Somos el pueblo, somos el 99%

En el juego del Ajedrez el objetivo final es conocido de antemano. Así, el qué hacer, en su dimensión política, es inequívoco y único, matar al Rey oponente. La estrategia en este contexto desciende de este modo al plano del cómo hacerlo, con una idea general (ocupación del centro) articulada a través de diversas tácticas de movimientos y combinaciones (para ocupar, neutralizar o matar) necesarias por la distinta habilidad de las piezas sobre el tablero. En las distintas fases del juego, la estrategia puede variar (en la apertura, enrocarse cuanto antes para consolidar una buena defensa o dar operatividad temprana a ciertas unidades) y cada jugador escoge la más adecuada a su estilo o carácter. Sin embargo, el objetivo político continúa invariable, del principio al fin. Es característico de los novatos la confusión en el objetivo final, al empecinarse en un objetivo parcial (matar la reina) destinando todos los recursos creativos a este fin y en consecuencia alterando el objetivo político.

La estrategia del movimiento 15 M, en su máxima expresión de objetivo político al cual dirigir todos los recursos creativos para su consecución, es todavía inexistente. La expresión movimiento 15 M, señala su heterogeneidad, tanto en composición material como ideológica, quedando su estrategia sujeta tanto a la interpretación paranoide e histérica de ciertos analistas políticos guerracivilistas, como al desprecio de la partidocracia. Lo cierto es que el 15M carece a día de hoy de estrategia, en palabras del británico Robert Neild “El primer paso para formular la estrategia, es decidir los objetivos políticos. Sin objetivos políticos, la guerra es destrucción sin sentido, y la posesión de medios militares en tiempo de paz es un despilfarro. Una vez que los objetivos políticos estén especificados, los medios militares deben ser seleccionados y confeccionados para encajar en aquellos.” Pero un movimiento civil tampoco puede dispersar su potencia con la reclamación de múltiples objetivos políticos parciales e irreales. Todavía más grave para la legitimidad de su acción es buscar la notoriedad mediática sin propuestas creíbles de cambio político. Pedir la abolición del capitalismo es absurdo, si no se define que se quiere abolir y como reemplazarlo.

Con todo, el lema “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, señala la consecuencia que no se quiere, derivada del régimen de poder existente. Hay que señalar en este punto que inicialmente el lema fue “Somos mercancía en manos de políticos y banqueros” el cual se corrigió desde un punto de vista de marketing, para no aceptar subliminalmente la condición impuesta, pero no desde un punto de vista revolucionario, de derogación y sustitución creativa de lo existente por algo nuevo. A unos dias de la reedicion del primer sarpullido contestatario y tras comprobar que el régimen se ha reformado, pero en el sentido contrario a lo reclamado en estas protestas, el lema escogido es “Somos el pueblo, somos el 99%”. Este lema esta tomado del movimiento surgido en Estados Unidos, como si los problemas de aquella nacion fueran equiparables a los del pueblo espanol. Sentido de mayoria, objetivo politico ausente, dependencia del regimen que les endeuda, empobrece y encarcela.

Toda la actividad política surgida tras la manifestación del 15M ha estado guiada por la ausencia de conciencia revolucionaria, más encaminada por el miedo y la ignorancia de la ciencia política, que por las ansias de libertad no instruida. Los memes partidocráticos han calado profundamente en una pila de jóvenes cadáveres, que se creen libres para emprender reformas constitucionales, sin antes haber conquistado la libertad para hacerlo. Es bien sencillo de entender, hoy tenemos libertad para escoger cada cuatro años una lista de desconocidos confeccionada por un jefe de partido, pero no tenemos libertad para alterar las reglas del juego político impuesto por la monarquía olímpica. Y en este impás seguiremos mientras no se tome consciencia de la necesidad de trabajar por la apertura de un proceso constituyente con igualdad de oportunidades como estrategia de unión nacional pre-ideológica. Una praxeología del 15 M (en el sentido del término acuñado por el sociólogo francés Raymond Aron de fusión entre las palabras estrategia y política) fundada en la conquista de la libertad colectiva para cambiar las reglas del juego político, es la única capaz de dar frutos tangibles para la democracia, superando a su vez experiencias fallidas de adolescencia política como el Mayo francés del 68, o los inicios de DRY, donde una izquierda social más indignada por su pasividad ante el ataque de la clase dirigente (aquí uso el término como en “The ruling Class” de Sam Aaronovitch) que por su falta de ideas para resolver la crisis, se echó a la calle para demostrarse a sí misma que no era un ensueño, como la izquierda política estatal aparenta, sino que realmente existe. No sabemos quién acuñó el término SpanishRevolution, pero trabajamos para que deje de ser una coletilla mediática y se convierta en una realidad constituyente de la inteligencia y la decencia nacionales frente a la inmoralidad del Estado de partidos. Al fin y al cabo, no fue hasta 1777 con la traducción al alemán, por Johann von Bourscheid, del Taktiká del emperador Leon VI el Sabio, cuando en Occidente comenzamos a percibir la diferencia jerárquica entre Estrategia y táctica, y la conexión de la primera con la política a partir de Clausewitz. Si el 15M lograra comprender su estado de servidumbre voluntaria, tendría con esta praxeología una potencia inigualable para cambiar las cosas y no estrellarse como el pueblo griego ante el muro partidocrático. Podría resurgir como el pueblo islandés, apoyado en la Libertad política colectiva para crear una alternativa democrática al desmán financiero de la partidocracia.

4 comentarios en “Somos el pueblo, somos el 99%

  1. Genial, David. Claro, y directo al grano. El eterno problema: confundir que lo que hay que conseguir es tener las reglas para jugar al ajedrez (y no al parchís), en vez de preocuparse por la jugada que queremos hacer. Con el agravante de que al estar utilizando las reglas del parchís (aunque aún haya quien crea que está jugando al ajedrez), apenas hay posibilidad de estrategia de juego (sólo tirar un dado cada cuatro años).

  2. Pues si. Desde mi punto de vista el objetivo historico del 15M es dar por finiquitado el regimen postfranquista actual. Y no confundir esto con substituir el bipartidismo +1 con el pluripartidismo a la italiana que es igual o peor que lo que tenemos ahora. Y al hacerlo, conseguir la receta para que lo publico sea gestionado eficientemente para satisfacer las necesidades y aspiraciones del pueblo. Es decir, quitar todos los cargos (puestos a dedo por los)politicos, darselos a tecnicos y encontrar la manera que estos tecnicos trabajan por el bien comun y no por el suyo propio. El que consiga esto entrara en el nuevo modelo de acumulacion (esto no es una recesion es una crisis sistemica) con una ventaja abismal. Casi nada…

  3. es cierto no sois el 99%, sois el 1%, sois el 1% que despues de su juerga de ocupacion publica ha callado, como callan los solo ven un tablero de ajedez y no ven mas que un juego, donde no hay vida real fuera del juego.

    jamas en mi vida legitimare a un colectivo y si a personas individuales, pues individualmente incluso actos erroneos son asumibles, detras de esas personas del 15 m, existe, y no deja de existir una concepcion creada, y por cierto que arrastraria consecuencias tal vez no democraticas, para nada………..

    pues por ejemplo el 15 no habla de division de poderes, con un 4 poder, no tres, donde el 4 se dedique a reasignar cambios democraticos puros, limpios en un constante referendum, sino que su referendum es su objetivo, matar a su rey para poner al suyo.

    y respecto al comentario de stargios, decirle que me suena mal eso de regimen post franquista actual, y me suena mal, y muy mal, por que el puto pueblo que voto una constitucion metida en su sopa como todo lo que se ha hecho en españa, no fue el puto franco, o eso tengo entendido.
    llamemoslo mejor el sometimiento a solo una opcion posible de 2 por voto util desde la propia constitucion, y un sistema que por voto util, como pasa en todo este planeta convierte la democracia en un juego de 2 partidos, y qeu jamas ni mucho menos en el regimen que propone el 15 m, se desarrollan sistemas de dar representatividad a los derechos individuales de los desfavorecidos, por ser impracticables, mientras que solo se basan en legitimacion de mayorias parciales, que aparte me resultan ridiculas muchas veces.
    por ejemplo en mi pueblo un partido, tiene a la peluquera, al medico, y asi a gente muy publica, como la de un bar, y asi todo, acaso un sistema asambleario no acaba en un sisema paternalista de coapcion reciproca a toda la comunidad en base a lo que se denomina que tu cuando votas, piensas en votar lo que crees va a votar la mayoria, extendiendo el demerito de los medios de comunicacion hasta la vida privada misma de las personas, etc, etc.

    “donde haya gente libre, siempre la seguire o apoyare y rechazare donde crea aciertan o se equivocan, pero donde solo buscan su semidemocracia de imposicion por ser minoria, pero con caracter de poder, y solo de poder, siempre lo despreciare.”
    como tambien desprecio lo existente actualente.

  4. RECOMIENDO A TODOS LOS INTEGRANTES DE COLECTIVO BURBUJA UNA VISIÓN ESTRATÉGICA DISTINTA.
    LA DE FELIX RODRIGO MORA. Invitadle a opinar me parece mas oincisivo y sugiere lo que aqui se apunta pero va mas allá por simplificarlo mucho .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *