del “rescate”, ya lo explicamos, es un mero sarcasmo). Con una gran contestación en la calle, manifestaciones y alborotos continuos casi cada día en protesta por todas las medidas de austeridad y recortes que se han implementado, el primer ministro de Grecia, Yorgos Papandreu, anunció el 30 de Octubre que convocaría un referéndum para darle al pueblo griego la oportunidad de opinar si está de acuerdo con el siguiente paquete de medidas de austeridad que su Gobierno se proponía aplicar. Los mercados reaccionaron muy mal a tal anuncio y antes de una semana Papandreu abandonaba el Gobierno griego y desde Europa -es un decir- se imponía un nuevo gobierno de coalición entre los dos grandes partidos (de signos opuestos) y liderado por Lucas Papademos, un ex-Goldman Sachs y con perfil tecnócrata. No pasa ni una semana que el gran prestidigitador, el maestro de escurrir el bulto, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi, es forzado a dimitir; su delito: su tardanza en aplicar las reformas que se le imponen desde Europa, una vez que Italia ha necesitado apoyo decidido de la Unión Europea. El nuevo primer ministro, Mario Monti, de perfil académico y tecnocrático, es otro ex-Goldman Sachs. El mensaje no puede ser más claro: la democracia está sólo al alcance (al menos nominalmente) de quien se la puede pagar. Por si había alguna duda.

  • WEO 2011: Ya comentamos aquí el difícil encaje de bolillos que representa el último informe anual de la Agencia Internacional de la Energía. En medio de unas ominosas advertencias de que se nos acaba el tiempo para hacer frente al peligro del cambio climático, el WEO 2011 nos muestra un escenario de estancamiento de la producción de petróleo convencional con tendencia a la baja y matizado con cinco casos de estudio, cinco “subescenarios dentro del escenario”, cuatro de los ellos con posibilidades inquietantes respecto al futuro. Y encima las inversiones que se requiere realizar durante los últimos años en el sector de la energía son, al decir de la propia AIE, grandiosas: 38 billones de dólares en 25 años.
  • Escasez mundial de diésel: Mientras esto escribo, el mundo está sometido a una intensa crisis por escasez, ya real, ya presente, de diésel. Hay probablemente una escasez de refinado debido a que una parte de los petróleos no convencionales con los que se suple la caída de producción del petróleo convencional no son aptos para producir diésel de manera competitiva. Es cuestión de tiempo que esta crisis, que afecta a todos los países salvo Europa y Norteamérica, acabe por llegar también allí. Dado que una parte considerable del parque de vehículos privados y todo el transporte y maquinaria va con diésel, su falta puede provocar problemas en cascada de cierta importancia.
  • Rápida degeneración del estado financiero de Europa: Todos estos eventos suceden en el marco de una acelerada degradación de las condiciones de financiación de la deuda pública en la Unión Europea, delante de las cuales los líderes políticos son incapaces de encontrar una solución y solamente toman medidas destinadas a reducir la deuda. La pregunta ahora en el aire es cuándo caerá España y necesitará ser rescatada.



Salu2,
AMT

FacebookTwitterGoogle+Compartir