¿La democracia que nos hemos dado?_SECRET PAGE 01 STATE 238274

Frecuentemente escuchamos expresiones provenientes de la clase política como “La democracia que nos hemos dado” para referirse a una supuesta participación ciudadana determinante en la confección y aprobación de la Constitución de 1978. Esto es una simplicacion que elude la superestructura de la Guerra Fría como marco bajo el que cualquier acción ciudadana quedaba limitada. Como muestra os traduzco un documento secreto del Secretario de Estado norteamericano en funciones, remitido a su cuerpo diplomático.
SECRET PAGE 01 STATE 238274

R 301855Z OCT 74

FM SECSTATE WASHDC TO AMEMBASSY MADRID AMCONSUL BARCELONA AMCONSUL SEVILLE AMCONSUL BILBAO INFO AMEMBASSY LISBON

S E C R E T STATE 238274 LIMDIS

 

E.O. 11652: GDS TAGS: PFOR, PINT, PINR, SP SUBJECT: EMERGING POLITICAL GROUPINGS

 

“1. El departamento desea comentar sobre el reciente desarrollo de varias agrupaciones políticas, especialmente “La Junta Democrática” y “Conferencia Democrática”. Es evidente que grupos representando casi la totalidad de la opinión política están cabalgando para escalar posiciones en caso de una apertura. Debemos permanecer atentos al desarrollo de los acontecimientos y asegurar que todos los contactos posibles son seguidos y reportados.
2. En las conversaciones que los oficiales de las embajadas mantengan con los españoles políticamente activos, el departamento asume que los oficiales están asegurándose de que ciertos malentendidos potencialmente peligrosos acerca de la política de los EEUU están siendo corregidos. Por ejemplo, nosotros no estaríamos de acuerdo con que detente signifique que los partidos comunistas organizados ya no son “parias en la escena política de Europa Occidental”. Detente se refiere principalmente a aspectos cuidadosamente limitados de las relaciones entre EEUU y la Union soviética y es hecha posible mediante firmes y creíbles acuerdos en materia de seguridad, especialmente en el contexto europeo. Debería hacerse entender claramente a nuestros amigos que nosotros continuamos teniendo una profunda aprensión sobre los acontecimientos que hacen aparecer a los comunistas como participantes respetables en los procesos políticos domésticos.
3. Estamos angustiados con la tendencia de algunos líderes españoles moderados que se suben abordo de una Junta Democrática inspirada por el PCE, sobre la base de que las circunstancias requieren la cooperación con los comunistas. Mientras que es indudablemente cierto que las disputas laborales locales podrían necesitar de líderes o managers para tratar con los comunistas en Comisiones Obreras, esto no justificaría a los líderes no comunistas de la oposición a la hora de establecer alianzas políticas a nivel nacional con el PCE. A pesar de las afirmaciones de que tales alianzas son tácticas, creemos que la experiencia en otros países demuestra que son los comunistas quienes se benefician más de los frentes populares.
4. Todo el personal debe estar alerta para explicar en todos sus contactos personales la visión de los EEUU, especialmente en las situaciones en las que el silencio podría entenderse como aquiescencia. Estas instrucciones no deben ser interpretadas como una llamada a realizar una campaña de acoso (en el original se utiliza la expresión Button-holing campaign), sino como un estimulo para que los delegados utilicen su propio criterio para discretamente transmitir estas ideas de forma apropiada. Tales comentarios son particularmente oportunos vista la reciente ambivalencia de los socialistas (se refiere al PSOE en su ultima asamblea) acerca de si unirse a la Junta Democrática o a la Conferencia Democrática, pero incumben también a otros grupos de opinión emergentes o existentes que buscan una amplia afiliación. El punto principal es que los grupos españoles receptivos reciban señales inambiguas de la postura estadounidense.”

INGERSOLL.

5 comentarios en “¿La democracia que nos hemos dado?_SECRET PAGE 01 STATE 238274

  1. Yo llevo más de cinco años descubriendo esa verdad: que nuestra ‘democracia’ está fabricada por intereses bastardos para cubrir las apariencias. Y no solo la de nuestro país que ya es de risa… Me refiero a toda la occidental que ha devenido ‘oclocracia’.
    Y lo que me he encontrado son los interesados por un lado y un colectivo de mastuerzos (los que encima de no tener idea te pontifican) por otro.
    Y cansa, oye…

  2. Hola David.

    Bueno, está bien refrendar con papeles algo que se podía intuir, pero no saquemos las cosas de quicio. Tras la experiencia portuguesa, de que prologar una dictadura lleva a una revolución comunista, la diplomacia americana trabajó para que en España hubiera una transición controlada. Muchas personas del régimen, como Manuel Fraga, fueron convencidas de que el franquismo no tenía salida posible. El atentado contra Carrero Blanco fue un ejemplo de ello: varios meses la calle oliendo a gas, con unos desconocidos con taladradoras, y nadie lo impidió; y tras el atentado, los etarras pudieron ir por la carretera de Burgos hasta Francia sin ser interrumpidos por control policial alguno.

    No obstante, no comparto la tesis de Trevijano de que se podía hacer ruptura. En aquel momento lo que se hizo fue probablemente lo mejor.

    Pero eso ya no es excusa ahora. El régimen está agotado por sus problemas estructurales, de contradicción de intereses cada vez más grande de gobernantes y gobernados. Por tanto, se impone la necesidad de una reforma política. En España hay poca tradición de reforma y mucha de ruptura, porque quienes tienen poder para reformar son quienes salen ganando con los fallos del sistema. Pero cada día más gente, desde Rodrigo Tena “Periodismo de opinión en Reggio’s
    Una pregunta incómoda”
    o “El médico de sí mismo” hasta Fernando Urbaneja, sobre la necesidad de una reforma política.

    1. Desafortunadamente la unica reforma ha sido hacia una mayor expropiacion tanto economica como politica del ciudadano. Quizas sea esta la esperanza de una ruptura democratica ciudadana.
      Saludos.

  3. Esto debería servir de reflexión a los independentistas sobre la ignorancia en que se funda sus planteamientos.

    Incluso un país como España, no tenemos suficiente entidad propia para decidir nuestro propio destino, que está determinado por los deseos de otras potencias, cuánto más un país como País Vasco o Cataluña. Tendrían menos indepdencia real que México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *