LA VENTANA ROTA.

El pasado 2 de Marzo moría en Boston el eminente politólogo James Quinn Wilson, autor de obras como “Pensando en la delincuencia”, “El sentimiento moral” y otras muchas que ayudaron a la Administración Pública norteamericana a encontrar caminos inequívocos a la hora de hacer política. Su larga trayectoria fue culminada con el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Harvard.

En su ensayo titulado “La ventana rota”, publicado en el diario The Atlantic Monthly en Marzo de 1982, puso el siguiente ejemplo:

“Consideren un edificio con una ventana rota. Si la ventana no se repara, los vándalos tenderán a romper unas cuantas ventanas más. Finalmente, quizás hasta irrumpan en el edificio, y si está abandonado, es posible que sea ocupado por ellos o que prendan fuegos adentro.
O consideren una acera o banqueta. Se acumula algo de basura. Pronto, más basura se va acumulando. Eventualmente, la gente comienza a dejar bolsas de basura de restaurantes de comida rápida o a asaltar coches.”

Una buena estrategia para arreglar todo esto, sería arreglar cuanto antes la ventana o limpiar todos los días la basura para evitar que la gente siguiera acumulando más basuras allá donde vieran suciedad.

Esta teoría hará que los actos de menor importancia disminuyan y como consecuencia no sean el preludio ni el camino de actos de mayor gravedad, lo cual trasladado al ámbito sociológico supone que si adoptamos una política de tolerancia cero con la delincuencia será más fácil hacer que disminuyan o desaparezcan los delitos, pues se dan allá donde se les facilita el camino para llevarlos a cabo.

La teoría de la ventana rota es aplicable a nuestra política y a la actual situación, pues en nuestro país la ventana lleva rota durante mucho tiempo y ello ha permitido que esa falta de reparación haya llevado a romper más ventanas hasta que la maldad ha irrumpido en el edificio institucional con un elevado coste para toda la sociedad.

La rotura de la ventana supuso que la corrupción que, al principio entraba en pequeñas dosis por ese agujero, al no repararse y al abandonarse por completo el edificio se instalara en él y llegara a dominar la vida política. Como consecuencia, el edificio está ocupado por delincuentes, abandonado y con una acumulación de basuras tal, que lo mejor que podría hacerse con él sería derribarlo y construir uno nuevo. No cabría mejor solución.

La ventana rota nos viene a decir que la única vocación política es la vocación moral, la política está para cambiar espíritus, cambiar las mentes, convertir. Así era la política de la ética de Aristóteles. Por eso, cuando la Administración ve una ventana rota hay que arreglarla porque de lo contrario se está produciendo una invitación a destrozarla, a la maldad. De ahí que haya que identificar el mal y eliminarlo cuanto antes.

La política no está solamente para la gestión pública sino para el debate moral. Esto nos lleva a profundizar sobre el aspecto que está tomando la política en España, si se siguen rompiendo ventanas y si nadie las repara. El único objetivo de esta perspectiva de la política es la falta de dilema moral que no se produce en nuestra sociedad, el debilitamiento moral que se apodera de la política y que la deshumaniza y el hedor que produce la corrupción que de todo ello se desprende. La imposibilidad de arreglar las ventanas rotas hace que los ciudadanos tengan que reflexionar sobre la, cada día más clara alternativa, del derribo del edificio para evitar que la pestilencia los contamine.

4 comentarios en “LA VENTANA ROTA.

  1. si te pones a criar cerdos, incluso encerrados en una pocilga, toda la llenan de escrementos, menos curiosamente, donde ellos duermen, es curioso. sentir la responsabilidad es mas practico que sentir la sodomizacion del individuo al que se le bombardea con infinita adoptrinacion politica institucional, para que asi moralmente, seas un niño aperreado pro su madre, que prefiere no ser martirizado dia y noche, y lo prefiere hasta el limite de desear vivir encerrado en su habitacion sin salir…..
    teoria de lal cuchiquera y los gorrinos.

    la teoria de la ventana rota yo mas bien la entiendo como la justificacion qeu todo politico sin recursos necesita para argumentar lo que hace, pues si observas todo politico en el fondo tiene una tabla o un argumento.

    la ventana rota yo la interpreto como que como creas que los individuos moralmente, si ven la ventana limpia, no piensan en tirar mierda o colarse o lo que sea mal vamos, pues el fallo esta en los individuos, como los españoles, que ahora mismo van a comprar a supermercados alemanes, para destruir empleo en españa y darlo en alemania, no interiorizando en el precio de las cosas su coste de dar el paro, sera duro o no, pero frente a esto, lo curiosamente, moral, y etico, es quitar el paro, y quitar legislacion de salarios, muchas veces si al estado le rompen los ciudadanos la ventana, lo etico es romperles a los ciudadanos su ventana.

  2. Nueva ventana estrenada por Colectivo Burbuja.
    Voy a aprovechar este guiño literario de la ventana rota para comentar esta 
    nueva presentación Web, ya que no veo ventana alguna para comentar este cambio
    en otro lugar de vuestra Web.
    Un alarde de diseño bastante nspirado en
    Art Decó sobre el anterior
    soporte de WordPress, que se ha esforzado destacando unas portadas permanentes
    de cada sección
    Una portada más cuidada que antes, que nos recuerda el espíritu amalgamado y
    bastante ecléctico que inspiraron aquellos locos años de entre guerras mundiales en Occidente.
    Sin embargo la integración multimedia -con los contenidos de audio- se queda en
    IVVOX.
    Tampoco la interactividad mejora. Por una parte comentarios en
    IVVOX,
    por otra en Facebook, además
    de los del propio blog.
    Resulta bastante liado dialogar teniendo que seguir las conversaciones
    separadas. Una torre de babel particular.
    Hay otras soluciones más útiles que también ofrece WordPress, pero en cualquier caso mucho ánimos y suerte para avanzar en los objetivos propuestos, que es lo que importa.

  3. Nueva ventana estrenada por Colectivo Burbuja.
    Voy a aprovechar este guiño literario de la ventana rota para comentar esta nueva presentación Web, ya que no veo ventana alguna para comentar este cambio en otro lugar de vuestra Web.
    Un alarde de diseño bastante inspirado en Art Decó sobre el anterior soporte de WordPress, que se ha esforzado destacando unas portadas permanentes de cada sección.
    Una portada más cuidada que antes, que nos recuerda el espíritu amalgamado y bastante ecléctico que inspiraron aquellos locos años de entre guerras mundiales en Occidente.
    Sin embargo la integración multimedia -con los contenidos de audio- se queda en IVVOX.
    Tampoco la interactividad mejora. Por una parte comentarios en IVVOX, por otra en Facebook, además
    de los del propio blog.
    Resulta bastante liado dialogar teniendo que seguir las conversaciones separadas. Una torre de babel particular.
    Hay otras soluciones más útiles que también ofrece WordPress, pero en cualquier caso mucho ánimos y suerte para avanzar en los objetivos propuestos, que es lo que importa.
    Bueno, bueno. Como compruebo que ahora se moderan los comentarios aprovecho para reenviaros el mismo, pero mejorado un poco de códigos, ya que pudiera ser que el anterior mensaje incluya algunos fallos html.
    Gracias de nuevo por dejar participar.

  4. ¿Tan importante es la corrupción? Me gustaría ver algún estudio económico sobre la misma y poder cuantificar su impacto. De todas formas no será fácil arreglar la ventana, es una cuestión de elección entre alternativas. Si llegamos a la conclusión de que un producto X producido por una determinada empresa es negativo puesto que para su producción se pagan salarios de subsistencia, o se consumen tales recursos no – renovables, o se contamina el medioambiente; la solución es sustituirlo por el producto Y, pero si este es equivalente en producción de daños la solución es prescindir del producto. La consecuencia más soterradamente perniciosa del mercado de consumidores es crear la ilusión de que para cada dolor existe un producto capaz de aliviarlo. En la política eso se traduce en que si un partido lo hace “mal” la gente tenderá a votar al otro, pero ¿Qué ocurre si ambos son equivalentes? Ahí tenemos un problema. Por tanto hay que avanzar en dos frentes paralelos, utilizar el consumo en beneficio del 99%, seleccionando los productos menos nocivos cuando existan, y al mismo tiempo destruir la conciencia de consumidor – receptor pasivo, por otra de consumidor – productor – participante activo.

    Os dejo un link sobre la creación de la conciencia del consumidor http://laproadelargo.blogspot.com/2012/01/ampliacion-del-campo-de-batalla.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *