En RJ, manifestantes denuncian los crímenes de la empresa Vale.

En la mañana del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, activistas del Movimiento de Afectados por Represas (MAB, en portugués) con otros movimientos y organizaciones sociales locales hacen un acto delante de la sede de la empresa Vale, en la calle Almirante Guilhem, 378, Leblon, Zona Sur de Río de Janeiro.
“Apoyamos a las miles de trabajadoras brasileñas que están en lucha el día de hoy y venimos a la puerta del edificio de Vale a denunciar la empresa por el delito que cometió en Mariana en 2015. Ha pasado un año y cuatro meses del crimen y, en lugar de ser castigada, Vale pasa a jueza de la causa. “¿Es correcto que un criminal se vuelva juez de sus víctimas?”, dijo Leticia Oliveira, del Movimiento de Afectados por Represas.

El 5 de noviembre de 2015, todo el barro acumulado en la represa de Fundão se ha esparcido a través de la cuenca del Río Doce, causando 19 muertes, aborto forzado y la destrucción de más de 600 km del Río Doce. “El Valle, que ha sido una vez orgullo para el pueblo brasileño, hoy es una fuente de vergüenza, y demuestra la irresponsabilidad de las empresas privadas en la gestión del bien común. El crimen de la Vale en Mariana es un ejemplo emblemático del fracaso de la política de privatización “, concluyó Leticia.
Hace exactamente un año, alrededor de 400 personas provocaron una protesta en las afueras del edificio de Vale: “En el 8 de marzo de 2016, venimos a devolverles el lodo a la Vale, hoy estamos aquí nuevamente para decir que no nos vamos a olvidar de este crimen y que los trabajadores y, especialmente las trabajadoras, no pagaremos la cuenta de la reforma de pensiones”, dijo la militante del Levante Popular de la Juventud, Allanis Pedrosa.

Contra el desmantelamiento de las pensiones

Con este acto, los manifestantes también denunciaron los 276 millones de reales en deudas de la Vale con en el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS). Mientras se propone que el pueblo brasileño pase a trabajar por más tiempo antes de retirarse, los ajustes en la Seguridad Social propuestos por el gobierno Temer hace caso omiso de los 426 mil millones de reales que las empresas dejan de transmitir al INSS. La deuda es equivalente a tres veces el llamado déficit de la Seguridad Social en el año 2016.

Además de denunciar tal defecto, los manifestantes critican la propuesta del gobierno Temer para las pensiones que eleva la edad mínima de jubilación, entre 65 y 70 años, y sobrecarga los campesinos. Además de pasar a pagar una cuota, ellos estarán sometidos a los mismos criterios de los trabajadores urbanos para retirarse.

“Estamos en lucha por todo el país, afectadas por las represas y trabajadoras de diversos movimientos sociales y organizaciones populares decimos que no vamos a estar en silencio, porque somos las mujeres las que más sufren con esta reforma, cuyo objetivo principal es la privatización de la seguridad social y el sometimiento de los trabajadores masculinos y femeninos al capital financiero “, argumenta Diene Cardoso, militante del MAB.

MAB – MOVIMENTO DOS ATINGIDOS POR BARRAGENS / MOVIMIENTO DE LOS AFECTADOS POR REPRESAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *