ESTADO DE SITIO.

El principal concentrador y tenedor de violencia estructural es el Estado y por tanto cualquier intento para justificar esa violencia en manos de la clase política pasa por legitimar al Estado y a sus instituciones.

Desde el estado de naturaleza de Hobbes plasmado en el Leviatán donde se intenta sentar las bases de la necesidad del Estado por ser el hombre un individuo egoísta y materialista que sólo lucha por su subsistencia y sus intereses, lo cual indefectiblemente lleva al caos natural y a la situación de guerra de todos contra todos, hace del Estado el garante de la paz social, la ley y el orden.

Aparecen conceptos como interés nacional, bien común, estabilidad, nación etc…como justificadores de un orden superior al individuo y al que legitimamos para que en el nombre de cada uno de los individuos ejerza el poder. Pasamos del Estado de naturaleza donde no existen ni derechos ni deberes a un pacto o contrato social donde buscamos un ideal de justicia para acabar en un Estado social que funda el Derecho y necesita de reglas y normas.

El soberano es el pueblo, es la comunidad de aquellos que quieren formar un Estado y supeditar su voluntad a una voluntad general renunciando a sus derechos naturales. Los individuos a través del pacto ceden todos sus derechos a la sociedad para a través de ese mismo pacto recuperarlos y disfrutarlos en cuanto que miembros de una sociedad política. Los ciudadanos tienen derechos en la medida que cumplen la Ley.

La democracia va a ser la condición de legitimidad del ejercicio de soberanía, el acto formal de soberanía es la legislación y cuando se produce formalmente se elimina la tiranía. Es la teoría normativa de la fundamentación de la democracia.

Pero la autoridad a la que le cedemos el poder no puede utilizarlo con abuso en contra del propio ciudadano pues estaría infringiendo la norma fundamental y el principio por el cual se mantienen las reglas de juego: el contrato social, el pacto que ambos se han dado de utilizar la ley de la forma más justa. Es ahí cuando se deslegitima el Estado pues la legitimación no es sino el apoyo popular de aquellos que ceden sus derechos para que en su nombre se impartan las leyes y se ordene la convivencia política y cuando ésta se pierde, aquél que ejerce la autoridad ya no es legitimo y si no lo es, no puede ser el gobernante, estaría usurpando la legitimidad y sería el tirano, lo cual obliga a la rebelión para que deje de representar a aquellos que le cedieron la soberanía.

La actuación de los poderes legitimados durante la crisis no ha hecho más que ir en ésta dirección, ha olvidado que son los ciudadanos quienes legitiman con su apoyo a los gobernantes y estos a su vez deben ejercer el poder que se les otorga en beneficio de sus gobernados. Nada de eso se ha dado, los gobernantes en uso de unas atribuciones para las que no estaban legitimados dieron el poder a los bancos, corrompieron las instituciones y criminalizaron a los ciudadanos haciéndolos victimas de una cruel y perversa forma de gobierno en la que nunca se contó con los ciudadanos.

Al contrario, un poder que usurpó la legitimidad al incumplir el mandato de los ciudadanos se convirtió en un tirano que salvó a los bancos y a sus corruptos políticos generadores de la actual situación en detrimento de los ciudadanos que fueron y siguen siendo esquilmados para pagar lo que otros causaron.

El poder se torna tiránico y despótico cuando somete a los ciudadanos a un estado de sitio de facto al excluirlos de las ayudas y hacer beneficiarios de las mismas a los estafadores y corruptos gobernantes que han estado al frente de las instituciones. Ni un solo procesamiento, ni una sola detención y ni siquiera una sola apertura de investigación en todas aquellas instituciones que deberían haber velado por el cumplimiento de la gobernanza y del bien común.

Unas instituciones como el Banco de España, Las Cajas de Ahorro y las miles de empresas públicas además de las propias instituciones del Estado han despilfarrado y han hecho mal uso del dinero público de los ciudadanos sin que haya ni un solo procesado por ello. El Estado se deslegitima a pasos agigantados y los políticos se alejan y distancian de los ciudadanos con sus innumerables casos de corrupción.

Un Estado así no se puede mantener en la legitimidad si no es a base del engaño y de la trampa desde sus terminales mediáticas, un Estado que desinforma a sus ciudadanos incumple una regla básica de la democracia como es la transparencia de sus instituciones ¿Cómo es posible sino que en una Comunidad Autónoma que está en bancarrota gane por mayoría aplastante el partido en el poder? ¿Es que acaso los electores votan a aquellos que los llevan a la ruina y a la pobreza?

Un Estado que se deslegitima mediante todas las formas de corrupción posibles y que legisla para que de la forma más inmoral salven el pellejo sus gobernantes a la vez que los blinda y los sitúa en un plano de privilegio con respecto al ciudadano, es un Estado en fase de degradación y que necesita de una ruptura constitucional de manera urgente para crear un proceso constituyente que abra una vía de regeneración y entierre de una vez por todas lo que hoy es sin lugar a dudas, un régimen de corrupción institucionalizado.

Ninguna institución es neutra, representa un poder que le ha sido cedido y si éste no se ha utilizado en la forma correcta ha de ser eliminado pero mucho me temo que, como todo poder que se deslegitima, se aferre a él en base a consideraciones injustas y amorales con riesgo de que surja la violencia como opción moralmente válida y políticamente viable al servicio de la mayoría social, del cambio y de la dignidad.

17 comentarios en “ESTADO DE SITIO.

  1. yo tengo mis dudas, pues:
    mi pueblo es un pueblo con preciosas, encinas, que me da igual tengan 200 años, y que mi novia, pueda matarme a un hijo que me ha prometido, y ya me ha dicho que voy a ser padre, o si lo quisiese, me obligaria.
    me da igual, que yo para cortar una encina, tenga que pagar medio millon de multa que ya me ha pasado, aunque fuera de 20 años la encina, y por que me estorbaba, y mi novia, pueda hacer lo qeu quiera.

    pero siendo serior,,,, si en mi pueblo hiciera mucho frio un invierno y la gente fuera propietaria de esas encians, las quemarian todas, pues nadie quiere morir, y tienen vinculos de familia, que hacen que nadie quiera morir.

    y como estamos hablando de economia primaria, si ese invierno nos cargamos las encinas, en 30 años, no habra mas leña.

    un regulador, podria mirar solo para el amo de la finca, como antaño, pero tambien podria ser humananmente, de derecho comun. y simplemente, limitar la extraccion.

    y se que el coste, es que tal vez los mas ancianos se mueran de frio ese invierno, ese es el coste….

    en fin, el estado de fuerza existe por un motivo, y es real, y al final la gente, lo entiende.
    y lo acepta, pues necesitamos alguien nos ponga un freno en nuestras vidas, si ese freno no es ya el sometimiento, pues si no si deberia ser derocado con guerrilla nocturna.

    todos necesitamos freno, asi un joven de 18 años, no se le puede conceder en su banco un credito para dar la vuelta al mundo aunque eso sea lo que le apetezca, si luego el banco le puede obligar a el resto de su vida trabajar para pagar la deuda, y ser exclavo. es decir, el individuo no puede por un acto de libertad, renunciar a su libertad pura, eso es lo que quiero decir.

    la libertad, no es eso, no es no generar libertad en la sociedad, o secuestrar la tuya por que tu tambien formas parte de la sociedad.

  2. Quisiera ver si he entendido bien tu razonamiento final ¿Estas diciendo que das por legítimo el uso de la violencia para derrocar al régimen legalmente constituido en este país y recientemente refrendado en las urnas (aunque a ti el resultado no te haya gustado en absoluto) en base a que tu opinión es contraria a la manera en la que se han desarrollado los acontecimientos desde el inicio de la crisis hasta la actualidad? ¿Es eso? ¿Estas haciendo apología de la rebelión porque das a tus creencias y opiniones el rango de verdad absoluta, rebelada e incuestionable frente a otras, éstas sí refrendadas democráticamente pero que tú ninguneas con argumentos maniqueos? ¿El pueblo que vota opciones que no te convencen, que consideras ilegítimas o cuando menos despreciables, se equivoca porque tú sí que sabes lo que le conviene? Pues si es así, te doy la bienvenida al club de los salvapatrias.
    Si por el contrario no fuera esa tu intención y mi interpretación se debiera a mi mala comprensión lectora (o también a tu mala capacidad expositiva, que todo pudiera ser) retiro todo lo dicho.

    Saludos cordiales.

  3. Estoy de acuerdo con lo dicho, quizá lo expresaría de otra tono. No, Enric, este régimen político es cada vez menos legítimo, con un suspenso global a la clase política en todas las encuenstas del CIS. El discurso de Enric es simplista, no tiene en cuenta la deformación de un sistema electoral de listas con nefastas consecuencias.

    Este sistema político necesita urgentemente una reforma. Los intereses de los gobernantes y gobernados son cada vez más contrarios, como se ha demostrado con la crisis que han causado, con sus AVEs a ninguna parte, urbanizaciones en medio de la nada financiadas con créditos insolventes, aeropuertos fantasma, todos ellos causados mayoritariamente por instituciones gobernadas por políticos.

    Porque la causa de esta crisis ha sido el cortoplacismo. Todas estas obras generan beneficio a corto plazo (empleo, recaudación fiscal, más obra pública y más votos) a costa de destruir el futuro. Como un político no sabe si va a estar o no, sólo le importa aparentar una buena situación el día de las elecciones. Por eso, los políticos españoles se comportaron como los banqueros americanos.

    Por tanto, la solución a esta crisis pasa por un proceso de reforma política.

  4. 1. Cualquier regimen de poder esta legalmente constituido y puede estar refrendado en la urnas, como el franquista, lo que no le da el caracter democratico ni la legitimidad ni la moralidad.
    2. A pesar de que el contrato social sea una ficcion, cualquier regimen cimentado en la promocion de la servidumbre voluntaria frente a los abusos de poder, se convierte en un regimen de terror estatal en el cual su poder disminuye conforme aumenta su violencia. Es el momento de la rebelion civil pacifica, pues la violencia contestada con la violencia libera toda la capacidad destructora del estado y debilita la fuerza civil que descansa en la perdida de legitimidad y adhesion al terrorismo de estado.
    3. No puede haber refrendo democratico sino eleccion democratica, cosa inexistente en un sistema de listas de partido que es anticonstitucional por vulnerar el articulo 6 de la carta otorgada del 78.
    4. La razon no la da el numero de votos sino el juicio que mas se acerque a la verdad de los hechos.

  5. Quiero añadir que el sistema mayoritario unipersonal, que entiendo que defendéis, también tiene sus problemas (según el sondeo mundial de Gallup, USA no sale muy bien parado). Los países con este sistema suelen gastar mucho en defensa y fábricas de armas y obras públicas innecesarias, fenómeno conocido como Pork Barrel, de que a un diputado de la circunscripción le interesan inversiones en su territorio pero pagadas por todos. Los congresistas americanos se comportan como los partidos nacionalistas españoles.

    1. Sin embargo UK y Francia salen muy bien, pues la diferencia esta en la financiacion de caucus y candidatos para las interminables eleciones en USA.
      Yo no defiendo estos sistemas sino una federacion de councils pequenos con representacion uninominal, revocable y responsable ante su council.

  6. Señor Enric Pérez; sigue con planteamientos de primaria, los ojos vendados y el espinazo doblado. Entérese de una vez: lo que se niega es la mayor. España no es una democracia sino una oligarquía corrupta, una dictadura de partidos. El Congreso no representa la soberanía popular porque de él se han adueñado fundamentalmente y alternativamente dos señores: uno del PP y otro del PSOE. Tampoco hay separación de poderes en origen. Ni siquiera se vota. Se refrenda a unos señores que no conoce nadie, puestos en las listas según la baba que destilen sobre los mandamases de cada grupo. Luego, no hay legitimidad ninguna que respetar. Y, desde luego, llegados a un punto de no retorno, la violencia es una opción para sacudirse de encima la opresión y la explotación. ¿Cómo se consiguió el voto de la mujer?¿Cómo se abolió la esclavitud?¿Cómo se acabó con Hitler?¿Cómo se construyeron las declaraciones de Derechos Humanos francesa y norteamericana?¿Cómo se unificó España? Vuelvo a decirle que sus argumentos acomodaticios tienen un terrible fallo: aceptan como válido el lenguaje del poder. Luego acepta su pensamiento, que manipula su conciencia. Luego no es más que parte de un rebaño. Si llama a las cosas por su nombre, abandna tópicos y lugares comunes y arrima los eufemismos, entenderá mejor que, hoy por hoy, usted es un esclavo. Si no forma parte de la casta política, claro.

  7. Bueno, bueno.., caliente debate ante tanto frío, o como el calorcillo inmediato del alcohol puede liquidar al bagabundo expuesto a esta noche tan helada.
    ¿Por qué se mezclan ideales tan poéticos con esta realidad tan prosaica?
    La película “La puerta del cielo (Heaven’s Gate)” de Cimino, describe perfectamente lo imposible que resulta la eficiencia en situaciones límite, más aun cuando hay quienes se empeñan en provocar más histeria en un ambiente ya bastante nervioso.
    Con todos los respetos lo peor que nos pasa no es la deuda que nos han endosado nuestros jefes (financieros, empresarios, políticos, legisladores, jueces, informadores, etc.). Creo cada vez más que nuestro mayor fallo está en nuestras actitudes, nuestros conocimientos y nuestras acciones cotidianas, porque de forma individual y colectiva, no asumimos nuestras responsabilidades, dejando nuestras libertades, todos los días, donde vivimos, donde trabajamos, donde consumimos, etc.
    Así dejamos DEJAMOS mayoritariamente MAYORITARIAMENTE a una clase minoritaria y poderosa que administren nuestra libertad. Así nos hacemos esclavos y ellos así se hacen monstruos con más poder del que pueden hacerse responsables.
    ¿Cómo podemos ignorar los últimos resultados electorales, tanto por la participación como por el resultado?
    Creo que es un problema mutuo, de ambas clases sociales. Ellos se pasan por acción, nosotros por omisión. Si no lo queremos entender así algunos seguiremos pintando heroicamente bigotes en las estatuas de nuestros dictadores y ellos seguirán pintando con nuestra sangre sus botas victoriosas.
    Eso no se puede arreglar con un golpe de suerte. Es una labor continua y larga, de paso a paso, de sumas seguras, que nos afecta y depende más de nosotros que de ellos. Mejor aún que debiera implicar también más a nosotras NOSOTRAS (personas me refiero) que a ellos ELLOS (monstruos me refiero).
    Sigue siendo una opinión que agradece este respeto en este debate.

  8. Señores Ramón García y Jorge Batista.

    No he leído en sus comentarios ni una sola respuesta razonada/razonable a las cuestiones que yo hago en el mío. Es más, veo que siguen con ese lenguaje del que se cree poseedor de la verdad y ante la más mínima opinión desviada que se les presenta lanzan toda su indignación cargada de mala educación, como el señor Batista, siempre presto a demostrar que él y solo él tiene argumentos veraces y los de los demás, por consiguiente, son erroneos cuando no serviles. Me llama esclavo. Aquí el único esclavo que veo es usted, esclavo de sus dogmas y de la verdad papanatas de cariz filoizquierdoso que pulula por determinados ambientes. No me engaño con el sistema y creo que muchos políticos, en el mejor de los casos, merecerían ser embreados, emplumados y llevados a las afueras de pueblos y ciudades para ser allí abandonados a su suerte. Pero mientras ese feliz momento llega, creo que hemos de hacer examen de conciencia y preguntarnos a nosotros mismos qué hemos hecho de bueno o de malo para contribuir a la situación actual. El señor Julio Fernandez lo expresa acertadamente en su comentario.
    Como, por lo que se ve, la mayoría de la población, por ignorancia, apatía o por no estar a favor de ello, no se ha manifestado decididamente por la regeneración democrática, deberemos plantearnos que quizá (solo quizá) las cosas no son como nos las planteamos y ni todo es tan blanco ni todo es tan negro. Lo que haría falta, en mi humilde opinión, es una concienciación social que hoy por hoy es mayoritariamente inexistente, y que solo se puede asumir desde la pedagogía. Pero no lanzando soflamas incendiarias pseudorevolucionarias (los ciudadanos de hoy en día, mal que les pese a algunos, no son los obreros del XIX) porque lo único que se consigue de esta forma es igualarse con el odiado objeto de sustitución: la parte anquilosada de la clase política por el nuevo grupo de iluminados director de las masas inconscientes. Es en parte por esta razón que un movimiento que prometía mucho, como el 15-M, se deshizo como un azucarillo para desilusión de muchos, entre los que me encuentro, por adoptar unas ideas y planteamientos de demagogia barata. En fin, que hecho mucho en falta en ustedes más examen de conciencia y menos teorías de célula revolucionaria. Como en mi primer comentario, todo lo que digo está sujeto a revisión a través del intercambio razonado de ideas.

    Pese a todo, solo la palabra y el diálogo nos salvarán, no el creernos poseedores de la única verdad.

    Saludos cordiales.

    1. Aunque creo que he razonado debidamente, lo voy a repetir.

      El sistema político español tiene un problema estructural. Los incentivos de un gobernante le llevan hacia el mal, como explicaré más abajo. Y esto fue lo que causó la crisis española.

      Recordemos que nuestra crisis es de deuda. Hay paro porque todos están muy endeudados, debido a un consumo excesivo, especialmente para adquirir la vivienda. La deuda total de origen inmobiliario (incluyo aquí hipotecas y créditos a promotores y constructores) es de un 130 % del PIB. Los créditos al promotores y constructores, sin garantías adecuadas, han llevado a la quiebra a numerosas cajas de ahorro. No me quiero enrollar más, lo ha explicado muy bien Ricardo Vergés en el I Encuentro del Colectivo Burbuja

      Ahora repasemos la cadena de acontecimientos que han llevado hasta aquí.

      Cuando una caja da un crédito sin garantías a un promotor, todos los que participan en la toma de decisión salen ganando. El promotor gana siempre. Si la promoción tiene éxito y se vende gana, y si no, no pierde, puesto que el único aval es la propia promoción. Entonces quien pierde es el banco o caja. Pero esta caja está gobernada por políticos que no tienen incentivos a largo plazo, porque no saben si van a estar dentro de 4 años. Su objetivo es dar a los votantes la sensación de que todo está bien. Con la construcción se genera empleo, recaudación fiscal, obra pública con esta recaudación, … a corto plazo. Entonces el político sale ganando y lo hace.

      Queda por último el regulador, el Banco de España, que debería haber impedido todo esto y no lo hizo. ¿Por qué? Porque un presidente de Gobierno se debe más a las fuerzas vivas de su partido que a los votantes. Para ser elegido presidente, hay que ganar dos elecciones: una en el congreso del partido y otra en las generales. En la primera de estas elecciones, participan cientos de delegados, frente a los millones de votantes, que sólo pueden elegir entre los dos preseleccionados por la cúpula del PSOE y del PP. Entonces, un presidente va a esforzarse más en tener a gusto a alcaldes y barones autonómicos que a sus votantes, puesto que los primeros tienen mucho más peso en la elección que los segundos. Esto explica que el Banco de España no haya cumplido con su deber de impedir una burbuja masiva de crédito insolvente.

      Por tanto, Enric, no se trata de que a mí me guste o no una opción. Sino de que, poniéndome en el sitio de un gobernante, éste sale ganando haciendo el mal. Entonces, lo va a hacer. Así, sin una reforma política, no se va a solucionar nada.

      Y sobre la responsabilidad de la gente, es una contradicción asumir esa responsabilidad, y no hacer uno todo lo que esté en su mano para poner bien lo que está mal.

    2. Unas cuántas referencias para poner todo esto en su contexto.

      Sobre el comportamiento del Banco de España en la gestión de la crisis española, recomiendo el artículo El día que el Banco de España se doblegó (aunque es demasiado blando). Sobre la política del ministerio de Vivienda de fomentar que se compre a precios exagerados, recomiendo la columna de José García-Montalvo “RIP Ministerio de Vivienda” y como muestras de esta política, por ejemplo, Carmen Chacón al frente del ministerio, “El mejor sector inmobiliario del mundo”

      Ricardo Vergés (hombre muy querido por todos nosotros) tiene una hermosa colección de publicaciones con datos concretos sobre la burbuja inmobiliaria española . Por ejemplo, “Dinero del auge” (entre otras) muestra como se financió la construcción de vivienda con deuda frente a la banca europea, que es uno de los principales problemas de la economía española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *