Las minas del futuro

Queridos lectores,

En un mundo industrial deprivado progresivamente de su acceso a energía barata y materiales fácilmente accesibles, el futuro de la construcción y el mantenimiento de nuestras construcciones (edificios, fábricas y máquinas) dependerá de varios cambios de concepción con respecto a la actual filosofía de usar y tirar. El primer paso será incrementar la eficiencia y durabilidad de nuestras construcciones; han de usar menos materiales, preferentemente locales y abundantes, y han de favorecer el mantenimiento y el reciclaje. Además, se ha de acabar con conceptos como la obsolescencia programada, es decir, construir un objeto con calidad inferior a la posible con la intención de que agote más rápidamente su vida útil y forzar su recambio (en otras palabras, dejar de hacer paraguas que se rompen cada año o dos y hacer paraguas que duren 20 años, como se hacían antes). El segundo paso a dar es, evidentemente, reciclar efectivamente los materiales, tanto los que resulten del desmantelamiento de nuestras construcciones presentes y futuras, como los que ya se hallan dispersos en nuestros vertederos. Y de eso va este post, de cuáles van a ser las minas que vamos a explotar en un futuro cercano, las cuales contienen materiales esenciales para continuar y que no se encuentran a cientos de metros de profundidad atrapados en dura roca, sino a nivel de la superficie; eso sí, muy dispersos. Nuestras futuras minas son los vertederos, cementerios de coches, chatarrerías y similares. Y de ahí va a salir también ese combustible no renovable que en el post anterior les prometí que nos daría mucha energía pero durante poco tiempo.

El combustible de futuro:

He aquí el combustible que les prometí. Aquí tienen una foto.

Ése es el combustible, del que tenemos en gran cantidad: una botella de agua. No, no me he vuelto loco, tranquilos; no estoy proponiendo la recurrente falacia termodinámica del motor del agua. El combustible es la botella de agua, no el agua. En suma, el plástico de la botella. En general, el plástico, que tan descuidadamente hemos tirado en nuestros vertederos y en medio del monte, y ahora irónicamente nuestro indolencia puede darnos un balón de oxígeno.


El plástico tiene una energía interna que no es despreciable. La mayoría de los plásticos arden cuando se les acerca una cerilla, lo cual quiere decir que son combustibles (al contrario que el agua, que es el residuo de una combustión, la del hidrógeno – ¿a quién se le ocurriría pretender quemar cenizas?). Según una reciente noticia publicada en oil-price.net (por cierto, es la página que consulto cada día para ver el precio del petróleo), una empresa japonesa, Blest, ha inventado un procedimiento para convertir PETs 2,3 y 4 en petróleo o similar líquido, en la proporción de 1 litro por cada kilo, y consumiendo “1 kilovatio de electricidad” (sic) en el proceso (por el precio de 20 centavos que dice a continuación, supongo que quieren decir un 1 kilovatio-hora, medida de energía, no kilovatio, medida de potencia). A falta de saber si esta innovación es un bluff, está claro que tarde o temprano se desarrollará una tecnología similar a ésta, y que seguramente permita aprovechar la mayoría de los plásticos. Se ha de destacar que el EROEI de esta fuente no es extraordinario: si un barril de petróleo representa 1.7 Mw·h de energía, un litro representa 10.5 Kw·h, con lo que el EROEI sería de 10.5, que no estaría mal para una fuente secundaria como ésta. Sin embargo, éste cálculo no incluye el coste de recolectar el plástico en primer lugar y el de transportarlo. Normalmente, la repercusión del transporte es relativamente pequeña (se transportan muchos kilos en un sólo camión), pero la de recolección no es ni mucho menos despreciable. Dada la ingente cantidad de plástico que hemos desechado estúpidamente (hasta un 7% de todo el petróleo producido se destina a la fabricación de plásticos), el volumen acumulado a lo largo de tantas décadas ha de ser por fuerza grandioso y sería estúpido no aprovechar esta fuente, que tiene la ventaja de que es un petróleo ya importado (no dependes de otros países para acceder a él) y que perjudica al medio ambiente. Ahora bien, tendremos que recolectar ese plástico a mano, para que la energía neta que le quede a la sociedad sea notable. Habrá, por tanto, una cantidad importante de trabajos en los vertederos, para extraer a mano ese plástico que representará nuestra última gran fuente de energía no renovable, la segunda vida del petróleo.


Como ya indiqué en el post anterior, no debemos desperdiciar este último aliento del petróleo para intentar continuar con el Bussiness As Usual (BAU). Primero, porque su energía neta es límite para permitirnos un esfuerzo industrial relevante (ya ha comentado Jaime que el acantilado de la energía neta –net energy cliff– se sitúa en torno a un EROEI de 8 a 1), y para poderlo aprovechar necesitaremos emplear muchos esfuerzo y mucha mano de obra; no tiene sentido esclavizarnos de esa manera para después caer en picado. Segundo, porque no podremos aprovechar esta fuente una gran cantidad de tiempo; no todos los plásticos se pueden aprovechar, y no todos se podrán recuperar debido a lo diseminados que están -aunque en EE.UU. lo tienen más fácil, en su costa este pueden ir a “pescar” en el gigantesco “mar de la mierda” que ocupa el Pacífico Nororiental. No tengo estimaciones del volumen que se podría aprovechar, pero dudo que pueda ser mucho más de 10 años de suministro. Tercero, porque si nos empeñamos en mantener el BAU y desplegamos, como es habitual, una gran infraestructura de reaprovechamiento, nos encontraremos que al cabo de unos años dependeremos completamente de las centrales de reciclado energético del plástico… pero no tendremos suficiente plástico. Llegaremos al Peak Plastic, y entonces, ¿qué hacer? Pues tomar la cruel decisión de destruir parte de nuestras pertenencias, de nuestras infraestructuras, para seguir alimentando nuestra sed energética. Al final, inmolaremos nuestros cepillos de dientes, las carcasas de nuestros ordenadores, las bandejas de nuestras neveras, los juguetes de nuestros hijos, nuestros peines y cepillos,… Después, rebañaremos todo lo que quede: los aislantes de los cables eléctricos, los pestillos de las ventanas, algunos barnices de nuestros muebles,… todo para satisfacer una sed que no se apaga. No lo hagamos. No permitamos que se malgaste así el plástico. Si tenemos que recurrir a esta energía, que sea para construir algo nuevo y útil, algo que nos dote de resiliencia; no para precipitarnos desde un precipicio más alto.


Otros combustibles: biogás

La materia orgánica al descomponerse produce metano, que es gas natural y puede aprovecharse como combustible. Ya comentamos hace meses sobre el aprovechamiento de los residuos orgánicos, en el post sobre el pico de la mierda (con perdón). Una sociedad que consuma menos energía y recursos produce menos desperdicios, y éstos son demandados para usos diversos, siendo el más eficiente de todos ellos, en el caso de los orgánicos, el servir de abono para los campos destinados a la alimentación (porque está la siempre ominosa cuestión del pico del fósforo, así que necesitamos cerrar el ciclo del fósforo como sea). El biogás tiene bastante menos recorrido que el plástico, aunque será de utilidad en algunos lugares y aplicaciones. Eso sí, tendremos que meter las manos en los desperdicios para poderlo aprovechar, en algunos casos con mano de obra importante para no disminuir su energía neta.


El reciclaje de los metales

Ya hemos comentado al principio que reciclar será una de las grandes obsesiones de la nueva sociedad. En realidad, aunque ustedes quizá no lo sepan, ya es una gran obsesión de esta sociedad en la que vivimos. Tanto el cobre como el hierro y los diferentes aceros se reciclan hoy en día en cantidad considerable, aunque nada puede compararse con el plomo, metal imprescindible para las baterías de los coches: ver la interesante noticia publicada sobre el tema al blog EcoLab de El País. En un momento determinado, será imprescindible cambiar los diseños de los diversos aparatos para que el reciclaje sea más sencillo, aunque con ello sacrifiquemos rendimiento. ¿Sabían ustedes que el e-waste (los artículos electrónicos desechados) contiene una concentración de oro, plata y otros valiosos metales pesados que es superior a la de las minas que se explotan hoy en día? Pero, de nuevo, para hacer rentable la extracción de los mismos se necesitará mucha mano de obra (situación que, por ejemplo, plantean al interesante, a la par que inquietante, documental de National Geographic: “Un mundo sin petróleo“).


Así que, ya lo saben, en el mundo del futuro habrá un espacio muy importante para los mineros del futuro. Que en vez de parecerse a mis paisanos que se movilizan para defender sus puestos de trabajo en las minas de carbón, se parecerán más bien a éstos:




Salu2,
AMT

26 comentarios en “Las minas del futuro

  1. Desde luego no aprovecharlo seria un desperdicio 🙂

    10 años son bastantes años, a ver si realmente cuaja esa tecnologia. Excelente y aliviante post (para variar), aunque no sea una solucion definitiva

  2. Pues a mi desde luego este post no me deja tranquilo en absoluto, es más aumenta mi intranquilidad pues confirma mis sospechas de que los que mandan necesitan para prolongar eso que llamais el busines usual de ingentes cantidades de mano de obra barata tan barata que en muchos casos no se distiguirá mucho de la esclavitud pura y dura.

    Mención aparte al tema de la veracidad de la noticia, vereis estoy un poquitin cansado de : motores de agua, motores de aire, combustible a partir de la basura, petroleo a partir de algas, jatropfa curcas facil y rentable, biocombustibles de segunda generación a partir de residuos, coches electricos, hidrogeno , fusión nuclear, ect y mi duda viene por el EROEI que me parece muy optimista.

    Ahora bien ,no dudo que el aprovechamiento de los residuos va a ser fundamental sobre todo en los proximos 10 años por que entre otras cosas trabajo en eso , hace poco modificamos un generador en una empresa que se dedica a la fabricación de compost a partir de reiduos y a la recogida de aceites de fritura , la empresa esta instalada en un sitio donde no tienen acceso a energia electrica de alta así que para mover su maquinaria utiliza un generador , para calentar el secadero de compost utiliza el calor del escape de generador y ahora para alimentar el generador utiliza el aceite de fritura que recoge.¿Eficiente no?

    Respecto al biogas no quedará mas remedio que tirar de el ya que la acumulacion de gases en los inmensos vertederos enterrados cerca de las ciudades habrá que aprovecharla.

    Aunque como ya dijo Felix Rocriguez de la Fuente sería muchisimo mejor separar las aguas fecales en las casas de las pluviales y de las de la lavadora fregaplatos ducha y baño, para así poder aprovechar la mierda como abono, el agua de lluvia para sanitarios y el agua contaminada con detergentes ect tratarla, asi tal como esta dentro de nada con la crisis rebentaran todas la depuradoras y nos va a llegar una mierda que es una verdadera mierda hasta el cuello, menos mal que tendremos “mano de obra barata” para recogerla a mano.

  3. Absolutamente devastador. De no iniciar una transicion y un plan nacional de emergencia hacia el permocultivo esto va a ser un desastre. Hay que liberarnos del petroleo de una vez por todas.

    Suerte a todos. Ulises.

  4. @Manuel: El plástico tiene ciertamente energía, y se puede aprovechar. La cuestión es con qué rendimiento. Por supuesto esta noticia no es per se positiva; sólo lo será si hacemos lo que debemos. Si seguimos como siempre entonces será un desastre aún peor.

    Salu2.

  5. @Antonio, gracias por el link a Wikipedia, ampliando la definición de “resiliencia”.

    Como a Antonio Amigo, tampoco me deja tranquilo este Post. Si bien, como dices, puede ser un “balón de oxígeno” (para pocos y si se aprovecha muy racionalmente; cosa que dudo), como la mayoría de las energías alternativas, son parches con importantes signos de interrogación y agujeros oscuros.

    Lo mas probable es que mi visión de la situación sea demasiado drástica y por tal motivo lo que propongo sea impracticable en el corto plazo. Pero creo que la realidad requiere de “cirujía sin anestecia”.

    Saludos,

  6. @Ulises, te transmito lo que me enseñaron a mí…

    Debajo del cuadro para “Publicar un comentario en la entrada”, figura “Comentar como: Seleccionar perfil…”. Desplegá el menú y seleccioná “nombre/URL”. Escribís el nombre y dejás el URL en blanco.

  7. Como siempre me encanta hacer del abogado del diablo. ¿Acaso se ha terminado el petróleo?, ¿el gas?, ¿el carbón?, ¿el uranio?,… ¿que te hace pensar que estas nuevas fuentes energéticas no servirán para seguir alimentando el BAU? ¿Quien meterá la mano en la caja de los truenos y abogará por un uso racional? Temo que analizando el origen del problema se nos ha olvidado la verdadera causa. El problema no es la falta de fuentes energéticas, aunque sea una de las razones que lo ponga de manifiesto. El problema es la avaricia y la miseria mental humana. Si la sociedad y ¡ay! [Suspiro], MEA culpa, tengo que incluirme, no hubiera corrido encantada hacia un consumismo desaforado endiosando el cochino dinero, si la calidad y valor de la vida no se hubiera condicionado a su valor contable en pesetas (lo siento, soy demasiado viejo, el euro siempre será para mi la representación de 166 pesetas, no una medida de valor original), ahora no estaríamos en la situación que estamos.
    ¿Como convencer a la mayoría de la población que este es un callejón sin salida? ¿Como evitar la huida hacia adelante? ¿Como explicarle a gente que no tiene ni la formación ni los conocimientos necesarios para entender lo que significan los datos que una y otra vez has expuesto en este blog? Peor aún, si alguien que posee ese conocimiento y capacidad analítica se ha negado durante meses a asumir la realidad, teniéndote al lado para contestar todas y cada una de las reflexiones que le mantenían en la creencia de su deseo (y digo bien, su deseo, el mayor problema es enfrentar la realidad a las perspectivas propias, asumir que la vida propia y de los seres queridos no será ni mucho menos lo que desde siempre nos han inculcado, será mucho peor, al menos en el sentido material, pero todos los baremos actuales se rigen por cantidades materiales de posesiones y esa evolución la conocemos perfectamente, solo hay que mirar el comportamiento de las generaciones, cuanto más jóvenes más importancia tiene la imagen, el poder adquisitivo), digo pues: ¿Quién cambiará la mentalidad social actual?
    Solamente lo hará (al menos desde mi punto de vista) la incontestable realidad, hasta que no estemos con el agua al cuello la masa social no verá (peor aún no querrá ver) la imperiosa necesidad de aprender a nadar. Mientras haya una posibilidad de alargar la agonía, todos los poderes fácticos (me da igual políticos, sociales, económicos), seguirán echando leña al fuego, nutriéndose de las miserias comunes y explotando su acomodada situación, amparados en una sociedad que no quiere ver lo que le espera. Así pues, el plástico, los deshechos orgánicos o cualquier otra fuente capaz de mantener la actual coyuntura serán rápidamente dilapidadas en aras de mantener el status quo actual. No querrán ver que es un salvavidas momentáneo. No importa la altura del precipicio, lo que importa es la calidad de vida (medida en cantidad de bienes y sobre todo de poder) que se pueda tener hasta que empiece la caída.
    Cuanto antes se empiecen a utilizar esas fuentes energéticas de las que hablas, más tardará la sociedad en querer ver la realidad, ya les venderemos la necesidad de utilizar los plásticos como forma de conservar el medio ambiente ¿Quién va a decirles que sin esa energía no se puede mantener el ritmo de despilfarro actual? ¿Quién va a querer creerlo?

  8. Bien sabes lo que opino del ser humano en general. Los más bajos instintos, el peor nivel ético, son como el nodo está al alcance de todos los españoles (y por ende de toda la humanidad) las grandes virtudes son escasas y solo algunas de ellas están al alcance de algunos, esos a los que me empeño en distinguir como personas. La experiencia me dice que hay muy pocas, prácticamente ninguna entre los altos niveles de esta sociedad. La razón es simple y lógica: quien ansía el poder hace cualquier cosa por obtenerlo y por tanto deshecha los valores éticos en Pro de la consecución de sus objetivos y quien valora otros aspectos por encima de ese poder nunca llegará a alcanzarlo. En primer lugar porque no es su objetivo y en segundo porque no está dispuesto a pagar el precio requerido y aquí llegamos a la pescadilla que se muerde la cola. Si quiero hacer las cosas bien no llegaré arriba, porque no venderé mi alma por conseguirlo y si llegó es porque la vendí, por tanto, mientras el sistema se mantenga no podremos esperar que “los lideres del mundo libre” sean honestos, consecuentes y se preocupen de nuestro futuro (solo les interesa su presente) y para que esos lideres tengan la voluntad y ambición de hacer las cosas bien, deben llegar por caminos que están cerrados a todo el que no venda su alma previamente. Así pues (y lamento de veras desilusionarte). Yo, que estoy convencido (desde siempre) que el ser humano está condenado a auto extinguirse, que admiro profundamente el valor que tiene dar la cara en una situación que empieza a ser desesperada (y más en tu caso, que siempre te encantó estar en la sombra). No creo que sea posible evitar el precipicio. Al contrario, todas las fuentes que se vayan encontrando en el camino serán escalones para hacer la caída más alta y abrupta, son una suma de posibilidades hacia un futuro catastrófico, ese que no te atreviste a pintar en el peor de los escenarios posibles, ese que, cada día que pasa con la sociedad mirando a otro lado, se vuelve más posible. Ese que nos aterroriza, ese que ha hecho que salgas de tu laboratorio, donde eres el rey y te sientes a gusto. Mira a tu reciente converso, solo ve las posibilidades, ve este último post como una tabla de salvación (a tal grado de desesperación ha llegado), yo lo veo justo desde el lado contrario, cuanto antes sea la caída, más suave será, si caemos de un segundo piso muchos vivirán, con piernas o brazos rotos, pero vivirán. Desde el décimo el porcentaje de muertes será altísimo y desde lo alto del Empire State sin paracaídas no se salva ni “el Tato”.
    Esto encaja exactamente con la reflexión esa en la que coincidimos tu padre y yo. Pero, ¿es que a estas alturas aún crees en la honestidad de algún político? Yo no, lo siento, esperando lo peor de la gente, a veces, muy de vez en cuando, me llevo gratas alegrías. De esperar lo mejor ya me canse de llevarme palos.

  9. ¿Entonces la ciudad del futuro será cómo en Mad Max Beyond the Thunderdome? Los cerdos producen metano (¿Es biogás?) y les dan de comer absolutamente de todo, trabajadores incluidos. Una élite militar controla el sistema (¿Esperanza Aguirre en vez de Tina Turner?)

  10. No es una tabla de salvacion, pero si seria un balon de oxigeno. No se si la estimacion de 10 años es realista o no (la verdad es que un kilo de plastico son muchas botellas de plastico), pero metidos de lleno en el pico 5 añitos de energia nos ayudaran mucho al ajuste de la economia (evito el termino transicion para no mezclarlo con otros conceptos).

    Ademas el sistema tiene evidentes efectos positivos sobre la contaminacion.

    La duda que me surge es hasta que punto seria bueno introducir esta tecnologia en este momento, porque el efecto que tendria seria el de mejorar la eficiencia energetica que, en estos momentos en los que no se descuenta el peak oil puede verse afectado por la paradoja de Jevons (es decir, nosotros ahorramos pata que los chinos puedan consumir mas). Pareceria mas valiosa su introduccion aqui cuando hubiese problemas de abastecimiento.

    Por otro lado no se si sera una opcion economicamente viable en este momento debido a los costes de la mano de obra (en el futuro el coste de la mano de obrs bajara, ya que la llegada del pico creara desempleo). Aunque por otro lado el coste del kilovatio hora ahora es menor de lo que sera, pero si el rendimiento es de 10:1, siempre compensara.

  11. ¿La segunda oportunidad? Supongo que será una broma, o algún tipo de truco para conseguir algún efecto. No parece que la solución sea meter a nuestros hijos en un vertedero a buscar bolsas de plástico para que no sé quien conduzca su coche. ¿O es que esos mineros tendrán catorce pagas, vacaciones, seguro medico y jubilación a los 60? Lo mas probable es que sean como los que puedes ver en Jakarta o México DF, muriendo de todo tipo de enfermedades infecciosas desatendidas. Eso no es la solución, es el problema. Por otra parte esa solución es la que ya han puesto en marcha los poderosos, echarnos, a cuantos mas mejor, al vertedero. Como dice Manuel nos están dando decrecimiento en forma de deflación. Es una buena solución, siempre y cuando los efectos negativos los paguen otros. También propones acabar con la obsolescencia programada, olvidando que aquella no es el problema si no que, en su día, fue la solución a una grave crisis de demanda. Y es que la solución no creo que pueda ser una ocurrencia de una noche de insomnio, si no más bien que tiene que provenir de un profundo conocimiento de la naturaleza humana. Con la tecnología y la energía que tenemos podemos alimentar, vestir, educar y dar sanidad suficiente a toda la humanidad. Lo que no podemos es producir mas y mas y mas….para lograr dar satisfacción a algo que nunca puede alcanzarla. El Buda lo llamaba “La Sed” y decía que era el origen de todo sufrimiento. Cualquiera que se siente en soledad y en silencio durante diez minutos puede saber, sin ninguna duda, de que cosa se trata. Mientras que las relaciones económicas estén basadas en la promesa de dar satisfacción a esa FALTA, a esa insatisfacción primordial, o como quieras llamarla, estaremos condenados a comportarnos como una plaga

  12. El plastico no es, obviamente, una solucion definitiva pero si nos da tiempo y ese tiempo es de orden de años, puede ayudar mucho al ajuste economico (evito el termino transicion pata no mezclar conceptos).

    Esta tecnologia me plantea algun interrogante. Por un lado, un kilo de plastico son muchos botellines de agua. Me pregunto cual sera el umbral de rentabilidad en terminos economicos. No obstante la principal duda que tengo es si relamente interesaria aprovechar estos yacimientos en este momento, porque me temo que lo unico que conseguiriamos es que la paradoja de Jevons favorezca a a los que no son tan eficientes.

    Pareceria mejor aprovechar esta tecnologia mas adelante, pero ir acopiando la materia prima ya.

  13. Bueno, ahora que todos habéis opinado os diré lo que yo pienso.

    El robo de cables se está intensificando, pero no aumenta la cantidad de materiales disponibles, y en todo caso no aporta energía. El aprovechamiento del plástico en particular, y de los vertederos en general, es algo que va a suceder, es inevitable. Es cierto que nos proporciona una burbuja de energía hasta cierto punto inesperada, estable y local, pero su explotación inevitablemente implicará el uso de una gran cantidad de mano de obra (la cual, en puridad, debería ser contabilizada para el EROEI, pero ése será quizá tema del siguiente post). Utilizar esta fuente nos dará una segunda oportunidad, pero sólo si la empezamos a explotar cuando las cosas empiecen a ir mal, por las razones que ya se han comentado, y con el solo propósito de construir una sociedad diferente; si se usa para el BAU, en vez de favorecer el cambio será una pesadilla, un escalón más en nuestro descenso a los infiernos. Si vamos a enviar a nuestros hijos a los vertederos, que sea para que sirva para algo útil, no para alargar esta mierda.

    En cuanto a la obsolescencia programada, la lógica que llevó a su instauración (economía basada en el consumo) deja de tener sentido (si es que alguna vez lo tuvo) cuando los recursos son escasos.

    Por acabar, el riesgo es que ésta u otras iniciativas sólo sirvan para esclavizar directamente a una parte de la población es un riesgo real y motivo del siguiente post. La esclavización directa o de facto es una posibilidad mucho más probable para los países occidentales que la exterminación de su población, porque históricamente las sociedades más potentes han funcionado con la energía de los esclavos. Gracias a este post, he presentado esta cuestión y hemos podido discutirla, así que cuando dentro de poco se presenten las primeras iniciativas de reciclaje de plásticos para convertirlas en combustible, dentro del esquema de seguir como hasta ahora, ya saben POR QUÉ TIENEN QUE OPONERSE.

    Salu2.

  14. ejem, bueno, yo no había opinado aún @AMT, has estado muy prolífico estos días 😉

    Podríamos ver en esta fuente una especie de depósito de reserva para cuando hayamos avanzado bastante más en el agotamiento del petróleo convencional y no convencional. Ahora bien, en este sentido, estoy de acuerdo con @ppa. En estos momentos estamos en mejor posición para iniciar esa adaptación (o transición 😉 de lo que estaremos en el futuro y si nadie se opone al despilfarro que hacemos a diario de las fuentes ricas en energía que aún tenemos, ¿quién se opondrá al uso del plástico como fuente de energía si se encuentra un modo viable de explotación en el corto-medio plazo para guardarlo como reserva para el futuro?

    Aquí habéis sacado incluso el argumento de los posibles efectos positivos sobre el medio ambiente, cosa que podría utilizarse para apoyar su empleo prematuro (aunque me pregunto qué será mejor para el medio ambiente, si botellas en basureros o más emisiones de gases y otros agentes tóxicos que seguramente liberen).

    La existencia o no de solape es la clave de su reserva y, a la vez, la clave de que podamos o no utilizarlo. Si la utilización de los plásticos es viable económicamente antes de que el petróleo convencional se vuelva prohibitivo no tengo duda de que se hará (el mercado otra vez, sic!) y si, por contrario, la utilización del plástico no es viable energéticamente (considerando todos los costes energéticos de recuperación y tratamiento) mientras dure el petróleo semi-barato lo reservaremos (eufemismo para decir, no lo tocaremos). Mi duda es si podremos utilizarlo después, pero ya veo que apuntáis al empleo masivo de mano de obra barata para hacer el proceso viable.

    Otra cuestión son las “reservas” de estas fuentes, no las tenemos cuantificadas para saber cuánto margen nos da ni las tenemos concentradas, en general, para facilitar su “extracción”.

    Por otro lado, en mi opinión la conversación íntegra asume que el plástico es, en general, “basura”. Hoy por hoy, de hecho, lo poco localizado (lo que se recicla) se reutiliza para (quiero creer) producir nuevos plásticos. El dilema de si utilizar los materiales como tales o quemarlos para generar energía me recuerda a esa gran escena de la película “Los Hermanos Marx en el Oeste” donde, a grito de “más madera” quemaban los vagones del tren para que éste siguiera avanzando. ¿No podría sernos más valioso el plástico como material que como fuente de energía teniendo en cuenta que, una vez quemado, desaparecerá para siempre junto con el resto del petróleo?

    Además, según tengo entendido, los países ricos estamos siendo muy habilidosos en exportar basura (legal o ilegalmente) a los países pobres, con lo que quizá estemos limitando nuestra capacidad de “producción” futura… hasta en esto vamos a ser estúpidos.

    En fin, más que una segunda oportunidad, veo una bala en la recámara de un tirador loco que no sabe si disparar a una lata para divertirse o guardarla para cazar y cuya decisión final sólo dependerá de que se aburra antes de tener hambre o viceversa.

  15. Jaime, evidentemente yo no creo que la estupidez de hoy se convierta mañana en sensatez, pero mi objetivo escribiendo esta noticia es otro, y es la de advertir a mis lectores para que reaccionen en el momento que esta locura comience (efectivamente, se ha de valorar qué es más importante, y en eso incido en el post: si conservar el material o quemarlo por la energía). Si avanzamos por esta vía sin tener claro que sólo es legítima como tabla de salvación in extremis para hacer la transición, entonces podemos precipitarnos hacia un escenario como el que describo en el post “Energía, trabajo y esclavitud”. Justamente, la explotación en BAU de estas minas extremas (y las minerales, por supuesto, que se seguirán explotando en condiciones cada vez más penosas) nos abren de manera natural el descenso al infierno de la esclavitud. Dada que la función del blog es la de informar, quiero prevenir a los lectores con tiempo antes de que esto pase. Que se pueda o no hacer algo será tema de otro post, quizá.

    Salu2.

  16. Lo que me preocupa del aprovechamiento de los plásticos, es la contaminación y el gasto de energía para procesarlo.

    En cuanto a qué otros usos se les puede dar, les puedo contar que mi padre, hace algún tiempo está en contacto con 2 fábricas de reciclados plásticos, debido a que está buscando reemplazos a la madera, para hacer postes y varillas para alambrados (cercos para animales).

    Casualmente, hace 2 días le enviaron unas muestras, con resultados bastante interesantes (buena dureza, resistencia a la tracción, resitencia a los rayos UV, etc.).

    Sería una de las formas “útiles” de reubicar los plásticos, al mismo tiempo que se salvan árboles.

    Fabrican también bancos para plazas y cosas por el estilo.

    No me he informado lo suficiente al respecto, pero es un trabajo sumamente sucio (por fotos que he visto), los costos son importantes (de lo contrario habrían proliferado más este tipo de emprendimientos). Por ejemplo, el costo de un poste de plástico reciclado es prácticamente igual al de uno de madera de calidad media-buena.

    Aquí en Argentina, ya hace varios años que los “cartoneros”, recolectores de plásticos y vidrios, viven de ello. No sé si funciona todavía, pero escuché que inclusive, en Buenos Aires (capital), habían destinado un tren para el transporte de “cartoneros” y su materia prima.

    Saludos

  17. @AMT, como sabes, considero que realizas una labor divulgativa encomiable con este blog que muchos, entre los que me incluyo, hemos convertido en nuestro blog de cabecera. De ahí que, nuevamente, tengamos que agradecerte que nos hayas abierto los ojos sobre este tema que ni se me había pasado por la cabeza.

    No tengo duda de que las minas del futuro serán los vertederos del presente. Personalmente es algo que ya había considerado y, de hecho, soy uno de esos obsesos del reciclaje que mencionas en el post.

    Así que sobre este tema simplemente quería destacar dos aspectos que vi poco atendidos en la conversación:

    – que quemar el plástico no será para nada positivo para el medio ambiente (aunque quizá alguno consiga subvenciones para ello alegando lo contrario)

    – que llegado el momento tendremos que considerar si usamos el plástico como material o lo quemamos como fuente de energía (entiendo que el reprocesado será más barato que la obtención de más plástico con el petróleo a 200$ o 400$ aunque, en mi opinión, una vez superado un cierto umbral de precios considero que el petróleo que se rescate, si es que se puede rescatar algo, no tendrá finalidad energética sino principalmente como fuente de nuevos materiales). La imagen de quemar nuestras pertenencias para obtener energía me resulta paradójico, ¿quién querría quemar su nevera para obtener energía con la que alimentarla 😉 ?

    Bueno, quizá es sólo que quiero que mi esfuerzo por concienciar a mi hijo de tres años, que ya separa perfectamente toda la basura, no sirva únicamente para quemarlo… sentimental que es uno 😛

  18. @Gabriel, muy interesante lo que comentas sobre el reciclado de plásticos ¡Estás metido en todos los negocios de futuro!

    Tengo recuerdos de mi infancia de bastante gente viviendo del reciclaje de cartón y chatarra. Luego nos hicimos ricos todos y ya nadie a nivel individual vive de eso (sólo empresas y empleados asalariados de esas empresas)… o mejor dicho, nadie vivía, porque seguro que ya está el negocio en revival.

  19. @Jaime, cierto es que pensamos mucho estas cosas en mi familia, incluso desde mucho antes de saber sobre el Peak oil, por habernos criado en mi casa con conciencia ecológica.

    Así y todo, “desayunarme” lo del Cenit me ha llegado hondo, porque me dí cuenta que la “ecología profunda” que aprendí, no era tan profunda como pensaba.

    A tal punto, que tampoco creo que sea un buen negocio hacer los postes para alambrados de plástico reciclado -por más ecológico que suene- ya que ello implica que hay que montar una estructura de empresa, propia de los BAU (Bussines As Usual) y eso solamente, ya empieza a ser difícil de sostener (riesgos y costos laborales, tasas e impuestos, fletes, logística, servicios y repuestos, energías, aprobaciones municipales, etc.)

    Entonces -para cerrar la idea- lo que pienso, y que sí estamos encarando, es el vivero de plantas y árboles, además de la plantación que ya venimos haciendo de antes en tierra de la familia (70 has). Entre los árboles elegidos como base, tenemos Pinos Oregónes y Acacias Blancas, pensando en la provisión de varas y madera para construcción (pinos) y madera dura, postes, varillas y leña (acacias, que además, aunque se corten, rebrotan). Los primeros son de hojas perennes, por lo que otorgan cobijo a aves y animales en el invierno, además de que en el área de influencia del pino (a la densidad adecuada), el pasto natural también está protegido y se mantiene mejor para los animales (pastoreo silvi-pastoril). En el caso de las acacias, que son de hoja caduca (en combinación con los de hoja perenne), permiten el ingreso de los rayos solares (favoreciendo que el pasto crezca antes, las semillas germinen naturalmente y los renuevos tengan espacio y luz para crecer), aporten materia orgánica y nitrógeno al suelo.

    Estamos integrando también, frutales, salicáceas, eucalyptus, autóctonas, etc.

    Las pasturas anuales, son la mejor “tecnología” para capturar y enterrar el carbono del aire (producto de la contaminación), ya que en su ciclo anual, son mucho más efectivas y rápidas que los árboles (Además de evitar la erosión del suelo, promover la fertilidad, retener la humedad y evitar que se sequen vertientes y arroyos de agua, alimentar animales, etc.)

    Todo esto, con proyección a abastecimiento propio y para venta o trueque con la comunidad.

    De una “empresa” sucia y contaminante, de dudosa rentabilidad y proyección, pasamos a una empresa “verde y limpia”, sustentable y favorable al ecosistema en su conjunto. En ese bosque, con la energía del sol, puedo obtener todo lo necesario para que mi familia y generaciones futuras, puedan vivir bien (combustible, alimentos, protección, herramientas, transporte, medicinas). Sumado a estas ventajas, aunque trabaje como ESCLAVO, sería mucho más feliz.

    La verdad creo, que los plásticos y toda la basura que hemos creado, debe quedar en los basureros y/ó rellenos sanitarios. En la medida que se vaya necesitando cubrir necesidades, se va a utilizar lo que esté al alcance. Personalmente “reciclo” todo lo que puedo, ya que me cuesta tirar cosas; siempre rescato algo que me sirve para hacer otra cosa.

    En resumen, creo que el proceso de transición, pasa más por modificar la forma de pensar. Cuando eso ocurre, “la solución” está a la vuelta de la esquina. De lo contrario, “la autodestrucción”, también está a la vuelta de la esquina.

    Saludos

  20. “Ante un mismo problema, seres humanos con formación similar suelen desarrollar soluciones parecidas”

    Esta reflexión viene del hecho de que hace unas semanas, pensando enfermizamente sobre el peak oil y la transición yo también llegué a la conclusión de que el plástico podía ser ese salvavidas con que llegar a la costa. Pero claro, a mi también se me plantearon dilemas ambientales y laborales que la gestión de ese “nuevo” recurso traen: gases tóxicos y exposición de los trabajadores a contaminantes “en las minas del futuro”.

    ¿Serán las externalidades de la explotación tan graves que realmente no podamos permitirnosla?

    Por otro lado… si ante escenarios similares reaccionamos de forma parecida porque nos une la formación solo nos queda formar adecuadamente, formar en transición y aplicarla. El Business as Usual tiene los días contados y será en su declive cuando la ciudadanía esté realmente receptiva a entender toda esta temática. Como ejemplo la entrevista al alcalde de Premia: su negocio ya no funciona como antes y no sabía realmente porqué, conocía los medios pero no las causas últimas y buscando esas causas últimas a abiertos sus oídos al Peak Oil.

    Felicidades a AMT y al resto de la comunidad por el magnífico trabajo informativo y crítico que hacéis.

  21. Jejeje totalmente de acuerdo con Gabriel

    En resumen, creo que el proceso de transición, pasa más por modificar la forma de pensar. Cuando eso ocurre, “la solución” está a la vuelta de la esquina. De lo contrario, “la autodestrucción”, también está a la vuelta de la esquina.

    Esto es mucho la resiliencia que comentaba Antonio y que todos deseamos casi que nos cayera del cielo. Aunque encontremos algo la mitad de bueno que el petróleo si no tenemos humildad y abandonamos los modelos de consumo actuales poco se va a solucionar.

  22. Perdón quise decir :

    Jejeje totalmente de acuerdo con Gabriel ;

    ” En resumen, creo que el proceso de transición, pasa más por modificar la forma de pensar. Cuando eso ocurre, “la solución” está a la vuelta de la esquina. De lo contrario, “la autodestrucción”, también está a la vuelta de la esquina. “

    Esto es mucho la resiliencia que comentaba Antonio y que todos deseamos casi que nos cayera del cielo. Aunque encontremos algo la mitad de bueno que el petróleo si no tenemos humildad y abandonamos los modelos de consumo actuales poco se va a solucionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *