>Preparando la transición: industria

>

Queridos lectores,

Recientemente una lectora ha pedido que explique un poco qué pueden hacer las empresas para adaptarse a la llegada del Peak Oil. Aunque es éste un tema más bien para un especialista en análisis y gestión de riesgos, creo que tiene cierta lógica que yo dé aquí mi propio punto de vista, siempre teniendo en cuenta que mi aportación sobre el particular se limitará a hacer algunas observaciones de carácter general y de sentido común. En la charla del Oil Crash siempre digo que la sociedad continuará necesitando producción industrial, cosa que es particularmente cierta si tenemos en cuenta que el esfuerzo de mantener cierta infraestructura vital (red eléctrica, vía del tren, algunas carreteras, puertos, etc) operativa requerirá de conocimiento y capacidad industrial. Sin embargo, toda esta industria tendrá que ser redimensionada debido a un consumo mucho menor y a la necesidad de usar en preferencia recursos locales. Por otro lado, habrá sitio para las empresas de menor peso industrial, pero su tamaño se verá aún más reducido.

 Si Vd., lector, trabaja o es propietario de una pequeña o mediana empresa (las grandes empresas ya tendrán sus gabinetes de estudios para intentar advinar qué deben hacer), y quiere saber cómo capear este temporal, he aquí una relación de puntos clave que posiblemente debería de abordar.

Comprensión del problema: Estamos hablando de una escasez creciente no sólo del petróleo, sino de todos los recursos no renovables (La Gran Escasez). El petróleo es sólo el mascarón de proa de un galeón de problemas que se nos viene encima. Se ha de pensar, por tanto, que durante la próxima década o dos décadas cosas que ahora son fáciles de conseguir y abundantes se volverán terriblemente escasas. Faltará, sobre todo, energía, tanto para mover máquinas, camiones y coches como energía eléctrica; pero además faltarán metales, fertilizantes, plásticos, reactivos químicos… La lista es bastante larga. Algunos de estos materiales se podrán reciclar de los desechos actuales (véase post “Las minas del futuro“); otros no y tendrán que ser sustituidos. Teniendo todo esto en cuenta se han de valorar los diferentes impactos en la actividad de la empresa. Esencialmente, diseño la discusión de los impactos como una serie de preguntas que cada uno debe de responder en función de su caso concreto.

Impacto sobre el mercado de la empresa: En una situación general de caída de la actividad económica, ¿cuántos clientes podremos mantener? ¿qué líneas de producción o servicios dejarán de existir, al desaparecer la demanda? ¿qué nuevas líneas deberíamos empezar a incorporar ahora, aún cuando todavía no sean rentables pero que en el futuro lo serán? ¿cuál es el volumen de producción/servicios adecuado, teniendo en cuenta que nuestro mercado se volverá posiblemente más local? ¿Qué plan de adaptación tendremos que poner en marcha para irnos adecuando progresivamente, a medida que la crisis se desarrolle, al tamaño final de nuestro mercado?

Impacto sobre los suministros: Cualquier empresa, incluso una de servicios, necesita tener garantía de acceder a ciertos suministros, ya sean físicos o servicios (electricidad, telefonía, etc). ¿Qué fiabilidad tienen esos suministros? ¿Se basan en un proveedor local que será lo suficientemente resistente a la crisis general? Si usamos materias primas, ¿son éstas locales? ¿Pueden ser sustituidas por materias locales o recicladas? ¿Implica el uso de nuevas materias un cambio en los diseños? ¿Se puede hacer un plan de transición para ir desplegando los nuevos diseños, seguramente menos eficientes y por tanto menos atractivos? En el caso de la energía, ¿podemos reducir el consumo energético? ¿Cuál es la cantidad mínima de energía para mantener una actividad viable? ¿Debemos mantener una reserva estratégica de combustible para mitigar el impacto de interrupciones temporales de suministro/subidas repentinas de precio? ¿Podemos producir nuestra energía/combustibles localmente (quizá interese invertir en empresas locales)? Respecto a las redes (red eléctrica, de telefonía fija y móvil, carreteras, ferrocarril, vía marítima, etc): ¿qué estabilidad tendrán? ¿Podemos participar en su gestión, de cara a intentar favorecer su resistencia? ¿Pueden ser gestionadas localmente, si la gestión de gran escala colapsa? ¿Hay suficiente personal especializado en nuestra proximidad como para asumir esas tareas?

Impacto sobre la financiación: El acceso a la financiación ajena será cada vez más difícil, de tanto más que el agravamiento de las condiciones económicas generales hará a los bancos más reacios a asumir nuevos riesgos. ¿Cuáles son nuestras necesidades de financiación? ¿Podemos reducirlas? ¿Tenemos un plan para hacer frente a la morosidad/impagos de nuestros clientes? ¿Podemos compartimentar la actividad de la empresa, de modo que si una unidad entra en riesgo no provoque el hundimiento de toda la empresa? Los problemas de financiación obligarán a hacer un cambio radical del modelo de negocio de muchas empresas; ¿podremos financiar el cambio de modelo? ¿tendríamos que aumentar ahora las provisiones para sufragar los cambios necesarios?

Impacto sobre la cuenta de resultados: Mientras dure el proceso de adaptación (que puede durar más de una década) la cuenta de resultados de la empresa no será especialmente brillante, incluso tendrá números rojos durante varios ejercicios. ¿Aceptarán los propietarios/accionistas esta situación? ¿Cuál es la máxima carga negativa que se puede asumir? Puede resultar que, al final, en la nueva situación, nuestra empresa no sea viable en absoluto. ¿Qué criterios deberíamos fijar para determinar que conviene liquidar la empresa, teniendo en cuenta que el esfuerzo de adaptación implicará, incluso en aquellas empresas que acaben siendo viables, un período de varios años muy negativos? Quizá resulte más conveniente mantener la empresa convencional A y al tiempo constituir una empresa filial B que se encargue de las actividades ahora no rentables pero que son las que tendrán futuro, siendo al inicio la empresa B reducida en dimensiones y mantenida por la empresa A, y a medida que las cosas vayan evolucionando ir reduciendo la empresa A y aumentando la B.

Impacto de las futuras políticas sobre la actividad de la empresa: Es imposible predecir cómo se va a afrontar desde instancias públicas un problema de esta gravedad, y es previsible que las políticas den bandazos a medida que se compruebe que las diversas recetas tradicionales que se irán ensayando no surten efecto. Resulta, por tanto, conveniente estar al tanto de las discusiones políticas para anticipar problemas, y oponerse a aquellas que sean claramente lesivas e intentar influir, al menos en el ámbito local, para evitar la adopción de medidas especialmente destructivas. En ese sentido, tener proyectos piloto que demuestren su viabilidad, que generen empleo y actividad económica será muy útil para convencer a los gestores políticos de no perjudicar a un sector que está demostrando capacidad de adaptación.

Esto es sólo una descripción sumaria de algunos puntos que se deberán abordar, planteados por un no especialista. Un punto que no he abordado (porque estoy seguro de que no se tendrá en cuenta en un primer momento) es el del impacto ecológico; sin embargo, éste es fundamental, y con el tiempo se verá que es necesario minimizarlo, sobre todo si la actividad se vuelve local y este impacto se hace más directamente visible al cliente (una de los efectos de la globalización es que hace “invisibles”, por distantes, estos impactos). En todo caso, estoy seguro de que otros lectores, a través de sus comentarios, enriquecerán toda la discusión sobre el futuro de las empresas, así que le aconsejo a quien esté interesado en este tema que se lea también los comentarios que siguen a este post. Quizá a alguien le sirva este material para comenzar a orientarse y buscar su propio camino.

Salu2,
AMT

28 comentarios en “>Preparando la transición: industria

  1. >suscribo los items de Antonio. Aprovecho para felicitarlo por la labor y su genialidad!

    Puede ser recomendable reconsiderar nuestro futuro profesional. El entorno puede cambiar a una velocidad tremenda y no estaria mal aumentar nuestra resiliencia, no solo fisica, sino profesional. Cuanto mas conocimientos, habilidades y destrezas mejor.

    No se deprima! de hecho van a haber un monton de oportunidades en el futuro cuando algunas empresas se vayan retirando. No es mala idea estar atento cuando alguna necesidad no se vea cubierta en el entorno local e intentar cubrirla con algun proyecto autonomo. No espere a ser empleado, busque la manera de ofrecer valor. Y nunca espere a que el agua le llegue al cuello. Hable con la gente e intente que sean sus intermediarios para buscar empleo, conocimientos, ideas. Cree comunidad.

    Abrazos

  2. >Interesante Post Antonio.

    Básicamente creo que para redimensionar y reorientar la empresa/industria, cada uno debe analizar que grado de dependencia -directa e indirecta- tiene con los hidrocarburos, para operar. Veremos que en la realidad, es bastante poco lo quedará como viable.

    En línea con lo que comenta Antonio, el aspecto ecológico de la empresa/industria lo considero crucial, ya que el Peak oil está ligado con el cambio climático y la destrucción masiva de recursos naturales. Es decir, que no podemos actuar "tibiamente ni a medias tintas". Ayer leía en algún lado que en el año 2009 se batió el record de emisones de CO2 a la atmósfera; es decir, que a la luz de los hechos, lo que hoy se dice y se hace, no sirve para nada. Mientras, los intereses económicos y políticos siguen dominando en perjuicio del conjunto.

    La única industria que veo posible, desde un punto de vista sustentable -tanto económicamente, como socialmente y ecológicamente- es la que surja a nivel localizado y a pequeñas escalas. Hay que recuperar los Viejos Oficios y adaptarlos a los nuevos conocimientos y técnicas más eficientes.

    Pero, en este proceso hay un paso que es clave. Antigüamente, la población del planeta era muy inferior a la actual; es decir, que hoy, la competencia por espacio y recursos va a ser cruel. La única forma de morijerar esta situación, la CLAVE creo yo, es actuar con conciencia y saber que todavía tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer cosas para reducir buena parte del impacto. Y en ésta línea, la único que veo como posible, es que los gobiernos y los privados invirtamos el tiempo y el dinero disponible todavía, para recuperar ciertos recursos naturales, como son la biodiversidad de vegetales y animales: unica fuente de vida, de alimentos, de materias primas y la única posibilidad de preservar y recuperar el agua y el aire contaminados.

    En resumen, el achicamiento tienen que ser feroz y especialmente, debemos permitir que la Naturaleza, mediante sus mecanismos de regulación, encuentre nuevamente el equilibrio. Mientras nuestro afán de "intervencionismo" no esté en Armonía con el Todo, seguiremos errando el camino.

    Si necesitamos cortar 1 árbol, plantemos 10; si matamos un animal para comer, asegurémonos la descendencia; reciclemos y "hagamos carne" que en la naturaleza nada se pierde y todo se transforma.

    Nada de lo que ha fabricado el hombre, por más que nos maravillen los adelantos tecnológicos logrados, supera a lo creado por Dios. Seamos astutos y aprovechemos los millones de años de Evolución. No seamos tan necios ni soberbios de pensar que en apenas 200 años -de prestado e hipotecando el futuro- vamos a lograr hacer mejor las cosas que Dios en millones de años.

    Saludos

  3. >Magnífico post Antonio, veo que ya has empezado a pensar en el futuro más que discutir sobre lo que ya es casi el pasado.

    Ante la falta de energía y recursos, creo que las Empresas tal como dices actuarán cada vez más a escala local, aprovechando lo que se tenga a mano.

    Creo que un punto muy interesante es la constitución de COOPERATIVAS en la que cada indivíduo pueda participar en igualdad de condiciones junto con los otros socios estando cada uno especializado en algo muy concreto . Las grandes decisiones podrían consensuarse a nivel asambleario. Este tipo de empresas, permitiría también absorber gran cantidad de mano de obra, pues cuando disminuya la cantidad de energía disponible, aumentará la necesidad de trabajo manual- físico.

    A nivel comarcal, una agrupación de Cooperativas, podrían apoyarse unas con otras para constituir sociedades cuasi-autónomas. Por ejemplo, cooperativas agrícolas, como unidad primaria, pueden proporcionar productos primarios para luego hacer semielaborados y finalmente productos acabados de consumo. Los subproductos de cada una pueden ser aprovechados como fuente de energía, abono, materia prima, etc. en las otras.

    Los oficios para lel diseño, producción, comercialización, transporte y el mantenimiento florecerían de nuevo. Hay que aprovechar los conocimientos técnicos actuales para obtener mayores rendimientos y menos contaminación que este tipo de sociedades hacían antes de la Revolución Industrial.

    Eso sí, no se pretenda que se vaya a vivir con la abundancia y despilfarro actual, ni que se ganen los sueldos como ahora. Agrupación, trabajo y sentido de la responsabilidad.

    Saludos

    Armand

  4. >Una actividad que ahora mismo ya es muy rentable es todo lo relacionado con el reciclaje, y no es teoría, la familia de mi cuñado hace muchos años que tienen lo que antes se llamaba "desgüace", ahora se le da un nombre más técnico, como en los últimos años subió bastante el cobre, aluminio etc., se dieron cuenta que salia muy a cuenta contratar personal para recuperar el cobre del cableado de los coches, el aluminio (llantas) baterías etc., si bien es cierto que hay que cumplir la normativa de tratamiento de residuos y en materia de seguridad, la verdad es que son tres o cuatro familias las que viven del negocio familiar y por cierto cada vez de forma más holgada. Mi cuñado me dice muchas veces "no veas la rentabilidad que da ese negocio" y yo le digo "pues espera a que empiecen a subir de verdad las materias primas".
    Un saludo y suerte.

  5. >Interesante y muy util guión para la reconversión, pero le falta un ingrediente sin el que no es muy practico, y sin el que puede ser hasta peligroso. Y es un calendario. Adelantarse en el tiempo puede ser peligroso ya que se pierden oportunidades de negocio si las cosas siguen igual durante un tiempo y ademas se invierten recursos limitados en algo que no sera rentable durante bastante tiempo. Y si llegas tarde es peor.
    Lo difícil en este asunto es ver cuando y como sera el declive. Si le hubieramos hecho caso a todas los avisos de colapso inminente por el peak oil que han sido desde hace quince años, estariamos ahora mismo en una malisima situación.

  6. >Dos cosas sobre el último comentario:

    1) Yo hace 11 años que sigo el tema del Peak Oil, y yo no he visto nunca avisos serios de "colapso inminente". Ni siquiera ahora. Siempre hay alarmistas que dan las cosas por hechas; la realidad es que es un problema de gestión de riesgos. También es cierto es que hasta ahora nunca se había estancado la producción y, sobre todo, la AIE lo ha reconocido, lo cual se debe interpretar como un síntoma de gravedad.

    2) No hay calendario, de nuevo, porque es un problema de gestión de riesgos. Uno, simplemente, debe valorar los riesgos e implementar un plan de adaptación que vaya respondiendo a los cambios que se produzcan en la sociedad, no a unos plazos fijos.

    Salu2.

  7. >El plazo para modificar el rumbo ya se venció hace muchos años atrás, probablemente con el primer informe que emitió la CIA tras la crísis petrolera del año 73.

    Como no hemos sido capaces de prevenir nada en más de 30 años, solo nos queda "bailar con la mas fea" y tratar de salir lo mejor parados posible, evaluando cada uno los potenciales riesgos, de acuerdo a las situaciones particulares.

    Como ya he mencionado en otras oportunidades, la gravedad de la situación amerita replanteos de tipo filosóficos y paradigmáticos. Y estos cambios profundos no tienen calendario… solo debe producirse la Masa Crítica necesaria, para lo cual, como dice Antonio en su primer punto de éste Post: es importante la "Comprensión del Problema". Mientras más tiempo pase, peor será…

    Saludos

  8. >h.mayorquin:
    Interesante post, ya llevo rato leyendo y no me atrevía a comentar. Soy un estudiante de México que hace poco me he preocupado por el tema.

    Considero que sería interesante agrupar en un post las diversas posturas que niegan lo que conocemos como "Peak oil" justo ayer me metía en los foros del liberalismo.org y leía algo así como que igual que el cambio climatico todo eso del peak oil es pura propaganda de rojos que quieren tener mayor control de la economía y acabar con las libertades. También hace días debatía con unos jovenes del movimiento de L. Larouche e iban más lejos aún declarando que la segunda ley de la termodinámica era una mentira y que siempre los humanos podríamos inventar algo que resolviera los problemas -ellos están en contra de las políticas de población.

    Lo anterior motivado por el hecho de que a la hora de hacer debate tener un mapa de ideas del cual agarrarnos podría facilitar las cosas.

    Un saludo

  9. >Mi modesta opinion es que no podemos saber que actividades industriales tendrán mas exito o seran mas necesarias en cada escenario, ya que ello dependerá de cómo de feas se pongan las cosas. Por ejemplo:
    Si el decrecimiento se limita a que haya un racionamiento del combustible, la gente abandone casi completamente el transporte privado y la industria se vaya adaptando al uso de energias renovables (con todas sus limitaciones), podriamos estar en un escenario en el cual todo lo que fuera instalación de renovables (acumuladores de calor, fotovoltaicas, aero-generadores domesticos e industriales, etc) seria un buen negocio. Tambien toda la industria relacionada con el ferrocarril y similares.
    Este seria el escenario que yo preferiria, obviamente, pero no creo que sea posible en todos los casos.

    Sin embargo si el decrecimiento afecta mucho a la capacidad de disponer de materias primas (recicladas o nuevas), la capacidad de distribuir productos estrategicos relacionados con las energias renovables todo sera mucho mas precario, ya que por una parte la menor demanda hara que estas industrias sean casi inviables y por otra parte habra grandes zonas viviendo como hace 200 años.

    Y finalmente si hay un colapso a un nivel mayor, me temo que la industria finalmente desaparecerá.

    Me temo que la situación a la que tendemos será una mezcla entre el primer escenario y el segundo, segun zonas. Aunque todo esto son creencias o esperanzas, no creo que nadie pueda asegurar a ciencia cierta que es lo que va a ocurrir.

  10. >Va en dos partes que no cabe entero.
    Hola a todos:
    Tengo la sensación (quizá me equivoque, ojala) de que hay una confusión churras-merinas de proporciones dantescas (en general, no siempre, pero en muchos casos y más en la masa popular). Por una serie de razones (algunas desconocidas para mi, las más incomprensibles) vivimos en una sociedad politizada y condicionada (de forma nada racional, por cierto) por lo que es políticamente o no correcto. ¿Que tiene que ver el Peak-oil con ser rojo o defender la libertad de mercado con ser facha? Al tema.
    La industria no desaparecerá salvo que lo haga el ser humano, otra cosa es que acostumbrados como estamos a mirarnos el ombligo como punto central del universo, tengamos que madurar (como sociedad, quiero decir) y adaptarnos a una situación de carencia de recursos respecto a lo que acostumbramos. Pero los carros tirados por animales existían hace milenios y alguien los hacía y por tanto era un fabricante, es decir industria, claro que ahora si a alguien le preguntan por una empresa o industria no piensa en el herrero de su pueblo que fabrica puertas de hierro forjado, sino en Repsol o telefónica, pero el herrero de su pueblo es un industrial, como tantos otros, que probablemente tendrá que cambiar sus métodos de trabajo, proveedores y productos finales, pero que si es listo y tiene un poco de suerte sus probabilidades de seguir adelante son tan altas y más que las de Repsol.
    El mercado no va a desaparecer, otra cosa es que se tenga que adaptar. La gente no va a tener menos necesidades, al contrario, tendrá más en un mundo donde la movilidad se vea reducida al esfuerzo físico (me da igual propio que en animales de carga). La cercanía de los comercios será la base de la supervivencia y el transporte en las urbes (no digo grandes ciudades, puesto que serán inviables) dependerán de una extensísima red de distribuidores, pues el único transporte de mercancías para medias y largas distancias será probablemente el tren. La economía de supervivencia será la situación mayoritaria y la dependencia común con los vecinos próximos aumentará exponencialmente. Todo esto no es ni rojo ni verde ni amarillo. Que la industria se dirija a públicos cercanos, que exija una diversificación enorme y que las grandes empresas en general no puedan mantener una estructura supernumeraria, no quiere decir que el mercado no pueda ser totalmente libre o comunista, eso dependerá de la madurez, inteligencia y responsabilidad de la sociedad que lo componga (en ese sentido, viendo la sociedad española, me pongo en lo peor).

  11. >Hago esta reflexión porque por propia experiencia la descalificación más habitual ante una situación en la cual el futuro se presenta negro, el desconocimiento, la indocumentación y como no, la soberbia del común de vecinos, tiende a la descalificación fácil y gratuita. “eso es cosa de rojos, eres un extremista, etc.”, por el contrario (y no deja de tener su gracia) cuando se habla de tomar medidas serias, restringir el gasto publico de forma lógica y ordenada, limitar el tamaño de la administración, dejar de dar sopa boba a la gente y buscarles ocupación o un largo etcétera, entonces eres un facha, es decir los dos extremos a la derecha e izquierda de las ideas políticas (mejor dicho, creencias, porque las ideas suponen actividad cerebral) del común de vecinos. Digo esto, básicamente porque la sociedad post-petróleo, seguramente se parecerá más a la sociedad pre-petróleo que a la sociedad petrolero-dependiente y si esto es así, se le olvida a los descalificadores fáciles que tanto el fascismo como el comunismo (básicamente marxismo) son dos movimientos ideológicos del siglo XX, es decir de la era petrolera, condicionados ambos por una facilidad desconocida hasta entonces para la comunicación y el transporte, sin estos medios, el tipo de sociedad era (y posiblemente será) muy diferente, no digo que desaparezcan las telecomunicaciones, pero en la practica lo que suceda en EEUU me importará poco o nada a menos que me convierta en un comerciante de ultramar (cosa muy poco probable) y a ellos les sucederá lo mismo pero a la inversa. La condición social y política, por tanto estará mucho más condicionada por la proximidad y la situación más probable será la de pequeños reinos de taifas, no porque sean reinados, sino porque cada zona irá a lo suyo (por la cuenta que le tendrá) y ahí es donde entra la capacidad de su población para implicarse en la vida publica (en el sentido de la supervivencia y evolución de su comunidad) y evitar que los “señores de la guerra” como le gusta decir a Antonio, nos sometan a pequeñas (o grandes) dictaduras de uno u otro signo.
    Llegados a este punto cualquiera puede alegar que estoy especulando (y tiene razón, que duda cabe), pero los pensamientos son libres y algunos hasta se apoyan en la lógica y el sentido común, cosa que no se puede decir de las decisiones actuales de nuestros dirigentes. En todo caso, en este pintoresco escenario (que ojala nunca vea pero me temo que veré y en caso contrario o bien muero joven o bien será aún peor) las probabilidades de salir adelante con unas mínimas comodidades y seguridades de futuro pasan por estar informado lo más puntualmente posible, utilizar el sentido común y procurar no saltar sin diez o doce redes de seguridad ni medio metro, que creo que es de forma muy resumida la recomendación de Antonio y no olvidemos tener suerte, porque uno va a depender en gran medida de donde le pille el toro.
    Un saludo a todos menos a ya saben quienes que va un abrazo.

  12. >Pinceladas de la realidad local…

    – Un pollo al horno (de gas), que hace un par de años tardaba en asarse 1,5 horas, ahora está tardando unas 3 horas y no se termina de cocinar bien. Últimamente optamos por hacerlo directamente en la chimenea (a leña).

    – Acabo de estar con un electricista contratado para que me haga unos trabajos y me comentaba de lo preocupante de la situación económica… hace rato que no tiene trabajos en obras de construcción de casas/edificios y de tener él una planta permamente de 8 oficiales ayudantes, cada uno con su empleado, ahora está trabajando solo y "le sobra mes a fin de dinero". Está todo parado y nadie se arriesga a hacer nada. "¡…Que hago yo si no hacer otra cosa…!"

    – La semana pasada hubieron varios días con escaséz de combustibles en la ciudad.

    – En mi ciudad acaba de cerrar otra expendedora de gasoil "agrícola", de Petrobras.

    – Repsol-YPF en el país vende el 15% de acciones.

    – En mi ciudad también, acaba de cerrar una de las madereras más importantes, y la de unos amigos mios están en drástico achique.

    – Hace varios días que están instalados sobre un tanque de petróleo (no recuerdo donde en el país), no se cuantos empleados, en huelga de hambre, reclamando para que le devuelvan sus puestos de trabajo.

    – Tengo que reemplazar el burro de arranque de un cuatriciclo Honda 400 y en Chile (acá tarda unos 2 meses en llegar), con una demora de 15 días, me costaría 500 dólares (más el viaje a Chile); la mitad de lo que me pagarían hoy por él cautriciclo… ahí está parado por el momento (y quizás para siempre, dependiendo de la desición que tome, ya que tiene 11 años, tengo que cambiarle cubiertas y están caras y difíciles de conseguir).

    – Tuve que cambiar la cámara de la rueda de un acoplado chiquito (para el cuatriciclo) y por suerte, hace casi un año, había tomado la precaución de comprar otra de repuesto, ya que estaba dificil de conseguir. Quise comprar otra para reponer la de repuesto, pero resulta que ya no la consiguen.

    – Un abogado amigo, tiene un JEEP Cherokee y me comentó que le está costando conseguir cubiertas de la medida.

    – Hablaba ayer con una jóven madre, empleada de una empresa de seguros y me contaba lo preocupada que está por el constante aumento del costo de vida. Su madre está pensando en comenzar a hacer huerta, como hacía hace unos 40 años atrás, a lo cual le contesté que ni lo dude, ya que los costos de las mercancias, hoy, ya amortizan el tiempo y el dinero destinado a una pequeña granja/huerta. Le conté lo que en mi familia ya estamos haciendo y me contestó: "¡¡…pero eso está soñado…!!)

    Saludos

  13. >En esta pagina puedes ver algunas anticipaciones prematuras de alguno de los pesos pesados del peak oil.
    http://peakoildebunked.blogspot.com/
    Y te puedo asegurar que mi motivacion no es critica. Todo lo contrario. Tengo una familia con niños pequeños y no me puedo permitir aventuras. Tampoco puedo permitirme estar quieto. Asi que me preocupa mucho muchisimo la cuestion del cuando. Ya que no puedo permitirme muchos errores y como dice ppa solo puedo saltar con diez o doce redes de seguridad.

  14. >Anónimo, hace tiempo que conozco "Peak Oil Debunked"; de hecho, antes de lanzarme a la aventura peakoilera me la leí mucho para buscar argumentos para desmontar este problema… y no los encontré, la mayoría de las cosas que dice son ataques personales y argumentos ad-hominem. Supongo que tú has seguido un camino semejante. En ese panfletillo se hace glosa se algún resbalón más o menos importante (los peores, evidentemente, los de Matt Simmons), pero respecto a los demás sus previsiones entran más o menos en el arco de lo que está pasando… lo cual implica cierto rango de incertidumbre (repasar el post "Gestionar la incertidumbre puede ser interesante aquí). La clave está, yo creo, en ir haciendo adaptaciones que no supongan un carga, tener un plan, y según el curso de los acontecimientos ir reforzando el Plan B y debilitando el Plan A. Otra cosa mejor no se me ocurre… Ahora, también te digo que lo que ha pasado este año, rematado por el último informe de la Agencia Internacional de la Energía indica que no debe de quedar mucho margen… A permanecer atentos…

    Salu2.

  15. >@Anónimo, creo entender perfectamente a que te refieres… en cierta forma también me lo dice mi esposa y desde algunos puntos de vista, también me parece a mí aveces.

    Mientras uno está metido en internet urgando gráficos y cifras sobre el "peakoil", se ve todo negro, negro… Mientras uno medita con la almohada, apela al sentido común, al instinto, al raciocinio, también se ve todo negro, negro… Cuando uno sale a la calle y ni que hablar al campo, entonces parece que todo sigue allí, "normal"…

    Pero cuando uno "mira y lee entre-líneas", está lleno de indicios de que la cosa va mal y tan rápido como muchos han vaticinado. Por eso me animo a escribir ejemplos mundanos como los del comentario anterior, porque están allí y delante de los ojos de millones de personas; pero pocos parecen ver lo que pasa… simplemente se le achaca a las causas equivocadas ó simplemente se piensa que va a ser como otras crísis anteriores, en las que cambia el dirigente de turno y ya está… alguien lo arregla.

    La mente humana es un misterio. Tiene una capacidad de adaptación y/ó de auto-engaño que es increible. Y como digo muchas veces, yá hay miles de personas muriendo cada día por causa del Peak oil (como de tantas otras y como ha sido y será siempre).

    El Peakoil en si mismo no es como que a uno le caiga la bomba de Hiroshima encima. El proceso es más largo. No esperemos verlo venir y que nos va a dar el tiempo para correr o esquivarlo. Ya estamos embebidos de él, todo el tiempo… La única diferencia es que para una masa creciente, los efectos irán en aumento.

    No sé si logro explicarme, pero la Vida misma es simultánemamente caos, crísis, dolor, orden, éxito, felicidad… depende de como lo vea cada uno y en que momento de la vida llegue.

    El fin de semana pasado pensé mucho en éste tema, porque fui de cabalgata x 3 días con un amigo. Fuimos sin carpa, preparados con "vivac" y demás enseres. Nos llovió 2 días completos, nos empapamos, "dormimos" mojados a cielo abierto, nos c….. de frío, solo logramos encender un fuego en el hueco seco de un árbol (que casi incendiamos), en fin… estuvimos a merced de los embates del clima, de la noche, de las distancias, pensé que se me moría mi caballo de cólicos estomacáles (para lo cual -prevenido- había llevado un medicamento de aplicación endovenosa), etc. Y la verdad es que en esos momentos uno se siente estúpidamente frágil y en "crísis". Mientras, otros habrán estado felices de que llovía sobre sus cultivos. Lo que para uno es malo en ese momento, otro se está beneficiando felizmente.

    En resumen, lo que intento transmitir, es que la "vuelta a las cavernas" está a un paso. Cuando menos lo pensamos podemos estar como "Tarzán de los Monos: en bolas y a los gritos". Lo que no quiero decir, es que ello sea necesariamente malo. Alguien se va a beneficiar de todo esto.

    Mientras, el sol va a seguir saliendo para todos y en miles de aspectos, la vida va a seguir igual que siempre… como si nada ó como si apenas, hubiera pasado algo. Solo veremos los esqueletos de una civilización ó especie del pasado y en todo caso, seremos un evento más en la historia del planeta.

    Comprender el problema debería servirnos para cambiar de actiud, predisponer la mente para los cambios y simplemente aceptar lo que venga. No podemos hacer mucho más.

    Un calendario podrá servir a algunos y a otros no. No es lo escencial y no va a cambiar la realidad.

  16. >La empresa tiene que estar adaptandose, redefiniendose y reinventandose continuamente a medida que su entorno y circunstancias internas cambian. Esto no es nada facil y la mayor parte de las empresas, a la larga, no lo consiguen. Pero en cada momento siempre hay un monton de personas que aciertan con la estrategia adecuada. Ese acierto puede ser1) "fortuito" (en el sentido del descubrimiento de la penicilina) o 2) puede ser fruto de una vision acertada de hacua donde van las cosas.

    Asi pues, las principales recetas son dos: 1) alertness, ojos bien abiertos para identificar las oportunidades y 2) usar el coco para imaginar y/o razonar como va a ser el futuro en base a tendencias claras que se observan en el presente.

    En este ultimo sentido, hay tantas incognitas abiertas que solamente veo una tendencia que se puede dar como clara: que el coste de la energia subira mucho.

    En este momento, me quedaria ahi para el analisis. No introduciria mas variables (por el momento) y pensaria como un encarecimiento sustancial de los costes energeticos (digamos multiplicar por dos o tres los actuales) impactaria en los procesos operativos de la empresa, en sus productos y clientes y en los suministros/proveedores. Una vez hecho eso trataria de tomar medidas para minimizar los riesgos detectados o para adaptarse o, simplemente, prepararia un plan de contingencia.

    Y a seguir la evolucion de los acontecimientos, a seguir alerta y cabilando, por si identificamos nuvas oportunidades y/o tendencias.

  17. >@CGA, aparte de cavilar con "v" yo te diría que conviene pensar en más vertientes del problema que no sólo en el precio. El precio seguirá un curso caótico, con subidas y bajadas muy grandes, antes de que se consolide una verdadera tendencia al alza. Pero, incluso, el precio del mercado oficial puede quedarse estacionado si se establecen medidas de racionamiento (aunque en el mercado negro se dispararía, es evidente, introduciendo otros problemas como inseguridad de suministro, persecución legal, etc). Creo que se debe hacer un esfuerzo de introspección más profundo y, es más, seguro que se pueden tomar ya medidas, como las de ahorro energético y mejora de la eficiencia productiva, que seguro que ya son interesantes de implementar ahora y que quizá no se han puesto en marcha seriamente hasta ahora por que otras cosas más urgentes no nos han dejado pensar en ellas.

    Salu2.

  18. >@AMT: cada cosa a su tiempo. La posibilidad de que existan problemas de suministro de combustible fosil esta ahi pero, en principio, vendra despues de un encarecimiento de coste de la energia (aunque el precio de las commodities fluctue agitadamente, da la impresion de que su repercusion en los precios finales no lo hace tanto). O no, ahi esta la capacidad y el merito de cada uno de anticiparse a lo que vendra.

    Las medidas de ahorro energetico son perfectamente adecuadas para una situacion de encarecimiento de los costes energeticos. Que los costes energeticos crezcan sera el mejor estimulo para que se pongan en marcha seriamente.

  19. >Si que es verdad que algunas de las lecturas del informe de la AIE son demoledoras, y la mas terrible deriva de ver como han ido a la baja en sus previsiones de producción un año tras otro. Pero por otro lado el informe deja ver que están dispuestos para acabar con las reservas de gas en los próximos 20 años, y que tambien están dispuestos a explotar hasta el último rincón con petroleo sean cuales sean las consecuencias para el medio ambiente y para la siguiente generación. Lo que no soluciona el problema pero si que convierte el pico en una meseta, retrasando las consecuencias de la escasez y ganando tiempo para cocérnos a fuego lento como a una rana. Sin que la gran mayoría tome conciencia de las causas de la crisis.

  20. >Ya hablaremos de todo ello, pero avanzando: 1) el gas no se puede usar con la misma versatilidad que el petróleo; 2) no hay tanto gas como se presume (ahora empiezan a reconocer que el shale gas quizá no es tan fantástico) y 3) sus presunciones sobre el descubrimiento y explotación de nuevos yacimientos de petróleo es completamente absurda, lo cual acelerará el declive. Por tanto, dudo muchísimo que estemos delante de una meseta; más bien, parece que estamos al borde de la cuesta abajo.

    Interesante referencia elíptica a "How to boil a frog"; quien sepa inglés debería ver esos vídeos, son muy ilustrativos y divertidos.

    Salu2.

  21. >Hola a todos y benditos sean (si creen en eso), permítanme darles mi opinión:
    Puestos a dar consejos y viendo lo fácil que es crear alarma social y ser un terrorista de guante blanco yo les voy a decir lo que nadie se atreve, se avecina una GUERRA GLOBAL, así es, por desgracia es nuestra única manera de solucionar las crisis, esta es la realidad, así que hagan acopio de todo tipo de productos básicos y búsquense un buen refugio donde esconderse, ánimo!

  22. >@Alto, coincido en las altas probabilidades de una GUERRA GLOBAL, ¿pero adivinas cual es la causa de fondo?.

    De lo que sí pocos se atreven a hablar es sobre el Cenit Petrolero… Padre y Madre de todos los males actuales.

    Sdos.

  23. >El otro día Punset toco el tema de refilón en "redes" al mostrar las investigaciones sobre fusión nuclear.
    Siguen hablando de forma muy optimista de la fusión como algo alcanzable tecnológicamente a corto plazo -sobre el 2030- y que la energía pasaría de ser un recurso a ser un "conocimiento".

    http://www.blip.tv/file/4394427/

    ¿Hasta que punto es algo viable o es simplemente "veder la moto" para tener tranquilo al personal?

  24. >Bueno, he llegado hasta cuando dice que la fisión nuclear actual no depende de los recursos sino de los conocimientos y lo he dejado. Hala, cuando ya estén a punto de inaugurar la central que nos avisen.

  25. >@Alto: Ya hay muy claras referencias a eso. Desgraciadamente esta crisis no se solucionará con una guerra global. Una guerra global con los actuales medios de destrucción existentes es el fin de la raza humana. Esta idea, este temor, es el que mueve a muchos a intentar difundir la realidad del peak-oil. Para tratar de mover a la humanidad a una transición viable (si, muy dura, pero viable). En "El peor escenario posible hay entradas que aluden a esta posibilidad. Ese que tu alegas si es el peor escenario posible. Aquí se trabaja para que no llegue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *