5 de Mayo de 2012.

El 5 de Mayo de 2012 el gobierno japonés toma una decisión histórica: Cerrar las centrales nucleares. Es una decisión que marcará un antes y un después en nuestra historia y a la que seguirán otros gobiernos como el alemán de Angela Merkel que opta también por paralizar sus centrales nucleares.

La pregunta es ¿Necesitamos crecer para vivir? No es necesario hacer este planteamiento cada vez que hay una catástrofe, nos viene dado desde el principio de la historia con las plagas de Egipto, por tanto, no debe ser una reacción a las catástrofes recientes puesto que forma parte de nosotros, es un componente previo que se acopla a la historia del pensamiento político moderno.

Los gobiernos no son ajenos a las grandes catástrofes naturales, ni a las plagas, ni a los virus, tratan de buscar nuestra seguridad en términos bíblicos, ellos son los que nos pueden prevenir. En la guerra de USA contra Irak se calcula que murieron 1.200.000 personas desde la invasión en 2003 hasta 2009, mientras que el número de afectados por inundaciones y sequías alcanzará los 375 millones hasta el año 2015. El contraste es evidente y muestra que el causante de la muerte en la Tierra no es el Hombre, las causas no son las muertes clínicas sino las catástrofes naturales.

En Haití murieron 1.500.000 personas, en Japón, decenas de miles, puede darse la circunstancia de una pandemia . Es entonces cuando se eleva la condición de un gobernante, cuando piensa en proteger a los suyos de estas causas. En el año 70, los romanos entran en Jerusalem y queman el Templo, en el año 79, se vivirá la explosión del Vesubio y la destrucción de Pompeya a manos de la naturaleza indomable en tan solo unas horas, dos episodios con unas diferencias desproporcionadas en el número de victimas.

Toda reflexión política de la teoría política de las catástrofes parte de la descripción de las plagas de Egipto como arranque. Aarón tocaba con su mano y convertía en fuego, granizo, sangre e incluso castigaba con la muerte de los primogénitos. Pensamos en términos políticos partiendo de esta experiencia. Es una confabulación perfecta entre historia y política, lo cual nos lleva a que el debate actual no debe ser economicista sino de supervivencia de la humanidad.

Japón lleva 30 años con crecimiento 0, cierra sus centrales nucleares porque ya no se quiere crecer. Los funcionarios japoneses ya podían ir al trabajo sin corbata para ahorrar energía y tener el menor gasto posible. La gripe española causó mas muertes en la I guerra mundial entre los americanos que las propias armas. Hay agencias estatales de EEUU para observar los bosques en busca de mosquitos y todo tipo de insectos portadores de enfermedades, ningún gobierno es ajeno al peligro que supone una pandemia.

El punto crucial del pensamiento político europeo fue el terremoto de Lisboa de 1755, el cual provocó decenas de miles de victimas pero el impacto en Europa fue decisivo. Para Adorno el impacto del terremoto de Lisboa como planteamiento político filosófico era igual al Holocausto para el siglo XX. Se puso énfasis en que este mundo es el mejor de los mundos posibles pero si se puede producir un daño semejante donde pueden morir tantos inocentes, no se debe temer a ninguna revolución que cause un daño menor. El mal no es propiedad de Dios. Para Voltaire, estamos solos y hay responsabilidad individual frente al mal.

Con el accidente de Chernobyl ocurrido mientras se trataba de poner al limite de forma manual sin desconexión automática hasta que el experimento falló por un error humano, se entra en la dinámica de la viabilidad de las centrales nucleares por su seguridad o la central de Fukushima en la que no hubo error humano sino que un desastre natural la arrasó han hecho que los gobiernos entren en el debate de poner limites al crecimiento.

La peste negra de Barcelona en 1348 hizo que su futuro fuera peor que antes de la pandemia y que las ratas actuaran como agentes en la expansión de la enfermedad. Para los gobiernos, es preferible pensar que son terroristas los que están detrás de una catástrofe a que sea producto de una mutación de un virus que haga desaparecer al 80% de la población.

Por eso, tengamos en cuenta esa fecha: el 5 de Mayo de 2012, se inicia el fin del crecimiento, la política gira en busca de soluciones alternativas, no se reduce todo a las políticas de Hollande o de Merkel, no se trata de austeridad o de gasto, se trata de que se acabó el crecimiento. Antropológicamente, nuestra civilización es un trazo en línea recta que significa progreso, evolución hasta ningún punto final si no hacía el infinito, mientras que culturas como el Islam se desenvuelven antropológicamente en circulo, una vuelta a los principios, no hay avances, no hay infinito, se vuelve a empezar y por tanto no hay búsqueda de nuevos recursos, no hay daños porque constantemente se vuelve al principio. La decisión del gobierno japonés no debe pasar desapercibida, es una decisión histórica que puede cambiar nuestro comportamiento en el planeta.

Un comentario en “5 de Mayo de 2012.

  1. En la web de la Nuclear World Association (http://www.world-nuclear.org) se puede ver la diametralmente opuesta estrategia nuclear de los chinos:

    Nuclear Power in China (Updated May 2012)

    * Mainland China has 14 nuclear power reactors in operation, more than 25 under construction, and more about to start construction soon.
    * Additional reactors are planned, including some of the world’s most advanced, to give a five- or six-fold increase in nuclear capacity to at least 60 GWe by 2020, then 200 GWe by 2030, and 400 GWe by 2050.
    * China is rapidly becoming self-sufficient in reactor design and construction, as well as other aspects of the fuel cycle.

    Sera aquella vieja maxima de que “la energia ni se crea ni se destruye, sino que solo se transforma?”

    Saludos!
    T

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *